Ocultar Barra

De México a la Argentina, madre e hijo en bicicleta

Fecha: 05.05.2016

María Taurizano (49) y su hijo Martín (25) concretaron una muy inhabitual travesía por Latinoamérica. Ambos nacieron en San Pedro, Buenos Aires, pero son nómades por naturaleza. Cada uno por su lado ha vivido en distintos puntos del planeta, inmersos en diferentes culturas. A principios del año pasado decidieron reunirse para encarar el apasionante viaje en bici que María nos cuenta a continuación en primera persona.
Por María Taurizano

DSC01442b
“Lo hicimos. Nos vinimos desde México DF hasta Argentina (a nuestra ciudad, San Pedro) en bicicleta y llegamos siete meses y medio después. La idea fue de Martín (25), mi hijo. Él vivía en México desde 2003. Nos habíamos mudado después de pasar una temporada en Barcelona. Siempre fuimos nómades y en ese entonces los caminos de la vida tomaron ese rumbo. Desde 2003 y hasta la actualidad, mis dos hijos y yo nos seguimos moviendo. Farid, el mayor, regresó a la Argentina para hacer la universidad, yo me fui a Palestina, a Turquía, a Bulgaria. Martín salía esporádicamente de México y nos encontrábamos en algún otro lugar. A caminar el mundo, escalar montañas, navegar los mares. En bicicleta teníamos en nuestro haber dos excursiones breves, una por el Valle de los Reyes y el Valle las Reinas, en Egipto, y otra en los mil templos de Angkor, en Camboya. Pero lo que se dice viajar en bicicleta, iba a ser la primera vez.

11703499_1679005638996017_2028169170566799389_ob
La propuesta de Martín se descolgó de alguna elucubración existencial en un momento de esos en que uno se pregunta qué hacer con la vida, cómo seguir adelante cuando el panorama es incierto. ¿Y si nos vamos a la mierda? Irse a la mierda es la liberación ante la incertidumbre de tener que hacer algo con esa vida; en definitiva todo el mundo hace algo de su vida, aún el que no hace nada. Así que mejor nos vamos, seguimos andando y esta vez (por falta de presupuesto y exceso de ganas de conocer palmo a palmo el mundo y nuestras potencialidades), en bicicleta.
Yo compré una bicicleta. Nada del otro mundo, una barata, rodado 27.5, con 21 velocidades y frenos v-brake. Martín tenía una un poco mejor, rodado 29 y con frenos a disco y 24 velocidades. De todo esto cuyo léxico ahora parezco manejar, en ese entonces no entendía nada. No tenía idea de cuándo ni cómo subir o bajar un cambio, ni tampoco de los platos, el piñón o las llantas. Y no me entrené, no. Andar en ciudad de México de casa al trabajo, tal como lo había previsto, me daba miedo. Siempre tenía la visión drástica de que algún vehículo desde atrás me iba a pasar por encima. Todo mi entrenamiento previo se redujo a tres domingos en los que algunas calles del DF están habilitadas para ciclistas. En total, 144 kilómetros de paseo sin interferencias de más vehículos que gente patinando, haciendo footing o jugando al monopatín.

DSC02187b
Salir a la ruta en ese estado fue duro. Las alforjas eran de cuarta, hechas de tela como de uso urbano y pequeñas sobre portaequipajes de rodado 26 adaptados con abrazaderas porque aún no se fabricaban o en México no se conseguían para rodados 27.5 ó 29. Teníamos poco dinero. Pero al cumplirse la fecha comenzamos con el propósito.
Atamos los bártulos como pudimos. A una cuadra de la casa se me salió la cadena y a menos de dos kilómetros se nos empezaron a caer las cosas. Pero pusimos la cadena, volvimos a anudar los bultos y arremetimos.
Pedalear en la ruta era mucho más difícil que la imagen idílica que yo me había hecho de circular plácidamente por una calle lisa y plana. América Latina nunca es plana, en ningún tramo. Algo que se me grabó a sangre y fuego para siempre. La bicicleta me estorbaba, el bulto se me bandeaba o se me caía y durante los primeros meses pedaleé con la paranoia de que me atropellara un camión. Martín me aseguraba que ellos me verían, pero me pasaban tan cerca que yo presentía que me esquivaban cuando me tenían a uno o dos metros, como si hasta ese momento no se hubieran percatado de la presencia del ciclista.

11063731_1646970648866183_1412068900231837620_n
Al cabo de unos meses (¡sí! unos meses) empecé a disfrutar. Viajar en bicicleta se convirtió en algo maravilloso, un reto físico en el que mi ser se conjugaba y se entendía con la naturaleza para saber escucharla, aprender a detenerme, a no ser obsecuente ni caprichosa sino a obedecer al viento o a la lluvia cuando se imponen muchos más necesarios que nuestra insignificancia en una vía del ancho mundo.
Viajar en bicicleta se convirtió en la movilidad ideal, ya que nos permitía llegar a todas partes sin perdernos nada. Una frecuencia promedio de 100 kilómetros diarios nos obliga a parar en cada pueblo. La sed nos obliga además a parar en cada puesto o caserío.
Conocimos la realidad de América Latina y la belleza que no sólo está en los horizontes marinos o en los atardeceres, en los caribes turquesas o las selvas, en las montañas y las cascadas cristalinas. Más allá de todo esto, más acá, está la belleza de la gente. En lugares a los que nunca nadie va porque no son destino turístico, porque no tienen ni el Caribe turquesa ni la selva verde, ni la montaña, ni el atardecer, ni la cascada cristalina, pero donde uno se sienta a descansar y descubre los combates de Camilo en una charla, la desesperanza de Hilda en una hamaca, a Joel y Marcos jugando a la pelota, a Maricela acunando una muñeca de trapo a la que le falta una patita y ella besa con ternura inusitada. Nos miran, descalzos, con sus bicicletas de herrería suburbana, con las sonrisas que resplandecen como el sol de la siesta, gente del color de la tierra que es al fin y al cabo quien nos acoge y nos alberga en esta travesía. Esa es la belleza del mundo que los paquetes turísticos ignoran, donde está la gente a la que ahora pertenecemos y nos pertenece.

11836799_1682033315359916_8542019240821755185_n
La bicicleta nos dio mucho más que transportarnos desde México hasta Argentina. Cada día aprendimos y nos hicimos parte de una realidad oculta y desconocida y escribimos una página acerca de lo andado. Aprendimos acerca de la ruta, de si hay o no agua, camping, hostel, pueblo, caserío. De si la carretera sube o baja, si está en buen estado o es precaria, si es de tierra, arena, asfalto o canto rodado. Cada día, además, aprendimos una historia real de gente que nadie conoce, pero que está ahí, nunca se acaba y sale como de los hormigueros de la tierra, con sus costumbres, lenguajes, quehaceres, alegrías y penas, carencias y abundancias y allí, siempre, su generosidad y camaradería. Todas esas páginas conforman nuestro libro América Latina en bicicleta, que pronto editaremos y presentaremos junto con una película que pretende resumir tanta riqueza.

DSC03336b
Las personas que quieran reservar ese material, pueden escribirnos por mail. No tenemos sponsors, todo lo hemos hecho a pulmón, vendiendo en México aquello que no necesitaríamos y trabajando durante el viaje, así que se aceptan colaboraciones. Instamos además a viajar en bicicleta. Si tenés este sueño, animate. Si necesitás un empujoncito, escribinos. Charlar con nosotros es gratis; siempre respondemos los mensajes. Alentarte, contarte acerca de nuestros caminos es como volver a andarlos y eso nos encanta.”

Info: americalatinaenbicicleta@gmail.com

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Viajes en bici

3 Responses to “De México a la Argentina, madre e hijo en bicicleta”

  1. Pablo dice:

    me siento muy conmovido y entusiasmado con vuestra travesía a través de nuestro continente maravilloso. de todo corazón los felicito y admiro mucho, siempre de alguna manera ha sido mi sueño hacer lo que ustedes han realizado, aunque mi destino quisiera que fuera Chile ya que yo soy de allá.
    quiero preguntaros, cómo le hicieron para auspiciarse este viaje, si me pudieras mandar información detallada sobre eso, les estaría muy agradecido. la verdad creo que mi vida está desde hace mucho tiempo en un punto que necesito soltarlo todo y lanzarme, hacer una hazaña de esta naturaleza.
    les mando un gran abrazo y se les agradece todo: vuestro viaje, ejemplo, valentía, y eficacia para lograr tal hazaña
    saludos cordiales
    desde Hermosillo Sonora, México
    Pablo Astorga

  2. Pablo dice:

    MARAVILLOSO!!

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 276 - Diciembre 2017

NOTA DE TAPA
El centro de tu rueda
EVENTOS: Expo Bici&Run 2017 en La Rural
PRODUCTOS: Wilier, cuadros italianos premium en Argentina
ENTREVISTAS: Luciana y Mariana Díaz, pioneras en el bmx argentino
CICLISMO URBANO: Recorridos con chicos por Buenos Aires [+]

    canaglia

    orbea

    newton

    bici Up

    silva

    half concordia

    adsgoogle

    geller

    mov responsable