Conectá con nosotros

Entrenamiento

Desigualdades de género y pasiones en común

Publicado

el

La principal característica de la especie humana respecto de las demás es su capacidad de razonar. Tenemos el lenguaje como medio de comunicación, somos capaces de analizar acerca de lo que nos conviene, pensar nuestro pasado y planificar el futuro. También podemos adaptarnos a diferentes ambientes, situaciones y condiciones.
Ahora bien, aun cuando pertenecemos a la misma especie, nuestros géneros se diferencian anatómica, psíquica y fisiológicamente. Existen características que debemos tener en cuenta al momento de entrenar o competir según el género al que pertenezcamos. A saber:
– Diferencias generales anatómicas: el hombre se diferencia por tener un cuerpo más robusto y de mayor estatura que el de la mujer. Además desarrolla mayor porcentaje de masa muscular. Sus órganos genitales son visibles. Poseen abundante vellosidad en todo su cuerpo y cara. Su voz es más grave y sus hombros más anchos. Las mujeres nos caracterizamos por tener menor estatura, contextura más pequeña, cadera más ancha, voz más aguda. Los órganos genitales no son visibles. Tenemos menos bello corporal.
– Diferencias cromosómicas y hormonales: mientras la mujer tiene dos cromosomas X (siendo XX), en el hombre existe un cromosoma X y un cromosoma Y (XY), lo que generará entre otras cosas una síntesis diferenciada de proteínas y hormonas. Otra de las diferencias biológicas entre hombre y mujer más conocidas es la presencia de diferentes ritmos hormonales y de diferentes proporciones de hormonas según el sexo. En el hombre se encuentran niveles mucho más elevados de testosterona que en la mujer durante la mayor parte de la vida, mientras que en la mujer se sintetizan más estrógenos. Esto influye y provoca la presencia de características físicas y de funcionamiento fisiológico concretas en ambos sexos, visibles sobretodo en la pubertad y a partir de ella. Los diferentes ritmos hormonales hacen también que la pubertad suela empezar antes en las mujeres que en los hombres.
– Diferencias neurológicas y cerebrales: por lo general el cerebro masculino puede tener hasta un 11 por ciento más de tamaño y poseer una mayor proporción de sustancia blanca, mientras que el de la mujer suele ser más denso y tener mayor proporción de materia gris. Existen áreas del cerebro más desarrolladas según el sexo: en la mujer el cuerpo calloso y el esplenio suelen ser mayores, mientras que zonas como el área preóptica del hipotálamo, la amígdala y la corteza parietal son mayores en varones. Algunos de los circuitos cerebrales y nerviosos que empleamos son diferentes. También el nivel de estimulación necesario para causar una repuesta fisiológica ante un estímulo emocional es menor en las mujeres, mientras que lo que refiere a la estimulación sexual el nivel de estímulo necesario para disparar una respuesta a nivel fisiológico es menor en los hombres.
– Distribución de la grasa: por lo general el metabolismo de las mujeres las hace más propensas a la acumulación de tejido adiposo —sobre todo en la zona de las caderas—, mientras que en los hombres el metabolismo los favorece para un incremento más facilitado del tejido muscular.

El campo deportivo: historia versus actualidad
En 1978 comencé a competir a nivel provincial y nacional gracias al colegio al que asistí, el Colegio Alemán de Córdoba. Desde aquel entonces había una marcada diferencia entre la cantidad de nenas y nenes que participaban en los torneos. Las mujeres siempre éramos un grupo reducido. Tal vez por cuestiones culturales o educativas, pero no era muy bien visto que las nenas hiciéramos deporte… Eso era cosa de varones y me valió entre mis amigos del barrio el mote de “machona” o “marimacho”.
Pero mi pasión por el deporte fue muy fuerte y no me detuve siquiera a prestar atención a ese bullying. Cuando terminé el secundario, en 1987, comencé a practicar mountain bike y triatlón. Ya en los años 90, en las rutas de Córdoba éramos tan solo cinco o seis las mujeres que nos animábamos a pedalear en solitario 80, 90 o 100 kilómetros.
Como todo, esto tenía sus ventajas y desventajas. Muchas veces me han bocinado o gritado cosas desagradables, pero fueron muchas más las ocasiones en que un pelotón de varones me invitó a salir con ellos.
Otra de las cosas comúnmente aceptada era que los premios en efectivo en los triatlones fueran más bajos para las categorías damas que para caballeros. El argumento que la Federación Argentina de Triatlón esgrimía era “las mujeres son menos”. En aquel entonces yo pensaba: “¿Qué culpa tengo yo de que haya pocas mujeres compitiendo?”
Recuerdo el caso de un triatlón en Puerto Madryn, donde había quedado tercera en la general y no me dieron premio en efectivo. Cuando fui a preguntar me dijeron que como éramos tan pocas mujeres habían decidido no dar premio en efectivo y el dinero correspondiente a nuestra categoría se lo dieron a los varones. Increíble pero real. Estas cosas pasaban en los años 90 en nuestro país.
Por suerte estamos creciendo y madurando como sociedad. Actualmente las mujeres reciben en la mayoría de las carreras el mismo premio que los varones (o al menos el mismo porcentaje en base a la cantidad de inscriptas). Esto es mucho más justo y creo que es también un factor determinante al promover el deporte de resistencia entre las mujeres. Si bien los varones siguen siendo mayoría en casi todos los grupos, la cantidad de mujeres ya trepa por encima del 35%. Y esto es muy bueno.

Desigualdades
En términos generales y basada en mi experiencia como deportista y entrenadora, la mujer ha ganado terreno a pasos agigantados en los últimos años en el mundo deportivo. Y celebro que así sea.
Pero hay una realidad en la que todavía corremos en desventaja si somos mujeres. Sucede que si también somos madres y tenemos familia, tenemos que organizar meticulosamente nuestra logística cotidiana para salir a entrenar, y ni hablar al momento de viajar a competir. Los deportistas amateurs —tanto hombres como mujeres— tenemos familia, trabajo y obligaciones que se anteponen en prioridad a nuestra práctica deportiva.
Pero existen diferencias al momento de entrenar. En términos generales noto que los hombres empalman trabajo, entrenamiento y llegan a casa a la hora de la cena… Pero las mujeres tenemos que trabajar, debemos estar en casa cuando los niños regresan del colegio, darles la merienda, dejar pre-organizado todo para la cena y recién ahí ver que malabares hacemos para poder salir a entrenar un par de horitas. Si bien esto está cambiando, todavía está muy arraigado en nuestra cultura el hecho de que las mujeres nos ocupamos de los niños y de la casa y el hombre de “proveer”. Al momento de elegir una carrera en la cual participar, los hombres pagan la inscripción, arman el bolsito, preparan la bici y se van.
Cuando una mujer deportista decide participar en el Desafío al Valle del Río Pinto o en el Half de Tigre, por ejemplo, tiene que negociar varios meses antes con los abuelos para dejar a sus hijos, coordinar con quienes hacen pool para llevarlos al colegio los días que no va a estar y pedirle a una mamá amiga las tareas que deberá repasar con sus hijos al regreso de la carrera.
Hace 27 años que entreno adultos y he vivido muy de cerca estos procesos que describo. No quiero emitir un juicio valorativo al respecto, sino simplemente compartirles cómo se vive el deporte amateur de ambos lados de la especie humana.
Ahora bien, si hay un hilo conductor en todo esto, es sin lugar a dudas la inmensa pasión que le ponen tanto hombres como mujeres al proponerse un objetivo y trabajar para lograrlo. Ahí las diferencias se diluyen. La pasión es una sola. Dentro de un mismo grupo de entrenamiento el logro de una mujer como el de un hombre se festeja, aplaude y comparte por igual.
Más allá del género que determina ese único cromosoma Y, somos todos deportistas. Puedo asegurarles que entre los homo sapiens existe una subespecie: la de los deportistas amateurs. 


Texto: Elisa Lapenta, entrenadora de afamados deportistas de alto rendimiento. (0351)15-6225243, elisalapentah3o@hotmail.com, h3osports.com.ar, Facebook: h3o Sports.


Foto: Cameron Baird | Specialized

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Mario Santillan Castañeda

    20 mayo, 2020 a las 6:41 pm

    Como dices tú, es la cultura que la mujer se crea en su entorno en la casa para trabajar en la cocina etc, pero los hijos deberían de apoyar en esos quehaceres y el marido debería de entender y a poyar a la esposa para sus entrenamientos de cualquier tipo de deporte, es mi humilde opinión.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deporte y Entrenamiento

La importancia de las grasas en la alimentación del ciclista (más cuáles y cuándo)

Publicado

el


Foto: Caroline Attwood en Unsplash

No admite discusión el hecho de que los hidratos de carbono son parte esencial de la alimentación de un ciclista, ya que se trata de la fuente principal de combustible rápido para los entrenamientos de alta intensidad y sobre todo para las carreras, dónde el trabajo a las más altas zonas de frecuencia cardíaca no admiten el suministro de otro combustible que el sistema glucolítico.
Pero esta realidad, no debe opacar la importancia de otro macronutriente clave y hasta a veces demonizado, las grasas.
Las grasas son las responsables del suministro de ácidos grasos esenciales y de la absorción de vitaminas liposolubles (entre estas es de vital importancia la vitamina D, muchas veces deficiente en sangre y cuyo déficit se relaciona con fatiga, predisposición a infecciones y en el largo plazo, osteopenia).
Las grasas proporcionan un efecto antiinflamatorio general e hipolipemiante, pero sobretodo muy beneficioso en la prevención y recuperación de lesiones.
Además activan las defensas y mejoran la concentración.
Una mención especial merecen los MCT (ácidos grasos de cadena media), un tipo particular de grasas que cada vez acumulan más evidencia sobre los beneficios sobre la salud pero en especial sobre el rendimiento deportivo. Tienen la particularidad de absorberse fácil y rápidamente sin mediar enzimas digestivas ni bilis, una vez en el torrente sanguíneo tienen preferencia para ser utilizadas tanto en el hígado como en el músculo, por lo que contribuyen junto con los carbohidratos al suministro rápido de energía durante el ejercicio.
Por estas razones las grasas no se deben excluir de la dieta, ya que cumplen funciones de suma importancia. En todo caso, se tienen que regular.
Su consumo se debe de centrar en los días de descanso o entrenamiento de menor intensidad, para evitar que interfieran en la asimilación de carbohidratos. Además, no es aconsejable tomarlas el día previo a una carrera.
Algunos de los principales alimentos con grasas saludables para el organismo son:
Frutos secos (nueces, almendras, castañas).
Pescados azules (salmón, arenque, atún, caballa).
Aceites vegetales (aceite de oliva, girasol alto oléico).
Palta y aceitunas.

 

Por Juan Pablo Bruno, licenciado en nutrición (MN 7292, MP 2818), nutricionista deportivo. Atención online y presencial: whatsapp 2954-645889 | Instagram @juanbrunonutricionista
Foto: Caroline Attwood en Unsplash

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Si sos comerciante de la bici, la International Mountain Bicycling Association (IMBA) te ayuda a hacer algo para la comunidad y potenciar tu negocio

Publicado

el

Puede que estés en el negocio del MTB desde hace poco, o tal vez desde hace años. Eso no es lo verdaderamente importante en este caso. Lo que importa es que tu negocio existe gracias a tus clientes, esa es una verdad irrefutable. Sin tus clientes muy probablemente debieras dedicarte a otra cosa. De hecho es casi seguro que cada tanto te plantees cómo captar nuevos y fidelizar aún más a los que ya tenés. A fin de cuenta tus estanterías tienen más o menos lo mismo que la competencia. Cada tanto quemás las pocas neuronas libres pensando en hacer un evento o en pagar una publicidad aquí o allá, cambiar los colores de tus redes sociales o crear un oferta especial, todas estrategias que son fáciles de replicar por la competencia y que de hecho lo hacen.
Pero existe otra manera de diferenciarte y llevar la lealtad de tus clientes a un nivel en el cual incluso puede que no tengas el mejor precio, pero igual seguirán siendo fieles a tu comercio.
Este método infalible se basa en devolver algo a la comunidad (a tus clientes), en agradecimiento hacia ellos por ser leales a tu marca. En general, “devolver a la comunidad” puede resultar abrumador y de hecho lo es si estás solo, ya que no hablamos de un evento de un día o algo eventual sino que hablamos de algo que perdure en el tiempo y dure años, algo que a simple vista parece inalcanzable para los pequeños comerciantes de un sector como este, pero la realidad es que no necesariamente requiere de una gran inversión de tiempo o dinero.
Tal vez suena utópico, pero podés dar una vuelta de tuerca a tu negocio, fomentando al mismo tiempo el deporte y a más personas de las que te rodean a practicarlo; incluso lograr motivar aún más a viejos clientes y crear algunos nuevos en el proceso, logrando que tu marca resuene en el inconsciente colectivo de la comunidad local, algo sumamente importante hoy en día, donde el competidor más feroz puede estar a miles de kilómetros con una computadora trabajando desde un depósito para aplastar todo tu esfuerzo. Para ello sólo necesita internet y una oficina postal cerca.

Un sendero o un pumptrack como creación colectiva


Epígrafe: Parque Ecológico La Plata, con zonas recreativas y deportivas, obra con intervención de IMBA

Una manera muy simple de lograr esto es creando nuevos espacios para practicar MTB o nuevos senderos para actividades outdoor. Esto no quiere decir que tengas que agarrar la pala y ponerte a crear un nuevo sendero, construir un nuevo pumptrack y romperte la espalda dejando de lado tu negocio (aunque si lo hacen serán bienvenidos). Una manera más simple de hacer algo así, creando un impacto más profundo en tu comunidad local, es a través de una ONG dedicada a la construcción y mantenimiento de senderos, uniéndote a sus esfuerzos, apoyando este tipo de organizaciones e incentivando a que sean cada vez más sus socios, compartiendo sus publicaciones en tus redes sociales como parte de tu filosofía, apadrinando algún nuevo proyecto en el que estén trabajando (mejor si es en tu zona) o creando una estrecha colaboración con sus esfuerzos, incluso tal vez siendo el gestor local de algún proyecto en tu área.
La mayoría de las ciudades, pueblos, comunas, etcétera, tienen en la zona un sendero o una zona donde los ciclistas y senderistas locales van a hacer su domingo de “iglesia”. Es probable que donde vos tenés tu negocio o taller hay senderos cerca y un grupo local que lo construye y mantiene. Trabajar con ese grupo te brindará en primer lugar una salida terapéutica del ajetreo administrativo, a la vez que te brindará la oportunidad de crear nuevos lazos con la comunidad local, ayudar en el “trabajo de parto” que implica hacer y mantener un sendero, pudiendo también proporcionar una voz para la futura creación de nuevos senderos o incluso ofreciendo tu local como punto de reunión algún día a la semana o al mes para hablar de ese espacio o de algún nuevo proyecto.
Siguiendo ese camino te alejarás del estigma de ser “el comerciante que solo se interesa por su billetera”, rompiendo esa sensación que tienen muchos clientes de ir a un lugar donde dejan hasta su último billete y no reciben ni extras ni incentivos..

IMBA puede ayudarte

Desde IMBA estamos especializados en crear este tipo de relaciones beneficiosas para los comerciantes del rubro, los centros turísticos y sus prestadores, comercios locales y la comunidad en general.
Hemos desarrollado a través de los años numerosas técnicas de construcción sustentable de senderos (en los cuales no se requiere mantenimiento), logrando que el proceso constructivo sea una historia de éxito donde se aplique (numerosos ejemplos a nivel mundial lo demuestran). No una agotadora e interminable tarea que termina desgastando y socavando las relaciones humanas, ahuyentando a los voluntarios, a los auspiciantes y a la comunidad local.
En particular porque un auspiciante no puede simplemente aportar dinero para mantener algo de manera indefinida, ya que en algún punto sentirá que drena sus fondos a un objetivo sin sentido y que el proyecto al que aportaron se transformó en un problema más.
Mediante una adecuada gestión durante la creación de un proyecto determinado, IMBA logra crear un sentido de pertenencia al sendero construido por una comunidad local y crear este tipo de relaciones entre comerciantes, prestadores y la población local puede ser la diferencia entre el éxito o el fracaso de una actividad comercial, una actividad turística o incluso de la misma sociedad.
A fin de cuentas, vendés bicicletas y te metiste en esto porque amás el ciclismo y lo que representa (libertad, sustentabilidad, salud), Si no fuera así seguramente estarías en algún negocio distinto. Entonces ¿no es lógico que tu comercio, que vende bicicletas y en cierta medida promueve esta filosofía de mejores comunidades, también sea parte de un proyecto local que promueva justamente esos ideales? ¿Te imaginás cómo la sociedad puede llegar a ver a la bicicleteria que apoyó la creación de un parque para andar en bici en su barrio o comunidad? ¿Sos capaz de imaginar el impacto social que esto conlleva y el impacto comercial que te generaría?.
Si pudiste responder a esas preguntas, si tenes la visión suficiente para lograr ver más allá de las cuentas, no importa donde estés, si sos comerciante, prestador turístico, ciclista o simplemente querés ser un miembro de la comunidad que desea dejar su huella para las generaciones futuras. Si querés devolver algo a la comunidad de la cual sos parte, participar en proyectos de construcción de parques o senderos, con IMBA tenés una gran oportunidad para aprender sobre este tipo de procesos y conocer nuevas personas y potenciales clientes al mismo tiempo.
Ustedes como comerciantes tienen el poder de devolver algo a la comunidad que de hecho les permite existir, de ser un motor de cambio, de ser un defensor de los senderos públicos y sustentables. Apoyar los trabajos de IMBA o los proyectos que promueva en tu zona te permite no solo ser parte desde el principio de un proceso diferente, te permite llegar a tu comunidad desde otro punto, te permite aplastar al competidor que está a miles de kilómetros con una notebook y que sin mayor esfuerzo te compite y además posicionarte por sobre la competencia local.
Para lograr que esto sea una realidad en tu comunidad conéctate con IMBA y en el proceso volvete un pilar y referente local, logrando que en tu zona existan nuevos senderos sustentables, un bike park o un pump track, creando en el proceso acceso a la práctica sustentable del mountain bike y el senderismo para todos tus vecinos y clientes, ayudando a cambiar y mejorar el entorno donde ellos viven, donde vos vivís.
Unite a IMBA, ponete en contacto para ser gestor o apoyar el proyecto local y transformate en parte del cambio, ayudando a crear algo en la comunidad donde tus clientes y vos quieren vivir.
Si querés saber más de IMBA, si querés colaborar con algún proyecto que está gestionando en tu localidad o si querés comenzar algo en tu zona, no dudes en contactarnos.
Aquí podés ver nuestro último proyecto. del cual podes ser parte: http://imba.com.ar

 

Por Alejandro Minuzzi*

El autor de esta nota es presidente de IMBA (International Mountain Biking Association) Argentina y Director de IMBA Latinoamérica: http://imba.com.ar

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Un equipo universitario de ciclismo que quiere expandir el deporte a otras universidades

Publicado

el

La Universidad de la Marina Mercante (UdeMM) es una universidad de gestión privada, ubicada en la ciudad de Buenos Aires. Es una de las primeras universidades latinoamericanas de origen gremial, orientada en sus inicios a facilitar el acceso de los oficiales de la Marina Mercante a una formación de grado. Cuenta con un total de 4 facultades, 25 carreras de grado y 1 de posgrado.
Y entre muchas de las actividades que hacen sus alumnos, recientemente se formó un equipo de ciclismo que las autoridades reconocieron como representativo de la entidad.
De la historia de esta última iniciativa hablamos con uno de sus creadores, Fabio Souto, Director de Deportes de esa institución.

¿Cuál es tu papel en la Universidad como Director de Deportes?
Nuestra Universidad no tiene carreras relacionadas con el deporte directamente. El departamento de Deportes de nuestra Universidad fue creado a través de un proyecto que presenté a principios del año 1999 y a partir de ese proyecto se creó el Departamento de Deportes de la Universidad de la Marina Mercante, del cual yo estoy a cargo desde su creación. Nuestra Universidad cuenta con equipos de voley y hockey femenino y básquet y futbol masculino, equipos que compiten en los torneos interuniversitarios de ADAU (Asociación del Deporte Amateur Universitario). En su momento también tuvimos un equipo de rugby masculino que competía en el Torneo Universitario de la Unión de Rugby de Buenos Aires.

¿Cómo nació el equipo de ciclismo?
El equipo nació de una idea que lancé hace muy poco, en noviembre del 2021. En estos tiempos de pandemia, en el que todo el mundo se reinventó, traté de buscar diferentes alternativas y surgió esta idea que ya es realidad. Me estaba preparando para correr la última carrera del año del campeonato (de rural bike) organizado por Full Race y en ese momento me pregunté por qué no armar un team de la Universidad. Le comenté la idea a Diego Sifon, mi amigo y compañero de trabajo y de carreras, con el que hace mucho tiempo venimos participando en distintas competencias, y no solo le encantó sino que lo primero que dijo fue: ¡Me sumo!
El siguiente paso fue llevar la propuesta al rector de la Universidad, el Ingeniero Luis Franchi, a quien también le gustó la idea, la elevó al Consejo de la Universidad y conseguimos el ok para participar con el nombre de la Universidad y representarla.
Por otro lado comencé a averiguar con distintos organizadores de competencias y medios de comunicación relacionados al ciclismo si sabían de la existencia de algún team universitario de ciclismo y todos me confirmaron que no tenían conocimiento de la existencia de alguno. ¡O sea que somos el primer team universitario de ciclismo y eso nos motivó mucho más!

Por la fecha que me mencionás son muy nuevitos…
Sí, estamos en marcha desde noviembre pasado, que fue cuando comenzó la idea, la propusimos en la Universidad y nos hicimos el jersey. Competimos en nuestra primera carrera como equipo el 19 de diciembre pasado, en la última fecha de Full Race, que se corrió en el paraje El Taladro, del Partido de Cañuelas.

¿Cuantos integrantes tienen?
Como fue todo muy rápido, debutamos con 5 integrantes: Danitza López, Claudio Córdoba, Roberto Morales, Diego Sifon y yo, Fabio Souto.

¿Que tipo de actividades hacen? ¿Tienen una programación de salidas y entrenamiento?
Nos juntamos a entrenar todos juntos una vez antes de nuestra carrera debut, pero después cada uno entrena por su lado. La idea es seguir compitiendo en distintas competencias, ya sea Buenos Aires como en el interior. Soñamos con participar del Desafío del Río Pinto, del Altas Cumbres, del Trasmontaña. Pero en lo concreto, en este mes de febrero organizamos una salida con el objetivo de sumar más gente al ciclismo y al team.

¿Cual es la finalidad del team?
La finalidad de el team es darle la oportunidad a la comunidad de la Universidad (alumnos, docentes, administrativos) de acercarse al ciclismo y que conozcan el deporte. Estoy convencido que por la pandemia se sumó muchísima gente a rodar, a utilizar la bicicleta como medio de transporte, ya sea para ir a estudiar, a trabajar, etcétera. Entonces, ya que tienen el medio, que no solo sea un medio de transporte sino que ese mismo medio sirva para utilizarlo en el deporte, que una vez que se suban a la bicicleta salgan a rodar, a entrenar en grupo, participen de alguna competencia… En definitiva, que no se bajen más de la bici.
La idea del team nació como una idea loca que se me ocurrió, como una actividad más para proponer, porque a pesar de que conformamos un team, el ciclismo es un deporte individual y es mas fácil quizás de comenzar que un deporte de conjunto. Afortunadamente las autoridades de la Universidad apoyaron la idea y a los compañeros de team les encantó. Estamos muy entusiasmados.
Hoy el equipo está abierto a toda la comunidad de la Universidad. Vamos a hacer salidas y entrenamientos y participar en competencias. Y comunicaremos todo esto a través de la página de la Universidad, de las redes sociales y además cada miembro de la comunidad recibirá un email con la propuesta.

¿Quién o quiénes dirigen el equipo y deciden qué actividades hacer?
No hay un capitán. Hasta el momento quien ocupó ese lugar fui yo, que fui el nexo entre las autoridades de la Universidad y el equipo y también con el organizador de la carrera en la cual participamos. Con el resto de los temas, como programar juntarnos a entrenar, nos ponemos de acuerdo entre todos. Así lo hicimos para hacer el jersey: uno se encargó de comprarlos, otro se encargó de el estampado, etcétera. Cuando el equipo crezca, si bien el team lo hacemos entre todos, seguramente vamos a designar un capitán o representante.
Hoy estamos en la búsqueda de algún sponsor al que le brindaremos estar en el jersey del Team y en la página de la Universidad. Puede ser una bicicletería, alguna marca de indumentaria, etcétera que participe a cambio de beneficios para los integrantes del team y descuentos para la comunidad de la Universidad, que cuenta con 3000 alumnos.
Además, estoy en camino de contactarme con directores de deportes de distintas universidades para que se sumen otros equipos universitarios al ciclismo. Así como ocurrió la loca idea de conformar nuestro team, ya estamos pensando que otras universidades puedan tener el suyo y se sumen a las competencias. De esta manera el deporte universitario tendría una nueva disciplina que hoy no tiene, el ciclismo.

 

deportes@udemm.edu.ar | https://www.instagram.com/deportesudemm/

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

La pista ciclista circular elevada ubicada en el corazón de un bosque belga

Publicado

el


Los estudios belgas BuroLandschap y De Gregorio & Partners han diseñado una bicisenda circular elevada a la que han bautizado “Cycling through the trees” (Pedaleando a través de los árboles). Ubicada en Hechtel-Eksel, en el distrito de Limburgo, se trata de una senda de 700 metros de largo y 3 metros de ancho en medio del bosque, que alcanza una altura de 10 metros entre las copas de los árboles. La estructura arquitectónica de doble círculo tiene un tamaño de 100 metros de diámetro y una altura de 10 metros. Para acceder a ella, la pendiente es muy gradual, apenas llega al 3 o 4%, lo que hace que el paseo sea accesible para todos. Además, el sensacional panorama de 360º sobre la vasta naturaleza del bosque de Pijnven transmite sensaciones verdaderamente únicas.

Para reducir el impacto en el bosque, la estructura de acero se construyó utilizando una sola grúa montada en el centro del círculo y se instaló sobre pilotes roscados, no sobre hormigón.
El puente y los soportes de la estructura fueron hechos de acero estacionado a la intemperie, lo que le da un color marrón anaranjado muy similar al color de los troncos de pino en el bosque. Perfectamente integrados en el paisaje forestal, hacen que la obra arquitectónica sea difícil de reconocer más allá de los 100 metros de distancia.

El círculo ciclista ha sido construido en una zona del bosque adonde llega una extensa bicisenda inmersa en la naturaleza.
Naturalmente hubo que derribar algunos árboles, cuyos troncos fueron incorporados a una parada de descanso en las cercanías del “círculo mágico”.

“Lo más importante para nosotros fue construir una estructura con el menor impacto posible sobre el medio ambiente y la naturaleza”, explicó el fundador de BuroLandschap, Pieter Daenen. “¡Ese fue el punto de partida!. Los árboles eran, por supuesto, muy importantes. Después de todo, ir en bicicleta a través de los árboles ya no tendría sentido si los árboles fueran dañados o destruidos después de la construcción de la estructura.”

La inusual atracción fue diseñada para ser una experiencia mágica para aquellos que recorren en bicicleta la reserva natural cerca de la ciudad de Hechtel-Eksel. “Lo bueno de la construcción es la forma de espiral redonda. El ciclismo en combinación con el ciclismo en altura tiene algo mágico”, dijo Daenen. “Parece como si los visitantes volvieran a convertirse en niños. A menudo se ven visitantes que conducen varias veces. Además, el recorrido de 600 metros es bastante agradable y no demasiado difícil, incluso si su estado físico no es demasiado bueno.”
En fin, si querés que se te caiga la baba, no dejes de ver este video.

Además, por si querés construirla en el fondo de tu casa, aquí van los planos.

 

Fuente: https://www.dezeen.com/2020/11/20/cycling-through-the-trees-limburg-forest-belgium/

Continua leyendo

Más Leídas