Ocultar Barra

«No hay que presionar a nuestros hijos»

Fecha: 10.11.2017

La agrupación salteña Amigos del Pedal es fruto de jóvenes haciendo mountain bike y padres dándoles apoyo. De esta armónica relación nacieron, entre otras cosas, un torneo provincial de cinco fechas anuales, la colaboración con otros organizadores de carreras y hasta viajes a las grandes carreras del país.
«Lo más valioso en torno a este deporte es la amistad que se crea. Arriba de la bici los chicos son rivales, pero cuando se bajan son grandes amigos. Y si a alguien le pasa algo en carrera todos paran para ver que el compañero esté bien», relata Mariela Anachuri (48), quien se sintió incentivada como madre a apoyar fuertemente el crecimiento del ciclismo en Salta gracias a la pasión de sus hijos: Jorge (28), María Belén (24) y Franco Delgado (18).
Todo comenzó con su hijo mayor, cuando hace 12 años empezó a pedalear todos los sábados con un grupo de amigos de su ciudad, Salta capital. Al poco tiempo decidieron bautizarse bajo el nombre Amigos del Pedal y hacerse remeras. Por aquel entonces eran 15 integrantes y hoy día tienen un grupo de Facebook que nuclea a más de 2.000 pedalistas de la provincia.
Así las cosas, la movida fue creciendo y hace 7 años comenzaron a organizar la carrera Rally de Finca de La Cruz, con almuerzo post carrera incluido: ”Era una forma de juntar a todos los amigos y agradecerles dándoles un almuerzo, ya que durante el año llevaban a nuestros hijos a participar de todas las carreras.”
Dos años después la competencia terminó formando parte del Campeonato Amigos del Pedal, que cuenta con 5 fechas al año, con sede en las localidades salteñas de San Lorenzo, La Silleta, La Misión, La Caldera y Parque Industrial. “Nuestras carreras son una manera de divertirnos y de encontrarnos con amigos. La inscripción ronda los 150/200 pesos, los trofeos son artesanales y, cuando la economía lo permite, realizamos sorteos y almuerzos. Más de una carrera ha terminado con asado”, confiesa orgullosa Mariela.
Mariela y su marido nunca practicaron ciclismo, sin embargo –más allá de trabajar como preceptora y carpintero respectivamente- hoy día sus vidas están dedicadas en gran parte a organizar carreras y llevar a sus hijos a otras: «Gracias a Dios tenemos una buena amistad con los amigos de nuestros hijos y sus padres. Estamos todos en la misma sintonía: acompañar a los chicos e incentivarlos en este deporte tan lindo. Preferimos mil veces darles plata para que se compren un freno o un cable y no para que vayan a un boliche. Nuestros hijos y sus amigos se acuestan temprano, no fuman, no toman, hacen vida sana y nos llevan a eso a nosotros también.»

Lee la nota completa en Biciclub de octubre N° 275 , ya disponible en kioscos de todo el país.

Texto: Isabel García
Foto: Ariel Sabatella


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Reflexiones en dos ruedas

Dejá tu comentario

    No Banner to display

    LEELA GRATIS ACÁ

    Nº 307 - Julio 2020


    > Cómo elegir nuestra próxima bicicleta urbana.
    > Algunas medidas críticas de la bicicleta.
    > Mariano Lorefice: un viaje indoor de 10.000 km.
    [+]

    canaglia

    philco

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable