Ocultar Barra

Construyendo senderos deportivos sustentables

Fecha: 06.12.2017

Muchas veces lo sustentable se entiende de forma equivocada, por desconocimiento o moda. Desde IMBA (International Mountain Bike Association) llaman a concientizar sobre la creación de senderos deportivos sustentables, que no destruyan el ambiente en el presente y lo conserven a futuro.

Por Alejandro Minuzzi y Lucía Luján*

Respecto de la forma de llevar a cabo un desarrollo sustentable, encontramos dos escuelas, la clásica y la contemporánea. En lo que hace a la aplicación de sustentabilidad en bosques o áreas protegidas, la escuela clásica considera que para conservar y proteger estos recursos se debe reducir la intervención e interacción del hombre con el bosque a una mínima expresión: investigación científica, simple contemplación o custodia. El bosque se torna intangible, está ahí pero nadie tiene que tocarlo, usarlo o perturbarlo.
La escuela contemporánea, en cambio, sostiene que se puede alcanzar un desarrollo sustentable en bosques, áreas protegidas o reservas de forma tal que el hombre interactúe con su entorno respetando al ambiente y conservándolo para la posteridad. Se puede interactuar con el bosque sin dañarlo.
En las tareas que IMBA desempeña en el mundo, se cree que el bosque debe ser preservado, pero es para las personas, para que lo visiten, lo usen, lo conozcan, lo experimenten y sea parte de sus vidas, para que en él se puedan practicar actividades deportivas o de esparcimiento que no lo dañen, que no sean permanentes y que sean sustentables ecológica, económica y socialmente.
Con la primera escuela, la clásica, nos encontramos ante un problema tan simple que a largo plazo puede ser su propio Talón de Aquiles. Quienes establecen esas reglas intangibles creen que la sociedad no cambia y que tampoco cambiará la visión con la que sancionaron leyes. Entonces ese bosque intangible será su legado para el resto de la humanidad. Pero los niños que crecieron contemplando el bosque a lo lejos como algo intangible, cuando crecen, son adultos y es probable que lo vean como una molestia. Esos árboles “sin sentido” estorban el progreso.
En cambio, si se aplica la segunda escuela, al generar un sistema donde se da una convivencia del hombre con la naturaleza sin provocar un daño en el ambiente, se desarrollan actividades que benefician a toda la sociedad. Se fomenta la educación y la conciencia no solo desde la contemplación de estos espacios verdes sino también de la relación del hombre con el medio.
También se generan beneficios económicos para la comunidad local. El efecto secundario inmediato es que esa sociedad será cada vez más protectora con ese bosque.
Desde IMBA aplicamos la postura contemporánea. Un sendero tradicional (como lo son el 90% de los de Argentina) requiere mucho mantenimiento, ya que la forma de su construcción es erosiva y destructora del espacio natural. Se debe invertir más dinero, tiempo y capital humano. El sendero nunca crece, ya que todo el trabajo se pierde manteniéndolo. De allí que los senderos en Argentina sean particularmente cortos y nunca podamos desarrollar un sistema.
Un sendero sustentable no erosiona el suelo ni destruye el espacio y para construirlo se requiere el mismo tiempo que para uno tradicional. Sin embargo su mantenimiento es mínimo o nulo, con lo cual el sistema de senderos puede crecer continuamente. Se crean sistemas que rápidamente tienen 60 kilómetros o más, incluso los hay de más de 300 kilómetros. Así, se convierten en parte de una verdadera industria turística que genera beneficios e ingresos a la comunidad local, sin contaminación, y donde el bosque es protegido por los deportistas, la comunidad local e incluso el propio gobierno, que recolecta más impuestos gracias a ese bosque.
La sustentabilidad debería ser una palabra clave a la hora de crear nuevos senderos o eventos deportivos en un medio natural. El ciclismo no es contaminante y como actividad puede ser un engranaje más de una maquinaria mucho mayor que genere verdaderos cambios ecológicos, económicos y sociales a nivel micro y macro.

*Miembros de International Mountain Bicycling Association (IMBA), ONG creada hace 25 años en Estados Unidos y que desde 2014 trabaja en Argentina con sede en Córdoba: www.imba.com.ar, info@imba.com.ar

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: MTB

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 276 - Diciembre 2017

NOTA DE TAPA
El centro de tu rueda
EVENTOS: Expo Bici&Run 2017 en La Rural
PRODUCTOS: Wilier, cuadros italianos premium en Argentina
ENTREVISTAS: Luciana y Mariana Díaz, pioneras en el bmx argentino
CICLISMO URBANO: Recorridos con chicos por Buenos Aires [+]

    canaglia

    orbea

    newton

    bici Up

    silva

    half concordia

    adsgoogle

    geller

    mov responsable