Ocultar Barra

Se me pianta un lagrimón

Fecha: 19.12.2017

Como tantos otros de mi generación, la bici fue un eslabón fundamental de mi niñez y adolescencia. Con ella íbamos a explorar, recorríamos los barrios aledaños, hacíamos mapas y nos lanzábamos a la aventura. Aprendíamos a andar sin manos, nos pegábamos unos buenos porrazos. Andábamos por calles que casi no tenían autos. No podría imaginarme una infancia y adolescencia sin bicicleta, ella me transportó más allá de lo que yo podría imaginar.
Pero en un momento de mi vida la bicicleta irrumpió con mayor presencia. Tenía menos de 10 años y la habitación de mi hermano mayor pasó a convertirse en una isla de edición de un programa sobre bicicletas, Video Bike. Nacía el mountain bike. Recuerdo esas imágenes de videotape descoloridas con bicis de acero de colores y suspensiones rudimentarias. Aquellos jinetes que hacían descenso con esas bicicletas sí que eran osados.
Al poco tiempo vimos nacer tímidamente un especie de folleto que podríamos llamar la edición cero de la revista Biciclub. La siguiente edición ya tenía aspecto de revista, con tapas de color y unas pocas páginas en blanco y negro. Las páginas, los lectores y los anunciantes se fueron sumando, la revista creció rápidamente, ya no se hacía en una oficina improvisada en la habitación de mi hermano, tenía una modesta oficina alquilada pero propia al fin. Con mis hermanos formamos parte de ese crecimiento. Cada vez se vendían más revistas y nosotros estábamos horas sellando sobres y ensobrando revistas para enviarlas por correo. Lo recuerdo como un trabajo realmente divertido, además ¡tenía recompensa!
Pocos años después llegaron las marchas de la bici de la mano de Biciclub. Recuerdo pedalear por las calles porteñas con mi Birdy azul de acero y miles de ciclistas alrededor. Un verdadero precedente de las Masas Críticas en las que pedaleé muchos años después.
Este diciembre se cumplen 23 años de estos y muchos más recuerdos sobre la bici y la revista Biciclub. Se me salta un lagrimón de solo pensarlo.
Pero yo también crecí y empecé activamente a pedalear para que siga creciendo Biciclub. Es así que hoy día tenemos una web con más de 3.000 visitas diarias y cientos de consultas mensuales. Un canal de youtube que se propone crecer. Y muchos proyectos en mente.
Inevitablemente, hoy mi vida está sumergida en las bicicletas y en Biciclub. Y me reafirmo en esto cada vez que un lector, un cicloviajero, un entrenador, una asociación o un organismo se acerca a nosotros y nos agradece por darles voz y hacerlos visibles. Es una gran responsabilidad y un orgullo estar de este lado y los invitamos a que nos escriban con sus inquietudes para ayudarnos a seguir creciendo.

Por Isabel García

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Reflexiones en dos ruedas

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 277 - Enero 2018

NOTA DE TAPA
10 pecados que un ciclista no debe cometer
MECÁNICA: La rueda: llantas y rayos
CICLISMO URBANO: Los desafíos para 2018
ENTRENAMIENTO: Las vacaciones del atleta
CARRERAS: Eroica en Punta del Este [+]

    vac

    canaglia

    orbea

    newton

    fullrace

    bici Up

    silva

    half concordia

    adsgoogle

    mov responsable