Conectá con nosotros

ABC

Cómo comprar una bici usada

Los pasos que conviene seguir para comprar una bicicleta usada. Lo que debemos revisar en la bici para determinar correctamente el precio. Consejos básicos para evitar sorpresas desagradables.

No hay nada como comprar una bici nueva. Lustrosa, impecable, hasta sus olorcitos despiertan nuestros más lúbricos sentimientos. Y, una vez en uso, vivimos el placer de alejarnos del taller por bastante tiempo, salvo que nos lleve a él alguna desgracia inesperada.
Eso sí, un estreno tiene su precio y en ciertos casos eso nos obliga a comprar menos de lo que quisiéramos. Queríamos esa con XT y horquilla DT Swiss Carbon pero el bolsillo nos dio para una con Alivio con horquilla RST…
Ahí es que aparece la segunda opción, que es la de comprar una bicicleta usada, que por lo general valen menos del 50% de su equivalente nueva. dependiendo del estado y el tiempo de uso. Perderemos la posibilidad de comprar lo último en transmisión y otros componentes, perderemos el placer del «olorcito» a nuevo, perderemos la garantía de fábrica, pero ganaremos en la posibilidad de hacernos de una bici a la que, con un presupuesto limitado, no podríamos ni soñar en llegar. Eso sí, comprar usada tiene sus vueltas y, más que nada, sus riesgos.

Un encuentro asimétrico
Lo primero a tener en cuenta es que la compra-venta de usadas pone en general en contacto mutuo a dos personajes bastante diferentes entre sí. El vendedor de usadas es, por lo general, un comprador de nuevas, alguien que aprecia tener menos pero tenerlo flamante y con todas las garantías del caso. Del otro lado hay alguien que tiene poco… y quiere mucho. Todo indica que la transacción tendría que seguir un curso provechoso, ya que si bien las inclinaciones son diferentes los intereses de ambas partes confluyen. Pero no siempre sucede esto, ya sea porque el vendedor pretende más de lo que vale por su bicicleta (el precio «de los recuerdos»), como porque el comprador intenta desvalorizar en exceso la bici en cuestión.
Para encarrilar cualquier transacción de este tipo es fundamental que sea clara y transparente. Es inútil partir del principio de que la otra parte nos quiere engañar, ya que con ello no llegaríamos a ningún lugar. La solución es disponer de toda la información necesaria para que la operación sea, como dijimos, clara. Y claridad significa que el precio sea el justo, ya que esté como esté la bici en cuestión siempre tendrá algún precio, sea éste alto o bajo. En este terreno claridad y transparencia significa PRECIO JUSTO, aunque determinarlo no siempre es sencillo. Para ello te mostramos en columna aparte en qué hay que fijarse para determinarlo.

¿Adónde comprar?

Una vez decididos a hacer la compra de una usada hay que decidir por dónde comenzar la búsqueda. Desde ya te podemos decir por donde NO empezar: por el ambiente de las carreras, que es obviamente en donde vas a encontrar las bicicletas más castigadas. Dejá que los corredores se vendan las bicicletas entre sí (ellos saben qué necesitan y conocen el origen de las bicis, ya que participan de un ambiente muy «pequeño», en donde todos se conocen las bicicletas y el trato que cada una de ellas ha recibido.)
Una opción es Internet, donde actualmente hay varias páginas que ofrecen usadas, aunque por lo general esos listados están desactualizados, con bicis que ya han sido vendidas y hasta con datos incorrectos.
La otra variante son los clasificados de biciclub.com, que se renuevan día a día y en el que publican lectores que dejan sus datos con precisión, tienen conocimiento del tema y probablemente las mismas inclinaciones e «idioma» que el tuyo. Incluso en biciclub.com podés publicar avisos de compra.
Siguiendo con los medios digitales podés recurrir también a páginas tipo Mercado Libre, aunque en este caso te podés encontrar con una Specialized S-Works mezclada con la bici que usaba Luis Sandrini en alguna de sus películas…
Y finalmente está la bicicletería. Muchas de ellas reciben en parte de pago bicicletas usadas y algunas hasta tienen en consignación bicicletas de sus clientes. Aquí tenemos la gran ventaja de que por lo general las bicicleterías someten a las bicis usadas a un chequeo antes de ponerlas a la venta y además en este caso existe un lugar cierto donde disponer de un nivel de reclamo, suponiendo algún vicio «oculto».  Si bien en este caso no encontraremos precios tan espectaculares como «en la calle», ya que el bicicletero tiene su margen, es sorprendente el buen nivel de usadas que suelen tener las buenas bicicleterías.
*Esta nota está referida a bicicletas usadas que han sido adquiridas completas y que corresponden a un modelo de catálogo de la marca en cuestión. Los criterios de esta nota (en especial los de determinación del precio) no son aplicables a las bicicletas producto de un armado personal del dueño. Los precios de esta bicis son casi imposibles de determinar y prácticamente no hay más regla que la oferta y la demanda.

COMPRANDO USADAS    


Parte por parte 
Una bicicleta usada puede contar muchas historias y ocultar otras tantas. Detrás de una apariencia inocente puede estar escondida una máquina que corrió los últimos cinco campeonatos argentinos, así como la MTB que raramente salió del pavimento o la que tuvo como único dueño a un tipo cuidadoso hasta la obsesión. Pero la única manera de saber esto a ciencia cierta es revisar a fondo la bici, en especial en algunos lugares donde una historia «difícil» deja la huella sí o sí.

Soldaduras
Se deben revisar a fondo todas ellas, y muy especialmente las que rodean la caja pedalera, las del frente de la bicicleta y la unión entre el caño superior y el piantón. Hay que buscar rajaduras y también huellas de corrosión limpiando previamente la zona.

Transmisión
Otro de los elementos más caros de una bici. Revisar a fondo los dientes de platos y coronas, comprobando que no estén gastados en exceso, en cuyo caso casi seguramente tendremos que cambiar cadena y cassette. Comprobar que la cadena no esté muy estirada, ya que de estarlo es muy probable que además de tener que cambiarla sea un indicador de que la vida útil de platos y coronas está cerca de su fin.
El estado de la transmisión es una de las cosas más reveladoras acerca de qué tipo de uso se le daba a la bici y del nivel de cuidado que le daba su dueño a la bici en general. Es preferible un dueño que cuidaba la transmisión que uno que lavaba la bici con frecuencia.

Dirección
Separar la rueda del piso y girar la dirección en vacío. Comprobar que no haya juego libre y que gire en forma uniforme y sin resistencias. Apoyar la bici en el piso, operar el freno delantero e intentado mover la bici hacia adelante y atrás verificar el juego libre.

Frenos
Revisar detalladamente el estado de las zapatas, la superficie de frenado de las llantas y, en caso de frenos a disco, los discos mismos. Además de averiguar con esto si tendrás que cambiar alguno de esos repuestos próximamente, fundamentalmente descubrirás pistas firmes de qué tipo de uso recibía la bicicleta de su dueño anterior.

Juegos
Revisar todos los puntos en que puede haber juego libre, en particular la caja pedalera (tomando ambas palancas con las manos podemos moverlas y detectar si tienen juego libre), y los pedales.  Si se trata de una bici de doble suspensión observar todos los puntos de pivote de la suspensión trasera.

Tornillos
Revisando el estado de las cabezas de los tornillos de la bici podemos tener una idea de qué trato recibió durante su mantenimiento y qué sectores fueron peor tratados en su vida útil.

Vainas inferiores
La vaina inferior del lado de la transmisión es un punto donde se reflejan muchas batallas y, como las patas de gallo de los ojos, donde se ve inexorablemente el paso del tiempo y el trato que se le dio a la bici. Claro, si el dueño anterior usó protector de vainas aquí no veremos nada…

Llantas
Revisar a fondo las llantas por posibles rajaduras y revisar detalladamente los ojales de los rayos. Las fisuras y rayas blancas son indicadoras de fatiga del material. Revisar la superficie de frenado.

Horquillas de suspensión
Su revisión es la más compleja y cuanto mejor la horquilla mayor es el problema, ya que el precio de la reposición e incluso del arreglo puede ser exorbitante. Para detectar si hay perdidas de aceite la única forma es usar la bici y comprobar a posteriori si no hay algún rastro de aceite colgando por ahí. Conviene también verificar que todos los controles de registro de que disponga (precarga, rebote, compresión, bloqueo) funcionen correctamente, lo que sólo se puede hacer andando.

El precio justo
Los que siguen son algunos de los puntos que debemos tomar en cuenta para llegar al precio justo de una bicicleta usada:

La regla “Shimano”        
El precio base desde el cual hay que partir es de aproximadamente el 50% del valor del modelo equivalente nuevo, con la siguiente salvedad: Por cada año hacia atrás del modelo deberemos tomar como valor de nuevo un escalón más abajo en Shimano; por ejemplo, si la bici usada es un modelo 2005 con transmisión XT full de origen, deberemos tomar como referencia el modelo 2008 de esa misma marca con transmisión Alivio full (observemos que precisamente un XT 2005 se parece más en prestaciones a un Alivio 2008 que a un XT 2008, que ya ha evolucionado).
Esto se debe al hecho de que las marcas de componentes todos los años renuevan sus modelos, agregando prestaciones, bajando peso, etcétera, por lo que en la mayor parte de los casos los modelos de componentes se desactualizan con respecto a los nuevos de la misma gama. En este caso, la recomendación de tomar a Shimano como referencia se debe a que la industria de la bicicleta determina el precio de cada modelo tomando como principal referencia al escalón de esta marca con que se equipa la bicicleta. La elección del resto de los componentes suele seguir la «regla Shimano». Naturalmente, esta regla se aplica igualmente a las bicicletas con equipamientos Sram o Campagnolo.

Los ajustes    
Una vez determinado el precio según la «regla Shimano», a ese valor se le podrán sumar o restar billetes:
– Si luego de la revisión detallada de la bicicleta (ver «Parte por Parte») detectamos que algún componente no está, como debiera estar, a medio uso, y exige un cambio inmediato para poder funcionar, restaremos al precio inicial aproximadamente un 50% del valor de la reposición (ya que debemos considerar que el componente debe estar a medio uso). Obviamente, siguiendo la «regla Shimano» con la que calculamos el precio inicial, tomaremos como componente de reposición no el de origen evolucionado sino el actual equivalente (por ejemplo, si lo que se debe reponer es el cassette para un grupo XT de 2005, tomaremos como valor de referencia para hacer la deducción el 50% de un cassette Alivio 2008).
– Si la bici usada está equipada con algún componente de mucho mayor valor que el original y éste está prácticamente nuevo, podremos agregar al valor base algún pequeño ajuste que respete esta mejora. Si el componente, por más que corresponda a un escalón superior, está en el medio uso normal en que está el resto de los componentes de la bici, no es aconsejable aceptar aumentos de valor.

Modelos muy antiguos         
La «regla Shimano» no puede aplicarse a modelos muy viejos, de aproximadamente seis años para atrás. En estos casos la cotización base puede bajar drásticamente, ya que:
– Ni siquiera conseguiremos en plaza muchos componentes de la bici en cuestión.
– El cuadro, si es un cuadro liviano, habrá entrado ya en «edad de vencimiento».
En caso de bicis muy antiguas, tal como en las bicis armadas por su propietarios, no hay reglas para armar un precio justo; éste dependerá de la oferta y la demanda.

10 consejos 10 para comprar una usada

1     Hacer las cosas sin apuro.
2     Fijar correctamente el precio.
3     Mejor vendedor conocido que «bueno» por conocer.
4     Verificar que existen repuestos del modelo a comprar.
5     Probar la bici rodándola lo más posible.
6     Averiguar qué uso real se le dio a la bici.
7     Mirar otras opciones antes de comprar.
8     Asegurarse que la bici no es robada.
9     Comparar el precio de la usada con las liquidaciones de nuevas de años anteriores.
10   Si comprás en una bicicletería verificar qué garantía dan.

 

 

Continua leyendo
Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. carlos

    24 enero, 2019 a las 7:39 am

    busco bmx

  2. Charly

    18 enero, 2020 a las 1:57 am

    chicos buen día. estoy viendo de comprar una bici usada. Tengo dos en vista. Cual recomiendan? ambas son r26. Una es Tomaselli Energy T900 y la otra una Specialized S Work…. y me las venden al mismo precios distintos vendedores. CUal es mejor? ambas están en muy buen estado. gracias!!

    • Biciclub

      21 enero, 2020 a las 9:41 am

      Hola Charly, es muy difícil recomendarte sin ver cómo están equipadas las bicis, ni de que año son, etcétera. Specialized es una marca californiana, reconocida en el mundo por su diseño, la cual tiene una «submarca», por decirlo de algún modo, de sus bicis tope de marca, esas son las S-Work. Es decir que son lo mejor que ofrece una marca famoso por su diseño. Tamaselli es una marca nacional, desconocemos los detalles de ese modelo. Por lo que me decís estimo que ambas deben ser bicis bastante antiguas. Habría que ver qué componentes trae cada una también, si querés hacer una comparación más exhaustiva.
      Saludos

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ABC

Cómo prepararse responsablemente para un viaje en bicicleta

La experiencia propia cuesta cara y llega tarde… Para evitarlo nada mejor que recurrir a los que ya han experimentado. Juan Pablo Casaccione, creador de Halawa, nos define cinco pautas a tener en cuenta a la hora de planificar un viaje en bicicleta. Sol López y Javier Rasetti, de Nación Salvaje, nos descubren los secretos del bikepacking. Y Diego Andrich, cicloturista y creador de la tienda Tierra de Bici Viajeros, nos da algunos tips para calcular la relación entre el peso de la carga y la distancia a recorrer.
(más…)

Continua leyendo

ABC

Amigas del pedal: Cómo rodar por caminos rurales

Cuando salimos a rodar siempre les digo a las bikers de Tu momento by Specialized** que la bici es un medio de transporte noble porque te permite llegar a todas partes y vos le ponés el ritmo y las ganas.
Hace unos años que ando en bici como forma de hacer ejercicio. Corrí algunas carreras de MTB pero prefiero más lo recreativo. Soy profe de Educación Física y me gustan las actividades al aire libre. Realicé un viaje en bici por las sierras chicas de Córdoba durante 10 días junto con mi marido y fue una nueva experiencia.

En Mar del Plata tenemos por suerte muchos caminos rurales para poder explorar y rodar. Por eso les dejo algunos tips para pedalear mejor por esos caminos.

Por Valeria Prósperi*

– Usar casco.
– Verificar que la bici esté en buenas condiciones.
– Llevar el kit de herramientas para solucionar pinchazos (parches, pegamentos, desmontables, inflador y cámara de repuesto) y alguna multiherramienta en un bolso bajo asiento.
– Luz de posición delantera y algún elemento reflectante trasero. Y también algún elemento reflectante personal para que nos vean bien a unos 150 metros.
– Un pequeño botiquín con desinfectante, gasa, cinta, curitas, pinza para sacar espinas.
– Kit de alimentos y agua para no deshidratarse y poder comer algo cada 40 minutos (alguna fruta, barra de cereal, frutos secos, gel).
– Lentes para el sol, que actúan como barrera contra la tierra e insectos y como protección contra los rayos UV.
– Vestirse con ropa adecuada: calzas, remera, rompeviento, guantes.
– Tener en cuenta la relación de la transmisión. Una MTB deberá estar algo más liviana, para no cargar los músculos de las piernas y terminar la rodada más descansada.
– Enfocar la vista hacia adelante, no mirar a la rueda delantera, disfrutar del paisaje. Además, mirando entre 5 o 10 metros delante de la rueda sirve para que no te sorprenda una loma, una bajada, una curva o un pozo.
– Ir atento al camino y transitar relajada, sin contraer muñecas, codos y hombros, ya que esto no deja copiar los desniveles del camino.
– Desactivar el bloqueador de la horquilla.
– Estudiar el camino previamente, para saber si son mejorados o de tierra.
– Mirar el pronóstico meteorológico para saber si los caminos pueden estar inundados o si están transitables.
– Ser realista con nuestros límites en cuanto a esfuerzos y distancias.


*Embajadora de Tu Momento, representante de Tienda Sáenz, Mar del Plata. **Salidas en bici para mujeres organizadas por Specialized desde distintas tiendas autorizadas en todo el país.

Continua leyendo

ABC

Clases para aprender a andar en bici en Buenos Aires

Laureano Núñez es ciclista, organiza salidas en bici para principiantes y da clases para todos aquellos -adultos y niños a partir de los 7 años- que aun no saben pedalear y quieren aprender. Las clases son 100% personalizadas.
Debido a la situación actual, disponen de comunicación electrónica para un distanciamiento social efectivo.
Las clases se realizan en el Rosedal de Buenos Aires, Parque Chacabuco o Puerto Madero, una vez por semana, acordando los horarios según los requerimientos de los alumnos, y duran entre una hora y una hora y media.
La primera clase es totalmente teórica y a partir de la segunda comienza la práctica. La idea es tener nociones básicas de cómo pedalear en la ciudad, aprender la técnica, perder el miedo y practicar.
Las clases finalizan cuando el alumno siente que alcanzó su meta y siente que puede seguir por si solo.

Más info: 112823-1343

Continua leyendo

ABC

La mejor postura para escalar y la mejor para descender

Ya hablamos en esta nota acerca de qué ajustes debemos hacer en nuestra bicicleta para que ella y nuestras particulares medidas corporales armonicen y con ello se potencie el esfuerzo físico que realizamos al pedalear. En esta entrega, que suelo repasar en nuestras salidas de Tu Momento by Specialized**, quiero que reflexionemos sobre dos situaciones claves que se dan en el ciclismo de montaña, la escalada y el descenso, y cómo conviene posicionarnos en la bicicleta en cada caso.

Posición de subida
A la hora de encarar una subida vamos adoptar lo que yo suelo llamar la “posicion fea”, esto es:
– Meter la cola para adentro, posicionándonos en la punta del asiento, lo que nos va a ayudar al equilibro y a imprimir una fuerza significativa con nuestros cuádriceps,
– inclinar nuestro pecho hasta pegarlo al manubrio, lo que hace que llevemos peso a la rueda de adelante y así evitar irnos para atrás, y por último
– llevar los codos pegados al cuerpo y tirando con fuerza hacia abajo, sintiendo la misma fuerza que se hace en el ejercicio de remo en el gimnasio, lo que nos va a permitir darle dirección a la subida y que la rueda delantera no se vaya para donde ella quiera.
Una vez en la subida el secreto es mantener la calma, no olvidarse de respirar y dejar que nuestra rueda se afirme al piso, siempre manteniendo la posición que he descripto, realizando toda la fuerza con nuestros cuádriceps.

Posición de bajada o de ataque
Esta es la posición que nos va a dar mayor disfrute en el ciclismo, la famosa “posición de ataque”, llamada así porque vamos en una postura que enfrenta a los obstáculos que se presentan en nuestro camino y no en una posición escondida o temerosa. Esto no significa que nos vamos a llevar todo por delante sino que vamos a estar en alerta y bien posicionadas frente a los obstáculos. Al principio nos puede costar un poco, pero la mejor forma de automatizar esta postura es practicándola mucho y exagerando los gestos que voy a mencionar hasta que sean incorporados naturalmente a la hora de montar la bicicleta.
En este caso necesitamos aplicar cinco gestos. Al principio vamos a pensar que son muchos, pero luego de hacerlos varias veces, en la práctica vamos a ver que son automáticos en nuestra actitud corporal a la hora de encarar un descenso en bici:
– Desplazar la cola y por lo tanto nuestro peso, para atrás, para evitar irnos de cabeza,
– bajar los talones, o sea que los talones siempre vayan tirados hacia abajo, lo que nos obligará a desplazar la cola para atrás y evitará que nos caigamos hacia delante por inercia,
– ubicar el mentón cerca del manubrio (pese a que en un principio nos dé un poco de impresión acercar la cabeza al manubrio en una bajada), cosa que no será difícil si hicimos correctamente los primeros dos gestos y que nos ayudará a bajar de una manera súper estable, porque le vamos a estar poniendo peso a la rueda de adelante, lo que hace que esta se desplace en línea recta y no para donde quiera el terreno (por esto es que la llamamos posición de ataque, ya que ahora no vamos a estar escondidas en la parte de atrás de la bicicleta sino que vamos a estar en una posición de seguridad, con la que podremos enfrentar cualquier tipo de obstáculo de manera más estable),
– abrir bien los codos, en una posición similar a la de un gorila tocándose la axila, lo que nos va a permitir estar cómodas para dirigir la bicicleta en las curvas y tener mejor manejo, y
– exagerar todos los gestos y enumerarlos mentalmente cada vez que bajemos, hasta hacerlos automáticos.
Una vez incorporada la posición de ataque vamos a notar que es súper segura, ya que nos garantiza ir protegidas adentro de la bicicleta. Aquí también el secreto es mantener la calma y recordar que una vez que encaremos una bajada tendremos que seguirla hasta el final, sin caer en crisis y recordando que las bicicletas están diseñadas para superar obstáculos. Y una última reflexión: si nuestra velocidad de bajada es muy poca va a ser más difícil la maniobra, dado que perderemos el equilibrio y no permitirá que el sistema de suspensión de la bicicleta funcione correctamente.


Por Pilar Adoue: es de Mendoza, embajadora de Specialized Argentina y coordinadora de Tu Momento by Specialized. Contacto: @pili_adoue **Tu Momento by Specialized son salidas en bici organizadas por la marca desde distintas tiendas autorizadas Specialized de todo el país: www.specialized.com/ar/es/tu-momento


Fotos: Mariano Díaz y Juani Cocuelle

Continua leyendo

Edición Digital

Nº 311

Más Leídas