No Banner to display

Ocultar Barra

No Banner to display

Los cinco puntos más peligrosos de las ciclovías porteñas

Fecha: 16.12.2014

Con una red de ciclovías que viene creciendo de manera lenta pero constante, Buenos Aires es pionera argentina en crear infraestructura para los (aun) locos que se animan a moverse en bici. Por suerte otras ciudades como Córdoba y Rosario están avanzando en la misma dirección, quizás motivadas en parte por el ejemplo porteño. Pero hoy la Capital Federal parece debatirse entre seguir sumando kilómetros o mantener y perfeccionar los que ya existen.
A continuación voy a poner en foco cinco lugares que necesitan de una urgente revisión y acción por parte de la Subsecretaría de Transporte de la Ciudad, ya que la experiencia real del usuario demuestra que ahí la exposición al riesgo de accidentes aumenta y mucho.
Veamos cuáles son:

1. Acceso desde el sur a Retiro
Estamos hablando de una zona de tránsito pesado por excelencia. La cercanía con el puerto y la terminal de ómnibus hace que a toda hora camiones y micros de larga distancia compartan el espacio con las bicicletas. Acá necesitamos ciclovías o bicisendas de primer nivel sin excepción.
La prolija bicisenda de Antártida Argentina, anulada a metros de llegar a la Torre de los Ingleses, es un claro ejemplo de cómo los ciudadanos se perjudican cuando no hay diálogo entre distintas facciones políticas, sin importar de qué lado se mire. Al parecer habría un problema de jurisdicción entre Nación y Ciudad, lo que hizo que se prohibiera pasar por terrenos federales.

01

La alternativa es seguir por la vereda (algo que no debería hacerse pero se hace) para encontrarse con el cruce de rieles curvos que ya ha hecho accidentar a más de uno. Por eso, hasta que haya una solución a este problema mi recomendación es descender de la bicicleta y seguir a pie.

02

Una vez pasada esta cuadra, todavía tenemos otra situación incómoda para llegar a la plaza: atravesar la Avenida Eduardo Madero en su cruce con San Martín. La senda verde para bicicletas suele estar casi borrada y ocurre lo mismo con el paso de cebra. Esto hace que el tránsito pesado pierda toda referencia de ese cruce y en muchas ocasiones quede bloqueado para ciclistas y peatones.

03

Hace varias semanas que la única prevención que tienen los ciclistas es un cartel ubicado a escasos metros del cruce, poca cosa si pensamos que esta es hoy la zona de mayor peligro para quienes transitan en bicicleta o caminando por las áreas aledañas al centro porteño.

04

La propuesta de solución es retomar de manera urgente el diálogo entre gobiernos para recuperar la traza bloqueada de Antártida Argentina. En cuanto al cruce de Madero, son necesarios agentes de tránsito que ordenen el movimiento vehicular e impidan que se bloqueen los cruces (tal como se hace hoy en varias intersecciones de la 9 de Julio).

2. Giro peligroso en Azcuénaga y French
En este caso el problema es para quienes circulan por Azcuénaga y luego quieren seguir por French hacia la izquierda. El semáforo que les permite cruzar es, al mismo tiempo, el que les impide girar y por tanto quedan como en una trampa, esperando sobre la calzada y expuestos al giro de los autos que vienen por Azcuénaga.

05

Mi propuesta de solución en este caso es generar una zona de detención protegida en la esquina noreste del cruce. A la vez, esto cerraría el ángulo de giro de los autos que vengan por Azcuénaga, obligándolos a reducir la velocidad a la que doblan.

3. Montevideo entre Mitre y Rivadavia
No entiendo qué quiso hacerse en este tramo de la ciclovía de Montevideo. Curiosamente no se separó a los ciclistas del tránsito motorizado, sino que se separo a los ciclistas entre ellos. Se protegió parcialmente con flex-posts (los palitos amarillos) a los que van en sentido sur-norte y se dejó expuestos a los que van norte-sur. A estos últimos, lo único que los cuida es una doble línea blanca en el asfalto que no goza de mucho respeto.

06

Aún en el caso de los autos que no pisan la ciclovía, sus espejos retrovisores izquierdos quedan obstaculizando el paso de quienes tienen manubrios anchos (bicis playeras por ejemplo).

07

En esta cuadra, Montevideo se angosta y ésa es una de las probables razones por la cual se hizo lo que se hizo. La propuesta es realizar la ciclovía bien hecha, algo que sí se puede, porque aún agregando el cordón separador un colectivo pasa sin problemas.

4. Contenedores en Juncal y en Arenales
Era algo que pasaba desapercibido hace casi dos años, cuando se instaló el problema. La cantidad de ciclistas no era la misma que hoy y por eso no se notaba tanto. Pero ahora es mucha más la gente que elije la bici y hace falta una solución definitiva.
En varias cuadras de Juncal y de Arenales los contenedores negros fueron instalados bloqueando un carril completo en esas ciclovías que son de doble mano. Desde el Gobierno de la Ciudad intentan minimizar la situación diciendo que esto representa solamente un kilómetro del total de la red para bicicletas. En el mapa puede ser una excusa válida, pero en la calle, cuando estás pedaleando, en esos mil metros pasan muchas situaciones que pueden representar un choque, una caída o herir seriamente a un tercero.
El principal conflicto se da con los peatones. Hay contenedores instalados oficialmente (con plataforma de material) a pocos metros de las esquinas. Esto bloquea la visión de las personas que están por cruzar una calle y por supuesto, se ven obligadas a meterse sobre la ciclovía para mirar si viene alguien. Hacer eso cuando circulan bicicletas de ambas manos es exponerse al riesgo de ser atropellados.

08

Otra situación peligrosa se da por las noches. Quienes vienen circulando en sentido contrario al tránsito motorizado se ven encandilados por las luces de los autos. Al encontrarse entonces con un contenedor lo que hacen es esquivarlo casi a ciegas, rezando para que no venga otro ciclista de frente.

09

Por último, el contrasentido: el hecho de que en algún momento del día los camiones de residuos tengan que trabajar atravesando la ciclovía es justamente lo contrario para lo que esta fue concebida: separar camiones, colectivos y autos de las bicicletas.

10

La solución viene por el lado de ponerse de acuerdo ya no entre gobiernos, sino dentro de una misma gestión. Las áreas de transporte y medio ambiente encaran dos importantes proyectos como lo son el manejo de los residuos y la movilidad sustentable, pero se opacan mutuamente con situaciones como ésta.
Si aún así fuera imposible llegar a un consenso, se podría ampliar la ciclovía quitándole unos centímetros más al automóvil. Se trata de una jugada fuerte pero para nada descabellada en un gobierno que quiere priorizar la bicicleta. Acá va un boceto rápido que realicé gracias a la idea que me dio el grupo BiciUrbanos de Córdoba. Algún arquitecto, ingeniero o similar podría emprolijarlo. ¡Les dejo el desafío y les pido que me lo envíen!

11

5. Ciclovía Alsina, alias La Inclinada
La Inclinada es el nombre popular que ya se escucha entre los ciclistas porteños. La ciclovía de la calle Alsina es bastante angosta y casi no está separada de autos, colectivos y camiones. Asimismo tiene fuertes desniveles e inclinaciones que llegan muy cerca de los 45 grados (de ahí su apodo).

12

El tema de la inclinación no es sólo una incomodidad al andar, sino que permite que se acumule agua durante los días de lluvia y por lo general es agua que arrastra aceites u otras sustancias derramadas en el asfalto por vehículos a explosión. Esto aumenta el riesgo de perder adherencia y caerse de la bici en una calle frecuentada por camiones y colectivos.

13

Si bien es angosta podríamos decir que es aceptable para circular. Pero las primeras miradas engañan. Si la observamos de cerca vemos que el desnivel de la calzada nos achica aún más el ancho disponible. Obviamente que puestos a elegir entre los dos niveles, vamos a elegir el que corre junto al cordón ya que si andamos por el otro, los colectivos nos zumban la oreja.

14

Por más vueltas que se le quiera dar, la solución es rehacer desde cero esta ciclovía. Eliminar el desnivel, optimizar el drenaje y separar físicamente. ¡Necesitaría lo que en otros rubros llaman un extreme make over!

Conclusión para no amargarse
Buenos Aires tiene buenas ciclovías. Hay tramos que se lucen por la tranquilidad que ofrecen al ciclista, pero hay otros que descolocan e invitan a buscar soluciones lógicas. La gestión actual del Gobierno de la Ciudad arrancó con mucha fuerza su apuesta por la bici, pero se dejó llevar por algunos vicios ligados a la solución fácil y más orientada al maquillaje que a la practicidad.
Es importante que las autoridades se nutran de la experiencia de los propios ciudadanos que usan a diario la bicicleta como medio de transporte. Admitir inconvenientes y rediseñar ciclovías es parte de la mejora continua que permitirá a Buenos Aires seguir siendo ejemplo para otras ciudades.

Los lugares mencionados en esta nota podés ubicarlos en el mapa haciendo click acá.

Por Martín Lehmann: @tincholehmann | martinbeccar@gmail.com


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ciclismo urbano

19 Responses to “Los cinco puntos más peligrosos de las ciclovías porteñas”

  1. Gabriel dice:

    Otro punto peligroso, es la intersección de Carlos Calvo y Virrey Liniers, es una esquina sin semaforo, y para doblar en cualquier sentido es un caos, dado que los automoviles en ambas calles vienen a fondo y los lomos de burros parecen no afectarlos.

  2. Matias dice:

    130km de ciclovias con cosas para mejorar son mejores que 0km de ciclovias perfectas

    • Biciclub dice:

      Matías, estamos completamente de acuerdo. Las comentarios son con fines constructivos y en gran parte para alertar a otros ciclistas de cuidados que deben tomar en ciertos tramos de las ciclovías.

  3. German dice:

    Nos dan un espacio para andar en bicicleta con un poco mas de seguridad, ahora muchos ciclistas veo no respetan semáforos, sendas peatonales ni el uso de casco. también debemos tener un poco de sentido común al usar las ciclovias.

  4. Juan dice:

    En las bicicsendas del microcentro los peatones no respetan nada, y cuando los atropellan se quejan. San Martin es un caos, y si le tocas bocina ni se mueven porque van pelotudeando con los celulares.

  5. Abel dice:

    Está bien diseñar bicisendas y ciclovías. Que la Ciudad de Buenos Aires sea una experiencia para criticar y mejorar y aplicando lo bueno y desechando lo malo y extenderlo a todo el país. En la localidad de Tres de Febrero y Gral San Martín no hay ni ciclovías ni bicisendas. Es hora de que haya en Provincia. Aprovechemos para ver como se comporta la experiencia de la Ciudad de Buenos Aires y mejorémosla

  6. Julián dice:

    Me parece perfecto que haya bicisendas, creo que habria que mejorar las que estan para luego sumar cantidad…En cuanto a uso, si transito por una calle que tiene bicisenda la uso, pero me molesta muchísimo que la mayoria de los conductores motorizados crean que debemos estar atados a la bicisenda sin poder circular por otras calles. Colectivos, taxis, motos y autos me tiraron su vehiculo encima mientras me gritaban que me vaya a la bicisenda (yo circulando en una calle donde claramente no habia ninguna bicisenda)

    Se debe explicar a la sociedad, que la existencia de la bicisenda no supone una prohibicion de circular por otros caminos, sino que es un espacio protegido y pensado para una supuesta mejor circulación en bicicleta, dejando a criterio del ciclista transitarla o no.

  7. Juan dice:

    El tramo de Virrey Liniers desde Belgrano hasta Agrelo es otro peligro… la ciclovía cambia de izquierda a derecha en dos cuadras y uno de los cruces es a mitad de cuadra, sin ningún tipo de señalización y un taller que dispone autos a gusto y piacere por toda la calle. Una joda.

  8. Para andar por caminos más estrechos que el manubrio y PEGADOS a los autos, prefiero el tradicional carril derecho compartido con los motorizados. La verdad que la construcción de bicicarriles irracionalmente le hace mucho daño al ciclismo urbano.

  9. @Julián – Gracias por mencionar este problema. Este es otro de los daños (en este caso más social que técnico) que hacen las gestiones de «fomento al uso de la bici» que se miden en kms de bicicarriles construídos. Una falacia por sí misma.

  10. Cata dice:

    La bicisenda que conduce a Ciudad Universitaria se corta después de bajar el puente Labruna, me parece medio arriesgado porque hay que si o si meterse entre los carros en la rotonda para entrar a Ciudad por ese costado, ya que cerraron el acceso por la nueva estación de trenes.
    Saludos
    Cata

  11. debi dice:

    Hola
    La ciclovía de Monroe (entre Libertador y Figueroa Alcorta) tiene algunos baches riesgosos para el ciclista.
    La ciclovía de Libertador (desde Fco Lacroze a Juramento), se corta en La Pampa y quedás en medio de Barrancas de Belgrano entre los colectivos.
    Saludos!

  12. adolfo dice:

    respecto de las ciclovias, un error es hacerlas de dos manos, resolverlas sobre calles de alto transito, no educar al ciclista en las leyes de transito. No hay estacionamientos para las bicis, Observo que la implantacion de la bicicleta como medio de transporte, se ha echo con fines propagandisticos, efectistas, y no se ha resuelto una planificacion y una intervencion del espacio urbano de manera eficiente y a largo plazo

  13. Nehuén dice:

    Doblas entre Guayaquil y Rivadavia es una broma de mal gusto: Uno viene por Doblas lo más bien y al llegar a Guayaquil se trasnforma en una supuesta «ciclovía de una mano» que consiste en una doble linea blanca no más de 5 cm (o menos) de asfalto un «escalón» y una cuneta de adoquines mas abajo.
    Carlos Calvo entre Santiago del Estero y Bernardo de Irigoyen Si uno viene desde el Oeste y llega por esta transitadísima Ciclovía a esta altura tiene que tener cuidado ya que sufre varias modificaciones: En Santigo del Estero sale hacia la derecha (al sur una ciclovía que tiene a penas 20 metros y sirve sólo para ir hasta la puerta de la facultad de Sociales de la UBA. Una cuadra más adelante al llegar a Salta cambia de vereda siendo una maniobra muy peligrosa la que hay que hacer ya que se viene en sentido contrario al transito motorizado y como si fuera poco se cruza con una transitadísima calle pero sigue una cuadra más adelante al llegar a Lima para cruzar la 9 de Julio la ciclovía sube a la vereda donde no está separada de los peatones (Apenas está señalizada con pintura verde) para más está el metrobus ese choto donde los colectivos corren en sentido contrario. La ciclovía «sigue» pero apenas unos metros más ya que al llegar a Bdo. de Irigoyen se corta sin ningún tipo de continuidad y lo deja a uno frente a una calle con mucho tránsito (Con parada de colectivos incluida) Y sin mucha solución de continuidad para seguir hacia el este (las opciones van de mal en peor: Doblar a la derecha por Bdo. de Irigoyen e ir hasta Estados Unidos y bajar por esta que tiene unos adoquines terribles capaces de destrozar hasta la mas fuerte Mountain Bike, o seguir aún más por Bdo. de Irigoyen hasta Chile y tomar la Ciclovía de una mano – que luego nos dejara en una situación similar ya que se corta y nos deja nuevamente a la deriva con una calle con el peor adoquin. o la otra opción es doblar en contramano por Bdo. de Irigoyen por arriba de la vereda que por suerte es ancha e ir hasta la avenida San Juan y continuar por esta siendo esta opción la mejor. a pesar de los riesgosa y absurda que es)

  14. patricia johansen dice:

    Buenos días
    Yo transito diariamente para ir a mi trabajo desde J B Justo y Vera hasta Juan B Justo y J V Gonzalez, en Floresta
    Han hecho una bicisenda que se comunica con la de Serrano, luego Padilla y finalmente llego a la de Tres Arroyos
    Es un error haberla hecho en la calle Tres Arroyos, pensé que la calle Luis Viale, que es más ancha y no tiene talleres de autos ni fábricas, ni Salones velatorios que obviamente, necesitan espacio para estacionar y / o salir constantemente vehículos, autos y camiones según el rubro de dichos establecimientos, a la vez que los vecinos estacionan sus autos sobre la vereda pero dejan la parte del baúl sobre la bicisenda.
    hay una parte muy peligrosa en donde se realizó un camino sinuoso hacia la calle en donde cruza Warnes y continúa por Tres Arroyos la bicisenda en donde NADIE respeta al ciclista, porque cuando el semáforo se pone verde los autos que doblan hacia la derecha se apuran para que no los corte nuevamente el rojo y entonces no reparan en los ciclistas.
    Por varios factores NO ESTOY DE ACUERDO EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA BICISENDA EN LA CALLE TRES ARROYOS, SIENDO LA MEJOR EN LA CALLE LUIS VIALE POR LOS MOTIVOS EXPLICITADOS MÁS ARRIBA!!

  15. Sub dice:

    Muy buen artículo! Podrían reeditar con una versión 2016? Hacer un número especial BICICLUB + estado bicisendas+ bicicleta como vehículo + educación vial + manual del ciclista + homenaje Chucky Pereyra, Damián Villegas, etc? hubo un programa de zona i sobre el tema https://www.youtube.com/watch?v=2mmee2CWqAM uds tienen voz en el medio y en el tema, saludos.

  16. Sub dice:

    Corrijo **David Villegas, biker puntano

  17. jose dice:

    por la zona que rodea a la casa de gobierno, obviamente por las obras en curso, no hay lugar por donde circular no existen las ciclovias
    frente al hospital muñiz la ciclovia literalmente desaparece por dos cuadras

Dejá tu comentario

    iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

    Nº 302 - Febrero 2020


    > Mecánica de living: Secretos de un buen emparchado.
    > Cómo prepararse responsablemente para un viaje en bicicleta.
    > Deporte: Cuando la cabeza es la que gana o pierde.
    [+]

    canaglia

    philco

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable