Ocultar Barra

Mecánica de montaña: lo que hay chequear antes de la carrera

Fecha: 12.08.2017

El experimentado mecánico Hernán Meza nos detalla qué debemos revisar de nuestras bicicletas antes de enfrentarnos a una carrera exigente como el Trasmontaña. En este punto, la horquilla de suspensión, la transmisión y los frenos son vitales, aunque no los único a controlar.

Por Hernán Darío Meza*

Al menos unas semanas antes del Trasmontaña tendremos que tener nuestra bicicleta en óptimas condiciones mecánicas. Por eso, a continuación te detallaremos algunos puntos a tener en cuenta para que durante una carrera con un terreno muy irregular y accidentado no te lleves sorpresas y te aproveches de un correcto funcionamiento de tu bicicleta.

Frenos
Es fundamental chequear el estado de desgaste de este sistema. En este caso nos detendremos en los frenos a disco, ya que hoy por hoy son los mayoritariamente utilizados en carerras de mountain bike. Entre estos tenemos 2 tipos:
– Mecánicos: compuestos por manijas de frenos convencionales, fundas de cables, cables, terminales, cáliper y pastillas de frenos impulsadas por pistones. Todo en este sistema tiene que funcionar y estar en correcto estado.
– Hidráulicos: en este caso tenemos un circuito cerrado compuesto de una manija de freno con depósito para el líquido de freno, manguera por la cual fluye el líquido y cáliper con 2 o más pistones que empujan las pastillas de freno para que éstas hagan contacto con el disco, produciendo la consiguiente reducción de velocidad y aportando un control inmejorable.
Los líquidos de freno se degradan con el funcionamiento y el tiempo. Además, a esto hay que sumarle la poco cantidad de líquido con la cual funcionan estos sistemas. Por eso, lo que recomiendan los fabricantes es cambiar los fluidos una vez al año, no usar las pastillas de freno cuando su desgaste esté por debajo de la mitad del tamaño de una nueva y, en caso de reemplazarlas, siempre usar repuestos originales de la marca.
Otro punto importante es reemplazar las pastillas por el mismo compuesto que usamos desde el comienzo. Si queremos cambiar dicho compuesto, que puede ser orgánico o metálico, tendremos que cambiar el disco, ya que en las frenadas iniciales se intercambian minerales entre pastillas y discos.
Si al frenar notamos que la manija no tiene el recorrido deseado, sin dudar habrá que acercarse a un taller oficial, donde sabrán realizar el diagnóstico y el servicio adecuado. Recuerden que en los talleres homologados se utilizan piezas originales, lo que nos dará la seguridad y el dominio adecuado para este desafío.

Suspensiones
Hoy día todas las bicis que se comercializan en nuestro país para uso deportivo cuentan con suspensiones delanteras y, en un porcentaje menor, también en el cuadro, es decir son doble suspensión.
Las suspensiones poseen varias regulaciones:
– Sistema de bloqueo o regulación de compresión, que nos ayuda en los ascensos a no perder energía en el pedaleo.
– La regulación del rebote nos permite elegir la velocidad con la que nuestra suspensión vuelve a su máxima extensión, luego de activarse al pasar por un desnivel.
– También contamos con la precarga, que puede ser por resorte o aire. En le primer caso, vienen seteados de fábrica, es decir que si una suspensión fue colocada en una bicicleta talle M, la misma estará seteada para un rango determinado de peso del ciclista. Por ende, este resorte está preparado para un máximo de peso inferior que el de una bicicleta XL. En el caso de las horquillas de marcas reconocidas podemos cambiar la densidad del resorte según las necesidades del ciclista.
En los sistemas de aire, el peso del ciclista influye sobre la cantidad de aire que le vamos a dar. Normalmente encontraremos una tabla en la botella de la precarga, aunque también se puede implementar el cálculo del SAG.
Muchas regulaciones significan más opciones de mejorar el dominio de la bicicleta, por eso no debemos desaprovecharlas.
Es importante tener en cuenta que los sistemas de suspensiones funcionan con aceites de varias densidades y sellos de goma que tiene una vida útil (establecida en horas), por lo que al menos una vez al año debemos llevar nuestra suspensión a centros autorizados para tenerlas siempre con garantías y en excelentes condiciones.
Los importadores de las mejores marcas cuentan con talleres en tiendas especializadas que acceden a repuestos originales y nos certifican la garantía de estas partes.

Transmisión
Este conjunto nos provee la versatilidad de las marchas y su correcta regulación es imprescindible para optimizar nuestro esfuerzo tanto en los ascensos como en los descensos. Este sistema consta de: shifters, descarrilador delantero, descarrilador o cambio trasero, piñón, platos y cadena.
Cada descarrilador actúa por tensión de cables, de manera que al accionar el shifter el respectvo cable se tensa o afloja según la posición de las coronas que necesitamos.
A su vez, cada cambio tiene tornillos que actúan como topes y que regulan el rango de acción de estas piezas, normalmente indicados con las letras H y L, los cuales se regulan una vez. Luego, y para regulaciones más finas, se utilizan los reguladores de los shifters.
Para un correcto funcionamiento debemos tener en cuenta que los cables y las fundas sufren corrosión interna, más aun si se usan en zonas de barro, costas marítimas o llevan mucho tiempo sin ser utilizados. Es fundamental el reemplazo antes de encarar una carrera tan exigente.
Para obtener un correcto funcionamiento de la transmisión es fundamental utilizar componentes compatibles según las marcas. Nunca obtendremos mejores resultados mezclando partes no compatibles. Si bien pueden llegar a funcionar, los resultados no serán los óptimos, ya que para fabricar componentes compatibles las marcas invierten mucho tiempo e investigación.

Y el resto
Las anteriores son quizás las partes a las que más atención debemos prestar, pero no dejemos de revisar componentes como:
– Cubiertas: chequear que no estén resecas ni tajeadas. El caucho, al año de ser fabricado y estar en condiciones de uso, empieza a degradarse.
– Rayos: chequear su tensión. No tensar en demasía, ya que los rayos pierden flexión y es más fácil que se corten.
– Stem, forma y caño portasilla: revisarlos minuciosamente para evitar que se rompan en plena carrera, sobre todo si son de carbono.
Es súmamente importante tener en cuenta que todas las piezas tienen un torque de apriete, por lo que resulta fundamental recurrir a un torquímetro al ajustarlas. Más ajuste hace que se rompan y menos hace que se muevan.
Y en caso de tener piezas de carbono, NUNCA usar grasas que no sean las adecuadas.

Espero que esta nota los ayude a pedalear el Trasmontaña más tranquilos, para solo ocuparse de disfrutar y obtener los mejores resultados.

*Propietario de la bicicletería Mapuchebtt, ubicada en Quilmes, Buenos Aires: www.mapuchebtt.com y Mecánico Oficial Sram Argentina.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Mecánica, MTB

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 274 - Octubre 2017

NOTA DE TAPA
Encuentros activistas: FAB y Bike Bike!
MECÁNICA: Montaje y regulación de la transmisión
VIAJES: Cuba en mountain bikes
ENTREVISTAS: Amigos del Pedal, desde Salta
ENTRENAMIENTO: Qué hacer en el último trimestre del año [+]

    canaglia

    orbea

    fullrace

    bici Up

    cruce-tunel

    silva

    adsgoogle

    geller

    mov responsable