Ocultar Barra

Guía de recorridos con alforjas: Misiones al natural

Fecha: 29.05.2017


Una provincia limítrofe llena de mixturas y rutas soñadas. Viajar en bicicleta por Misiones es sentir el pulso de la naturaleza al compás de sus subidas y bajadas. La guía de una vuelta completa: de sur a norte y de oeste a este a puro golpe de pedal.

Texto: Jimena Sánchez | Fotos: Andrés Calla*

En el 2013 recorrimos la Patagonia, Cuyo y el Norte argentino. En el 2015 salimos a rodar por el Litoral y parte del centro del país. De cada provincia destacamos una ruta, un circuito, un lugar imperdible. Ninguna pasa desapercibida. Cada una tiene su personalidad, su sello particular.
Lo que nos sucede con Misiones es que no podemos reducirla a un tramo específico. No podemos recomendarles “el mejor y más lindo circuito para pedalear”, porque es una provincia que es bella en su totalidad. Por eso esta guía incluye sus cuatro caras: la del oeste, que limita con Paraguay, la del este, que hermana con Brasil, la del sur, repleta de historia, y la del norte, con el punto más neurálgico de todos, las maravillosas Cataratas del Iguazú.

ETAPA 1
Azara-Puerto Iguazú
No es necesario ningún cartel de bienvenida: Misiones nos saluda con su tierra colorada y sus primeras subidas empinadas que anticipan los 386 kilómetros de esta primera parte del recorrido.
La humedad se hace sentir en la piel. El calor, también. Las piernas, el alma y los ojos comienzan a viajar por una de las zonas de mayor biodiversidad de la Argentina: la selva paranaense, compartida con Paraguay y Brasil.
La primera parada es Azara, sobre la Ruta Provincial N°1, un pueblo muy pequeño que se cruza en pocos minutos y donde hay que tener cuidado con el tráfico porque no hay banquinas. Pedaleando nada más que 20 kilómetros llegamos a Apóstoles, la tierra sagrada de la yerba mate. En el museo Juan Szychowski (donde hoy funciona la empresa yerbatera Amanda) se puede revivir la historia de lo que fue el primer taller construido con piezas de madera hechas a mano que sirvieron de base para montar la maquinaria necesaria para la molienda y el envasado de la yerba.
De ahora en adelante atravesaremos el centro de la provincia hasta llegar a Dos de Mayo por la Ruta Nacional 14. ¿Qué tiene de bueno este camino? Sus banquinas asfaltadas que pueden confundirse con bicisendas, un paisaje vivo, pendientes de tobogán y rincones secretos poco conocidos.
Desde Apóstoles las subidas son constantes. Un buen número para este segundo día de pedaleo intenso son 50 kilómetros. En este punto del mapa tenemos la opción de abastecernos de comida y agua en el pueblo Cerro Azul y que nuestro dulce hogar sea el parador turístico que está justo enfrente, sobre la Ruta 14. Es un lugar súper tranquilo para armar la carpa, con previo aviso a la policía del lugar (recordar que la principal moneda de cambio de todo cicloviajero es una sonrisa y unos minutos de charla sobre de dónde venimos y hacia dónde vamos).
La gente de Misiones se destaca por ser hospitalaria y empática, así que no faltará la oportunidad de cruzarnos con personas que nos vean pedaleando, se acerquen con el mate o el tereré bajo el brazo y nos inviten a sus casas para que podamos compartir una comida o un colchón donde descansar. Así es el corazón del Litoral.
Al día siguiente nos esperan 48 kilómetros hasta llegar a Oberá, la segunda ciudad más grande de Misiones, donde habitan colectividades de diferentes nacionalidades, como escandinavos, italianos, franceses, rusos, polacos, suizos, españoles, paraguayos y brasileños.

Rodeada de arroyos, cascadas y serranías, es un lugar para quedarse dos o tres días. No les vamos a mentir: es la ciudad menos pensada para ser recorrida en bicicleta. Sus calles son empinadas al extremo, casi como sacadas de una montaña rusa. Pero lo que vale la pena son los alrededores de Oberá: uno de sus imperdibles es el salto Berrondo. Allí funciona un camping con todos los servicios y en excelentes condiciones para descansar. También hay senderos para caminar. Está a 9 kilómetros de la ciudad de Oberá, sobre la Ruta Provincial 103. Es el lugar recomendado para recargar energías en contacto con la naturaleza nativa de Misiones.
Al retomar la Ruta 14 continuamos con las pendientes pronunciadas. En nuestro caso, y porque salimos a media mañana de Oberá, tuvimos que acampar en la estación de servicio que está en la entrada de Campo Grande, después de pedalear 38 kilómetros de subidas y bajadas constantes.
Una opción para los que quieren seguir conociendo los saltos misioneros y algunos de sus parques provinciales es desviarse de la Ruta 14 hacia el Parque Provincial Salto Encantado, uno de los puntos turísticos más destacables de la provincia. Ideal para pasar una mañana de mates, fotos y caminatas por la selva, este parque no cuenta con zona de acampe pero sí tiene servicios y la entrada es muy económica.
Una vez en Dos de Mayo nos desviamos para el oeste. Plena atención en esta parte del recorrido: vamos a tomar la Ruta Provincial 11, que no tiene banquina y cuyas curvas y contracurvas son muy cerradas. A ajustarse el casco y a mantener una velocidad prudente. Este camino conecta la Ruta 14 con la Ruta Nacional 12, que une la región mesopotámica con el resto del país. Lo positivo: las banquinas son amplias y están asfaltadas. Lo negativo: el tráfico es mayor.
De ahora en adelante los pueblos y ciudades se continúan como postas: Puerto Piray, Eldorado, Wanda y Puerto Iguazú. Ésta última, a pesar de ser una ciudad recomendada en todas las guías turísticas del mundo, conserva lugares con una mística especial: la larga costanera con los ríos Iguazú y Paraná a la vista, el hito de las Tres Fronteras, la “Ferinha” (una calle con ofertas gastronómicas de lo más variadas), la feria de artesanos locales y guaraníes y el mirador panorámico que es fuente de inspiración para cientos de artistas.
Terminar esta primera etapa del recorrido con la visita a las Cataratas de Iguazú no tiene precio. No hay palabras para describirlas. Su fuerza es animal. Sus caídas con diferentes alturas le quitan el aliento a cualquiera: la Garganta del Diablo tiene una altura de 80 metros y el 40% del agua de las Cataratas se desprende de este monumental salto con forma de herradura.
Hay que tomarse el tiempo para recorrerlas y sentirlas. Hay que oírlas y respirarlas. Hay que vivirlas.

ETAPA 2
Puerto Iguazú-Posadas
Una vez que llegamos al extremo más norteño de la provincia, ya es hora del regreso. Pero la vuelta aún tiene sorpresas: serán 673 km de rutas de selva, tierra colorada, caminos perdidos en los mapas, saltos y estancias jesuíticas.
Lo interesante de este recorrido es vivir el cóctel de culturas que caracteriza a esta provincia limítrofe: los argentinos se mimetizan con los brasileños o quizás es al revés. Poco importa. El portuñol se oye en cada curva, la hospitalidad sigue rodando y el viaje continúa.
Una vez que salimos de Puerto Iguazú, encaramos para el este de Misiones. La ruta estrella es la Provincial 101, que cruza el Parque Nacional Iguazú. Son 40 kilómetros de tierra firme que conviene evitar si es que llovió durante los días previos. Las mariposas, los sonidos agrestes, los tigres que no vemos pero están, el sonido de las cataratas a nuestras espaldas y los pájaros silbando bajito son el escenario de nuestras pedaleadas.
Continuando por la Ruta 101 se cruzan los poblados de Cabure-í, Andresito, San Antonio y Bernardo de Irigoyen, donde conversando con la gente local siempre se conseguirá un lugar donde acampar. El camino asfaltado es un sueño, y aunque no haya banquinas el tráfico es tan poco que no dificulta el andar. Son esas rutas donde uno puede mirar al lapacho florecido, saludar al lugareño y pedalear siguiendo el ritmo del caracol.
Dejamos atrás la Ruta 101 y retomamos la 14, que sube y baja las serranías misioneras con tramos de asfalto, ripio y tosca. Una vez en San Vicente, bajamos por la Ruta Provincial 13 hacia El Soberbio, un destino poco conocido en la provincia de Misiones.


La exuberancia de su selva, la fuerza de sus ríos y la presencia de los Saltos de Moconá hacen de este lugar un paraíso. Los Saltos están dentro del Parque Provincial Moconá y son el segundo destino turístico de la provincia, pero no siempre se pueden ver. Para llegar a ellos se debe hacer un paseo náutico en lancha que muchas veces se suspende por dos motivos: uno, la crecida del río Uruguay y sus afluentes y, dos, la actividad de las represas cercanas.
Lo espectacular de estos saltos es que tienen la particularidad de ser paralelos al curso del agua y no transversales como la mayoría. Son producto de una falla geológica que alcanza los 170 metros de profundidad, pero lo que sobresale son 15 metros como máximo.
Si bien la Ruta de la Selva que conecta a El Soberbio con los Saltos de Moconá es digna de ser recorrida, es un camino demasiado exigente para hacerlo en bicicleta. Como es recorrido por turistas durante todo el año, hacer dedo es una buena opción. Recomendamos previamente visitar la página saltosdelmocona.tur.ar para saber si el Parque está o no habilitado.
Cuando salimos de El Soberbio, la Ruta 2 (también conocida como ruta costera) es el camino perfecto para todo cicloturista: poco tráfico, paisajes enmarcados por el río Uruguay y un camino en perfecto estado para andar. Son 119 kilómetros que se pueden hacer en un día, aunque también existe la posibilidad de descansar en el camping municipal de Panambí antes de continuar los últimos kilómetros de la travesía.
Desde acá volvemos al centro de la provincia por la Ruta Provincial 5. Regresamos a Oberá, pero esta vez solo de paso, para avanzar hacia Cerro Corá por la Ruta Provincial 3. El camino es glorioso, súper recomendado para recorrerlo durante la mañana o la tarde.
Nuestra última parada es Posadas y un viaje en el tiempo a 60 kilómetros de la ciudad donde se encuentran las ruinas de San Ignacio Miní, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En 1609 los jesuitas fundaron allí la primera misión con el fin de difundir su religión, educar y proteger a los guaraníes de otras formas coloniales de explotación. Aprendieron su lengua y utilizaron el arte como elemento evangelizador. Fue una colonización pacífica hasta que en 1768 los jesuitas abandonan por orden real la región. Las guerras terminan destruyendo las reducciones, pero las voces de esos primeros pobladores continúan latiendo en sus construcciones, que aún hoy se mantienen de pie.

Así termina nuestro recorrido por Misiones. Una provincia al natural, fresca y sencillamente espectacular.

TIPS
Los imperdibles de este recorrido
– Acampar en el salto Berrondo en Oberá.
– El Parque Provincial Salto Encantado y sus pasarelas.
– Las maravillosas Cataratas de Iguazú.
– La Ruta Provincial 2 o ruta costera, ideal para hacer cicloturismo.

RECOMENDACIONES
A tener en cuenta
– Si querés parar en casas de familia no te olvides de utilizar la red social Warmshowers, una red de intercambio mundial de hospedaje exclusiva para cicloviajeros.
– Recomendación: NO andar descalzo sobre ninguna superficie, porque te puede picar el pique, una pulga que se mete en la piel (generalmente en la planta del pie) y que la debés sacar porque empieza a crecer y puede levantar fiebre y picazón, hasta el punto de impedirte caminar.
– Por más que en la ruta se vean muchos arroyos y ríos, tené en cuenta que el agua no es potable, ya que arrastra muchos sedimentos.
– El calor es un factor determinante a la hora de pedalear. Recomendamos no hacer este recorrido en verano.

*Jime Sánchez y Andrés Calla, integrantes de La Vida de Viaje, recorren Argentina en bicicleta desde 2013 y comparten sus aventuras en www.lavidadeviaje.com.

Nota publicada en revista Biciclub Nº 256, abril 2016.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Viajes en bici

One Response to “Guía de recorridos con alforjas: Misiones al natural”

  1. Alberto dice:

    Excelente. Me encantó. Misiones es una provincia que me fascinante y voy a tomar toda la las recomendaciones que dan para el momento que me toque recorrerla en bicicleta.

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 276 - Diciembre 2017

NOTA DE TAPA
El centro de tu rueda
EVENTOS: Expo Bici&Run 2017 en La Rural
PRODUCTOS: Wilier, cuadros italianos premium en Argentina
ENTREVISTAS: Luciana y Mariana Díaz, pioneras en el bmx argentino
CICLISMO URBANO: Recorridos con chicos por Buenos Aires [+]

    canaglia

    orbea

    newton

    fullrace

    bici Up

    silva

    vac

    half concordia

    adsgoogle

    geller

    mov responsable