Ocultar Barra

¿Estoy en condiciones de hacer una salida cicloturística?

Fecha: 20.09.2019

Largarse a hacer un viaje de cicloturismo plantea exigencias físicas y psíquicas de las que no siempre somos conscientes. La gente de Ciclo-Tur nos aporta elementos para dilucidar nuestras posibles dudas al respecto y nos aporta una clasificación de los diferentes niveles de dificultad con los que podemos encontrarnos.

En nuestros comienzos sobre la bici, todos en algún momento nos planteamos la pregunta del millón: ¿Estoy en condiciones de hacer salidas de cicloturismo?

La respuesta no es fácil. Seguramente todos los que alguna vez nos hicimos esta pregunta ya habíamos tenido nuestro primer contacto con la bicicleta haciendo paseos cortos y en el mejor de los casos realizando alguna salida urbana o simplemente trasladándonos diariamente a cumplir con nuestras obligaciones.

En primer lugar uno tiene que ser consciente de sus propias limitaciones, tanto físicas como psíquicas.

Dentro de las limitaciones físicas no me refiero ni a la edad ni a la contextura, sino al entrenamiento que uno tenga en la bicicleta y a la cantidad de kilómetros que uno esté acostumbrado a realizar. He conocido personas mayores de 70 años que pedaleaban 100 kilómetros con carga como si nada y muchachos de 20-30 años que no pueden hacer más de 20 kilómetros.

Una salida rural no baja de los 40 kilómetros de recorrido por caminos de tierra, lo que es equivalente a 60 de asfalto, ya que pedalear por caminos de tierra cansa muchos más.

En cambio las limitaciones psíquicas se refieren a lo que uno está dispuesto a hacer, si está o no preparado para estar varias horas montado sobre una bicicleta y tal vez para tener que hacer un esfuerzo mayor en caso de ser necesario, como cuando hay viento en contra. No es lo mismo hacer una salida urbana por asfalto hasta San Isidro o Tigre que realizar una travesía en pleno campo.

En el caso de una salida urbana, si uno se cansa se toma un tren y vuelve a su casa, o si se larga a llover tiene dónde protegerse hasta que pare. En cambio en una salida rural si uno se cansa tendrá que estar dispuesto a seguir, tal vez a menor velocidad, pero a seguir; si se larga a llover no quedará otra que mojarse; si hay barro habrá que embarrarse, y etcétera y etcétera. En definitiva, deberemos estar dispuestos a enfrentar lo que venga y poner para ello la mejor voluntad.

Otro tema a tener en cuenta es la convivencia con el grupo. Cuando uno sale solo no tiene que preocuparse por nadie más, pone su propio ritmo de pedaleo, maneja los tiempos y las paradas a su gusto. En cambio, cuando la salida es en grupo todo esto cambia. Ahora los tiempos no son los mismos para todos y hay que buscar un equilibrio para que el grupo se mantenga unido, y ahí entran en juego los coordinadores, que son los encargados, entre otras cosas, de establecer el promedio en el ritmo de pedaleo, pidiéndole a los más lentos que se esfuercen un poco más y a los más rápidos que tengan un poco de contemplación con los más lentos.

Cuando alguno tiene un inconveniente, todo el grupo para, y esto a muchos les molesta, pero hay que entender que salir en grupo es un tema de seguridad para todos.

Siempre es conveniente empezar realizando salidas urbanas de pocos kilómetros, entre 15 y 30, para luego ir subiendo en las distancias a pedalear, y cuando uno vea que puede realizar unos 40 a 50 kilómetros sin tener mayores problemas, animarse a realizar su primera salida rural de no más de 50 kilómetros, que seguramente no nos traerá más que un dolor de piernas y un problemita de asiento.

Niveles de dificultad

Pero el nivel de dificultad de una salida no está solo determinado por la cantidad de kilómetros a recorrer, sino que se tienen en cuenta otros factores, como:

– la velocidad o el ritmo de marcha,
– el tipo de terreno,
– la posibilidad de no hacer todo el recorrido,
– si hay o no vehículo de apoyo,
– la cantidad de paradas programadas,
– el clima,
– etcétera, etcétera.

Los distintos tipos de salidas

El siguiente es un modelo que nos permite clasificar con bastante precisión los diferentes tipos de travesías en bicicleta:

Nivel Principiante

– No más de 40 kilómetros.
– Posibilidad de hacer solo parte del recorrido.
– Velocidad entre 12 y 16 km/h.
– Tipo de terreno: asfalto/tierra.
– Estado físico: mínimo.

Nivel Medio

– Entre 40 y 60 kilómetros.
– Posibilidad de hacer solo parte del recorrido.
– Velocidad entre 16 y 22 km/h.
– Tipo de terreno: asfalto/tierra.
– Estado físico: medio.

Nivel Medio+

– Entre 40 y 60 kilómetros.
– Imposibilidad de hacer solo parte del recorrido.
– Velocidad entre 16 y 22 km/h.
– Tipo de terreno: asfalto/tierra/sendero.
– Estado físico: medio.

Nivel Avanzado

– Entre 60 y 80 kilómetros.
– Posibilidad de hacer solo parte del recorrido.
– Velocidad entre 18 y 26 km/h.
– Tipo de terreno: asfalto/tie


Texto: Alejandro García | Foto: Ariel Sabatella


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: ABC, Viajes en bici

Tags:

One Response to “¿Estoy en condiciones de hacer una salida cicloturística?”

  1. ConAlforjas dice:

    Muy completo y didáctico el artículo.

    A mi personalmente me gusta mucho rodar en solitario precisamente por lo que se comenta en el post. Nadie me tiene que esperar y yo no tengo que esperar a nadie.

    Puede sonar algo egoista pero cuando se trata de la bicicleta, que es la cosa que más me hace disfrutar en este mundo, pues prefiero ir a mi aire. Porque para el poco tiempo que tengo disponible para rodar prefiero disfrutarlo al 100%.

    Saludos a todos

Dejá tu comentario

    iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

    Nº 300 - Diciembre 2019


    > 25 años y 300 ediciones
    > Víctimas viales y justicia distraída .
    > Estirarrayos, pinza corta cables y fundas, cortaducto y estiracables.
    > Viajes: Mendoza en bicicleta.
    [+]

    canaglia

    philco

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable