Conectá con nosotros

Deporte y Entrenamiento

Entrenamiento: La desinformación de la sobreinformación

Publicado

el

La plaga de la sobreinformación en el deporte amateur, que por contraste es utilizada con mucha precaución por los auténticos deportistas de alto rendimiento. La importancia de la utilización de los recursos tecnológicos de manera selectiva en el deporte amateur. 

Quienes lean esto pensarán que probablemente voy a escribir sobre el coronavirus y el exceso de información contradictoria que abunda en los medios de comunicación. Lejos está el presente articulo de referirse a la pandemia o a esta cuarentena sin fin. Sin embargo no puedo dejar de hacer un paralelismo entre la sobreinformación que tenemos hoy sobre el tema del Covid 19 y la sobreinformación a la que podemos acceder cada día más en nuestras salidas a entrenar.

Sucede que permanentemente aparecen más y más dispositivos tecnológicos al alcance de los deportistas. Estos dispositivos, lejos de echar luz sobre nuestro rendimiento, nos nublan el panorama, llenándonos de datos y más datos que la mayoría de las veces no sabemos ni podemos interpretar.

Puedo recordar cuando hace unos 5 o 6 años un alumno vino a mostrarme su Garmin Edge 500 inalámbrico y con tantos campos de información que se lo pedí prestado para llevármelo a casa y estudiarlo con detenimiento.

Por aquel entonces no me hubiera imaginado que “semejante” ciclocomputadora iba a quedar tan desactualizada apenas unos 3 o 4 años después.

Como entrenadora soy una agradecida de los avances tecnológicos que permiten hacer mi trabajo de modo más preciso y eficaz.

Allá por el “siglo pasado” (1995, cuando había vuelto de mi especialización en Alto Rendimiento en Alemania) todos los lunes a las 7 AM me juntaba con mis alumnos en una YPF de Villa Allende (ciudad en la que vivo) para entregarles en mano la hoja con los planes semanales de cada uno.

Si quería hacer un seguimiento en vivo de algún entrenamiento no me quedaba otra que perseguirlos en mi auto (hasta Alta Gracia, Carlos Paz, Río Ceballos o Jesús María) y acercarme cada 3 a 5 kilómetros para preguntarles el pulso, la cadencia, la velocidad promedio, etcétera.

En contraposición con aquella película en blanco y negro hoy puedo desde mi escritorio hacer un seguimiento en vivo de las variables de entrenamiento de un alumno que vive en Jujuy, de otro de Neuquén o de otros tantos en cualquier punto del interior de Córdoba.

Y no solo eso, por las noches puedo ingresar a las páginas de las diferentes aplicaciones que ellos utilizan para analizar detalladamente los resultados que arrojan los trabajos de calidad. Comparar un segmento de hoy con el mismo segmento de tres meses atrás o bien hacer una correlación pulso/watts en un trabajo en Zona 5 cardíaca de su FTP (Functional Threshold Power = umbral funcional de potencia).

Pero dicho todo esto, me gustaría compartir con los lectores un análisis un poco más integral de la utilización de las herramientas tecnológicas en deportistas amateurs.

No sin antes aclarar que, lejos de ser una crítica estéril, pretendo más bien poner en claro qué, cuándo, porqué y para qué necesitamos saber/conocer los datos que nos arrojan los diferentes dispositivos.

Deporte amateur vs deporte de alto rendimiento

Cuando hablamos del deporte de alto rendimiento hacemos referencias a aquellos deportistas que entrenan entre 6 a 8 horas diarias todo el año y que buscan como objetivo participar y destacarse en campeonatos continentales, mundiales u olímpicos o batir récords internacionales.

Quiero aclarar de entrada que ganar Río Pinto no es alto rendimiento, por más que muchos de los que hacen podio allí entrenen de 4 a 6 horas por día…

En lo personal, solo en el alto rendimiento sí justifico al cien por ciento la utilización de absolutamente todas las herramientas tecnológicas, no solo las de medición de variables fisiológicas sino también las de análisis biomecánico, las de hidratación, nutrición, suplementación (permitida, claro) y todas aquellas a las que podamos echar mano para lograr que ese deportista dé su cien por ciento en el momento en que lo tiene que dar.

Ahora bien, un deportista de 30, 35 o 40 años que se dedica por ejemplo al triatlón y que entrena 30 horas semanales o más…, pero ni siquiera baja las 9 horas en un ironman o las 4 horas en un half o las 2 horas en un olímpico, por más que sea el más rápido del grupo, del pueblo, de la ciudad y de la Argentina, si no está en una fecha ITU o entre los 10 en un Ironman oficial, eso definitivamente no es alto rendimiento.

Aclarado esto, no soy partidaria de utilizar toda la parafernalia de información de rendimiento en un deportista amateur. O al menos no de entrada.

Tengo una alumna que debutó en un ironman con 11 horas 15 minutos y tres años más tarde clasificó a Hawaii con 10 horas 18 minutos. Recién ahí le pedí que se comprase un potenciómetro.

Otro alumno bajó las 3 horas en el Pinto el año pasado, entrenando 4 veces por semana bici y 2 veces por semana fuerza. Hizo el tiempo que hizo sólo con un pulsómetro de Garmin. Recién este año se compró el potenciómetro.

Fui testigo presencial durante siete años (siendo entrenadora ayudante) del proceso que hizo la nadadora Georgina Bardach, quien llegó a ser medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Con ella su entrenador sólo hizo dos veces test de lactato. Todo lo demás fueron horas y horas y metros y metros nadando y “escuchando” su cuerpo.

Pasando en limpio lo anterior, a lo que me refiero es que como entrenadora elijo no tirar toda la carne al asador de entrada. Un deportista amateur debe primero conocerse (física y psíquicamente), y esto le puede llevar entre dos y cuatro años, dependiendo de las horas que le dedique a su entrenamiento.

Es por ello que siempre le digo a mis alumnos que tanto la bici como los cascos, los anteojos, las computadoras, los pedales y las trabas deben de ir “evolucionando” con la mejora progresiva del deportista. Porque ver una bici con cambios electrónicos en un deportista con 10 kilos de sobrepeso es poner el carro por delante del caballo.

Primero entrenemos, después vayamos evolucionando y utilizando las herramientas tecnológicas de modo selectivo y no de modo compulsivo.

Evaluación y medición

Muchas veces me ha pasado que algún alumno viene a decirme que le ofrecieron hacer una evaluación de laboratorio… En primer lugar,debo confesar que no me gusta que un médico le diga a mis alumnos que necesitan hacerse una valoración del rendimiento. Es como si yo les dijera a sus pacientes que necesitan hacerse un análisis de sangre y orina o una tomografía de cerebro.

Es decir… ¿con qué criterio le dicen que se tiene que evaluar?

Lo que sucede es que muchos de esos médicos o profesores o pseudo profesores que tienen máquinas para evaluar, también pedalean y se encuentran a mis alumnos en ruta en alguna salida de sábado. Y claro está, tienen que vender sus servicios.

Es por ello que destaco acá en Córdoba a un único centro de evaluación de rendimiento cuyo director habló directamente conmigo para ofrecerme para mis alumnos (en caso de que yo lo considerase necesario) una batería de tests y evaluaciones de laboratorio.

A esto le llamo ética profesional.

Dicho esto, me detengo en este tema porque se están poniendo muy de moda las evaluaciones y tests de rendimiento en laboratorios  y gimnasios.

El sábado pasado escuchaba un vivo entre Javier Capitaine y Oscar Galíndez. Javier entrenó a Oscar por casi 10 años y con él Oscar consiguió el campeonato del mundo de duatlón en Cancún 95. Una frase que me quedó de Javier en esa charla fue la siguiente: “Lo importante no es saber cuál es tu VO2 o tu FTP, lo importante es ver qué podes hacer con eso.” Comparto cien por ciento esta afirmación.

Y a esto yo le agregaría que si tengo un deportista con 7 kilos de más, como entrenadora debo tomar decisiones. Entre estas decisiones está el elegir qué evaluar y para qué.

En un caso como éste elijo, en lugar de un test de Consumo Máximo (que me arroja un número de, por ejemplo, 46 ml/kg/min) hacer tres antropometrías en un semestre para ver cómo evoluciona la relación grasa/músculo. Ya que no tengo la menor duda de que si este deportista baja en cuatro meses de 23% de grasa a 20% y a la vez aumenta su masa muscular de 41 a 43%, indefectiblemente su valor de VO2 max también mejorará.

Y para esto no necesito pagar 3000 pesos ni someter a la persona a una evaluación de laboratorio.

Algo similar me sucede cuando un deportista que hace cuatro horas en el Pinto me pregunta si le serviría comprarse un potenciómetro, el “garmin cienmil con mapa tridimensional y en colores pastel”. Mi respuesta es simple: primero acércate a las tres horas y después cambiá el Garmin.

Lo que sucede es que los deportistas comienzan a marearse y a creer que es más importante bajar el entrenamiento a la página de Garmin que entrenarse. Es más importante saber si pedalearon de modo fluido y equilibrado con ambas piernas durante las tres horas que prestar atención a los pulsos, a la frecuencia respiratoria y a saber cuándo y con qué relación deben pararse en los pedales para una subida de 4 kilomtreos y 2% de inclinación.

Comienzan a perderse en un mundo de datos, números y valores y se olvidan de lo más importante: prestar atención a sus propias sensaciones, aprender a leer de dónde viene el viento, saber cuál es la fuga buena o elegir muy bien la rueda que lo lleve exigido pero sin explotarse.

Con casi 50 años de edad y 30 como entrenadora, tengo la sensación de que estamos perdiéndonos en un laberinto de información que lejos de informarnos  nos desinforma. Porque es verdaderamente imposible analizar de cada salida de 30, 40 o más deportistas una treintena de datos y sacar conclusiones para tomar las decisiones acertadas.

Un programa de una computadora es claramente superior a la mente humana para procesar datos. De eso no hay duda. Pero ninguna computadora ni ningún programa podrá jamás describir ni transmitir sensaciones.

Aquellas como las de una crono con viento a favor o de una trepada con viento en contra, o de una fuga en un pelotón que trabajó parejito, o de la rueda perfecta que me llevó por todo el perilago sin gastar un gramo de energía propia…

Las computadoras nos arrojan datos, sólo eso, números fríos y vacíos de contenido emocional. Y no tengo dudas de que tarde o temprano, cuando pase la emoción de lo nuevo, de saber que tengo 46 o 50 mililitros por kilogramo de peso por minuto (VO2), que mi FTP es de 360 watts o que mi Zona 5 cardíaca está a 172 pulsaciones, cuando pase el furor por el saber y el comparar números, volverá el placer de disfrutar de una salida en pelotón con un grupo de amigos, de una charla cómplice con una amiga trepando el Observatorio en una siesta de otoño, de una previa a una carrera durante un fin de semana de noviembre, haciendo noche en Mina Clavero y regresando al otro día, después del asado con fernet…

Cuando podamos levantar la cabeza y sacar la vista de tanta pantalla con luz artificial, miraremos al cielo nuevamente y nos dejaremos encandilar  por un sol primaveral. Y sólo allí nos daremos cuenta que después de todo tener un FTP de 360 watts no era tan importante. Lo verdaderamente importante era y serán los momentos compartidos arriba de la bici y debajo de ella.

Porque a esta altura de mi vida estoy convencida de que entre los deportistas amateurs el compartir buenos momentos será siempre el motor principal de esta pasión. ¡Todo lo demás son simples actores de reparto!


Por Elisa Lapenta: entrenadora de afamados deportistas de alto rendimiento | (0351)15-6225243 | elisalapentah3o@hotmail.com | h3o Sports

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesorios

Look, los pedales de la victoria de Pogačar, en edición limitadísima

Publicado

el

Después de tres semanas y 3414 kilómetros de intensa carrera, Tadej Pogačar (UAE Team Emirates) volvió a lucir el maillot amarillo en los Campos Elíseos de París luego de ganar el Tour de Francia por segundo año consecutivo.
El ciclista esloveno ganó utilizando los pedales Keo Blade Carbon Ceramic Ti. Y la marca francesa, para celebrar su victoria, está lanzando una edición única de estos pedales: 150 pares de Keo Blade Carbon Ceramic Ti amarillos, idénticos a los que cruzaron la línea de meta del Tour.

Su color emblemático, símbolo de la victoria en la mayor carrera ciclista del mundo, esconde la tecnología de pedales más eficiente del mercado actual: eje de titanio, cuerpo y lengüeta de carbono, rodamientos cerámicos.
Estos pedales, de liviandad extrema, ofrecen la mejor relación peso/superficie de contacto posible (pesan solo 95 gramos y tienen 700 mm2 de superficie)
Producido en cantidades muy limitadas en el taller de Look de Nevers, Francia, esta edición de 100 pares hará las delicias de todos los fanáticos del Tour y del maillot amarillo.
Pero apurate, ¡estos pedales se agotan más rápido de lo que Pogačar tardó en subir al Col de Romme!
 
montisrl.com.ar

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Se realizó la 3ª fecha del Campeonato Amigos del Pedal en Salta

Publicado

el

Por

Con el marco de una mañana fresca y soleada y con la presencia de más de 140 corredores, el domingo 4 de julio se llevó a cabo el rally Higuerillas Challenger, la 3ª fecha del campeonato salteño de los Amigos del Pedal. Se realizaron dos distancias, una de 40 kilómetros y otra de 26. Ambas largaron del puesto policial de Las Higuerillas y se dirigieron hasta el Monolito (lugar donde murió el héroe nacional General Martín Miguel de Güemes ). En este punto, los ciclistas de la distancia corta emprendieron la vuelta, mientras que los del recorrido más largo siguieron hasta Finca La Cruz (donde se encuentra la casa donde vivió el General Güemes), para luego regresar por el mismo camino, completando los 40 km. En ambos recorridos los bikers tuvieron que pasar por varios arroyos y grandes subidas y bajadas.
El ganador de la general del circuito de 40 kilómetros fue Mateo Cardozo (1h 23m 05s), seguido de Franco Delgado (1h 23m 09s) y Paul Alzogaray (1h 24m 56s). Todos de la categoría Élite.
En cuanto a las damas, la ganadora de la general fue Miriam Potinger (1h 33m 39s), seguida de Cristina Cabezas (1h 51m 27s) y Liliana Cruz (1m 56m 22s).
El varón más rápido de la general del circuito de 26 km fue Carlos Sarmiento (52m 57s), seguido de Mauricio Guerra con un tiempo de (54m 24s) y Ricardo Marcelo Rechiutto (54m 27s).
Por su parte, la mujer más rápida fue Pía Agustina Aguirre (1h 01m 52S), seguida de María García (1h 05m 13s) y Anahí Candelaria Córdoba (1h 06m 39s).
Cronometraje estuvo a cargo de Bubilo Chip Timing.

Para ver todos los tiempos: www.bubilo.com.ar

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Brutos Team, un modelo de un equipo de ciclistas digno de imitar

Publicado

el

Puerto San Julián es pequeño en tamaño y población pero grande en recursos humanos. En el texto que sigue, Pablo Pacheco nos cuenta su experiencia en la actividad del Brutos Team, el equipo de ciclistas que él mismo integra.


“La idea de formar una asociación nace en agosto del 2016 en la previa de la carrera Vuelta Ballenas, carrera tradicional que se desarrolla en Puerto Madryn, Chubut. Siete de nosotros (Martín, Marcelo, Néstor, Cristian, Roberto, Ezequiel y Pablo) decidimos ir a participar, cada uno movilizado por su propia motivación y otros sin tenerla, porque solo decidieron ir…
Investigando un poco sobre el evento, nos dimos cuenta que del mismo participaban equipos representando marcas, localidades, grupos, etcétera. Consideramos entonces que nosotros no podíamos ir sin tener algo que nos distinguiese. Uno de los muchachos había diseñado un rompe vientos de color naranja con vivos azules que contenía monumentos que distinguen a nuestra localidad, Puerto San Julián.

Con las camperas listas nos lanzamos a lo desconocido, ya que de los siete que íbamos solo tres tenían pasado en el ciclismo, aunque hacía más de 22 años que no competían. Los otros cuatro veníamos del futbol, básquet y canotaje, ¡una combinación perfecta..!
Ya con la carrera finalizada y con un montón de sensaciones maravillosas por lo vivido, nos propusimos avanzar un paso más y armamos la Asociación Brutos Team. Juntamos la documentación requerida por las autoridades municipales para tener personería jurídica municipal y actualmente comenzamos a tramitar la personería provincial.
El nombre surge de comentarios que íbamos haciendo sobre la preparación previa a la carrera, porque fue todo a lo bruto: cinco corrieron con bicis 29, uno casi sin frenos, dos en bicis rodado 26 con triple plato, de los cuales el plato más grande nunca entró…, frenos a balancín que cuando frenaban parecía un colectivo y algunos con menos de dos meses de preparación para los 60 km que demandaba la carrera… ¡De ahí surge lo de Brutos Team!

 

La actividad deportiva

La idea base del grupo es la actividad al aire libre, organizar carreras y participar en todas las que se pueda. En los jóvenes, en cuatro ocasiones hemos sido sede de fechas del campeonato santacruceño zona sur, organizado duatlones, eventos para niños, forestación, etcétera. Estamos muy comprometidos con las actividades sociales, más que nada las destinadas a los niños, para los cuales hemos creado el Desafío de los brutitos, un evento que hacemos para cerrar el año en una canchita de fútbol de tierra donde demarcamos un circuito con cubiertas, cintas de peligro, banderas y mucho color, para que ellos sientan lo que es estar dentro de una carrera. Los separamos por edades y todos corren dos tandas por categoría. En este evento todos son ganadores, ya que es participativo, porque abarca las edades de 3 a 12 años. Todos se llevan una medalla por haber participado y un numerito para participar del sorteo de cuatro bicicletas rodado 20. No cobramos inscripción para los eventos de los niños, solo buscamos que la pasen bien.

 

Tu bici en desuso puede hacer feliz a un niño

Esta idea la veníamos pensando hacia bastante tiempo y consiste en recuperar bicicletas que están tiradas en el fondo del patio, galpón o simplemente guardadas, a las cuales con un poco de amor y dinero se las puede poner en funcionamiento nuevamente. Pero siempre nos encontrábamos trabados en el mismo lugar, lo monetario y el decidir a quién se las daríamos.
Por suerte, en una reunión que mantuvimos con el Intendente Municipal Daniel Gardonio le contamos la idea, la cual apoyó desde el minuto cero. Fue él quien nos terminó de dar el empujón que nos faltaba: la municipalidad se haría cargo de los repuestos para poner en condiciones las bicicletas y desde el área de Acción Social a cargo de Romina Persia decidirían el destino de las mismas a través de los estudios socioeconómicos que llevan adelante continuamente.
Actualmente tenemos más de 30 bicis para reparar y ya entregamos seis que estaban prácticamente nuevas (el proyecto empezó en febrero de este año). El plan prevé dos entregas anuales.

Para mayor transparencia, se firmó un acuerdo entre el municipio y la asociación. Ahora estamos esperando la primer tanda de repuestos (llantas, cubiertas, cámaras, cables, frenos, asientos, pedales, piñones) para poder seguir con el armado y poder entregarlas antes que entre el invierno.
El grupo cuenta con una comisión que consta de presidente, secretario, tesorero, vocales titulares, suplentes y revisores de cuentas. Además de contar en nuestras filas con ciclistas en casi todas las categorías, contamos con amigos que colaboran siempre con las actividades que desarrollamos; la familia que nunca nos deja solos, tanto alentando en las carreras como acompañando en el marcado de los circuitos, atendiendo el bufete, entregando kits a los corredores u oficiando de banderilleros, lo que haga falta.
La asociación se financia con fondos generados a través de rifas y varias veces con dinero que sale de nuestros bolsillos. Cada vez que organizamos un evento los pequeños comercios locales son los primeros en colaborar y ponerse a disposición, nunca nos dejan solos. El gobierno local nos ha abierto sus puertas desde el comienzo de su mandato. Esto nos pone muy contentos, porque además de hacer lo que nos gusta estamos representando a nuestra localidad, no solo cuando vamos a correr sino cuando organizamos alguna carrera.
Estamos en las redes sociales, Facebook e Instagram como Brutos Team Pto. San Julián, mostrando un poco de lo que hacemos y es la vía por la cual nos pueden contactar. Estamos recibiendo auspicios y donaciones de cualquier tipo para realizar sorteos entre nuestros seguidores, etcétera.”

 

Por Pablo Pacheco / Brutos team / Puerto San Julián (SC)

 

Puerto San Julián: un poco de historia

Fundada el 17 de septiembre de 1901 por decreto del presidente Julio Argentino Roca, la localidad santacruceña de Puerto San Julián tiene 9000 habitantes y está ubicada en el departamento de Magallanes, sobre la bahía de San Julián, en la costa atlántica, a 360 kilómetros al norte de Río Gallegos, la capital provincial, y a 427 kilómetros al sur de Comodoro Rivadavia, Chubut. Tiene puerto y aeropuerto.
El nombre de la ciudad proviene del paso por el lugar de explorador Fernando de Magallanes, portugués nacionalizado castellano, quien arribó a esa costa en la célebre nao Victoria el 31 de marzo de 1520 en una expedición que iba en busca de un paso hacia la India por el sur de América, lo que significó el primer viaje marítimo alrededor del mundo del que se tenga conocimiento histórico.
El nombre de la bahía fue impuesto por el propio Magallanes, por haber arribado a ella el día en que los católicos conmemoran a San Julián de Cesárea. El navegante también puso una cruz en la mayor elevación de la zona, un cerro de 285 msnm desde el que se divisa toda la bahía, al que bautizó como Monte Cristo pero que hoy se llama Monte Wood.
Durante la estadía en la zona se produjo un amotinamiento de tripulantes que querían volver a España, motín que Magallanes logró sofocar, y el primer contacto del hombre europeo con los habitantes de la zona de la etnia aonikenk, a quienes un cronista de la época define como “gigantes”.
El paso de Magallanes y su gente por el lugar no dio lugar a ningún establecimiento poblacional europeo, cosa que recién sucedió en 1780, cuando a unos 10 kilómetros de la actual San Julián se fundó la colonia española llamada Floridablanca.

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

El Rally Trasmontaña se corre en Tucumán el 21 de noviembre de 2021

Publicado

el

La pandemia hizo que durante el 2020 no se concretara el mayor encuentro anual del MTB nacional y que para este 2021 el evento se desplazara de su tradicional fecha de agosto al fin de semana del 19 al 21 de noviembre próximos, ¡una cita ya plenamente confirmada y que seguramente tendrá récord absoluto de participantes!

Durante los días viernes 19 y sábado 20 de noviembre se desarrollará en un espacio aun a determinar de la capital tucumana la Expo Biciclub, en la que ya aseguraron su presencia prácticamente la totalidad de las marcas de bicicletas, componentes y accesorios que operan en el país.

Y el domingo 21, desde muy temprano, ya que para esa época hay temperaturas cálidas en la región, explotará de bicicletas el cerro San Javier, con miles de parejas dispuestas a recorrer los mejores senderos de montaña de la Argentina.
¡Una fiesta que la pandemia hizo esperar, pero que este año disfrutaremos más que nunca!

Por información sobre la carrera e inscripciones: www.trasmontaña.com
Por información sobre la Expo Biciclub: isabel@biciclub.com

Continua leyendo

Más Leídas