Ocultar Barra

Reflexiones de viaje

Fecha: 13.04.2017

Viajar en bicicleta nos hace más sociables, es una carta de presentación. Al vernos siempre se acerca alguien y surgen las preguntas: de dónde venís, a donde vas, cuántos kilómetros hacés, viajás de noche, no tenés miedo, vas sola. Mi respuesta es siempre la misma: los miedos no existen, vencerlos nos hace sentir cada vez más fuertes y hacer algo distinto nos lleva a proyectar nuevas rutas y destinos.
¿Por qué no viajar en auto si es más cómodo? Porque no es lo mismo. En bicicleta los aromas no pasan desapercibidos y los paisajes se ven en cámara lenta. Se trata de estar en contacto con la naturaleza, todo se siente y cada kilómetro recorrido se vive. Viajar en bici reduce la ansiedad y doy fe de ello, soy mucho más paciente y disfruto más de vivir a diario los pequeños y grandes momentos. Cada viaje es un crecimiento interior.
Todos podemos hacerlo con una mínima preparación física, el ” no puedo” no existe, eso es “no querer”, vivir la experiencia vale la pena, un 70% es mente y un 30% es físico. Tampoco es necesario tener una gran bicicleta. Tan solo 21 cambios, buenas cubiertas y llevar las herramientas necesarias para cualquier emergencia.
Cada uno elige su forma de dormir, en camping, en hospedaje, todos somos diferentes pero las formas no hacen que no se sienta la libertad de viajar en bici. Tampoco importa la cantidad de kilómetros hechos en el día ni la velocidad, no hay tiempos que superar, lo importante es disfrutar de cada viaje, detenerse para sacar una foto y contemplar el paisaje, que es otra gran ventaja de viajar en bici. Podemos parar cuando queremos, otro medio no nos lo permite con tanta sencillez.


Hay momentos en que el clima puede ser adverso. El viento, la lluvia, el tránsito automotor o el mal estado de los caminos son condiciones (trato siempre de elegir caminos asfaltados). Hay viajes con subidas imposibles de pedalear con alforjas pesadas. Se camina y es una tras otra, pero eso no opaca, al contrario, genera la satisfacción de llegar gracias a nuestro propio esfuerzo. Es importante saber cómo va hacer el camino a recorrer para calcular el tiempo que llevará. Personalmente trato de salir temprano; aunque la distancia sea corta puede surgir algún imprevisto. Y la ansiedad también lleva a salir temprano, es la constante curiosidad por descubrir lo que vendrá.
Quisiera tomarme más días para cada viaje, quedarme en cada lugar y estar más en contacto con su gente y compartir sus costumbres. Ya lo lograré. Lo que me resulta imposible es cargar menos equipaje en mis alforjas. En cada viaje trato de intentarlo pero no lo logro. El “por las dudas” es mucho peso que se carga. Vi cicloviajeros de Europa o Estados Unidos con la mitad de equipaje que el mío.
Vivir la experiencia vale la pena, es llegar y planificar un próximo viaje. Ser mujer y hacerlo sola no es impedimento, se debe ser cuidadosa y tomar todos los recaudos necesarios. Ponerse una meta y lograrla es maravilloso y que sea en bici es ¡fantástico!

Por Susana Seifert: cicloviajera de Río Negro. Ha hechos cruces a Chile en varias oportunidades. Su más reciente aventura fue por el paso Samoré.

Info: seifertsusana@hotmail.com

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Viajeros

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 270 - Junio 2017

NOTA DE TAPA
Pablo García en las Antillas Menores
NUEVOS PRODUCTOS: Las nuevas Tern Roji, con espíritu urbano.
ENTRENAMIENTO: ¿Cómo iniciarse en el ciclismo indoor?
MECÁNICA: Cómo convertir una MTB en una bici urbana.
CARRERAS: El Desafío al Río Pinto 2017. [+]

    canaglia

    orbea

    fullrace

    bici Up

    rally neuquen

    silva

    geller

    mov responsable