Ocultar Barra

19ª etapa del Tour de Francia: de cómo la bicicleta se hizo indispensable en algunos paises y del sueño de transmitir energías para que gane el que no se piensa*

Fecha: 21.07.2017


Foto: ASO/Alex BROADWAY

En 1971 en Holanda se produjeron 3000 muertes por accidentes de tránsito. 400 de esas víctimas eran niños. Holanda era un país que había tenido tradición ciclística, pero su bienestar económico había llevado a que la mayoría de la población circulara en auto y con ello aumentaran los accidentes.
Ese panorama de accidentes atroces llevó a los holandeses a protestar. Se había creado tanta infraestructura para privilegiar la circulación de vehículos que no se podía andar en bicicleta y los peatones no se sentían seguros.
En 1973 estalló una crisis del petróleo. Ambas circunstancias llevaron al gobierno a pensar en cambiar el paradigma de circulación de las personas en las ciudades.
Dijeron que las ciudades debían ser espacios de encuentro seguros para circular y reunirse para las personas, no seguros para circular en auto.
De modo que paulatinamente decidieron retirar a los autos de los centros urbanos, crearon infraestructura para circular en bici o en forma peatonal. El fenómeno se extendió de tal modo que luego se crearon redes de circulación que comunicaban muchas ciudades y pueblos.
La bicicleta paso a ser el vehículo de mayor utilización, se ganó en salud para la población, disminuyeron dramáticamente los accidentes, el país se ahorró una innumerable cantidad de millones tanto en importar energía como en atención hospitalaria.
La bicicleta, un viejo medio de transporte, comenzó desde allí a ser visto como la solución para las ciudades modernas, para evitar la contaminación y fomentar el bienestar de los ciudadanos.
Tal vez de la mano de esta popularidad las carreras de bici se hicieron multitudinarias en ciclistas y en público en Holanda y otros países como los escandinavos.
Ciudades como Copenhague y Oslo copiaron este modelo de circulación y de aficionados saliendo en bici surgieron grandes ciclistas.
Me acordé de esto porque cuando uno va a un Mundial de ciclismo es imposible no encontrar millares de aficionados holandeses, dinamarqueses y sobre todos noruegos.
Hoy ganó un noruego bueno bueno llamado Boasson Hagen, aunque la escapada traía más que nada ciclistas muy lejanos en la general.

Foto: ASO/Thomas MAHEUX

Surgió estos días una polémica triste.
El padre de Nairo Quintana acusa al Movistar de no cuidar la carrera ciclística de su hijo, Según él, preparado a fondo para el Giro, Nairo no podía rendir nunca en el Tour.
El propio Nairo salió a desmentir a su padre, pero en ciertos aspectos esta desmentida surgió más como necesidad de la empresa que brinda como sponsor de este equipo que como una realidad defendible.
Los hechos le brindan razón al padre de Nairo. Dificilmente Nairo podría haber estado en condiciones de ganar Giro y Tour si estaba al máximo de sus posibilidades en Italia, que lo estaba.
Tal vez lo que nadie le haya dicho ni al padre de Nairo ni a la afición colombiana es que Nairo no era el jefe de filas del Movistar en el Tour.

Foto: ASO/Pauline BALLET

El jefe de filas era sin duda Valverde. Sus actuaciones este año, sus triunfos en la Fleche Wallone, en la Bastone Liege, de modo aplastante, el recorrido del Tour, la preparación previa de Valverde, todo demostraba que Movistar quería que este y no Nairo fuera quien le peleara a Froome la carrera.
De modo que su caída vino a dar por tierra con toda la estrategia del Movistar. Si se quiere, esa caída a los siete kilómetros de la primera etapa fue lo más importante que paso en el Tour.
Lo otro más importante fue otra caída, la de Richie Porte, el otro que podía pelearle por preparación y equipo la carrera al Sky.
El comercio, la necesidad de vender, llevan a estas cosas, el ocultar cual era la verdadera y real intención deportiva del Movistar. También oculta la carrera que las caídas y accidentes de su prolongado recorrido deja sin chances a grandes ciclistas, y que está claro que un equipo conformado prácticamente por los mejores tiene poca o ninguna resistencia para ganar la prueba.
Mañana será la contrarreloj. Salvo milagros, Froome ratificará que es el mejor de este Tour. Quedará la pelea por el segundo lugar. Todos mencionan a Uran y Bardet, aunque no sería raro que llegara a pelear esos puestos un invitado inesperado, Mikel Landa.
Contamos lo de Holanda para que comprendamos por aquí por qué la locura de la gente por las carreras de bicis, al fin de cuentas, es su modo de vida en muchas de las partes donde cruzó la carrera.
Contamos lo de Noruega porque este año el Mundial se desarrollará allí, y será todo un espectáculo poder ver un Mundial en aquella tierra amante del ciclismo.
Soñamos también con que Uran tenga la mejor contrarreloj de su vida. ¡¿Cómo no querríamos que ganara el que siendo más débil hizo todo bien para estar ahí adelante?!
Ojalá se pudiera transmitir la energía de este sueño.
Tal vez se pueda, así que intentémoslo.

*Informe de Pedal Pato, Gualeguaychú, Entre Ríos, Argentina. Facebook: Pedal Pato

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ruta

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 275 - Noviembre 2017

NOTA DE TAPA
Ruedas para volar por la Carretera Austral Chilena.
PRODUCTOS: Interbike Las Vegas: lo que viene en 2018
CONSEJOS DE EXPERTOS: ¿Qué bici me compro?
TRAVESÍAS: El NOA, de Tucumán a Purmamarca
ENTRENAMIENTO: Cómo preparar una bebida isotónica. [+]

    canaglia

    orbea

    newton

    fullrace

    bici Up

    cruce-tunel

    silva

    adsgoogle

    geller

    mov responsable