Ocultar Barra

Cómo incentivar a los chicos para que dejen sus rueditas

Fecha: 13.11.2017

Con el apoyo y colaboración de Bicicletas Skinred, un sábado por mes, las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires abren sus puertas para que los más chicos aprendan a andar en bicicleta, en el marco de la actividad ¡Dejá tus rueditas!, de Eco Bici.
La jornada del mes de octubre se organizó en la escuela N° 18 San Juan Bautista de La Salle. Cristian Veiga, del staff de Skinred, guió a los chicos en sus pedaleos y nos aportó algunos tips para enseñarles a los chicos.
1 Una vez sobre la bici, les explicamos cómo pueden evitar la caída, pisando o afirmándose bien fuerte hacia el lado donde están cayendo. Comenzamos a simular pequeñas caídas, hacia un lado o hacia el otro. Y siempre les recordamos que deben pisar bien fuerte. No olvidemos resaltar la importancia de los elementos de seguridad.
2 Les pedimos que se impulsen hacia delante, con ambas piernas al mismo tiempo, lo más lejos posible, levantándolas luego de cada impulso, como si estuvieran cruzando un charco de agua para evitar mojarse las zapatillas. De esta forma van experimentando el equilibrio.
3 Les indicamos que comiencen a pedalear. La mayoría ya tiene experiencia con las rueditas estabilizadoras y no resulta tan difícil. Les decimos que sostengan el manubrio con ambas manos, manteniendo los brazos medios flojos, mirando siempre hacia delante y pedaleando para lograr la estabilidad inicial. Los adultos los guiamos tomándolos de ambos hombros o alternando entre un hombro y la parte posterior de la axila, caminando o trotando de acuerdo a la velocidad que logren. Así les aportamos la estabilidad necesaria y nosotros nos mantenemos erguidos, evitando tropezarnos.
4 A medida que ganan continuidad y confianza, les avisamos que comenzaremos a soltarlos por breves lapsos. Les decimos: “te suelto, te agarro, te suelto, te agarro” hasta que notamos que el equilibrio es cada vez mayor. Los soltamos cada vez más seguido y los alentamos. En cada parada les indicamos cómo deben posicionar los pedales para lograr el impulso inicial: paralelos al piso y pisando el que apunta hacia delante. Es muy importante estar pendientes del estado de cansancio del niño.
5 Por último, cuando logran una estabilidad constante, repasamos el frenado y simulamos las caídas controladas hacia cada lado. Los hacemos recorrer una distancia corta y les indicamos cuando frenar.
6 Cuando puedan valerse por sí solos, los integramos a un circuito con los demás niños que ya saben andar sin rueditas estabilizadoras.

Lee la nota completa en Biciclub de octubre N° 275, disponible en kioscos y bicicleterías de todo el país.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Kids

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 277 - Enero 2018

NOTA DE TAPA
10 pecados que un ciclista no debe cometer
MECÁNICA: La rueda: llantas y rayos
CICLISMO URBANO: Los desafíos para 2018
ENTRENAMIENTO: Las vacaciones del atleta
CARRERAS: Eroica en Punta del Este [+]

    vac

    canaglia

    orbea

    newton

    fullrace

    bici Up

    silva

    half concordia

    adsgoogle

    mov responsable