Ocultar Barra

La muerte súbita en el deporte

Fecha: 06.03.2017

La muerte súbita en el deporte competitivo es una desgraciada noticia que a menudo no tiene causas claras y genera temor e incertidumbre. Sin embargo, en la actualidad se habla de una afección que podría ser su responsable: el ventrículo izquierdo no compactado, una anormalidad en la composición del tejido muscular del corazón.

por Eduardo Saint Bonnet*

En el último tiempo he participado de congresos y eventos científicos -entre ellos el Congreso Nacional de Cardiología de la Región NOA, el Simposio Internacional de Cardiología en Catamarca y el Simposio Cuore en la Ciudad de Buenos Aires– en los cuales se han dilucidado algunas causas vinculadas a la muerte súbita en deportistas.
Casi todos hemos visto noticias que muestran a atletas, jugadores de fútbol, basquetbolistas o ciclistas cayendo en plena práctica deportiva. Si bien se pudo demostrar una buena cantidad de motivos que desencadenaron los fatales eventos, otros permanecieron desconocidos y originaron incertidumbre y temor en el ambiente deportivo.
Sin embargo en la actualidad se puede hablar de una afección cardíaca, casi desconocida, que puede pasar desapercibida en los exámenes de rutina a que son sometidos los deportistas. Se la llama ventrículo izquierdo no compactado (VINC) y se vincula a una anormalidad en la composición del tejido muscular del corazón. La prevalencia de la enfermedad parece ser mayor de lo que se había supuesto previamente. Los nuevos casos diagnosticados comprenden a una creciente proporción de personas asintomáticas, incluyendo atletas. De hecho recientemente se ha publicado que la presencia de la anormalidad es de un 18.3% entre 1146 atletas estudiados.
Los criterios apropiados para la identificación y tratamiento de VINC se han convertido en un desafío para los cardiólogos y deportólogos en el contexto de la evaluación cardiovascular pre participativa. En muchos casos se ha identificado una base genética específica y presentación familiar, que sugiere que puede ser considerada una enfermedad miocárdica primaria.
La mayor preocupación al autorizar la competición en atletas con sospecha de VINC es el riesgo de taquiarritmias ventriculares y muerte súbita cardíaca. El ecocardiograma es el método de diagnóstico por imágenes de primera elección para arribar al diagnóstico dada su amplia disponibilidad y relativo bajo costo. Por su parte, el electrocardiograma no siempre arroja datos útiles para determinarla. Otra prueba que no es de rutina pero puede aportar datos fidedignos al respecto es la resonancia magnética cardíaca.
En definitiva, se trata de adoptar las medidas pertinentes para hacer cada vez más segura la actividad física que tanto bienestar nos otorga.

*médico deportólogo y ciclista: edusb2001@yahoo.com
Nota publicada en revista Biciclub Nº 262, octubre 2016.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Medicina del deporte

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 270 - Junio 2017

NOTA DE TAPA
Pablo García en las Antillas Menores
NUEVOS PRODUCTOS: Las nuevas Tern Roji, con espíritu urbano.
ENTRENAMIENTO: ¿Cómo iniciarse en el ciclismo indoor?
MECÁNICA: Cómo convertir una MTB en una bici urbana.
CARRERAS: El Desafío al Río Pinto 2017. [+]

    canaglia

    orbea

    fullrace

    bici Up

    rally neuquen

    silva

    geller

    mov responsable