Ocultar Barra

Seguridad vial: vidrios polarizados

Fecha: 24.01.2017


Polarizar los cristales de un vehículo reduce la visibilidad del conductor y aumenta la posibilidad de una colisión. ¿Cuántos atropellos o golpes a ciclistas por apertura de puerta tendrán origen en que ni siquiera fueron percibidos por este “detalle” del polarizado?

Por Néstor Sebastián*

¿Y si probamos andar en bicicleta de noche con lentes de sol? Aunque suene ridículo, es interesante hacerlo (o pensarlo) para apreciar la disminución de la percepción visual por la tonalidad del cristal y entender cómo se vería el entorno detrás del vidrio polarizado de un auto. Comprenderemos así cómo la presencia de un ciclista puede ser inadvertida cuando pedaleamos cerca de un vehículo de estas características.
Sin llegar a condiciones extremas por lluvia o nocturnidad, al circular de día muchas veces los ciclistas nos inhibimos o dudamos al maniobrar nuestras bicis de cara a autos polarizados con luz de giro encendida, detenidos en un cruce o que salen de un garaje porque no podemos contactar visualmente al automovilista. Otro caso son los polarizados estacionados, que impiden ver si hay ocupantes y anticipar una apertura de puertas.
Este tema pareciera ser ajeno a la seguridad vial del ciclista, porque no se percibe inmediatez de peligro. Pero, según opinión unánime de especialistas en la materia, opacar los cristales de un automotor es un factor de riesgo que afecta la visibilidad de sus conductores y acrecienta las posibilidades de colisión o atropello. Es un riesgo potenciado por conductores poco entrenados para percibir formas y perfiles de reducidas dimensiones, como un cuerpo humano o una bici, aún con cristales normalizados.
Pese a ello, esta práctica constituye hoy la infracción de tránsito más cometida sin sanción real ni social, basada en la excusa de la supuesta seguridad que brindaría el polarizado para evitar ataques a los ocupantes del vehículo. Otra ficción para justificarlos, también desmentida técnicamente, es que filtran los rayos UV.

Un informe técnico
El Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), empresa sostenida por compañías aseguradoras que investiga siniestros de tránsito, ha producido, en coincidencia con la opinión de otros expertos, un informe lapidario respecto de los perjuicios de polarizar cristales y del desconocimiento popular que han generado los mitos que sostienen la práctica.**
El trabajo de CESVI se basa en una muestra de 344 autos siniestrados ingresados a Cesviauto, el primer desarmadero legal del país donde llegan los vehículos con destrucción total y/o recuperados de robos desde distintas compañías de seguros. El 46.4% de los autos chocados tenían vidrios polarizados, porcentaje que, comparado con las unidades que componen el parque automotor, les permite estimar que la probabilidad de estar involucrados en una colisión grave se incrementan en un 30%.
El informe de CESVI asegura: “Si sólo se tienen en cuenta los impactos laterales, el 56% tenía vidrios polarizados. Otra vez, si se pondera este dato con la cantidad del parque automotor, el riesgo de tener un choque lateral se incrementa en un 91%.” Y continúa: “A ese valor debe añadirse el riesgo de, por falta de visión lateral, encerrar y atropellar a ciclistas, motociclistas y peatones.”
¿Cuántos atropellos o golpes por apertura de puerta a ciclistas tendrán origen en que ni siquiera fueron percibidos? O fueron visualizados cuando ya no había posibilidades de reaccionar.

Sensación de seguridad 
Así como los polarizados disminuyen la visibilidad hacia afuera, impiden casi totalmente la visión hacia el interior del vehículo y generan impunidad para situaciones delictivas.
“Se dificulta la visión hacia el exterior y tal vez impidan que uno advierta que alguien se está acercando para asaltarlo… Una escena de violencia pasa desapercibida en un auto con vidrios polarizados,” comenta un especialista del CESVI. El accionar de la policía en estos casos se complejizaría “porque con vidrios oscuros pueden confundirse y malinterpretarse los movimientos de los ocupantes del auto”.
Desde la Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigación afirman que “preocupa que delincuentes puedan circular en autos con armas o incluso con gente secuestrada en el interior y que eso no pueda advertirse desde afuera”.
Por el contrario, la creencia popular otorga un carácter de halo protector a los vidrios polarizados como disuasivo de malhechores, desmentido a diario por la crónica periodística y la experiencia policial, cuando para evitar la rotura de cristales y proteger elementos personales están las láminas antivandálicas, que no tienen tonalidad, filtran los rayos infrarrojos y permiten cumplir con la ley.

Por qué preocuparnos
Hemos analizado el peligro que supone -no sólo para los ciclistas- la utilización de vidrios polarizados y concluimos que la excusa de la seguridad personal para el conductor no tiene fundamento. Riesgo que se acrecienta día a día, ya que el aumento de vehículos con vidrios polarizados supera en porcentaje al crecimiento del parque automotor, colocando a sus conductores en el podio de los infractores.
Por desconocimiento, nuestra sociedad en general otorga permiso de polarizar. Esta franquicia se expresa en una lista que no se agota en controles de tránsito nunca realizados, en laxas verificaciones técnicas de automóviles, en pólizas de seguro otorgadas, en leyes municipales que habilitan la comercialización de polarizados, en capacitadores viales o policías que los usan y personajes notorios o no en busca de privacidad.
¿Cómo verificar si un conductor habla por celular o usa el cinturón de seguridad a través de un polarizado? No sólo no se puede sino que genera una desigualdad con los automovilistas que cumplen la norma sobre cristales.
Estas líneas pretenden evidenciar estas situaciones y dar información a los lectores para que difundan, comenten, discutan sobre este tema y actúen para poder modificarlo.
Por último, destacar que el tema está prácticamente ausente en la recolección de datos en siniestros de tránsito y que de esa manera se resiente el estudio cualitativo de las causas.
Así, en un incidente en materia penal con participación de una bicicleta y un automotor, es probable que el parte policial -que será base de la reconstrucción del hecho- indique la presencia o no de espejito/s en la bici pero, casi con seguridad, el autor no consigne u omita si el auto era polarizado.

*Licenciado en Accidentología Vial, director del programa En Bici Seguro y de Asociación de Ciclistas Urbanos (ACU): acu@acu.org.ar, www.enbiciseguro.org.ar.

**Se puede ver en: https://www.cesvi.com.ar/revistas/r92/polarizados.pdf

NORMA Y CONTROL
¿Cuántos cumplen?
El control de vidrios polarizados puede y debe hacerse en vía pública por la jurisdicción que corresponda utilizando luxómetros (instrumentos para medir la luz real de un ambiente). Las automotrices cumplen la norma IRAM-AITA 1H3, por la cual los vidrios laterales deben transmitir por lo menos un 70% de la luz y un 75% los vidrios delanteros en coincidencia con el decreto 779/95 que reglamenta la Ley Nacional de Tránsito. El auto viene así de fábrica y el usuario no tiene derecho a modificarlo.
Práctico, el Código de la ciudad de Buenos Aires agrega: “A los fines de control de los grados de tonalidad, se deben distinguir a los ocupantes del vehículo a corta distancia.”
Probemos, a ver cuántos cumplen…

VERIFICACIONES
Aislación térmica
Otro de los justificativos comúnmente usados para polarizar: que protege de la radiación solar y hace más eficiente la refrigeración. CESVI y la empresa 3M han determinado que aún la lámina más oscura, que apenas deja pasar un 5% de luz, permite que ingresen al habitáculo un 91% de rayos UV. Otra verificación fue realizada con dos vehículos de igual marca, modelo y color, uno con vidrios polarizados, expuestos al sol durante una hora un mediodía con temperatura de 30ºC. El resultado dio un mínima diferencia: 61,6ºC sin polarizado y 59,6ªC con polarizado. También se realizaron ensayos en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) con distintos laminados que también confirmaron que muy pocos cumplen la norma.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ciclismo urbano

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 275 - Noviembre 2017

NOTA DE TAPA
Ruedas para volar por la Carretera Austral Chilena.
PRODUCTOS: Interbike Las Vegas: lo que viene en 2018
CONSEJOS DE EXPERTOS: ¿Qué bici me compro?
TRAVESÍAS: El NOA, de Tucumán a Purmamarca
ENTRENAMIENTO: Cómo preparar una bebida isotónica. [+]

    canaglia

    orbea

    newton

    fullrace

    bici Up

    cruce-tunel

    silva

    adsgoogle

    geller

    mov responsable