Ocultar Barra

Un buen chequeo médico

Fecha: 08.01.2016

Doc pedales 212

Para deportistas de alta competencia no basta con un simple apto médico que incluya un control de tensión arterial y un electrocardiograma. Ergometrías, exámenes de funcionalidad de la columna vertebral y del correcto metabolismo son estudios que deberían ser incorporados al chequeo médico.

Por Eduardo Saint Bonett.

¿Es suficiente el apto de salud física para realizar deportes? En muchos casos no. Ante todo recordemos que uno de los fundamentos del deporte es el de mejorar la salud en todos los planos. Una indicación inconveniente de cierto tipo de deporte, a la corta o a la larga nos puede terminar perjudicando.
Por lo común se piensa que una revisación superficial, un control de la tensión arterial y a lo sumo un electrocardiograma son suficientes para habilitarnos a correr el Tour de Francia. Así suceden luego las sorpresas y los accidentes. Son cada vez más comunes los casos de muerte súbita en deportes de exigencia como en el fútbol. Debemos ser conscientes a la hora de realizarnos un control. Hoy, lamentablemente, un visto bueno para competición es una cuestión compleja que indefectiblemente requiere aparatología de tecnología avanzada.

El corazón y la tensión arterial
Comenzando por el sistema cardiovascular, aconsejo algo más que un electrocardiograma. La capacidad cardiorrespiratoria es compleja y mínimamente requiere una prueba de esfuerzo o ergometría, en la cual se evalúa la suficiencia coronaria pero también la capacidad ventricular y la respuesta tensional adecuada a cada una de las exigencias del esfuerzo.
Puede darse el caso de individuos con tensión arterial normal en reposo, pero que con medianos o grandes esfuerzos presenten una respuesta hipertensiva. También se puede dar el caso de las arritmias cardíacas que sólo se manifiestan durante el esfuerzo y en presencia de taquicardia (arritmias taquicárdico-dependientes). En algunos casos durante el esfuerzo o más comúnmente durante el post esfuerzo se puede verificar una caída importante de la tensión arterial o una bradicardia severa (bradiarritmias), que posiblemente requiera la investigación de sus causas y eventualmente un tratamiento.

Columna, rodillas y metabolismo
En el plano de la traumatología no basta con verificar la movilidad activa y pasiva de las piernas y sus articulaciones; es imprescindible estudiar la funcionalidad de la columna vertebral y la condición de los discos vertebrales, ya que pueden existir lesiones discales asintomáticas o subclínicas que al momento de un esfuerzo extraordinario determinen una lesión severa.
Complejas articulaciones como las rodillas requieren un cuidadoso examen de todos sus componentes, alineación ósea, estado de los meniscos, ligamentos, movilidad rotuliana, carillas óseas articulares, ya que éstas pueden presentar cierto desgaste con deformidades y artrosis o degeneración del componente óseo, que aunque sean mínimos requieren ser considerados a la hora del “apto”.
La articulación del hombro también merece un examen cuidadoso por la complejidad que presenta.
Por otro lado, alteraciones metabólicas silenciosas como la diabetes deben ser diagnosticadas, para poder adecuar la carga de esfuerzo a las posibilidades del practicante. Hemos advertido muchas veces de la inconveniencia de prácticas de alto impacto articular, como el trote, en casos de sobrepeso, tanto en adultos como en niños.
El entrenador debe ser muy cuidadoso en la admisión primero y administración después de trabajo físico a individuos dudosamente controlados. Y no hablemos de los entrenamientos “caseros”, que hasta la lesión no paran.
Las hernias de todo tipo también deben ser investigadas porque suelen empeorar con los esfuerzos inconvenientes. Llegado el caso es recomendable una oportuna cirugía correctora, aunque demande algún tiempo de convalecencia.
Las afecciones hepático digestivas, por mencionar algunas, pueden hacernos quedar “a mitad de camino” por no haberlas considerado y curado oportunamente.
No trato de desalentar al deportista, sino de hacer hincapié en la importancia del imprescindible control médico y de que no debemos actuar negligentemente, minimizando el trámite a expensas de complicaciones que bien pueden ser evitadas.

Nota publicada en Biciclub Nº 212, agosto 2012

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Doc Pedales, Medicina del deporte

2 Responses to “Un buen chequeo médico”

  1. luis dice:

    buenas noches hace tresmeses me operaron de una hernia inguilar ? cuanto es el tiempo para poder salir a pedalear ?? …gracias

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 270 - Junio 2017

NOTA DE TAPA
Pablo García en las Antillas Menores
NUEVOS PRODUCTOS: Las nuevas Tern Roji, con espíritu urbano.
ENTRENAMIENTO: ¿Cómo iniciarse en el ciclismo indoor?
MECÁNICA: Cómo convertir una MTB en una bici urbana.
CARRERAS: El Desafío al Río Pinto 2017. [+]

    canaglia

    orbea

    fullrace

    bici Up

    rally neuquen

    silva

    geller

    mov responsable