Ocultar Barra

¡A desvestirse que salimos en bici!

Fecha: 24.03.2011

El ciclonudismo, una curiosa modalidad de protesta en defensa de los derechos de los transeúntes «sin carrocería» y contra la prepotencia de los autos en las calles.

¿Transgresores? ¿Irreverentes y desfachatados? ¿Ridículos? ¿Liberados? Una cosa sí es segura: que logran atraer las miradas, sonrisas y silbidos de algunos, mientras escandalizan seriamente a otros. En efecto, esta suerte de edición remozada de los hippies se reúne una vez al año, se quita la ropa y marcha en bicicleta para protestar contra la hostilidad del automóvil y otras cuestiones vinculadas a la temática del tránsito en las ciudades.

Desde España al mundo

Con sede central en Zaragoza, España, el movimiento se extiende por el mundo y cada año convoca a más personas. Cada año hacia mediados de junio, la Coordinadora de Colectivos Ciclonudistas (CCC) de Aragón convoca a pedalear por las ciudades con trajes de Adán y Eva.
Bajo la consigna «justicia en las calles», los ciclistas desnudos exigen a los conductores de autos respeto por su espacio e integridad y pretenden «mostrar a la bicicleta como una alternativa real de transporte frente a la dependencia del petróleo». En medio de aplausos y mucha curiosidad de los transeúntes, la protesta se amplía con mensajes a favor del tren, de la libertad de expresión y hasta del amor y la rabia, así como en contra de la nafta, del consumismo, de la guerra y del crecimiento desmedido de las ciudades.
Estos particulares ciclistas pretenden combinar convicción y simpatía: «Al ir sin ropas queremos evidenciar la fragilidad de nuestra valiosa carrocería ante los coches que nos imponen su ley: velocidad, prepotencia, malos humos y violencia». El auto, declaman, «transforma las calles en lugares hostiles y peligrosos con impunidad». Y proponen «un modelo de ciudad donde las personas recuperen su espacio, donde se reduzcan las necesidades de desplazamiento y se apueste por el peatón (que somos todos) y por los medios de transporte menos contaminantes y más eficaces».

Sin pantalón

La propuesta desata aquellos viejos chistes de monjas felices circulando en bici sin asiento, o lleva a imaginar ciertas paspaduras y raspones que luego merecerán pomadas para bebés o aloe vera. «Joder, ¡qué asco! Debe de prohibirse semejante ofensa a la geometría y el buen gusto», dice un detractor en un foro de Internet, mientras otro apela a la responsabilidad: «¿Pero es que no se dan cuenta de que si vas así (…) te puedes hacer un daño brutal que te podría dejar más que estéril? ¿No te das cuenta de que si eres una tía buena (…) y vas así en bolas distraerás a los conductores, que al contemplar tus dos buenas ubres mirarán para otro lado y se darán contra una farola en el mejor de los casos? Sea como fuere, reconozco que mi forma de pensar es un tanto cavernícola y me queda mucho por evolucionar».
Con algún resquicio por liberar y acosados por una pizca de vergüenza, no faltan quienes no se animan a pedalear a cara descubierta y llevan antifaces, pelucas, máscaras. Pero finalmente, todo es por la causa: se trata de realizar una manifestación con enorme repercusión mediática y que sin duda suscita un debate social. En definitiva, colas, lolas y demás partes al aire se levantan -o cuelgan- como una forma de lucha por defender la dignidad y la libertad.

Info: www.ciclonudista.netwww.worldnakedbikeride.org.


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ciclismo urbano, Tendencias

Dejá tu comentario

    No Banner to display

    LEELA GRATIS ACÁ

    Nº 308 - Agosto 2020


    > Los cambios internos
    > Cómo enseñar a los chicos a andar en bici, paso a paso.
    > La vida en tándem
    [+]

    canaglia

    philco

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable