Ocultar Barra

Nutrición y deporte

Fecha: 21.11.2013

El deportista y el nutricionista deben estar de acuerdo en los pasos a seguir para ordenar la alimentación pre y post competencia, con vistas a obtener un buen rendimiento. Las fases del plan.

para_nutricion

Por Fernando Giannini y Silvia Adriana Vega*

Independientemente de la disciplina deportiva que practiquen, en la actualidad podemos considerar que existen en nuestro país tres grupos bien definidos de deportistas:
1. Profesionales: grupo minoritario de elite formado por quienes viven o intentan vivir de los ingresos generados por sus sponsors y/o resultados deportivos.
2. Amateurs: grupo mayoritario, conformado por deportistas con aspiraciones de éxito pero cuyo medio de vida no es el deporte, aunque su dedicación está a la altura de los atletas profesionales.
3. Ocasionales: un grupo en franco ascenso, integrado por deportistas recreativos, individuos que practican algún deporte con fines médicos, estéticos, sociales o recreativos.
Existe además un interesante paso dinámico de un grupo a otro en función de capacidades, interés, logros obtenidos y dedicación.

pez_azul

La tríada necesaria
Para mejorar el rendimiento deportivo y obtener mejores resultados (leiv motiv de todo deportista) existen diferentes áreas del conocimiento que realizan aportes muy importantes. A modo resumido y sin considerar las múltiples derivaciones existentes, podemos ubicar dentro de ellas a la fisiología, la nutrición y la psicología como una tríada necesaria para acceder al éxito deportivo.
Dentro de los atletas profesionales y amateurs se encuentra ampliamente aceptada y reconocida la necesidad de prepararse bajo la tutela de un “entrenador” (quien maneja y/o aplica los conocimientos de la fisiología aplicada al deportista). El grupo de los profesionales hace tiempo ha reconocido a la nutrición aplicada al deporte como una herramienta válida para mejorar sus potenciales resultados. Los atletas amateurs actualmente incorporan la nutrición como un elemento efectivo para mejorar su perfomance. Finalmente, sólo los atletas profesionales le dan importancia a la psicología.
Este panorama produce una gran demanda de entrenadores. Actualmente en Argentina existen ya hace tiempo especialistas que han logrado aplicar sus conocimientos en forma rentable, lo cual genera la enorme ventaja para todos que puedan existir profesionales capacitados y de aplicación práctica de sus conocimientos permanentemente.
Por su parte, la nutrición deportiva es una ciencia relativamente nueva, subestimada y desarrollada por profesionales de la salud. Estamos en una etapa prometedora respecto al desarrollo y aplicación de este área de conocimiento. Si se concreta la demanda, muy posiblemente sucederá igual que con los entrenadores y en un tiempo no muy lejano podremos contar con nutricionistas especialistas en el tema muy bien formados y en cantidad suficiente para satisfacer la potencial demanda.

chocolate

Indicaciones y continuidad
El nutricionista y el deportista son dos partes bien diferenciadas que intervienen en el asesoramiento nutricional, en cuanto a derechos y obligaciones. La nutrición puede aportar al atleta múltiples beneficios; para ello existen una serie de requisitos importantes que deberían cumplir ambas partes.
El deportista debe estar convencido de que lo que busca es una herramienta más para mejorar su perfomance. Es conveniente que sepa que en la nutrición, al igual que en el entrenamiento, no existen recetas mágicas, milagrosas o que acorten los tiempos necesarios para obtener los resultados potenciales, muy a pesar de que algunos “gurúes” manifiesten lo contrario.
Es muy importante que el individuo acepte y cumpla con las indicaciones y/o recomendaciones que le realice el nutricionista. De nada sirve un asesoramiento si éste no va a ser cumplido por la razón que sea.
Otro factor importantísimo es la continuidad. Si un deportista quiere probar cuánto le puede aportar y/o mejorar la nutrición a su rendimiento debe, además de realizar lo indicado, darle un tiempo suficiente al trabajo del nutricionista.
Finalmente el deportista seguramente se encontrará con una serie de preguntas y/o cuestionamientos que serán la base o punto de partida del trabajo del nutricionista, razón por la cual es imperioso no mentir, ser sumamente sincero aunque se avergüence de sus hábitos alimentarios y de las cantidades y calidades de los alimentos que consume.
El nutricionista, por su parte, debe estar formado en ésta área específica. Hoy la nutrición ya posee especializaciones y la deportiva es una de ellas. Muy recomendable también es que practique o conozca del deporte y/o actividades que practica su asesorado. No es necesario que sea un atleta destacado e incluso que practique puntualmente el deporte para el cual el atleta busca el asesoramiento, pero el conocimiento en persona del funcionamiento del cuerpo humano ante la exigencia es un complemento fundamental a la hora de asesorar a un deportista en el aspecto nutricional. Finalmente la experiencia va permitiendo corregir errores. Haber asesorado a otros deportistas puede ser un muy buen indicador del posible éxito del asesoramiento buscado.

pastas_cereales

Las etapas
Si cumplimos los requisitos mínimos anteriores estamos cerca de recibir un correcto asesoramiento nutricional. Pero para que esto suceda es necesario transitar una serie de fases de trabajo que pueden tener variaciones de profesional en profesional. Desde nuestro punto de vista y aclarando que cualquier otro esquema es válido, podríamos considerar necesarias las siguientes etapas:

1. La historia dietética
La historia dietética (anamnesis o encuesta alimentaria) consiste en una serie de preguntas que orientarán al nutricionista en varios aspectos, desde la cantidad y calidad de alimentos que consume el deportista, sus hábitos alimentarios, sus costumbres condicionadas a su trabajo o estudio, familia y deporte, hora y tipo de desayuno, almuerzo, merienda y cena, hasta horas de entrenamiento diarios, próximo objetivo deportivo, nivel de formación de su entrenador y suplementación. Cuanto más completa sea esta etapa, mayor cantidad de información tendrá el nutricionista para armar su estrategia de trabajo y lograr buenos resultados.
Esta entrevista puede ser personal u on-line. Lo ideal es la primera opción, pero debido a la falta de nutricionistas capacitados en el área de nutrición deportiva en todo el país y al aumento de la demanda de los mismos por parte de los deportistas surgen propuestas de asesoramiento que para poder ser llevadas a cabo deben ser realizadas del segundo modo. Esto último, si bien no es lo ideal, puede suplir la falencia mencionada y ser muy útil, siempre y cuando el nutricionista y el deportista sean conscientes de las limitaciones del método y acepten que sólo será una “aproximación” al estado nutricional-alimentario del deportista, y que de ser posible deberían concretar un encuentro personal.

2. El exámen clínico-nutricional
Este exámen incluye un estudio antropométrico básico y un estudio cineantropométrico.
El estudio antropométrico básico consiste en la toma de una serie de medidas y datos de ciertas variables del deportista, donde se destacan edad, sexo, peso actual, talla, talla sentada. También algunos incluyen: circunferencia de cintura-cadera, contextura corporal e índice de masa corporal (IMC). Cabe aclarar que en deportistas el IMC está cada vez está más en desuso, ya que poco nos informa acerca del predominio de la masa muscular o adiposa en dicho peso. No es lo mismo tener un sobrepeso de predominio de masa muscular que de tejido adiposo.
Este estudio antropométrico básico permite determinar por un lado el somatotipo del individuo y por el otro la distribución de los porcentajes de masa corporal magra (muscular), ósea (huesos) y grasa que posee el individuo, y en función de estos datos concluir si necesita alguna adecuación. Este estudio en los sistemas on-line es muy básico y es una limitación, pero para el caso de deportistas amateur y que nunca han utilizado la nutrición como herramienta para mejorar su perfomance (que son la mayoría) puede ser considerado no limitante, máxime si el individuo posee sobrepeso (muy frecuente en el grupo de los atletas amateur).
Por su parte, el estudio cineantropométrico es especialmente para deportistas profesionales (aunque al alcance de cualquiera). La cineantropometría es un estudio antropométrico pero aplicado a deportistas, considerando las características especiales del deporte. Este estudio permite determinar el somatotipo del individuo y en función de los datos obtenidos compararlo con tablas de referencia de deportistas que practican el deporte en cuestión. También permite conocer la distribución de los porcentajes de masa corporal magra (muscular), ósea (huesos) masa grasa y residual que posee el individuo y en función de estos datos determinar si necesita alguna adecuación. A modo de ejemplo citemos un individuo de 40 años que practica deporte sólo en forma ocasional. A esta persona se le puede calcular un indicador que refleje su estado de peso para determinar si tiene o no sobrepeso, el cual puede dar valores normales, aunque sus pliegues grasos abdominales estén en el límite superior. Pero si el mismo individuo es un deportista amateur con aspiraciones el análisis de estas variables es diferente. Estos estudios no tienen posibilidad de ser llevados a cabo por los sistemas on-line. Debe realizarlos un nutricionista capacitado en el tema o antropometrista certificado y que posea los instrumentos adecuados (balanzas, cajón antropométrico, reglas, tallímetros, plicómetros, cintas antropométricas y calibres específicos).

3. El exámen de laboratorio
Es una parte importante en la valoración del estado nutricional y en el diseño del plan alimentario del deportista. Incluye análisis de laboratorio básicos como glucemia (cantidad de glucosa en sangre), hemograma completo (cantidad y tipo de células sanguíneas), perfil lipídico (colesterol, triglicéridos), uricemia (cantidad de urea en sangre), entre otros. Además es recomendable incluir en el mismo análisis específicos para deportistas como enzimas musculares (por ejemplo la CPK o creatinfosfoquinasa); análisis de minerales o ionograma (sodio, potasio, magnesio, etcétera).

4. La investigación de la disciplina deportiva
Esta tarea es exclusiva del nutricionista, quien debe interiorizarse de las características principales de la disciplina deportiva que practica el paciente y fundamentalmente de las características de la prueba u objetivo principal por el cual el deportista ha llegado a la consulta.
Es muy importante tener en cuenta aspectos como la duración de la actividad, intensidad, sistemas energéticos involucrados en la obtención de energía, clima, importancia de la habilidad motora fina, implicancia de factores como fuerza, resistencia y velocidad durante la práctica de la actividad. Además es necesario investigar sobre el somatotipo y perfiles antropométricos de los deportistas exitosos en esa disciplina (esto incluye una exhaustiva búsqueda bibliográfica de información con base científica y no “charlatanería”. Todo esto brindará una idea completa al profesional tanto de las necesidades nutricionales específicas del deportista como de lo que deberá corregir en el peso o los componentes corporales para acercar al individuo lo más posible al perfil “ideal” antropométrico para la práctica exitosa de ese deporte.)frutas

5. La adecuación del deportista al perfil antropométrico
Si la consulta ha sido realizada con tiempo, existe la posibilidad de que el nutricionista concrete una buena investigación y obtenga datos relevantes de las características físicas (peso, talla, porcentajes de componentes corporales) que predominan en el deporte que practica el paciente. La adecuación o acercamiento a ese “perfil” estadísticamente óptimo es una primera etapa del trabajo del nutricionista el cual se dedicará a adecuar los parámetros antropométricos del paciente.
Generalmente, y sin la necesidad de hacer grandes estudios, el nutricionista se encuentra con deportistas con sobrepeso (principalmente aquellos pertenecientes al grupo de los amateurs), un exceso que puede ser despreciable e incluso inadvertido en un individuo sedentario pero también puede ser suficiente para disminuir la perfomance deportiva. A modo de ejemplo, una persona de sexo masculino de 1.70 metros de altura y 40 años de edad, podría ser considerada de peso “normal” si pesa entre 65 y 75 kilos. Pero si es un potencial maratonista será necesario que su peso esté más cerca de 65 que de 75 kilos.

6. El cambio de hábitos
Si recurrimos a un nutricionista es por que estamos cometiendo errores en el tema nutricional. Éstos son producidos en su gran mayoría por malos hábitos alimentarios en cuanto a cantidades y calidades de alimentos consumidos como así también en horarios, distribución y frecuencias de consumo.
Al igual que cualquier costumbre, las alimentarias son difíciles de modificar, lleva tiempo hacerlo y todo debe hacerse en forma paulatina. Pero una vez que son incorporados el deportista fácilmente las repite.
Si bien existen múltiples cuestiones incorrectas que son sumamente frecuentes y por múltiples razones (dentro de las cuales destacan las laborales), tanto individuos comunes como deportistas desayunamos muy mal, no consumimos las cantidades necesarias de frutas y ensaladas diarias, tenemos falencias en el consumo de pescados e incluso consumimos poca cantidad de agua.

7. El diseño del plan alimentario
Esta fase consta de dos etapas: la alimentación de entrenamiento y la alimentación de competencia.
Para vivir, el individuo necesita energía. Aun si se quedara todo el día acostado, sorprendería la cantidad de calorías necesarias para mantener sus funciones vitales (respiración, latidos del corazón, fabricación de sustancias, etcétera). A estas calorías hay que sumarles el gasto extra diario debido a su actividades cotidianas (trabajo, recreación, etcétera). Finalmente, para los deportistas se debe agregar una cantidad extra, dependiendo de su sexo, edad, altura, peso y, fundamentalmente, horas de entrenamiento diario y tipo de deporte que practican.
Este simplista análisis cuantitativo de calorías debe ser acompañado por un estudio detallado de los diferentes tipos de nutrientes para lograr una alimentación equilibrada.
Quizás el mayor desafío del nutricionista sea organizar este aporte de calorías diarias que, al ser mayor que en un individuo común, si no se encuentra correctamente diagramado en cuanto a la relación calidad-cantidad de nutrientes expondrá al deportista a riesgos nutricionales y lesiones. Pero también esta etapa es “clave”, ya que será la prueba para el nutricionista sobre el perfil de obediencia e interés del deportista. Es aquí donde se observará qué tan preciso y riguroso es el paciente para aplicar las consignas recomendadas.
La alimentación de competencia, por su parte, es entendida como la dieta que se debe realizar antes del evento deportivo, lo que se debe consumir durante la competencia y finalmente a la alimentación adecuada al terminar el evento o dieta post competencia. Es la etapa que más le interesa al deportista y que, desgraciadamente, muchas veces el nutricionista debe enfrentar o comenzar con ella debido al escaso tiempo previo de la consulta del deportista con respecto a la fecha de la competencia.
Es en esta etapa en la cual el paciente puede observar mayores logros y/o aportes concretos por parte del profesional de la nutrición, ganándose éste la confianza del deportista y así, a futuro, poder abordar las etapas previas que han sido salteadas.
Generalmente, tanto para atletas profesionales como amateurs, los nutricionistas enfrentan los mayores errores o falencias nutricionales desde un extremo en el cual el deportista no hace absolutamente nada de lo recomendable hasta la posibilidad de corregir pequeños hábitos de alimentación en competencia y que estos sean suficientes para contribuir seriamente al logro pretendido por el deportista.
El deportista debe saber que, dependiendo de la disciplina en cuestión, será la potencialidad del aporte de esta etapa a su performance; cumpliéndose la premisa de que mientras más extensa sea la prueba en cuanto al tiempo, más importante será la nutrición, llegando a casos en los cuales si se superan las cuatro o cinco horas puede significar incluso más del 50% del éxito o del fracaso.
Por ejemplo, asesorando a triatletas amateurs de distancias ironman (más de nueve horas) o medio ironman (cuatro a cinco horas) hemos logrado no sólo contribuir a que finalicen la prueba sino a mejorar considerablemente sus resultados. En algunos casos se trataba de personas que “nunca” habían trabajado sobre la alimentación para una competencia y en otros, de individuos que lo habían hecho parcialmente o cometiendo errores basados en costumbres populares.

8. La suplementación
El nutricionista no puede recetar, sólo puede recomendar suplementar con macronutrientes (proteínas, aminoácidos, lípidos, ácidos grasos esenciales, azucares y fibras) o micronutrientes (vitaminas y minerales) y el deportista debe saber que la suplementación es un tema que transita por la fina línea entre los nutrientes y los fármacos, pero también entre lo que realmente es útil y lo inútil y, fundamentalmente, lo que es ilegal y lo legal o ético.
Múltiple es la oferta libre, comercial y despiadada de suplementos. Sumado a esto está la necesidad y avidez del deportista por mejorar su rendimiento, lo cual hace que muchas veces malgaste su dinero, atente contra su propia salud e incluso cometa faltas graves al código de comportamiento y ética deportiva.
El nutricionista es una buena fuente de información y asesoramiento para que el deportista discrimine y conozca entre lo que “realmente funciona y lo que no”. Y si se encuentra formado en el área en cuestión como se sugiere en el primer punto sabrá asesorar a su paciente con el fin de lograr “suplementar” los aportes necesarios de nutrientes debido a una intensa actividad.
Un útil ejemplo lo representa la realidad de los atletas en competencia. Aquellos que practican pruebas de una hora o más de duración (ciclismo de ruta, mountain bike, maratonistas, triatletas, corredores de aventura, etcétera) temen a su baja de rendimiento o aparición de fatiga, lo cual está demostrado que científicamente se debe a la deshidratación y a la baja de glucosa en sangre, es decir que una suplementación o alimentación en competencia compuesta por bebidas de rehidratación ricas en azúcares será suficiente para evitar la tan temida caída de rendimiento sin necesidad de recurrir a ningún estimulante.

9. La educación higiénico – alimentaria
Debería ser una premisa importante del nutricionista educar a su paciente, es decir justificar cada paso o estrategia aplicada para demostrarle su importancia y así lograr que el sujeto entienda lo que está sucediéndole fisiológicamente. Si el asesoramiento se brinda de forma correcta, además de obtener buenos resultados (principal) debería independizar al deportista en el futuro para que este aplique en forma independiente sus estrategias nutricionales.
En este punto es necesario que se incluya la educación higiénico-nutricional, es decir todos aquellos cuidados que el individuo o la persona que se encuentre a cargo de su alimentación (familiar o jefe de equipo) debería tener en cuenta a la hora de comprar, manipular y transportar su alimentación; como así también los cuidados que debería tener si la competencia es en otra provincia o país, para evitar las enfermedades transmitidas por los alimentos y no poner en riesgo su salud ni su rendimiento deportivo.
El deportista debe valorar y entender la complejidad del proceso realizado y la necesidad de la formación profesional para poder llevarlo adelante. Y si ha obtenido resultados acordes a sus expectativas debe transformarse en un difusor de los beneficios de la nutrición, permitiéndoles a sus pares adoptar una herramienta útil para logar sus objetivos deportivos.

*Responsables de la cátedra de Nutrición Deportiva, Universidad Nacional de San Luis.

Nota publicada en Biciclub Nº218, febrero 2013.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Medicina del deporte, Nutrición

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 266 - Febrero 2017

NOTA DE TAPA
El mundo de las Ladies Power.
CICLOTURISMO: Carretera Austral Chilena en MTB.
ENTRENAMIENTO: Cómo encarar la pretemporada.
ENTREVISTAS: Adrián Puente: periodismo en bici.
CARRERAS: Cruce Tandilia. [+]

    canaglia

    fullrace

    half concordia

    bici Up

    via bike

    pedal ludico

    sw

    geller

    ochoa

    LVDV

    mov responsable