Ocultar Barra

El camino fácil

Fecha: 24.03.2011

El ciclismo es un gran deporte. Sin embargo una buena parte de los argentinos que coincide con esta afirmación considera que haciendo 20 a 30 cuadras de tanto en tanto a no más de 15 km/h ya es suficiente. Por lo tanto podríamos afirmar que el ciclismo es un gran deporte pero poca gente lo practica regularmente. Y la razón de esto pareciera radicar en una cierta mala reputación de nuestro deporte: la gente suele pensar que es muy trabajoso encaramarse sobre una máquina incómoda (que es lo que le venden los malos comerciantes a los inexpertos) para rodar en medio del peligroso tránsito, donde los ciclistas no son bienvenidos. Estas razones explican el escenario argentino de la bicicleta: hay muchos dueños de bicicletas (en Argentina se venden más de un millón de bicicletas por año) pero muy pocos ciclistas activos. Es que hay demasiados argentinos que jamás han disfrutado de los auténticos placeres del ciclismo simplemente porque no conocen la manera fácil, segura y eficaz de andar en bicicleta.
Andar en bicicleta es un viaje y una aventura. Es la capacidad de ir hacia donde se quiera sintiendo el placer corporal y mental de generar la energía necesaria para lograrlo. Hay pocas cosas que igualen esta satisfacción, por más que vaya acompañada de un razonable cansancio.
El ciclismo es un excelente ejercicio, aunque no cuando uno se limita a rodar a 15 km/h. Una vez que se aprende la técnica correcta de pedaleo uno puede disfrutar desplazándose a 20, 30 y hasta a 40 o más km/h. Y una vez adquirida esta pericia el ciclismo es una forma de ejercicio fácil, quizás la más fácil de todas, y la más eficaz, ya que uno produce potencia mayor por períodos más prolongados que en cualquier otro deporte.
La bicicleta está tan admirablemente diseñada que permite a su piloto trabajar con comodidad y eficiencia. Y cualquier persona puede constatar esto, siempre que acceda a una bicicleta del tamaño correcto, ajustada a su talla y a su peculiar estado físico y en concordancia con el estilo en que puede o quiere pedalear. El sistema de transmisión suele confundir al inexperto, pero cuando logra descubrir su uso correcto y sus ventajas el recorrido será más fácil y la velocidad mayor.
Si una bicicleta está bien fabricada responderá a cada movimiento de su tripulante -y en algunos casos hasta pareciera que responde a su pensamiento. Con el tiempo pasamos a sentirla como parte de nosotros mismos, permitiéndonos cubrir grandes distancias, subir cerros y volar por descensos con una potencia digna de un superhéroe.
Es cierto que a menudo a las bicicletas se le pinchan las ruedas o requieren ajustes. Sin embargo el tiempo y el uso nos permiten aprender cómo funciona cada componente y la forma más sencilla de repararlo, de modo que rara vez nos deja en la calle. Hasta personas sin habilidad mecánica pueden lograr esto con un mínimo de observación y práctica.
Es razonable que la gente piense que circular en bicicleta en medio del tránsito motorizado es peligroso y amenazante. Sin duda que el tránsito no es uno de los placeres de la vida, ni siquiera para el mismo automovilista (sólo lo es para las empresas de peaje y los funcionarios de Tránsito), pero cuando se aprende a andar en bicicleta en él uno se percata que se integra a una danza que con experiencia, conocimientos y prudencia se puede bailar. En ese momento el tránsito deja de ser una misteriosa amenaza, para convertirse en una condición que puede manejarse con un razonable nivel de seguridad.
Para todos nosotros el ciclismo no sólo es un gran deporte sino que además realmente vale la pena. Busquemos los caminos para que otros, especialmente nuestros allegados y seres queridos, lleguen a esta convicción recorriendo el camino fácil hacia él. El verano mismo e incluso las vacaciones son una gran oportunidad para lograrlo.


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Mario García, Reflexiones en dos ruedas

2 Responses to “El camino fácil”

  1. Marcelo dice:

    Estoy tan de acuerdo con lo que decis Mario,sobre todo cuando decis que «es un viaje y una aventura » que siento una perdida irrecuperable los años que no tome la bicicleta mas seriamente.
    Hasta los 17 años no tenia un minuto de mi vida sin mi compañera de 2 ruedas, despues no puedo saber que me bajo, si a esa edad uno cree que es medio grandote o al no tener un auto mejor nada, no se…

  2. Muy buen punto de vista. Coraje, curiosidad y ansias de superarse, en bicicleta.

Dejá tu comentario

    iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

    Nº 300 - Diciembre 2019


    > 25 años y 300 ediciones
    > Víctimas viales y justicia distraída .
    > Estirarrayos, pinza corta cables y fundas, cortaducto y estiracables.
    > Viajes: Mendoza en bicicleta.
    [+]

    canaglia

    philco

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable