Ocultar Barra

Deporte salud: la moda que sí incomoda

Fecha: 12.03.2018

En 2003, cuando comencé a dar charlas y cursos, mencionaba como dato un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) donde se anunciaba que para 2020 el 50 por ciento de la población mundial padecería sobrepeso u obesidad. Lamentablemente aquella aseveración está a menos de 100 semanas de concretarse.
En la actualidad el sedentarismo y la mala alimentación afecta a más del 70 por ciento de los habitantes de nuestro país. Tal vez estas cifras nos parezcan exageradas, ya que los lectores de Biciclub, en mayor o menor medida, practicamos algún deporte. Pero hagamos este simple ejercicio. Pensemos en 10 compañeros de trabajo y ahora preguntémonos: ¿Cuántos de ellos se ejercitan una hora por día?
Para la OMS no ser sedentario implica un mínimo de 80 a 100 minutos diarios de alguna actividad física, es decir 700 minutos semanales. Dicho esto, vuelvo a referir que el 70 por ciento de la población es sedentaria. El problema no acaba aquí. Recién comienza.
Hace millones de años el ser humano era nómade y vivía de la caza. Se desplazaba cientos de kilómetros de un asentamiento a otro y en el transcurso debía hacer un esfuerzo de alto umbral para perseguir, cazar o huir de los animales que le rodeaban. Se calcula que el hombre de Neanderthal gastaba diariamente entre 7.000 y 10.000 calorías, lo que equivaldría a un ironman por día para subsistir. Con la llegada de la siembra, el hombre dejo de desplazarse, se estableció en un lugar por años, pero aun así realizaba un gran gasto energético en tareas como labrar la tierra, sembrar y cosechar.
El primer gran impacto biológico fue con la primera revolución industrial. Las máquinas empezaron a reemplazar el trabajo humano y los alimentos podían adquirirse en grandes tiendas o almacenes. Pero creo que la gran catástrofe biológica se vive en la actualidad con el desarrollo vertiginoso de la tecnología. Esto está teniendo un altísimo y severo impacto en nuestro desarrollo motor. Cada vez necesitamos movernos menos para obtener más cosas y comodidades al alcance de un click.
La obesidad, el sobrepeso y el sedentarismo son una plaga que se torna imparable e indomable para numerosas poblaciones. Hay quienes afirman que la obesidad no es una enfermedad sino una adaptación evolutiva para la hipocinesia actual. Y es que el genoma humano no está diseñado para el sedentarismo sino para gastar grandes dosis de energía a través del movimiento. El problema es que no se lo estamos permitiendo. Hay una batalla permanente entre el tejido muscular y el tejido adiposo.
La American College of Sports Medicine (ACSM) realizó recientemente un informe sobre las tendencias del mundo de la actividad física que predominarán este año. El mundo fitness vive en constante ebullición. Surgen nuevas disciplinas y métodos para trabajar el cuerpo que buscan revolucionar el mercado de la actividad física y el deporte. Algunos pasan al olvido, otros acaparan muchos adeptos y se convierten en tendencia. A la vez, están los que se mantienen sostenidos por su gran popularidad. El entrenamiento por intervalos (EI), el yoga, los entrenamientos grupales en deportes de resistencia y el crossfit encabezan la lista de los elegidos por la mayoría de las personas que comienzan a hacer ejercicio. A estos le siguen el entrenamiento funcional, el entrenamiento de pesas y el zumba. Recientemente se pone de moda el entrenamiento por electroestimulación, aunque en Europa esta modalidad ya entra en su curva decreciente.
Ante tanta oferta es preocupante el concepto erróneo de que todas estas actividades ofrecen resultados inmediatos “o le devolvemos su dinero”. Y quien lo elige, lo hace precisamente por ese precepto. Queremos resultados ya. Y lo peor es que a veces se crea un círculo vicioso entre los empresarios y profesores que aseguran que así será. Los alumnos ansiosos se ilusionan.
No me canso de mencionarlo: los procesos de adaptación biológica tienen tiempos innegociables. Un embarazo dura nueve meses aunque deseemos que dure tres. Movilizar, transportar y oxidar tejido adiposo necesita tiempos que son imposibles de acortar. El incremento de la masa muscular tampoco se da en una semana ni el desarrollo del VO2 Max en deportistas de resistencia se logra en tres sesiones.
Lee la nota completa en Biciclub de marzo N° 279, disponible en kioscos y bicicleterías de todo el país.
Por Elisa Lapenta


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Deporte

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 282 - Junio 2018

NOTA DE TAPA
Cómo pedalear mejor después de los 40
CICLISMO URBANO: Una epidemia de peligro vial que no vemos
MECÁNICA: Paso a paso, cómo setear suspensiones
INVIERNO EN BICI: Abrigados para rodar [+]

    canaglia

    optitech

    philco

    newton

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable