Ocultar Barra

De Salta a La Quiaca

Fecha: 29.11.2013

Por Horacio Plaini.

Hacía dos años que no emprendía una travesía de cicloturismo y mucho tiempo que quería conocer el Noroeste. Así fue como me regalé algunos días de noviembre y, a pesar de saber que era época de lluvias, cargué los bagayos y en Rosario tomé el colectivo que me llevaría a Salta capital.

162_iruya_1

Llegué a “La Linda” al mediodía, así que esa jornada fue de descanso. Me dediqué a conocer parte de la ciudad. Al otro día salí a pedalear por los alrededores de Salta, subí el cerro San Bernardo y fui hasta San Lorenzo, un hermoso poblado con muchas casas quintas.
La primera etapa del viaje fue hasta San Salvador de Jujuy. Los primeros 40km fueron en ascenso y por camino de cornisa, pero con un paisaje espectacular. Por momentos la ruta se convierte en un túnel de vegetación y se oye solamente el cantar de los pájaros. Vale la pena detenerse un momento y gozar de la situación. El tramo siguiente fue en descenso.
La segunda etapa consistió en unir la capital de Jujuy con la bellísima Purmamarca a puro ascenso. Se sube casi 1000 metros en pocos kilómetros. Allí está la cuesta de Barcena, 10 km durísimos que te dejan sin piernas y sin aliento. Al llegar a su cima paré a comer algo en Volcán, un pequeño poblado. Luego entré en Tumbaya, un poblado hermoso con muy pocas casas, todas bajas y de adobe rojizo, aunque tenía un aspecto fantasma por la poca gente que circulaba en sus callecitas. Luego llegamos a Purmamarca, con su famoso Cerro de los Siete Colores. Caminar por ahí de noche tiene un sabor especial, iluminado sólo por una tenue luz parecía remontarme a siglos pasados.
Unir Purmamarca con Tilcara fue mi siguiente objetivo. Como era un recorrido corto (el más breve de viaje), aproveché para hacer un trekking mañanero por el circuito de Los Colorados, un trayecto de 3km entre montañas rojizas. Antes de ir a Tilcara pasé por Maimará, un pueblo más grande que los anteriores pero menos pintoresco. Cuando salía de allí encontré un cementerio muy colorido enclavado en lo alto del cerro, donde mucha gente festejaba el Día de los Muertos, ofertándolos con flores multicolores hechas en papel. Tras escasos 27 km y una hora y media de pedaleo siempre en ascenso, llegué a Tilcara, otro pueblo bellísimo de la quebrada. A la tardecita aproveché para hacer otro trekking hasta la Garganta del Diablo, una impresionante quebrada entre cerros. La cuarta etapa fue desde Tilcara hasta Humahuaca. A pesar de que eran 47 km de ascenso, pude usar el plato más chico de la bici, lo cual indica que la subida fue bastante más suave que en otros tramos. Pasé por Huacalera, Uquia y Humahuaca, donde visité el monumento Héroes de la Independencia.

162_iruya_2
El siguiente destino fue Iruya. Salí de Humahuaca por la Ruta 9. Son 25 km en ascenso hasta el cruce con la Ruta 13, de ripio.

Después viene un ascenso complicado, por un camino bastante malo. Pasé por lturbe y seguí subiendo, ahora acompañado por un fuerte viento en contra. Así llegué al límite entre Salta y Jujuy, donde, tras la foto de rigor, me puse a llorar como un chico por la emoción de haber cumplido con semejante esfuerzo. Aún faltaban 21 km para Iruya, pero en un descenso vertiginoso. La vista 162_iruya_3desde la altura es espectacular, los cerros terminan en picada y combinan el verde de la vegetación con el marrón de la piedra. Por fin, luego de demoledores 72 km y seis horas y medias de pedaleo llegué a Iruya, un pueblo enclavado en los cerros. Sus callecitas son casi verticales y parte del pueblo termina en barrancas muy profundas. Nunca vi nada semejante, sencillamente fascinante.
La sexta etapa fue desde Iruya hasta Tres Cruces. El tramo por la Ruta 9 lo hice en micro. No fue muy agradable ir por la cornisa; mirar para abajo asusta. El ómnibus me dejó en la ruta, donde armé los bagayos y comencé a rodar hasta Tres Cruces.
El último día tenía por delante el recorrido de Tres Cruces a La Quiaca, de 102 km. No hubo cuestas duras y tenía al viento de mi lado, pero a esta altura mis piernas estaban cansadas. Pasé por Abra Pampa, Pumahuasi y, luego de cuatro horas, arribé a La Quiaca. Desde ahí, tras cruzar el puente, me alojé en la ciudad boliviana de Villazón, que es comparable -salvando la distancia- al barrio de Once en Buenos Aires: hay cuadras y cuadras de vendedores con puestos en las veredas. Las mujeres típicas del lugar, regordetas, con sus caras curtidas por el viento, lucen grandes sombreros y ropas multicolores. Algunas llevan a sus bebés en la espalda, otras tienen bolsas de mercaderías muy pesadas, y así, a paso ligero, cruzan una y otra vez la frontera.
Después de haber pedaleado unos 500km puedo decir que este viaje fue muy enriquecedor para mí, ya que conocí lugares y gente fantástica junto a mi amada bicicleta.

162_iruya_5

EN SÍNTESIS

Salida: Salta capital.
Destino: La Quiaca.
KM totales: 500.
Recorrido y distancias: 1ª etapa: Salta capital, Vaqueros (12km), Calderilla (21km), Caldera (27km), El Cármen (71km), Los Ávalos (76km), S. Salvador Jujuy (92km). 2ª etapa: Jujuy, Yala (16km), Lozano (21km), León (26km), Barcena (33km), Volcán (43km), Tumbaya (50km), Purmamarca (67km). 3ª etapa: Purmamarca, Posta de Hornillos (13km), Maimará (17km), Pasaje San Pedrito (22km), Tilcara (27km). 4ª etapa: Tilcara, Huacalera (18km), Colonia San José (23km), Uquía (34km), San Roque (40km), Humahuaca (45km). 5ª etapa: Humahuaca, Hornaditas (14km), Churquiagada (16km), Cruce Ruta 13 (26km), Iturbe (31km), límite con Salta (43km), Iruya (72km). 6ª etapa: Iruya, Cruce Ruta 9 (en micro), Pasaje Negra Muerta (6km), Azul Pampa (12km), Pasaje Inca Cueva (15km), Tres Cruces (32km). 7ª etapa: Tres Cruces, Capilla Vieja (5km), Pasaje La Curva (15km), Abra Pampa (28km), Puesto del Márquez (51km), La Intermedia (64km), Pumahuasi (80km), La Quiaca (102km).
Equipaje: llevé el equipo de camping de paseo por todo el NOA, porque decidí hospedarme en hostels, ya que son baratos y muy cómodos. Además, los camping que encontré no estaban organizados, como, por ejemplo, los de Córdoba.
Ciclista: Horacio Plaini (Cañada de Gómez, Santa Fé).

Info: horacioplaini@hotmail.com.

Nota publicada en Biciclub Nº 162, junio 2008.


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Uncategorize

2 Responses to “De Salta a La Quiaca”

  1. jose enrique medde dice:

    hola horacio soy jose medde aficionado al ciclismo, Quiero felicitarte por la travesia que lograste, se y doy fe de la dificultad de los caminos que recorriste porque soy de Tucuman y e transitado por esas cuestas, no en bici como me hubiera gustado. Por eso Horacio te re felicito y casi que te envidio. Un abrazo campeon…

  2. Julio C. Rodriguez dice:

    Que lindo viaje, una esperiencia muy linda. Y como son las cosas de la vida. El día que volvias a Cañada de ese viaje yo viajaba en el mismo cole en la fila del otro lado. Te felicito por la aventura y te envidio sanamente. Un abrazo grande y espero poder al igual que vos hacer alguna travesia de estas por el norte.
    Saludos desde Villa Eloisa.

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 284 - Agosto 2018

NOTA DE TAPA
Rodamos el nuevo Shimano XTR en Eslovenia
NUEVOS PRODUCTOS: Vidriera, con los precios actuales
CICLISMO URBANO: ¿Qué significa intermodalidad?
ENTRENAMIENTO: Técnicas del mountain bike, parte I [+]

    canaglia

    optitech

    philco

    newton

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable