Conectá con nosotros

Ciclismo urbano

El fundamentalismo ciclista

Publicado

el


Foto: Adli Wahid en Unsplash

La Real Academia Española define la palabra fundamentalismo como “exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida.” A pesar de esta definición grandilocuente, el término tiene mucho que ver con algo tan sencillo como andar en bicicleta.
Sabemos que al hablar de ciclistas, automovilistas o motociclistas, usamos términos rápidos y fáciles para referirnos a personas que circunstancialmente manejan tal o cual vehículo. Agilizamos la comunicación y ayudamos a entendernos. Los problemas vienen cuando creemos que esas divisiones existen de verdad. Generalizar no es bueno ni acertado… ¡Pero vamos! ¿Cuántas veces escuchamos hablar de que los ciclistas tal cosa, los automovilistas tal otra y los peatones lo de más allá? Es ahí cuando conviene tomar un poco de distancia y pensar en que más allá de la forma en que cada uno se moviliza por la ciudad, todos seguimos siendo personas antes que nada. En definitiva sólo hay personas que en un momento conducen un auto, una moto, una bici o simplemente caminan y que más tarde, ese mismo día, se intercambiarán roles. Pero la condición de ciudadanos que usan el espacio público seguirá siendo igual para todos ellos.

Un recién nacido
Existen muchos y muy buenos artículos que profundizan en gran forma en los comportamientos de las personas respecto al tránsito. (Al respecto recomiendo leer la entrevista de Rocío Cortina al antropólogo Pablo Wright, publicada en Biciclub de julio de 2015 y también disponible en biciclub.com.)
En este artículo la intención es poner el foco exclusivamente sobre la bicicleta y en especial sobre el fundamentalismo ciclístico. Puede sonar un poco exagerado, pero es la mejor manera que encuentro para denominar a ese riesgo al que estamos expuestos muchos de nosotros. Como cualquier otro recién nacido, esta nueva cultura de la bici en la ciudad necesita que la cuidemos mucho y evitemos que absorba malas prácticas arraigadas en nuestra sociedad.
Les propongo entonces una pausa con reflexión para pensar si estamos realmente aprovechando las bondades de la bicicleta en beneficio de todos. Démonos una oportunidad analizando las siguientes situaciones concretas.
Muchas veces, quienes van pedaleando se ofuscan (con o sin razón) con un peatón porque camina por una ciclovía o cruza sin mirar para el lado donde vienen las bicis. Probablemente aquel peatón cruzó mal o ignoró que estaba parado sobre la senda exclusiva para bicis. ¿Pero justifica realmente un insulto u otro tipo de agresión entre personas, digno de un encuentro entre automovilistas furiosos en hora pico? Está bien: reconozco que es más fácil decirlo ahora desde abajo de la bici y en frío, pero eso no le quita entidad a la pregunta. No debemos olvidarnos nunca de que absolutamente todos somos peatones y que caminar es la forma más democrática de moverse por la calle. ¿Acaso el peatón no debería ser el rey de reyes aún en sus deslices o imprudencias? Junto a los ciclistas comparten un mismo renacer: están recuperando el espacio que fueron perdiendo por décadas ante el transporte motorizado. Busquemos entonces la forma de tener una tolerancia “premium” en estos casos, ya que al fin y al cabo ciclista y peatones estamos en la misma. Bajar la velocidad, usar el timbre de la bici o advertir nuestra presencia con voz firme pero amable son soluciones eficientes.
Otra situación que se repite en Argentina y en muchos otros países es la falsa superioridad moral que sienten tener algunos que van sobre la bicicleta. La bici aporta en gran medida a una ciudad más humana y con menos contaminación, pero no por eso quien maneja un auto es menos ciudadano. Las leyes le permiten elegir libremente su medio de transporte y está en todo su derecho de hacerlo. Además, hay algunos momentos en los que el automóvil (aún en las grandes ciudades) resulta la mejor manera de moverse. Hoy el desafío es saber usar el auto con inteligencia, al tiempo que su tecnología se va desarrollando a favor del medio ambiente y de un tránsito más fluido.

Priorizar cualidades humanas
Es muy importante y necesario el aporte que están haciendo tantas personas que hoy trabajan sobre el bici activismo. Muchas asociaciones e individuos particulares hacen un gran esfuerzo para promover el uso de la bicicleta. ONGs, medios de comunicación, comerciantes, maestros y padres son grandes impulsores de este cambio cultural. Por eso resulta una gran pena cuando se confunde a aquellos que son activistas con quienes actúan como fundamentalistas ciclísticos. Esta situación empaña el noble trabajo que realizan algunas personas, pero afortunadamente no lo detiene.
El ciclista urbano debe saber que durante algunos años más seguirá siendo “el nuevo de la clase” y que por lo tanto los demás también están adaptándose a su presencia. En nuestro país se da un desafío extra por la poca solidaridad que existe en el tránsito y la fuerte resistencia al cambio. Pero justamente por ser el nuevo actor, el ciclista tiene la oportunidad de entrar y sacudir el avispero de forma positiva. Mostrar que se aceptan y acatan a las normas de tránsito y que se priorizan las cualidades humanas por sobre el vehículo elegido, son formas concretas de romper un paradigma que ya parecía inamovible.

 

Por Martín Lehmann

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ciclismo urbano

Bici Total, el plan de Seguros Rivadavia ágil y de bajo costo

Publicado

el

Seguros Rivadavia te ofrece tres planes para asegurar tu bicicleta, adaptados para las necesidades de cada ciclista.
Uno de ellos es Bici Total, un plan cerrado que ofrece la doble ventaja de una forma muy ágil de contratación y un bajo costo.
El plan está dirigido a aquellas personas propietarias de una bicicleta que desean contratar coberturas y sumas definidas y cuenta con las siguientes coberturas básicas:
Robo total.
Muerte accidental.
Invalidez total y parcial permanente por accidente.
Gastos de asistencia médico-farmacéutica por accidente.
Cobertura de responsabilidad civil del ciclista.

 

Más info: www.segurosrivadavia.com | 0810-999-3200 | info@segurosrivadavia.com
O bien contactarse con cualquiera de los agentes que conforman la extensa red de Productores Asesores de Seguros Rivadavia en todo el país.

Foto: Eduardo Enrietti en unsplash

Continua leyendo

Ciclismo urbano

El Viernes 13 de Enero de 2023 se realizó una marcha pacífica en reclamo de mayor seguridad ante reiterados robos cada vez más violentos que sufren los ciclistas.

Publicado

el

Una propuesta de Bicisur y Ciclistas Monte Grande que reunió a más de 200 ciclistas y donde participaron varios grupos ciclistas de la zona, entre ellos Ciclismo Ezeiza, Mountain amigos y muchos otros.

La marcha fue tranquila y ordenada, preservando la seguridad en el tránsito, en un recorrido que comenzó en la Plaza Mitre de Monte Grande frente a la Municipalidad de Esteban Echeverría, hasta la Municipalidad de Ezeiza donde descansaron unos breves minutos para luego retornar a Monte Grande.

Desde la Secretaría de Seguridad de Esteban Echeverría hicieron propuestas para, en un futuro, al menos llegar a tener circuitos seguros, que se irán desarrollando junto a los ciclistas, mientras que en Ezeiza se comprometieron a aumentar el patrullaje.

Más info: https://www.instagram.com/ciclistasmontegrande/

Continua leyendo

Ciclismo urbano

La violencia vial y las bicicletas: buenos y malos en la misma bolsa

Publicado

el

Por

Por estos días, impulsado por las redes sociales, se instaló el tema de la violencia vial, destacando principalmente los incidentes entre ciclistas y automovilistas, y en menor medida peatones y otros usuarios de la vía pública.

Que hay un estado de alteración y violencia generalizada que excede particularmente al tránsito es palpable y leemos y escuchamos noticias todos los días en ese sentido. Grescas, peleas, estados de alteración permanente que ante la mínima discusión escala a niveles ridículamente peligrosos. El caos de tránsito de la ciudad es un caldo de cultivo ideal para potenciar esas conductas: estrés, bocinazos, insultos de los más variados, exceso de ruidos, conducción agresiva e imprudente y la tensión que se respira a cada momento en hora pico da rienda suelta a la exteriorización de conductas agresivas que en otras situaciones o momentos quizás se lograban reprimir.

Protegidos por una carrocería, a la que se suma todo el valor simbólico que tiene el auto como objeto, la percepción de peligro se traslada a la del cuidado del bien solamente. Un pequeño toque que provoca apenas un rayón o una abolladura es claramente inofensivo para el conductor de un auto, pero despierta una ira irracional hacia quien (accidentalmente o no) lo haya provocado. Si a esto sumamos conductas imprudentes ya familiares (como conducción bajo efectos del alcohol y/o mirando el celular y/o con exceso de velocidad y/o sin respetar las prioridades y reglas básicas) y la falta de autoridad, control y sanciones efectivas por parte del Estado (que por omisión se desentiende de cuestiones que hacen a la convivencia ciudadana) convierte a las calles en una selva en la que los más vulnerables terminan siendo las víctimas.

El agosto del año pasado, en Avenida Balbín y Monroe un ciclista murió bajo las ruedas de un camión que giró sin respetar la distancia al ciclista. En el lugar hay una bicicleta blanca en recuerdo de la víctima.
En noviembre, un conductor alcoholizado atropelló a una persona de 65 años en un country de Pilar, ocasionándole graves heridas.
En ese mismo mes, un conductor también bajo efectos del alcohol se subió a la Plaza de la República, donde está el Obelisco. No fue una tragedia porque ocurrió de madrugada, cuando no circula gente por ahí.
Durante el pasado mes de diciembre un automovilista quiso evitar un control policial y arrastró en el capot de su auto a dos agentes, que terminaron con heridas en sus piernas.
En enero de este año un conductor, también con exceso de alcohol en sangre, se incrustó en una casa de Moreno, matando a dos niños que estaban dentro de la casa durmiendo. Luego intentó escapar.
También en Paraná, Entre Ríos, el conductor de un camión embistió y mató a un ciclista en la avenida de acceso al túnel subfluvial.

Estos incidentes viales se repiten diariamente. Pero será que ya los tomamos con naturalidad, porque ninguno de estos se viraliza ni genera polémica en las redes. A nadie le llama la atención que se use el auto como un arma. A nadie le molesta ver conductas contrarias a la seguridad vial. Esto ya no genera likes ni retweets. Aunque sean nuestros niños, nuestros amigos y familiares los que pierden la vida.
Con mayor o menor gravedad todos los días hay que lamentar víctimas evitables por culpa de la violencia al volante y la desidia del estado, que ignora el derecho a movilizarse con seguridad, sobre todo a quienes no se mueven en vehículos motorizados, y elude sus responsabilidades al otorgar licencias de conducir de manera irrestricta y no ejerce su función de control ni aplica la consecuente sanción efectiva.
Romper espejos de autos, golpear y patear puertas y buscar y fogonear constantemente el conflicto está pésimo. Alimenta reacciones desmedidas, pone a buenos y malos en la misma bolsa, maximiza prejuicios e incita a más violencia. No ayuda en nada (más bien logra el efecto contrario) a pacificar las calles, que es lo que la mayoría de los que nos movemos en bicicleta buscamos, un entorno en el que podamos movernos sin poner en riesgo nuestra integridad.

Por Matías Avallone, conductor del programa B Invasión Bicicleta https://twitter.com/matiasavallone | https://twitter.com/binvasionbici

Continua leyendo

Ciclismo urbano

¡Basta de robos a ciclistas!: una marcha para hacernos visibles

Publicado

el

Frente al flagelo de los continuos robos a ciclistas y con el objeto de hacer visible el problema, las agrupaciones bonaerenses Bicisur y Ciclistas Monte Grande invitan a todos los ciclistas a participar de una marcha ciclista, ordenada y masiva, desde la Municipalidad de Monte Grande hasta la Municipalidad de Ezeiza y vuelta.
La cita es el viernes 13 de enero del 2023 a las 19 hs, frente a la Municipalidad de Monte Grande, desde donde arrancará la marcha en fila de dos en dos, por razones de seguridad y para no molestar al tránsito, con dirección a la Municipalidad de Ezeiza, con regreso luego al punto de partida. 

La velocidad de la marcha será controlada, de manera de no dejar atrás a ningún participante. Para los que se quieran agregar por el camino, el recorrido se llevará a cabo por la ruta 205.
El lema: “¡Queremos pedalear seguros sin que nos roben!” 

Más info: @ciclistasmontegrande

#ciclismo #ciclistas #bikes #bikestagram #bike #biker #bikers #mtb #mtblife #mtblifestyle #ciclistasmontegrande #cicloturismo #cicloturista #bici #bicicleta #bicicletas #seguridad #montegrande #ezeiza #eljaguel #canning #luisguillon #zonasur #buenosaires #argentina

Continua leyendo

Más Leídas