Ocultar Barra

Mecánica: antes de la carrera

Fecha: 26.02.2013

Estar preparado para una competencia exige una puesta a punto de la bicicleta que debe rozar la perfección y que demanda del mecánico mucha más atención que la habitual. Aquí, algunos detalles a tener en cuenta antes de correr que ayudan a transmitir seguridad al ciclista.

Por Diego Maldonado

En esta nota voy a dar algunas pautas para evitar problemas que ocurren habitualmente en las bicicletas usadas para correr. Para la alta exigencia no hay margen de error. Sucede que con las bicicletas que son usadas para competir tanto a nivel amateur como profesional no se nos puede escapar ni la más mínima falla.
Considero que la confianza en la bicicleta hace que el corredor siempre pueda rendir más. En referencia a esto, leí en una edición de la revista española Solo Bici un reportaje que le hicieron a uno de los mejores corredores de descenso del mundo, Fabien Barel. Allí, cuando el periodista le preguntó al corredor qué había aprendido del mecánico y manager del equipo Subaru, Paul Walton, encargado también de la logística, Barel respondió: “Cuando eres un corredor profesional, muchas veces no eres capaz de discernir cuáles son los defectos en tu bicicleta ni cuál debe ser la puesta a punto óptima. Con Paul he aprendido a llevar todo esto hasta el límite, gracias a la tecnología. Me he dado cuenta cuán importante es el mecánico para el piloto y de cómo la mejor puesta a punto te puede hacer ganar valiosos segundos.”
Esta anécdota habla de la importancia que tienen los mecánicos en un equipo. En otras partes del mundo son primordiales a la hora de encarar cualquier desafío, y creo que en Argentina las marcas también tendrían que contribuir para que esto se dé en nuestro ámbito.
Pero basta de introducciones. Vamos a los bifes.

Siempre con cámaras nuevas
Usar cámaras emparchadas no va. Y menos para una carrera importante. Más que de una cuestión de seguridad –si el arreglo está bien hecho no tiene porqué volver a abrirse- se trata de una cuestión de actitud mental, de sentirse confiado en la bici. Sin emparchamos, la cámara en cuestión debe ser usada solamente como auxilio.

Nunca cambiar la cadena si estás pasado de desgaste
Si la cadena tiene más de 3000 kilómetros de uso, la distancia original que existe entre perno y perno se modifica, porque la cadena se estirar con el uso. Entonces ésta comenzará a desgastar las coronas del piñón, deformándolas y llegando al punto de que no van a aceptar una cadena nueva, la que va a zafar constantemente en el pedaleo. Por eso, antes de la carrera, no cambiar esa cadena muy gastada.
Suele ocurrir también que si la cadena está pasada de desgaste sólo algunos kilómetros, la nueva puede llegar a hermanarse, pero esa adaptación se puede lograr sólo con unas semanas previas de uso y sin hacer mucha fuerza al pedalear. Aunque este no sería el caso si la carrera es en pocos días.

Marcar en el caño la altura del asiento
Algo que ocurre habitualmente es tener que desarmar la bicicleta por completo para embalarla para un viaje o meterla dentro de una caja en los preparativos para una competencia. Por supuesto para hacerlo hay que sacarle las ruedas, el asiento, los pedales y aflojarle la tapa del stem para que suelte el manubrio. En este proceso se pierde el registro de la altura del asiento. Conviene siempre dejar la marca con una cinta adhesiva o un calco, para que después no sea engorroso tener que ubicar nuevamente la altura justa.

Controlar que los pedales estén bien ajustados
Al igual que con la altura del asiento, en el momento del ensamble de la bicicleta siempre hay que controlar que los pedales queden bien ajustados, porque de lo contrario es muy posible que se aflojen con la fuerza extrema que se ejerce en una competencia, provocando que se “barra” la rosca de aluminio de la palanca y que ésta no sirva más. Si esto sucede, no sólo tendrán que suspender su participación en la carrera sino que también van a tener que comprar un nuevo juego de platos y palancas.

No cambiar a último momento la posición de manejo
La posición de manejo de una bicicleta para competir tiene que ser muy lograda y eso sólo se consigue con el tiempo, luego de probar cuantas variantes sean necesarias. Eso sí: nunca cambiarla antes de una carrera, aunque la nueva parezca mejor. Siempre es conveniente ser concientes que el mínimo de acostumbramiento es de un mes promedio.

Chequear el paso de los cambios en alta velocidad
Algo que me dio muy buen resultado en los últimos años es probar la bicicleta en alta velocidad. Es decir, simular el paso de los cambios en mi pie de armado como si el ciclista estuviese yendo a 60 km/h. Ahí es cuando escucho el sonido que a mí me deja conforme, ese “trank” que hace la cadena cuando baja a las coronas más chicas del piñón, como un ruido en seco, exactamente el mismo que se escucha en un pelotón cuando realmente se comienza a ir fuerte. Este sonido da seguridad, y no sólo a mí sino también al ciclista.

Controlar todo
En los días previos a una competencia hay que controlar hasta la tensión de los rayos. Y no estoy hablando de usar un tensiómetro, sino simplemente de verificar con las manos si la tensión es correcta, para que la rueda esté bien centrada y también para poder transmitir perfectamente la fuerza de las piernas sin que haya ni un mínimo de torsión, lo que afecta mucho al pedaleo fiel de cualquier ciclista experimentado.
El tensiómetro es una herramienta que se utiliza en juegos de ruedas especiales tipo Mavic Crossmax o DT Swiss pero muy poco visto aquí en Argentina.

Las cubiertas correctas
Hay que tratar de que la elección de las cubiertas sea la correcta. El cambio de éstas a último momento puede ser desastroso, ya que no siempre se tiene la experiencia para hacerlo correctamente, incluyendo el tema de la instalación correcta de la banda de kevlar o del líquido antipinchaduras. En estos cambios de último momento, si los hubiere, es particularmente importante controlar que la cámara no quede enroscada en el interior de la cubierta y termine estrangulándose. Por supuesto, en estos casos la cámara no servirá más y nos puede dejar tirados en cualquier momento. Por eso siempre es recomendable no toquetear mucho cubierta y cámara justo antes de la carrera.

No a los cambios de último momento
Después de todos estos tips, demás está decir que nunca son convenientes los cambios de último momento y que hay que ser conscientes de que de la mejor forma que puede llegar una bicicleta a una carrera es en las mismas condiciones en que se la está rodando, habiendo hecho un buen trabajo de emprolijamiento algunos días antes de cada competencia.

Cábalas
El ciclismo es un deporte de muchas cábalas. Algo que noto últimamente es que algunas bicicletas se distinguen del resto porque tienen un objeto “especial” sujeto de alguna forma en la nave, desde un juguetito del correcaminos hasta las famosas cintas rojas o algún calco especial estratégicamente ubicado. Esto es respetable, porque todo suma a la hora de tener confianza en tu bicicleta.

Nota publicada en Biciclub Nº 169, enero de 2009.

 

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Diego Maldonado, Mecánica

One Response to “Mecánica: antes de la carrera”

  1. José Roder dice:

    Muy buenos datos.

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 266 - Febrero 2017

NOTA DE TAPA
El mundo de las Ladies Power.
CICLOTURISMO: Carretera Austral Chilena en MTB.
ENTRENAMIENTO: Cómo encarar la pretemporada.
ENTREVISTAS: Adrián Puente: periodismo en bici.
CARRERAS: Cruce Tandilia. [+]

    canaglia

    fullrace

    half concordia

    bici Up

    via bike

    pedal ludico

    sw

    geller

    ochoa

    LVDV

    mov responsable