Ocultar Barra

Entrenamiento: tecnología y planes online, la nueva moda

Fecha: 12.12.2019

El deporte amateur está en franca expansión y crecimiento. Esto es muy alentador. Sin embargo este crecimiento exponencial hace que tengamos una masa de nuevos deportistas, adultos en su mayoría, buscando desaforadamente el modo de mejorar y mejorar, en muchos casos sin medir las consecuencias.

Texto: Elisa Lapenta* | Foto: Ariel Sabatella

Entrenar es producir las adaptaciones necesarias para mejorar nuestro rendimiento físico. Esto se logra lisa y llanamente con un proceso sistemático y sostenido en el tiempo. Nadie baja media hora en la maratón de un mes para el otro. Nadie puede preparar un ironman con 12 semanas de entrenamiento. Si pudiéramos entender esto, que es básico, nos ahorraríamos una cantidad de sinsabores y traspiés que lamentablemente viven muchos de los deportistas amateurs. Y esto sucede generalmente cuando queremos acelerar los procesos. Cuando vamos tras la mejora continua pero con métodos inapropiados. Cuando buscamos soluciones mágicas que no se adaptan a nuestra realidad.
Siempre le digo a mis alumnos que desconfíen de aquello que es rápido, cosas del tipo de “con solo 5 minutos diarios pierda 8 kilos en un mes”, o bien la nueva tendencia que se está instalando —sobre todo entre los ciclistas— de que con una hora de rodillo puedo suplir las adaptaciones metabólicas que se dan con 160, 180 o 240 kilómetros semanales de pedaleo.
Muchos deportistas amateurs tienen al alcance de un click toda la info sobre el entrenamiento de los deportistas de elite y esto los lleva a confundirse y a creer que si Froome entrena con potenciómetro y hace tres horas de rodillo en zona 3 de su FTP (Functional Threshold Power -umbral funcional de potencia), ellos pueden hacer lo mismo y así ganar la carrera. Nada más alejado de la realidad.
Tengo una alumna que entreno desde hace 11 años y con la cual nos llevo 7 años clasificar al ironman de Hawaii…, y lo logramos sin más que un cardiotacómetro.

Individualidad biológica y planes enlatados
Hacia fines del año pasado un alumno que entrené durante casi 7 años vino a hablar conmigo porque quería “hacer un cambio” en sus entrenamientos y para ello había contratado a un entrenador de los Estados Unidos —a quien le pagó por adelantado un año entero.
Cuando un alumno cierra su ciclo conmigo de este modo me alegra en el sentido que vino de frente a hablar conmigo y a plantearme su necesidad de cambio. Si bien yo no estuve de acuerdo, esta ya era una decisión tomada. Y de hecho la relación con él siguió siendo tan buena que me ofreció, si yo quería, que nos sentáramos a ver sus nuevos planes y la metodología de este entrenador norteamericano.
Hace poco mas de un mes, antes de la Vuelta Altas Cumbres, me lo encontré y le pregunté cómo le estaba yendo, y me contó que entrenaba todo en rodillo y por potencia.
Su plan es del tipo “enlatado” y las consultas con su entrenador son en foro, vía internet, en el cual se conectan varios deportistas en simultáneo, hacen cada uno sus preguntas y el “entrenador” responde las que él considera más interesantes para todos.
Se podrán imaginar el ataque de caspa que me dio al escuchar esto. Y es que en estos casos me surgen muchas preguntas, como por ejemplo:
– ¿Cómo sabe tu entrenador si estás haciendo o no todo lo que te manda?
– ¿Cómo hacés cuando por motivos personales o laborales no podés hacer determinada sesión?
– ¿Cómo hacés si no lográs llegar a la intensidad que te pusieron en el plan?
– ¿Cómo hacés para tomar decisiones, por ejemplo si se te rompe la bici de MTB en medio de la semana y tenés que hacer todo en la de ruta? ¿Cómo te adaptan el plan vía internet?
– ¿Cómo hace ese entrenador de los Estados Unidos que nunca en tu vida te vio (ni te verá) pedaleando en un pelotón a 170 de pulso para darse cuenta si ese cuerpo está cansado, cargado, tenso, con unos kilitos de más, falto de tono muscular, etcétera, etcétera, etcétera?
Se que tal vez muchos me criticarán y me dirán que “esto es lo que se viene”, que la tecnología es para sacarle jugo y toooodo lo que dicen los que entrenan por internet. Pero yo me resisto a aceptar que esto sea así.
Soy una convencida de que el principio de individualidad biológica es el primero que hay que respetar al momento de iniciar un proceso de entrenamiento. Los planes del deportista amateur deben estar adaptados cien por ciento a su realidad biológica, metabólica y cotidiana.
No es lo mismo un plan para un ex obeso con bypass gástrico que para un ex deportista que retoma la actividad con 8 kilos de más. Cada deportista es único y responde de modo individual a las cargas de entrenamiento.
Obviamente estoy en contra de los planes enlatados que salen de una plataforma de internet. Porque les aseguro que en la mayoría de los casos detrás de la pantalla no hay ni siquiera un entrenador interesado por el progreso del deportista, sino que, por el contrario, hay un comerciante que gana dinero vendiendo fórmulas enlatadas que más temprano que tarde traerán frustración en quienes las consumen.

El seguimiento
El proceso de entrenamiento deportivo es ante todo un proceso educativo. De relación entre personas. De aprendizaje constante y de cambios permanentes. Puede que el 1% de los casos tengan éxito con planes enlatados, pero les aseguro que el 99% restante no. Entrenar a un deportista amateur requiere de un seguimiento minucioso, dado que su organismo no responde de igual manera que el de un deportista de elite. Entrenar a un deportista amateur es saber manejar sus estados de ánimo, gestionar sus complicaciones laborales, económicas y/o familiares, saber guiarlo permanentemente ante cada situación imprevista. Entrenar a un deportista amateur es un arte que requiere tiempo, compromiso y entrega por parte del entrenador, ya que debemos lograr que las variables de familia, entrenamiento, trabajo y vida social, que están en un permanente “desequilibrio armónico”, nos permitan sostener el proceso de entrenamiento a lo largo del tiempo.
Es por ello que estoy convencida que los planes enlatados tarde o temprano fracasan. El proceso de entrenamiento deportivo va mucho más allá de diagramar sesiones. Consiste en saber interpretar los niveles de energía del deportista. Y en tomar decisiones precisas y claras sabiendo cuándo ajustar y cuándo no.
Después de 29 años de profesión estoy en condiciones de afirmar que el vínculo entre el deportista y el entrenador es tan importante como el entrenamiento en sí.
Es por ello que me hago eco de una frase de Carl Jung que dice: “Conozca todas las teorías, domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana.”


*Elisa Lapenta es entrenadora de afamados deportistas de alto rendimiento | (0351)15-6225243 | elisalapentah3o@hotmail.com | h3osports.com.ar | h3o Sports


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Columnistas, Elisa Lapenta, Entrenamiento

Tags: ,

Dejá tu comentario

    No Banner to display

    LEELA GRATIS ACÁ

    Nº 309 - Septiembre 2020


    > El atrás de escena del documental sobre la hazaña de Jean Maggi
    > Ciclovías en América Latina: ¿Temporales o permanentes?
    > Mecánica: desnudamos las mazas de cambios internos.
    [+]

    philco

    ubice

    adsgoogle