Ocultar Barra

Tiflotandem, de paseo por Tigre

Fecha: 28.03.2017

Hace aproximadamente un año tomé contacto con Isabel García, de la revista Biciclub, proponiéndole hacer una nota sobre Tiflotandem, el proyecto de ciclismo inclusivo de Tiflonexos, una asociación civil de personas ciegas que comenzó como una biblioteca virtual y que posteriormente se expandió con diversos proyectos culturales, laborales y deportivos. En ese momento nos reuníamos todos los sábados a la mañana en Palermo para entrenar a ciclistas y guías que participaron en la bicicleteada organizada por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el Día Internacional de la Mujer. Fuimos parte del evento con tres bicis tándem y, con el objetivo de que intervinieran todas las chicas interesadas, hicimos postas intercambiando los ocupantes de las tándem.


El domingo 19 de marzo de este año nos animamos a más y nos sumamos a una salida organizada por Ciclotur con un recorrido de unos 45 kilómetros desde Escobar hasta Tigre, pasando por Dique Luján y Villa La Ñata entre otros sitios. Salimos desde Juan B. Justo y Trelles y fuimos pedaleando hasta Villa Ballester. Iniciamos la marcha seis ciclistas en tres bicis tándem (además de todos los integrantes habituales de las salidas de Ciclotur). En Villa Ballester se sumaron dos bicis tándem más. Temimos no poder acomodarlas todas en los tres vagones del tren que nos llevó hasta Escobar, pero todo salió bien gracias a la colaboración del coordinador y de los participantes. Incluso contamos con la buena disposición del personal ferroviario, quienes nos dieron el tiempo que necesitáramos para bajar todas las bicis en la estación de destino. La primera etapa del viaje fue todo un éxito.


La segunda parte de nuestro viaje fue la más placentera. Según nos comentó Alejandro García, coordinador de Ciclotur, este camino es transitado por grupos de ciclistas todos los fines de semana desde hace más de 30 años. Para los habitantes de la ciudad es muy gratificante llegar a un lugar en el que la naturaleza es la principal protagonista del paisaje, sin los ruidos estridentes de Buenos Aires, sin sirenas ni bocinas y donde se puede oír el canto de los pájaros. Para una persona ciega esto se complementa con muchos otros pequeños detalles a los que alguien que puede ver habitualmente no les presta atención, como los aromas cambiantes, la posibilidad de distinguir la textura del camino por la vibración de la bici y saber si transitamos por zonas con césped, tierra o asfalto, además de sentir el viento en la cara, la frescura del aire cuando recorremos zonas arboladas como un túnel vegetal.
Después de dos horas de marcha llegamos a Dique Luján, donde almorzamos. Fue la oportunidad de compartir experiencias y anécdotas y de conocernos mejor entre los integrantes del grupo.
Aproximadamente a las 15 hs nos pusimos nuevamente en marcha en dirección a Tigre, donde para un grupo finalizó el paseo, mientras los más audaces decidieron volver pedaleando hasta Capital (unos 30 kilómetros más). Fue una hermosa experiencia. La frase más escuchada al despedirnos fue “que se repita pronto”.

Texto: Daniel Rodríguez

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Recreativo, Solidaridad en dos ruedas

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 277 - Enero 2018

NOTA DE TAPA
10 pecados que un ciclista no debe cometer
MECÁNICA: La rueda: llantas y rayos
CICLISMO URBANO: Los desafíos para 2018
ENTRENAMIENTO: Las vacaciones del atleta
CARRERAS: Eroica en Punta del Este [+]

    vac

    canaglia

    orbea

    newton

    fullrace

    bici Up

    silva

    half concordia

    adsgoogle

    mov responsable