Ocultar Barra

Cicloturismo en Brasil: La Estrada Real

Fecha: 19.01.2018

Una aventura en la naturaleza y el tiempo, transitando por los caminos y huellas más antiguos del Brasil. 750 kilómetros donde predominan senderos y antiguos tramos de piedra con centenarios adoquines. Además, un itinerario sugerido para planificar el viaje.

Por Mariano Lorefice*

La Estrada Real fue abierta por la corona portuguesa en el siglo XVII, basándose en antiguos senderos indígenas. Unía Ouro Preto, en el interior de Mina Gerais, con el puerto de Paraty, en el litoral de Río de Janeiro. Actualmente es el camino más antiguo y prestigioso de Brasil, y equivale a una versión brasilera del Camino de Santiago -por fortuna poco transitado y aun casi virgen- que realizan muchos peregrinos con coraje. Esta joya cultural y natural es promocionada desde 2001 por el Instituto Estrada Real.
Para realizar los 750 kilómetros del antiguo Camino Velho de la Estrada Real hay que pedalear más del 80% del recorrido por caminos de tierra con varios tramos de senderos y por antiguos caminos de piedra con centenarios adoquines. Es una aventura en la naturaleza de las sierras, descubriendo históricos pueblos que son reliquias de Brasil y algunos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
El año pasado fui a explorar este recorrido con mi bici y alforjas gracias al entusiasmo que me transmitió un amigo brasileño. ¡Quedé encantado! Y a mediados del pasado mes de abril formé un grupo de 10 ciclistas argentinos e italianos, varones y mujeres de entre 48 y 65 años. También estuvo Antonio, el amigo brasileño, quien enriqueció el viaje con su presencia, anécdotas y simpatía.
Ninguno de los integrantes del grupo era atleta ni contaba con una gran preparación, pero además de cargar las alforjas tenían un fuertísimo espíritu de aventura. A veces andábamos por senderos en donde la luz solar no conseguía atravesar la tupida vegetación, pero un poco pedaleando y otro poco empujando conseguíamos superar los obstáculos y la fatiga, enriquecidos por la intensa energía de una naturaleza maravillosa.
Los encantadores pueblitos y la gente muy amable y sencilla fueron ingredientes especiales de este viaje, así como también los lugares en donde nos alojábamos y algunas fazendas que superaron lo que uno pudiera imaginar en gusto y servicio. Se trata de haciendas y estancias; algunas ofrecen un servicio de agroturismo. Dan el alojamiento con comidas y platos típicos de su propia producción agrícola ganadera. Paramos en una que además de ofrecer productos de excepción, era patrimonio histórico del 1700.
Luego de haber realizado este viaje por segunda vez estoy convencido de que ésta es una de las rutas más interesantes y recomendables para cualquier ciclista aventurero que esté en la búsqueda de viajes divertidos y enriquecedores.

HOJA DE RUTA
Un itinerario sugerido para grupos 

– Recorrido: Ouro Preto, Santo Antônio do Leite, Congonhas, São Bras do Suaçui, Entre Rios de Minas, Lagoa Dourada, Tiradentes, São João Del-Rei, Carrancas, Caxambu, São Lourenço, Passa Quatro, Cunha, Paraty.
– Exigencia: es un viaje para ciclistas con experiencia y dominio de la bicicleta. Es fundamental la consciencia de grupo. Cada participante lleva su reducido equipaje y poca ropa de recambio, ya que las condiciones climáticas son cálidas.
– Distancia total: 750 kilómetros (asfalto 12%, senderos 6%, caminos de tierra y senderos 82%).
– Temperatura: durante la noche podrá bajar a 15ºC en las zonas altas y durante el día podrá llegar a 30ºC.
– Etapas:
Día 1: Ouro Preto (1100 msnm). Se sugiere visitar las minas de Mariana y pasear por Ouro Preto para apreciar sus pintorescos atractivos.
Día 2: Engheneiro Correira (1100 msnm). Al comienzo del viaje tendremos una de las más empinadas subidas, pasaremos por dos pequeños pueblitos y realizaremos algunos tramos por senderos. Terminaremos la etapa en una fazenda campestre. En total se pedalean 60 kilómetros por camino de tierra y ripio con un desnivel positivo de 1500 msnm.
Día 3: Entre Ríos de Minas (980 msnm). Esta etapa tiene algunos tramos en caminos de asfalto y de tierra y senderos. Pasaremos por la ciudad de Congonhas, donde se encuentra la Basílica do Senhor Bom Jesus de Matosinhos, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y donde se pueden apreciar las 12 estatuas de los apóstoles en tamaño real, esculpidas por el famoso Aleijadinho. Cruzaremos la Serra do Gambá. Se pedalan en total 80 kilómetros con un desnivel positivo de 1200 metros.
Día 4: Lagoa Dourada (1050 msnm). Transitaremos por caminos de tierra internos que unen fazendas con campos de maíz, a través de la Sierra de Camapua. También haremos un par de kilómetros por un sendero y un breve tramo en asfalto hasta llegar a una antigua laguna donde los portugueses descubrieron oro. En total se pedalean 60 kilómetros con un desnivel positivo de 900 metros.
Día 5: Tiradentes (900 msnm). Para llegar al pueblo de Prados se realizan tramos por la montaña y senderos. Luego pasaremos por el curioso pueblo de artesanos de Bichinho y finalmente, transitando por un camino empedrado, llegaremos a uno de los pueblos más lindos del Brasil que sorprende con la iglesia de Santa Antônio, construida en 1710, con cerca de 400 kilos de oro. En total se pedalean 50 kilómetros con un desnivel positivo de 800 metros.
Día 6: Carrancas (1050 msnm). El camino empedrado nos acompaña cruzando la sierra hasta la ciudad de São João Del-Re, que como otras se caracteriza por su pintoresca arquitectura. Continuaremos por algunos tramos de senderos, subidas y bajadas. Cruzaremos en balsa la represa de Camargos. Será una de las etapas más duras y bonitas. Se pedalean en total 87 kilómetros con un desnivel positivo de 1800 metros.
Día 7: Cruzilia (1050 msnm). Es una jornada tranquila por caminos internos que cruzan bellas fazendas, destacándose la histórica Fazenda Traituba. Se pedalean en total 71 kilómetros con un desnivel positivo de 1400 metros.
Día 8: São Lourenço (900 msnm). Esta será otra etapa tranquila, en donde pasaremos por Caxambu, famosa ciudad por su Parque das Aguas, con una docena de vertientes minerales diferentes y la iglesia de Nossa Senhora dos Remédios. Terminaremos la etapa en São Lourenço, donde también se encuentra otro parque de aguas. Se pedalean en total 58 kilómetros con desnivel positivo de 1000 metros.
Día 9: Passa Quatro (950 msnm). La mayor parte del recorrido se transita por un valle de la Sierra da Mantiqueria, en paralelo a la vía del ferrocarril. Este lugar se hizo famoso por un río que los antiguos colonizadores cruzaban cuatro veces. Se pedalean en total 68 kilómetros con un desnivel positivo de 1150 metros.
Día 10: Guarantigueta (550 msnm). Luego de 10 kilómetros de subida descenderemos de la Sierra de Mantiqueria por senderos (opción asfalto) durante bastante tiempo. Llegaremos entonces al pueblo de Guarantigueta -de las garzas blancas en lengua nativa, que cuenta con un importante patrimonio histórico. Se pedalean en total 78 kilómetros con un desnivel positivo de 950 metros.
Día 11: Cunha (900). En esta etapa realizaremos la mayor subida del recorrido, ascendiendo 500 metros en 7 kilómetros. Terminaremos la jornada en Cunha, ciudad que se caracteriza por sus artesanías en cerámica y por ser punto de partida a las excursiones que se hacen en el Parque de la Serra do Mar. Se pedalean en total 53 kilómetros con un desnivel positivo de 1250 metros.
Día 12: Paraty (0). Iniciaremos a pedalear por la sierra, con largo y gradual ascenso, durante 30 kilómetros por caminos de tierra con mucha vegetación y ocasionales cascadas. Los últimos 25 kilómetros son en fuerte bajada y sobre asfalto (piedra). Se pedalean en total 60 kilómetros con un desnivel positivo de 1350 metros.
Día 13: Paraty. Se recomienda tener este día de descanso y aprovecharlo para disfrutar el lugar. Descubriremos los tesoros de Minas Gerais y luego de cruzar sus montañas, tendremos la posibilidad de darnos un chapuzón y sumergirnos con innumerables peces de colores.

UN FENÓMENO HUMANO EN LA ESTRADA REAL
¡Ánimo, que ahí viene Luis!

En este camino, además de las particularidades especiales de los pueblitos y la naturaleza, tuvimos la suerte de encontrar y asombrarnos con Sidnei Luiz Rocha, un ultramaratonista que recorrió en total 1000 kilómetros desde Diamantina a Paraty en 19 días. Lo encontramos luego de Tiradentes y lo volvimos a cruzar casi todos los días durante una semana. Se podría decir que establecimos una pequeña amistad y cada vez que lo encontrábamos, si algún ciclista del grupo estaba cansado, se renovaba gracias a la energía que trasmitía Luis. Es una persona muy solar y positiva, que con sus 50 años consiguió llegar algunas horas antes que nosotros a Paraty y nos esperó para festejar. Como si fuera poco, al otro día regresó a Tiradentes para realizar una carrera de 300 kilómetros, donde consiguió un quinto puesto luego de 57 horas de carrera.
Estoy convencido de que este corredor, además de ser una persona muy especial, tuvo la fuerte y emotiva influencia de La Estrada Real.

*marianolorefice@yahoo.com, www.patagonia-biking.com


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Viajes en bici

Tags: , , , ,

Dejá tu comentario

    iLEELA GRATIS ACÁ!

    Nº 305 - Mayo 2020


    > Cicloturismo: El mundo es mejor en bicicleta
    > Mecánica indoor: una revisión a fondo de la bici.
    > Historias de personas que se movilizan en bici durante la pandemia.
    [+]

    canaglia

    philco

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable