Ocultar Barra

Las ruinas de San ignacio

Fecha: 03.01.2014

Un recorrido por las ruinas jesuíticas de San Ignacio Mini, el Parque Provincial Teyú-Cuaré y la casa del escritor Horacio Quiroga, todo en tierra misionera. Cicloturismo combinado con historia, verde de selva, el Río Paraná y caminatas por el lugar.

Texto: Gustavo González* y José Luis Freiberger

Fotos: Gustavo González

 

La ciudad de San Ignacio se encuentra a 55 kilómetros al noreste de Posadas, capital de la provincia de Misiones, y es el centro urbano y de servicios que se utiliza como base para el recorrido de la zona.

El punto de partida de nuestra vuelta por la ciudad es la esquina de Avenida Sarmiento (el acceso desde la Ruta 12) y Rivadavia. Por esta última hay que hacer siete cuadras hasta llegar a las ruinas e ir bordeándolas.

La visita por las ruinas se realiza a pie, y tiene una duración de aproximadamente una hora. Como la gente normalmente llega allí en tours grupales o en auto no existe un lugar específico para dejar las bicicletas, por lo que recomendamos llevar una buena cadena y un candado y no dejar a la vista elementos de valor.

Encuentro de culturas

En la visita al centro de interpretación del lugar (una especie de museo), se pueden conocer datos acerca del contacto social, religioso y cultural que han tenido los jesuitas y los guaraníes. Hay diferentes salas en las que se conservan réplicas de herramientas, canoas y hasta casas de los indígenas. También hay referencias de las creencias que tenían estos grupos, y de cómo fue la trasformación que llevaron a cabo los jesuitas para organizar el trabajo de la tierra y compartir su producción, leer (editaron libros en guaraní y español) y descansar. En definitiva, los jesuitas utilizaron una forma de relacionarse con los grupos indígenas diferente de la que había imperado entre el año 1600 y 1800, que consistía en la evangelización lisa y llana de los indígenas, la encomienda o reducción al trabajo esclavo y las cacerías y matanzas de indios, ya sea con bayonetas y rifles o indirectamente, a causa de las enfermedades que les contagiaban los conquistadores españoles, entre ellas la sífilis.

Durante más de 150 años San Ignacio Mini formó parte de otros 30 pueblos, hasta que la población fue expulsada por el Rey Carlos III de los dominios españoles. Las ruinas fueron cubiertas por la selva paranaense y destruidas por los paraguayos. Recién en 1940 fueron restauradas, y desde 1984 son patrimonio histórico de la humanidad.

Luego de la visita al centro de interpretación nos adentramos en las ruinas propiamente dichas. Recomendamos visitarlas a primera hora del día para evitar el calor agobiante y la aglomeración de gente, y disfrutar además del sonido de las aves, que nos acompañará durante el recorrido.

Senda en ascenso rumbo al parque provincial Teyú Cuaré.

Salimos de las ruinas por la calle Alberdi y retomamos por San Martín, pasando por la municipalidad y la plaza principal, hasta toparnos con el arco de Gendarmería, donde doblamos a la derecha y rodeamos el predio siguiendo carteles indicativos.

Cuando termina el asfalto, el camino se convierte en arena floja que se pega a la cadena, los piñones y los cambios de la bici, provocando un ruido bastante desagradable. Tras 4,5 kilómetros de tranquilo pedaleo arribamos a la casa del escritor Horacio Quiroga, que es la segunda parada cultural de este recorrido. La visita dura aproximadamente 45 minutos.

El lugar fue convertido en un pequeño museo que incluye un parque con vista al Río Paraná, muy bien cuidado. Allí se conservan fotos originales del autor, primeras ediciones de sus obras junto con sus herramientas de trabajo y una réplica de la primera casa que fue construida para una miniserie de TV sobre su vida.

Además de escritor, Quiroga fue periodista, fotógrafo y funcionario público. Su vida estuvo signada por la tragedia de las muertes de su padre, el suicidio de su padrastro, la muerte accidental de un amigo, el suicidio de su primera esposa y el abandono de la segunda mujer. El hombre se suicidó al enterarse que padecía una enfermedad incurable.

Casa de Horacio Quiroga en Misiones. A la izquierda se aprecia su moto y una réplica de las cámaras fotográficas de aquella época.

Quiroga llegó a Misiones por primera vez de la mano de una expedición a las ruinas jesuíticas comandada por otro famoso escritor argentino, Leopoldo Lugones. En esa ocasión quedó fascinado por la selva, compró tierras y construyó su primera casa. En 1909 se radicó por primera vez allí hasta 1915. Exploró, fabricó canoas, navegó ríos y de esa experiencia escribió “Los Desterrados”, “Cuentos de amor, de locura y de muerte”, “Cuentos de la Selva” y “Anaconda”, entre otras obras. En 1931 se radicó en Misiones, donde construyó una casa en piedra para que su joven segunda esposa se sintiera más a gusto. Vivió allí hasta 1936, cuando regresó a Buenos Aires.

El Parque provincial Teyú – Cuaré

Seguimos el pedaleo por un camino que sale directamente de la casa de Quiroga, en bajada, con arena y piedras, enmarcado por grandes árboles que sobrevivieron a los desmontes. Son dos kilómetros que se disfrutan al máximo, ya sea esquivando rocas que afloran o sintiendo la adrenalina correr por las venas.

El camino se dirige hacia las playas sobre el Río Paraná, pero hay que doblar en el primer cruce a la izquierda por una huella que parece abandonada. Hay leves pendientes y terreno irregular, lo que implica poner a prueba nuestra destreza en el manejo de la bici. Esa huella en realidad es usada como circuito por el campeonato provincial de motos enduro…

Pero todo esfuerzo tiene su premio, en este caso con la vista del Paraná y el descenso que vendrá en dirección el Parque Provincial. El camino tira hacia abajo y sólo hay pequeñas lomadas. Hay un cruce que va a la desembocadura del Arroyo Yabebiry, donde hay que seguir derecho, y se pasa por algunas casas de colonos.

El camino finaliza a orillas del Río Paraná y al pie del Peñón. Cuenta la leyenda que en estos parajes se ocultaba un lagarto gigante que hacía zozobrar las embarcaciones que remontaban el alto Paraná… Lo cierto es que Teyú Cuaré significa “cueva de lagartos” y es una reserva provincial de 78 hectáreas creada en 1991.

Vista del Río Paraná y la República del Paraguay desde el mirador del peñón de Teyú Cuaré.

El peñón que nombramos más arriba asciende con paredes verticales por unos 150 metros de la costa del río. Para recorrerlo recomendamos atar la bici a algún árbol u ocultarla en la vegetación y recorrer los diferentes senderos:

– Sendero de los miradores del Paraná. Se asciende por una escalinata en piedra y se recorren tres miradores: Uno es el del Puerto Santa Ana; otro el del islote Barco Hundido (ver foto) y el otro del Río Paraná hacia el norte.

– Sendero selvático: Si bien no hay especies de gran porte resulta agradable caminar bajo la fresca sombra de los árboles. El sendero finaliza en una bifurcación. Por la derecha se vuelve al camino vehicular principal y estacionamiento del Parque. Por la izquierda se toma el tercer sendero (casa de Borman).

– Sendero a la casa de Borman. Borman fue un jerarca nazi, lugarteniente de Hitler, que se ocultó en la depresión existente entre los dos peñones. Allí construyó su búnker en piedra, con túneles para escaparse en caso de necesidad. Ni del Paraguay ni de Argentina, ni mucho menos de Misiones, se habla de esta historia y de quien le dio el salvoconducto para instalarse allí. Lo cierto es que nos encontramos con una construcción en ruinas, en mal estado de conservación y devorada por la selva.

La vuelta

Volviendo unos kilómetros hacia atrás hay una huella que lleva a la casa de los guardaparques, lo que nos evitará subir con la bicicleta por las escaleras y senderos con grandes piedras, troncos bajos y pendientes fuertes. Desde este punto y por caminos inmersos en túneles vegetales, se puede visitar el camping Ozununú, ubicado en una playa con excelente vista al río y senderos selváticos, o también ir hasta la Playa del Sol.

Luego habrá que descender inevitablemente desde el Paraná hasta San Ignacio por caminos un poco más anchos, con arena y ripio y sin tanta sombra selvática. Pero el esfuerzo bien habrá valido la pena.

DATOS ÚTILES

Cómo llegar

– Auto: Desde Buenos Aires por ruta 9 hasta Zárate; luego Ruta 12 hasta Ceibas y Ruta 14 hasta San José. Desde allí Ruta 1 hasta Ruta 12 y por ésta a San Ignacio. Son aproximadamente 1100 km.

– Micro: Empresa Vía Bariloche de Buenos Aires a San Ignacio. Otras empresas: Crucero del Norte y Expreso Singer.

Alojamiento y servicios

– Hotel San Ignacio. Sarmiento 823, (03752) 47-0047 / 0422, hotelsanignacio@arnet.com.ar.

– Hostería Las Palmeras: (03752)470955-470480, hosterialaspalmeras@ciudad.com.ar.

– Camping Playa del Sol: Puerto Nuevo, a 3 km de San Ignacio, (03752) 47-0455, playadelsol_mnes@yahoo.com.ar.

– Camping Provincial peñón del Teyú-Cuare: (03752)44-7599.

Visitas turísticas

– Ruinas Jesuíticas de San Ignacio. Autoguiada o con guía local. Duración 1 hora. Validez de 15 días para visitar otras reducciones jesuíticas.

– Casa de Horacio Quiroga. Visita con guía local. Duración 1 hora.

– Parque Provincial Teyú Cuaré, entrada gratuita.

Dónde informarse

– Sistema Provincial Gratuito de Información Turística: 0800-555-0297, turismo@misiones.gov.ar, www.misiones.gov.ar.

Guías y excursiones de cicloturismo

– MTB Misiones, de José Luis Freiberger: Salidas y travesías de cicloturismo con MTB. Base en Capiovi y Aristóbulo del Valle, con aval de operador responsable: Aventurismo Misiones E.V.T. legajo 12494. Info: (03743) 1541-5570, joseluisfreiberger@hotmail.com.

– Este recorrido forma parte de la salida a la selva misionera organizada por Bike&Trek, operador responsable Agreste EVT Leg. 9671. Info: (15)6336-0326, (02323) 42-4066 (Luján), gg@coopenetlujan.com.ar, www.btt.com.ar/biketrek.

*Gustavo González es profesor de Geografía (UBA) y guía de Bicicleta de Montaña. Se ha capacitado en Primeros Auxilios para zonas agrestes y naturales y es Interprete Naturalista. Coordina la empresa prestadora de cicloturismo Bike&Trek. Info: bicigg@speedy.com.ar, www.biketrekgg.com.ar.

Nota publicada en Biciclub Nº 142, octubre 2006.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Recorridos Verificados

Los comentarios estan cerrados para esta nota

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 268- Abril 2017

NOTA DE TAPA
Solo en Argentina no se permite.
MECÁNICA: Desarmado y armado de la rueda libre.
ENTRENAMIENTO: La alimentación del triatleta.
PRODUCTOS: Cubiertas Tannus.
CARRERAS: Rural Bike del Dulce de Leche. [+]

    canaglia

    pedal ludico

    fullrace

    bici Up

    half concordia

    silva

    geller

    LVDV

    mov responsable