Ocultar Barra

“Entrenando todo se puede”  

Fecha: 21.11.2017

 

 

El bonaerense Andrés Biga es nadador y ciclista adaptado, compitió en varias oportunidades en el exterior con excelentes resultados y recientemente en el Gran Fondo de Buenos Aires. En esta entrevista nos habla sobre su rutina deportiva en handcycling y sobre la actualidad de esta especialidad que tanto apoyo necesita en Argentina.
Desde hace cinco años, Andrés Biga practica handcycling. Debió aprender a hacerlo luego de que un camión lo atropellara en medio de un entrenamiento, se diera a la fuga y le provocara una lesión en su columna que le impide caminar. En medio de una rehabilitación que duró un año, Andrés empezó a nadar. Su predisposición al deporte y a la competencia lo llevó a hacerlo de forma profesional y a competir en la selección nacional. Y de algún modo la natación lo hizo reconectar con el ciclismo, cuando en medio de los Juegos Parapanamericanos de México 2011 conoció el ciclismo adaptado.
En la actualidad Andrés reparte sus días entre su trabajo como controlador de tránsito aéreo en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y sus entrenamientos: “El deporte para mí es un estilo de vida, una pasión. Es lo que me ayudó a salir adelante después de mi accidente y me volvió a conectar con el medio ambiente y con todas las personas que me hacen bien, además de mis familiares y amigos”, se sincera Andrés. 

Contanos sobre tu bicicleta, una handbike. ¿Qué características tiene? ¿Cómo y dónde la conseguiste?
En una handbike se viaja acostado. Posee tres ruedas, una adelante y dos atrás. A diferencia de una bicicleta convencional, nos impulsamos con los dos brazos de manera consecutiva para poder ejercer más fuerza. Las ruedas, la transmisión y los componentes son los mismos, pero están distribuidos de manera diferente. Los piñones están adelante, el freno y los cambios se usan en el pedal de mano.
Mi primera bicicleta la obtuve por medio de una donación, gracias a mis amigos Daniela y Sebastián  Donadío. Ellos me impulsaron para que yo continuase con el ciclismo y me motivaron para seguir adelante con esto. Se inició una colecta mediante un grupo de Facebook, se hizo masiva y así juntamos la plata para comprar la bici en el exterior en menos de 10 días, gracias al aporte de muchísimos atletas de todo el país. Fue algo muy emotivo, mucha gente ayudó y estoy muy agradecido. Cuando llegó la bicicleta organizamos una pedaleada alrededor del Parque Sarmiento y salí a entrenar con varias personas, por primera vez, con los brazos. Después, con el premio económico de los Panamericanos de México 2011, donde obtuve dos medallas, me compré mi segunda bicicleta en los Estados Unidos. Una tope de gama con un peso y componentes a la altura de una copa del mundo.

¿Cómo es tu entrenamiento habitual?
Realizo mis entrenamientos por la tarde, seis veces por semana. Y dos días me toca hacer doble turno, bici y gimnasio. Entreno en dos circuitos cerrados, en el CENADE de Ezeiza o en el KDT en Palermo los fines de semana. Si salgo a la ruta es en pelotón o con algunos amigos a los que les pueda seguir el ritmo. Está muy peligroso para hacerlo solo y mi bicicleta, al ir tan baja, es difícil de ser vista.

Competiste en el Gran Fondo de Buenos Aires recientemente. ¿Cómo fue esa experiencia?
Muy linda. Es el tercer año consecutivo que la corro, es una carrera larga en la que invierto tres horas para cumplir el recorrido y la uso como entrenamiento, pensando en las carreras internacionales. Es muy motivador ir en pelotones a la misma velocidad que muchas personas que pedalean con las piernas. Algunos te miran y no entienden cómo podés ir a 35 km/h con los brazos, pero entrenando todo se puede.

¿En qué pensás cuando temés rendirte en el deporte? ¿Cómo te motivas? ¿Quiénes son tu apoyo?
Practicar un deporte de alto rendimiento es duro física y mentalmente. Si no te gusta realmente el ciclismo o no es tu pasión, no podrías entrenar seis veces por semana. La motivación está en alcanzar el nivel internacional. Tuve la oportunidad de competir en una copa del mundo en Italia y en el parapanamericano de Toronto en 2015. Me sorprendió lo fuerte que andan en el exterior. Se hace una contrarreloj de 16 kilómetros a un promedio de 43 km/h. Todavía falta mucho para llegar a esos números. Se necesita tiempo. En el ciclismo los kilómetros acumulados en el cuerpo suman cada año y en ciclismo adaptado hay que transformar un elemento que fue diseñado para hacer movimientos simples en un músculo de resistencia. Hay que entrenar para transformar los brazos en piernas. No creo que haya algún atleta que en algún momento no se haya planteado la pregunta de por qué nos gusta sufrir en los entrenamientos, invertir tanto tiempo de nuestras vidas y ser responsables con las comidas, con el descanso y las sesiones de entrenamiento. Son muchas horas dedicadas a esto. También me apoyan las marcas Gatorade, suplementos Pulver, Sram Argentina, bicicletería Mapuche BTT y la escuela de ciclismo Donadío.

¿Cómo ves el ciclismo adaptado en Argentina?
 Es una disciplina muy nueva. Hasta este año teníamos un campeonato argentino de ciclismo adaptado. Aún se está peleando para que continúe vigente, por falta de presupuesto. Nos anotamos en carreras de ciclismo en las cuales nos dejan competir y también corremos maratones de 21 y 42 kilómetros. En mi categoría somos muy pocos, llegamos a cinco con suerte en todo el país. Espero que este deporte se dé a conocer, así la gente con nuestra condición se anima a realizarlo. 

Nota publicada en revista Biciclub Nº 270, junio 2017.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ruta

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 276 - Diciembre 2017

NOTA DE TAPA
El centro de tu rueda
EVENTOS: Expo Bici&Run 2017 en La Rural
PRODUCTOS: Wilier, cuadros italianos premium en Argentina
ENTREVISTAS: Luciana y Mariana Díaz, pioneras en el bmx argentino
CICLISMO URBANO: Recorridos con chicos por Buenos Aires [+]

    canaglia

    orbea

    newton

    bici Up

    silva

    half concordia

    adsgoogle

    geller

    mov responsable