Conectá con nosotros

Cicloturismo

Mi primera aventura en bicicleta allá por 1996

Publicado

el

El autor de esta nota se inició en la bici a principios de los 90, cuando optó por su primera mountain bike. Hizo kilómetros, participó en carreras y en decenas de actividades en dos ruedas, hasta que en el año 96, con su amigo Gustavo decidieron hacer un viaje iniciático en bici nada menos que por la isla de Tierra del Fuego, en aquel entonces (y quizás hoy también) un destino no apto para inexpertos.

Era un destino bastante extremo, pero como Anabella, la novia de Gustavo en ese momento, estaba trabajando en una estancia de la zona, era una buena excusa para viajar. Teníamos un contacto. Además habíamos conocido en el stand de Tierra del Fuego de una expo al Gato Curuchet, un personaje entrañable, super aventurero, que nos escuchó y nos dio gran apoyo para arrancar. No solo nos informó, sino que también nos invitó a pasar un tiempo en su refugio de montaña en Altos del Valle, ubicado a 26 kilómetros de Ushuaia.

Recuerdo que en esa época ir a Tierra del Fuego era sinónimo de ir al fin del mundo y creíamos que no íbamos a conseguir ciertas cosas para la travesía. Nuestra falta de experiencia hizo que enviáramos los víveres por encomienda a la casa de un conocido en Ushuaia. ¡Una locura!

Ya teníamos fecha para el viaje, el 1º de enero de 1996, y los pasajes comprados. A esa altura Gustavo había tenido una discusión con Anabella y se quería bajar de la travesía, pero por suerte pude convencerlo.

En la tierra del fuego… y el frío

¡Por fin llegó el gran día! Viajamos el 31 de diciembre a la noche y el año nuevo nos agarró haciendo escala en Comodoro Rivadavia. La noche siguiente la pasamos en Río Gallegos y a la mañana siguiente volamos a Ushuaia, el punto de partida de nuestro viaje en bici. Cuando abrieron la puerta del avión entendí el clima que iba a reinar durante la travesía: mucho frío y viento.

Armamos las bicicletas en el aeropuerto y aun con la mitad de la carga (el resto lo habíamos enviado por correo) comenzamos a pedalear hacia el pueblo. En mi caso nunca me había subido a una bici cargada con alforjas. Realmente se sentía raro, pero no tardé en acostumbrarme. Siempre digo que no hay bici más adecuada que la de todo terreno para este tipo de travesías.

Ya saliendo del aeropuerto comencé a darme cuenta que me iba a gustar mucho lo que estaba por comenzar. Luego de ubicar la casa donde recibieron nuestros víveres, confirmamos que habríamos podido abastecernos de todo directamente en el lugar…

Cuando agregamos la comida y terminamos de ordenar todo el equipaje, notamos que era casi imposible mantener el equilibrio con la bici tan cargada. Una locura. Con el paso del tiempo fuimos aprendiendo a cargar menos cosas.

La improvisación

Al día siguiente comenzamos la travesía rumbo al Parque Nacional Tierra del Fuego. El camino era hermoso y los paisajes imponentes. Recuerdo que en ese momento sentí la mayor sensación de libertad de mi vida. Habíamos acampado en el Lago Roca y nuestra idea era estar solo un par de días y luego rumbear para otros lados. Cuando llegaba la noche nos juntábamos a charlar con otros acampantes en torno a un fuego. Incluso había unas chicas que no dormían de noche, ya que no tenían equipamiento para tanto frío.

En esa época yo llevaba un walkman con unos pequeños parlantes. Unos rosarinos me dieron una cinta para reproducir que aun hoy conservo: sonaban The Police y Billy Joel.

Nos la pasábamos el día recorriendo el parque en bici y en ocasiones caminando por las picadas para trekking. No teníamos ganas de irnos, pero si no lo hacíamos se nos iba a pasar todo el tiempo ahí. Finalmente, luego de cinco días, una mañana arrancamos hacia Ushuaia nuevamente y una vez en la ciudad fuimos a comer a El Turco, un bodegón de esos en los que se come bueno, bonito y barato. No recuerdo haber comido tanto como en ese almuerzo.

Una vez que dejamos el restaurante no sabíamos bien qué iba a ser de nosotros. En ese momento entendí una de las características esenciales de los viajes en bici, la improvisación. Uno sale a la ruta con una idea de recorrido y sobre la marcha lo va corrigiendo.

Esa tarde se había puesto muy feo el clima, la temperatura había bajado mucho y caía aguanieve. No teníamos ni idea adónde íbamos a pasar la noche. Fue cuando a Gustavo se le ocurrió hablar con la tía de Anabella, que vivía en el pueblo y que nos ofreció dormir en una prefabricada que tenía montada sobre trineos en el parque de su casa. Estaba sin terminar, hasta los vidrios de las ventanas faltaban, pero allí nos refugiamos para pasar la noche. Soplaba tanto viento que realmente parecía que se volaba la casa.

Con el Gato

A la mañana siguiente encaramos la ruta 3 rumbo al refugio de montaña del Gato Curuchet. En esa época ese camino era todo de ripio. El Valle de Lobos estaba a 26 kilómetros de la ciudad. La travesía se hizo bastante larga. Los vehículos pasaban muy cerca nuestro, incluso un camión estuvo a punto de atropellarme. Pero finalmente llegamos al encuentro con el Gato ¡Qué recibimiento! ¡Qué bien la pasamos esos días que nos quedamos en su cabaña!

En aquella época el lugar se dedicaba a criar perros Husky Siberianos y Alaskan Husky. Su actividad se basaba en los trineos tirados por los perros, para competición y para las travesías por la zona. Uno de esos días hicimos un trekking hasta la Laguna Esmeralda. Todas las vivencias que veníamos capitalizando durante el viaje eran inolvidables y al igual que cuando nos fuimos del Parque Nacional, al irnos de Akeaata, la cabaña donde dormíamos durante la estadía con el Gato, se nos caían las lágrimas.

La tormenta que no cesa

Ese día el objetivo era llegar a la Estancia Harberton. Nos esperaban condiciones extremas en el camino. Durante la travesía, de aproximadamente 65 kilómetros, llovió, nos pegó el sol y tuvimos aguanieve. También nos castigó el viento y durante un pequeño trayecto por la ruta 3 se nos pegó por todos lados el polvo que levantaban los camiones.

Durante la primera parte del día avanzamos bastante rápido, pero lo que no sabíamos era que los últimos 19 kilómetros iban a estar plagados de calamina (camino con serrucho). Recuerdo que se hizo interminable, pero los paisajes eran increíbles.

Finalmente llegamos al casco de la estancia a las 10 de la noche. Ya no podíamos más del cansancio y no veíamos la hora de tirar la carpa y comer algo caliente. Fue cuando nos sorprendieron con la noticia de que no nos dejaban pernoctar en los alrededores de la casa. Nos indicaron que para acampar debíamos seguir 5 kilómetros más por la misma ruta. No lo podíamos creer, y ni siquiera funcionó decirles que éramos conocidos de Anabella, que estaba trabajando para ellos.

Con la cabeza gacha retomamos el pedaleo. Llegamos al lugar autorizado y en poco tiempo estábamos calentándonos la comida.

A la mañana siguiente no paraba de llover, el clima era fatal. Nos enteramos que esa noche había soplado el viento a más de 100 km/h. Hacía tanto frío que no nos alcanzaba ponernos toda la ropa y quedarnos dentro de la carpa. No nos animábamos a salir y hasta prendimos el calentador dentro del vestíbulo de la tienda, cosa extremadamente peligrosa.

La lluvia no paró nunca. Teníamos todo mojado y como el clima no parecía mejorar, decidimos levantar campamento. Regresamos entonces al casco de la estancia, donde una estufa salamandra nos esperaba para darnos calor. No había nada que no tuviéramos mojado y para colmo hacía como 10 días que no nos pegábamos un baño. Recién entonces nos dimos cuenta que la gente nos hablaba de lejos…

Una noche marítima

Poco a poco nos fuimos secando y entrando en calor. La casa estaba situada en una entrada que se conectaba con el Canal de Beagle a la que llegaban embarcaciones. En un momento arribó un barco de prácticos, La Fueguina. Recuerdo que lo tripulaban dos personajes, Daniel y Silvio. Pegamos muy buena onda con ambos y nos invitaron a navegar y a acompañarlos en sus tareas durante la noche, con la idea de que a la mañana siguiente nos llevarían hasta el puerto de Ushuaia.

Y así fue como a medianoche nos embarcamos en una nueva e inesperada aventura. Pasamos la noche navegando por el Canal del Beagle, recorriendo la Isla de los Estados y contactando barcos para proporcionarles diversos servicios. Recuerdo que a un buque de guerra le llevamos repuestos y de un pesquero, El Centurión del Atlántico, buscamos a un marinero que había sufrido un accidente. Fue una experiencia inolvidable y además los muchachos nos contaron infinidad de historias de su trabajo en el mar.

Al día siguiente, cerca del mediodía, estábamos de regreso en el punto inicial del viaje.

Hasta nuestro regreso a casa seguimos recorriendo los alrededores de Ushuaia y visitando gente que habíamos conocido durante la travesía.

Antes de salir de Buenos Aires teníamos un bosquejo del viaje, bosquejo que al final terminó siendo lo que fue. Y de eso tratan los viajes en bici, de ir improvisando sobre la marcha. Sentía que en dos semanas habíamos tenido más aventuras que en el resto de nuestras vidas hasta ese momento. Sabía con claridad que solo era el comienzo y que luego vendrían innumerables viajes. Es el día de hoy que seguimos haciéndolo y siempre entre amigos. Un año viví la experiencia de hacerlo solo y gracias a eso conocí a uno de mis mejores amigos, Federico López. Pero si les puedo dar un consejo, los viajes en bicicleta son para compartirlos con amigos, se disfrutan mucho más de esa manera.


Por Federico Araujo: creador del grupo de Viajando en bicicleta (traveling by bicycle) y del travellingbybicycle

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cicloturismo

En bicicleta entre los ríos de Entre Ríos

Publicado

el

Este fue un viaje impulsado por una larga cuarentena que hizo mella en nuestros cuerpos (in)quietos; por la incertidumbre de una pandemia que socavó las coordenadas del mundo; por la necesidad de sumergirnos en el monte y en el río para respirar horizontes menos viciados de humos, de urgencias, de impotencias; por el deseo de conocer, de comunicarnos, de compartir, de (con)movernos; para transmitir y al mismo tiempo (des)aprender algo más en el viaje mayor, transitorio y frágil, que es la vida.

Brotó de un puñado de días disponibles, de un comentario remado en el Paraná, de un recorrido solapado entre otros mapas, de una vuelta de manubrio/realidad/humildad que viró el rumbo desde el oeste hacia el este. De repente –como toda certeza–, la idea de rodar hasta el Parque Nacional El Palmar como destino principal. Esta vez saliendo desde y volviendo a casa, atalaya de nuestros días, como quienes sencillamente salen a dar una vuelta por el centro de Entre Ríos, uniendo la provincia de costa a costa, pedaleando incógnitas en su corazón.

Priorizamos caminos rurales, de tierras y de ripios cambiantes, que conectan parajes, almacenes, montes, estancias, cuencas y poblaciones a veces invisibilizadas por la concentración de recursos y de actividades sobre las costas de los ríos Paraná y Uruguay. Entre Ríos, en su versión dominante, es una provincia que continúa desarrollándose fuertemente sobre sus márgenes ribereñas (donde hay agua, hay vida) pero, a veces, parece olvidarse del “entre” que le da soporte a su nombre compuesto. Su identidad reposa sobre sus ríos pero, desde las costas, en estos 6 años de vida paranaense, rara vez me han podido contar con detalles de la vida en el centro de la provincia. Dudas latentes que con el tiempo despertaron la curiosidad y despabilaron las piernas.

Nos propusimos disfrutar del PN El Palmar (Sitio Ramsar)* en un contexto en donde los humedales nos duelen por su destrucción sistemática, pero también quisimos saber qué es lo que queda de la selva de Montiel y cómo se vive la entrerrianía del centro. Entonces, tratamos de amar la trama hasta su desenlace, a pesar de las olas y los golpes de calor, del viento en contra, de las tormentas, de una pandemia que –aunque minimizada en diferentes lugares– sigue vigente y que, sorpresivamente, nos vinculó con más personas de las que imaginamos antes de salir. De hecho, nuestro andar desplegó una red de personas de toda la provincia (gracias infinitas) que, baqueanas de sus respectivos lugares, brindaron sus saberes sobre recorridos, estados de los caminos y puntos de aprovisionamiento, entre otras yerbas.

El segundo día de travesía fue, sin dudas, el más aventurero. Luego de una noche pura en el almacén Francese de Crucesitas Séptima, amanecimos rodando el mismo ripio maltrecho y transitado del primer día, hasta sus divisiones en el Almacén Iglesias. La conexión entre este conocido almacén de campo y Estación Raíces recorre el reducto más austral de la región biogeográfica conocida como Selva de Montiel. En su porfía y múltiples bifurcaciones, el camino de tierra compacta se angosta y se hunde en una vegetación profusa, que crece junto con el canto estridular de las chicharras y de otros insectos que se regodean en la siesta de verano. A medida que nos acercamos al arroyo Durazno, el paisaje se hizo más inhóspito y bello. En su recorrido, los caballos y los pájaros huían de estos seres multicolores montados sobre corceles de caucho y aluminio. Mientras que las jaurías, siempre comandadas por el perro de menor porte, se desactivaban rápidamente una vez que superábamos su portal. Las mariposas –en todos sus tamaños y colores– insistían en volar a nuestra par, aleteando buenos augurios. La paisanada nos orientó gentil y animosamente, en un vocabulario de leguas y ademanes que hizo honor a la mezcla de olvido, magia y confusión que aún nombra a esta región como “selva”.

Durante los kilómetros más agrestes y calurosos descubrimos el verde que habita el corazón entrerriano: ecos de coplas que cantan los misterios de la vida matrera, que brota alborotada, que pervive en un imaginario espinoso de la Entre Ríos profunda, aún cuando sobresalen las taperas y las hectáreas sembradas al compás del «desarrollo».

El broche de oro fue el cruce del río Gualeguay –el más importante del centro de Entre Ríos– por la balsa ubicada al sudoeste de la ciudad de Villaguay –la de mayor relevancia en el centro de la provincia. La fuerte bajante mantenía en silencio a nuestro nexo flotante entre costas. Para lograr nuestro cometido, con alegría y alivio, mojamos las piernas para mantener secos nuestros equipajes y bicis. Aunque, sin la advertencia de una niña, podríamos haber terminado en un pozo del descuidado artefacto: una escena que no hubiese sido digna de celebración en las antípodas de Kossakovsky**. Parece ser que los buenos augurios a veces son sutiles y frágiles protecciones. Esa noche acampamos en el balneario de Villaguay, en un entorno muy agradable, que favoreció el descanso reparador sobre el final de una jornada a pura vida sobre ruedas.

Sin dudas, la pandemia nos marcó una suerte de retorno hacia el mundo más próximo e íntimo: percepción, atención, disfrute y cuidado de nuestras realidades más cercanas. En lo personal fue un aprendizaje potente: a veces no hace falta atravesar regiones o países para aventurarse, para descubrirse rodando la vida. Creo que es una remembranza de un aprendizaje tan infantil como el de andar en bicicleta. Las buenas preguntas, un puñado de emociones y de certezas elementales, pueden brotar en una vuelta a la manzana, en el patio de casa, en el club del barrio o en la plaza, en el camino al río, en la noche de verano que se resiste a dormir mientras la vía láctea siga encendida.
Ciertamente, “no se puede amar lo que no se conoce, ni defender lo que no se ama” (anónimo, por ende universal). Y yo, con cada kilómetro, quiero a Entre Ríos cada día un poquito más.

Datos

Cicloviajeros: Emmanuel Ferretty y María Kendziur.
Recorrido: Paraná > Viale > Crucesitas Séptima > Estación Raíces > Villaguay > Jubileo > PN El Palmar (ida) > Ubajay > Villa Clara > Villaguay > Paso de la Laguna > María Grande > Paraná.
Kilómetros: 600.
Duración: 10 días (7 de pedaleo y 3 de descanso).
Fecha: fines de enero de 2021.
Contacto: eferretty@gmail.com

 

*Un sitio Ramsar es un humedal designado como de importancia internacional bajo la Convención sobre Humedales, conocida como la Convención de Ramsar. Es un tratado ambiental intergubernamental establecido en 1971 por la UNESCO, que entró en vigor en 1975. Proporciona la base para la acción nacional y cooperación internacional con respecto a la conservación de humedales y el uso racional y sostenible de sus recursos.

**Víctor Kossakovsky es un cineasta ruso.

Continua leyendo

Cicloturismo

Olavarría: la reinvención de un prestador de cicloturismo

Publicado

el

Matías “Bachi” Castañares, Técnico Superior en Turismo y Guía de Turismo Rural, lleva adelante desde hace seis años un proyecto de salidas cicloturísticas recreativas llamado Bici Tours Olavarría.

“La finalidad -afirma- es redescubir los atractivos turísticos de nuestra ciudad y que la ciudadanía pueda acceder a ellos a través de un medio de movilidad como la bicicleta, que no contamina, fortalece nuestra salud física y psíquica, mejora nuestra circulación y, como siempre digo: la mejor píldora para el estrés es montar una bici.”

 

Los tesoros de Olavarría

Según Bachi, el impulso para crear este proyecto fue su convencimiento de que Olavarría es una ciudad netamente turística: “Rica en atractivos, tales como estancias, lagunas, pueblos colonos, canteras activas e inactivas, fábricas abandonadas, cuevas, cerros, vistas panorámicas únicas, y no sólo en las afueras de la ciudad sino también en el mismo casco urbano. Con puentes colgantes únicos en la provincia y el arroyo Tapalqué, que atraviesa y divide la ciudad en dos. Los parques Norte y Sur, llenos de árboles de antaño, y mucho más.”


En “la cuidad más linda del mundo”, como asegura Bachi, el fuerte es la piedra y el cemento, la industria metalmecánica, la agricultura y la ganadería, pero también el turismo, la industria sin chimeneas, la que impulsa millones de puestos de trabajo en el mundo entero. A este panorama se suma que Olavarría se encuentra en el centro de la provincia de Buenos Aires, atravesada por la ruta nacionales 226 y la provincial 51.

 

Bici Tours Olavarría

Bachí nos contaba que el proyecto nació en un momento gris de su vida y que le ayudó a salir adelante, a conocer mucha gente y muchos nuevos lugares. A él le dedica mucho tiempo, planificando, buscando lugares nuevos para visitar.
Durante los primeros cinco años de vida de Bici Tours Olavarría las salidas fueron gratuitas para la comunidad, los últimos dos años de ese quinquenio sustentadas por un sponsor y ahora cobrando un valor mínimo. Por su parte el municipio facilita una camioneta de apoyo, profesores de educación física, hidratación y hasta un seguro de accidentes personales para los participantes.


“Durante la pandemia, el sector turístico está siendo uno de los más golpeados, sin poder trabajar durante casi ocho meses. Nos vimos muy afectados, sin ingresos -rememora. El mes pasado recibimos un fondo de Nación y otro de Provincia para los prestadores turísticos monotributistas que en su mayoría no pudimos trabajar. Eso nos ayudó a pagar muchos gastos acumulados de estos meses sin poder brindar servicios.”


Cuando se liberaron las actividades deportivas al aire libre y después del knock out de no saber para dónde salir, ya que este era su único ingreso, les habilitaron para salir en grupos de 10 personas, cuando estaba acostumbrado a trabajar con 100 y más también: “Me dije: voy a seguir haciendo lo que me gusta, lo que me hace rico, pero rico del alma. Lo que me despeja la mente, lo que me da libertad. Porque como siempre digo, las únicas cadenas que te dan libertad son las de la bicicleta.”

 

La nueva realidad

Fue así que Bachi volvió a armar las salidas, aunque ahora con menos gente, lo que asegura que le permite estar más en contacto con todo el grupo y disfrutar más de las salidas, tanto a él como a sus asistentes. En paralelo empezó a realizar entrenamientos personalizados para principiantes, ya que veía que mucha gente quería sumarse a las salidas, pero hacía mucho que no andaban en bici o no hacían kilómetros o no sabían cómo pasar un cambio en pendientes o como lograr una postura correcta en la bicicleta. O bien gente que no se animaba a salir en soledad. “También está bueno eso -asegura-, pasar mi aprendizaje personal durante estos años a otras personas. Para que disfruten a pleno esta hermosa actividad llamada cicloturismo.”


El proyecto Bici Tours es muy ambicioso. Abarca lo social, lo deportivo, lo cultural, lo solidario, lo turístico, la importancia del ocio en nuestra vida cotidiana. Bachi reconoce que muchas personas necesitan dejar atrás su rutina semanal, tanto en lo laboral como en su casa “y este es un buen cable a tierra para recargar energías, ya que andamos por lugares que te producen precisamente esa sensación de paz, de tranquilidad, de calma”.

Olavarría nos espera

“Ahora, para que esto sea completo, faltaría traer turistas de otras ciudades o países a que prueben la experiencia de una salida grupal de cicloturismo y que conozcan nuestros hermosos paisajes -propone. Me sentiría realizado con este proyecto, viendo a Olavarría como una ciudad de turismo receptivo, explotando al máximo sus atractivos y su potencial turístico. Porque no sólo tenemos para ofrecer cicloturismo sino también actividades como trekking, cabalgatas, canotaje, pesca deportiva, rapel, parapente y hasta tirarse en paracaídas. O bien alojarse en una estancia o en una cabaña y disfrutar del aire de campo.”
Hace poco Bachi y su gente armó la página web www.bicitours.com.ar y están presentes en Instagram y Facebook como Bici Tours Olavarría. La idea es llegar a más personas y lograr que visiten la imponente ciudad de Olavarría.
El proyecto tiene también su parte solidaria, que Bachi asegura que le enseñó a ver más allá de su entorno, recolectando donaciones y ayudando a merenderos y comedores barriales, organizaciones sociales y casos puntuales de familias particulares de muy bajos recursos económicos.

“Hemos recibido pedidos de camas, frazadas, garrafas, alimentos, ropa, bicicletas, medicamentos y los hemos conseguido publicando en nuestro grupo de WhatsApp o en las redes sociales. También hemos entregado juguetes para el día del niño, navidad o reyes. Si cada persona pudiera aportar un granito de arena, el mundo sería más simple y habría más amor -afirma. Podemos lograrlo o no, pero al menos lo habríamos intentado.” Y culmina: “Nos encontramos en la bici.”

 

www.bicitours.com.ar | Instagram y Facebook: Bici Tours Olavarría | matiase.castanares@gmail.com

Fotos: Margarita Pellegrini

Continua leyendo

Cicloturismo

Viajero y dueño de una tienda de cicloturismo, Diego Andrich nos abre sus alforjas…

Publicado

el

Diego Andrich (49), o simplemente Barba para algunos, nació y vive en la ciudad de Buenos Aires, donde regentea Tierra de Biciviajeros, una tienda especializada en cicloturismo (¡y mucho más!) ubicada en el corazón de la ciudad, Caballito. Con María Luján “Luly” López son padres de Selene (24) y Brisa (22).

La vida del Barba siempre estuvo ligada a las dos ruedas, tanto que al preguntarle cuándo empezó solo atina a un “¡Uff, de chiquito, calculo que a los 6 o siete años!” Pero de lo que sí se acuerda con precisión es que en 1992 se largó a viajar, “gracias a entender que se podía solo y que era una manera de poder seguir pedaleando”. Tanto es así que desde aquel entonces hasta hoy sigue convencido que su viaje más importante es “el que vendrá”, siguiendo la senda que viene transitando: “Buscar lugares cada vez más fríos para pedalear.”

El Barba es así y te aseguramos que vale la pena que lo conozcas, visitando su tienda. Pero mientras tanto, a modo de aperitivo, te recomendamos que leas sus respuestas a nuestro ping pong.

 

¿Cuál es el origen de tu sobrenombre?

Jajajaja, las pocas ganas de afeitarme.

¿Por qué viajás? ¿Qué estás buscando?

Para seguir juntando anécdotas para cuando tenga nietos.

¿Preferís viajar solo/a o acompañado? 

Depende de los destinos. Hay algunos que están buenos para compartir, como fue el Camino de Santiago, que hicimos con mi mujer y lo pasamos genial.

Tu primera bici.

Una rodado 20 plegable que supimos soldar para que pareciese una BMX de los 80.

Tu primer viaje

La ruta 40.

Tu primera bici de viaje y tu primer equipamiento de viaje.

Una Giant Sedona con alforjas hechas por la madre de un conocido.

¿Hasta dónde llegás con la mecánica?

¡¡¡Me llevo bien!!!

¿Cómo financiás tus viajes?

Trabajando antes. Desde hace bastante se trata de viajes de tiempo acotado, pero sigo buscando nuevos caminos.

Un momento de viaje en que peor te sentiste

Jajajaja, más allá de las veces que se te aparece la famosa frase ”qué hago acá”,  nunca. Los viajes son una suma de sensaciones y el balance siempre es positivo.

Un momento de viaje en que mejor te sentiste

Todos.

Tu destino o recorrido preferido

Los que están en mi cabeza y aun no hice.

¿Hacer kilómetros o conocer?

¡¡¡Conocer!!! Pero está bueno poder hacer kilómetros. El destino es el que da la respuesta.

Bicicletas actuales (marca y modelo).

Una Zentih Alpes de acero, una Aurora Fat X1 de aluminio, una de acero estilo panadero (viejita) y otra estilo chopera, también de acero.

Equipamiento actual para viajes

Alforjas o bikepacking, a elegir según el destino.

¿Cuadro de aluminio o cromoly?

Indistinto. Si la bici me gusta, es de mi talla y sirve para lo que quiero hacer el material no me afecta.

¿Un sueño cicloturista cumplido?

Haber comprobado que solo la costa norte de la Península Mitre (Tierra del Fuego) se puede pedalear.

Mi meta como viajero es llegar a…

¡Lugares cada vez más fríos!

 

www.tierradebiciviajero.com.ar | Instagram @tierradebiciviajeros | Facebook Tierra de Biciviajeros -Tienda https://www.facebook.com/tierradebiciviajeros

Fotos: Ariel Sabatella

Continua leyendo

Cicloturismo

Efectos colaterales de la cuarentena: de mochileros a cicloviajeros

Publicado

el

Siempre nos ha gustado viajar. ¿A quién no? Ya teníamos algunos viajes encima, pero hace algunos años tomamos la decisión de dejarlo todo y salir a conocer el mundo con mochilas. Hoy llevamos recorridos 17 países del continente americano. Lo recorrimos de sur a norte y de norte a sur, dando algunas vueltas en S en el medio.
Nos gusta recorrer y conocer cada lugar al que vamos; no solo lo turístico, también su gastronomía, su gente, sus costumbres, su peculiaridad. Es por eso que nos gusta tomarnos el tiempo necesario en cada zona que queremos conocer.
Somos Meli, de Lima, Perú, y Matu, de Mar del Plata, Argentina, dos lugares a los que siempre vamos a volver.

Cuarentena en Bariloche
El año pasado, recorriendo la Patagonia como mochileros, luego de hacer temporada en Chile y con la intención de volver a casa en Lima, cruzamos la frontera con Argentina para conocer Esquel, volver y continuar hacia el norte por Chile. La idea original era que esto nos llevara 4 días, pero al segundo día después de cruzar, se cerraron las fronteras de Argentina y se anunció la dichosa cuarentena. La estrella del 2020 nos dejaba encerrados.


Logramos llegar a Bariloche, donde planeábamos esperar allí los presuntos “15 días” que duraría el confinamiento, “quincena” que luego se extendería por meses y meses. Nos mudamos unas cuantas veces y se nos fue terminado el dinero. Comenzamos a hacer tapabocas a mano y probando algunas otras cosas para sobrevivir, hasta que finalmente creamos nuestro pequeño negocio y así fue como la gente local nos comenzó a conocer como «los chicos de los budines».
Pasamos por todas las estaciones. El crudo invierno nos agarró sin abrigos, ya que habíamos regalado los nuestros justo antes de entrar al país, pensando que ya no los íbamos a necesitar, por lo que tuvimos que hacernos de todo nuevamente. Pasado el invierno, continuamos esperando que abriesen las fronteras sin éxito, y así fue como poco a poco ideamos un nuevo proyecto: ¡Volver a casa en bici! Algo nuevo e inexperimentado para nosotros.

Para viajar en bici solo nos faltaban las bicis…
Siempre que podemos nos gusta recibir viajeros en casa, así como también en ocasiones nos reciben a nosotros. En los últimos años hospedamos y conocimos a varios cicloviajeros y eso comenzó a gestar en nosotros las ganas de pedalear, hasta que finalmente las circunstancias nos llevaron a hacerlo (!!).
Al principio comenzamos a imaginarnos hacer el Camino de los Siete Lagos por la ruta 40, pero después pensamos: ¿Y si hacemos un poco más? Quizás desde Bariloche hasta Junín de los Andes… Y así, poco a poco, nos fuimos ilusionando, hasta que decidimos hacer… ¡todo en bici!
Eso sí, nos faltaban nada menos que las bicicletas…


Buscamos por mucho tiempo, hasta que por fin las encontramos, primero una y un tiempo después la segunda. Dos bicicletas usadas. Nos costó mucho decidir el rodado. Queríamos 27.5, pero terminamos optando por tener dos rodado 26, por la simplicidad y rapidez de conseguir repuestos en cualquier pueblo del recorrido.
Comenzamos a repararlas, armarlas y equiparlas con bastante amor e ingenio. Hicimos muchas cosas, incluyendo portabotellas y botellas grandes, alforjas caseras, grips artesanales para el manubrio y otras cosas más. (Queremos aprovechar esta parte del relato para enviarle un gran saludo a Iozzer: sus parrillas son excelentes y él nos dio una mano grande.)

De Bariloche a Mar del Plata
Nos encariñamos mucho con Bariloche y se ve que él también con nosotros, porque no nos soltó fácil: tuvimos muchos inconvenientes antes de salir y terminamos saliendo después de lo planeado.
Finalmente partimos con las bicis cargadas para 3 o 4 meses de viaje…, desde la Cordillera hasta el Océano Atlántico.
El primer destino fue Villa La Angostura. Desde ahí recorrimos los 7 lagos, surcamos caminos de montaña intransitables, senderos junto a manadas de ciervos y otros animales que nos sorprendieron, rutas abandonadas, el valle en Neuquén y Río Negro, rectas de asfalto infinitas en la zona pampeana, campos bonaerenses y llegamos a la costa atlántica. Cerca de 1.800 kilómetros en nuestra primera travesía en bici…


Viajar en bicicleta es muy distinto a viajar con mochilas. Disfrutar en la ruta de la brisa en el rostro, llegar a cada lugar con la satisfacción de saber que llegaste por tí mismo, cargando todo tu equipaje, no tiene precio. Es una recompensa única. Luchar y calcular los fuertes vientos, acampar en lugares mágicos, conocer cada uno de los pueblos diminutos que antes no registrábamos, aprender de cada uno de ellos. Parar a almorzar o por unos mates al costado de un arroyo perdido o del único árbol que encontramos en kilómetros. Sentir los sonidos de la naturaleza. Y ni hablar de llegar a un lugar y que la gente se asombre y se acerque a entrevistarnos sin poder creerlo, que te inviten agua, una comida o hasta compartir su techo.
Toda esa experiencia se une en algo mágico.


Llegamos hace unos días a Mardel justo con las nuevas medidas de confinamiento. El camino sigue, la travesía aún continúa. Vamos a esperar a que se alivie la pandemia un poco y luego seguiremos por muchos pueblos y ciudades nuevas y quién sabe qué nuevas sorpresas nos estén esperando por ahí…

Si quieres seguir nuestro viaje y aventuras, iremos actualizando y subiendo nuestros caminos en Instagram: @matusyd  https://www.instagram.com/matusyd/

 

Por Melissa Andrea Toscano y Matías Otero

Continua leyendo

Más Leídas