Ocultar Barra

12ª etapa del Tour de Francia: de la alegría de saber que no se puede domar al viento*

Fecha: 13.07.2017

El ciclismo de estos días es aburrido porque se hace todo lo posible para que un equipo, a lo sumo dos, mantengan la mayor cantidad de corredores excepcionales, de modo que, salvo milagros, no haya con qué luchar contra ellos.
Salvo que el ciclismo depara sorpresas desagradables para ese modo de organizar el festival. Sea porque aparecen individualidades que arruinan la fiesta, sea por lo imprevisible que resulta cualquier competencia, incluso las que deben tener resultados esperables.
De allí que una etapa anodina, plagada de sopor y de no pasa nada se convierta en algo imprevisible y apasionante en los últimos 500 metros.
Esto porque solo en esa distancia, solitarios quijotes pueden tratar de lanzar sus petardos contra una escudería de formula uno, a la que se alienta, se protege, y a la que se auxilia, con normas no escritas, como que hay que esperarlos cada vez que les sucede cualquier alternativa de carrera.
Asi que cuando Bardet, Aru, y Uran pusieron distancia a Froome, que quedó clavado, no respondiendo al enorme trabajo de todo su equipo, debieron sonar teléfonos en la UCI, y habrá conversaciones preocupadas entre directivos y partidarios burócratas de este ciclismo dormido al que aman mientras les deje millones.
La UCI no representa al ciclismo del mundo. Sus directivos no tienen ni idea de lo que sucede en el ciclismo de los lejanos centros del poder.
Es una organización destinada a regentear el ciclismo profesional europeo y dentro de él a dar ventajas a los que aportan más dinero.
Así que cuando al llegar, algunos atrevidos plantan al caballo del comisario, siquiera por un día, nosotros somos felices.
Nos gustan que ganen los que no pueden ganar, los que no deben ganar.

Que la malla de campeón italiano y del Astana, esos extraños kasajos, se le mande mudar a los treinta millones del Sky, nos dan cierto gusto. El gusto de que el dinero no puede domar el viento.
Que sea Urán el que esté por allí cerca, para sorpresa de todos los colombianos, que creían que había que tener capa y poderes sobrenaturales para pelear un Tour, que sea Bardet, ciclista poco promocionado y lejano a los preferidos del limitado ideario de lo que es el ciclismo para la UCI, nos suena a que a veces ganan los parecidos a nosotros.
Eso es mucho, eso es todo.

*Informe de Pedal Pato, Gualeguaychú, Entre Ríos, Argentina. Facebook: Pedal Pato

Fotos: ASO/Pauline BALLET
Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ruta

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 273 - Septiembre 2017

NOTA DE TAPA
Trasmontaña querido
MECÁNICA: Secretos de la suspensión
VIAJES: Pablo García en Alaska
ENTREVISTAS: Inés Gutiérrez y Catriel Soto
PROYECTOS: IMBA: senderos sustentables [+]

    canaglia

    orbea

    fullrace

    bici Up

    rally neuquen

    silva

    adsgoogle

    geller

    mov responsable