Ocultar Barra

Se nos salió la cadena

Fecha: 04.10.2013

Formado en City Bell, La Plata, este grupo de ciclistas propone hacer pedaleos a lugares cercanos como forma de confraternizar con otros, mejorar la salud y hacer una especie de terapia grupal.

Biciclub-3 

Por Rocío Cortina

“¿Alguna vez te pusiste a pensar cuál es el componente adictivo que tiene la bicicleta sobre nosotros? Una vez que levantaste los pies del piso y comenzaste a rodar esto se transforma en un viaje sin retorno, y ni hablar cuando encontrás a otros como vos. No hay vuelta atrás, el cuerpo y la cabeza te piden más”, dice María Laura, una de las integrantes del grupo de cicloturismo Se Nos Salió la Cadena (anteriormente Se Me Salió la Cadena), de City Bell, La Plata.
Las salidas que organiza esta agrupación son abiertas a la comunidad y sin costo. En los pedaleos, cada ciclista se hace responsable de su osamenta –se hace especial hincapié en el uso de casco- y de su bicicleta. Las citas son los domingos a la mañana, los feriados y los sábados de luna llena, cuando el clima agradable lo permite. Además, hay una versión de salidas kids, con mate y picnic campestre, donde son invitados hijos, maridos y esposas, en agradecimiento al aguante que les hacen a los ciclistas durante todo el año. Porque todos sabemos que el tiempo de pedaleo siempre es un tiempo robado a otra cosa, en muchos casos a la familia.

Ahuyentar miedos
Se nos Salió comenzó a funcionar a mediados del 2008, cuando un pequeño grupo de amigos de Villa Elisa y City Bell, en afán de mejorar su estado físico y huir unas horas de la rutina haciendo una especie de terapia grupal, empezaron a pedalear los domingos.
“Lo único que teníamos era actitud –confiesa María Laura- porque luego de 20 kilómetros nuestro físico pedía a gritos una cama. Pero haciendo caso omiso al pedido de socorro, el siguiente domingo estábamos firmes para la próxima aventura. Al principio fuimos sólo dos integrantes, luego tres, hasta que a fines del 2008, siendo ya un grupo más consolidado, decidimos bautizarlo con el nombre actual.”
El cicloturismo concebido no sólo como un deporte sino también como combinación del disfrute por la naturaleza y de la bici como medio de transporte fue una de las motivaciones de María Laura al iniciarse en la actividad. Para ahuyentar los miedos de los primerizos en las dos ruedas, aclara que todo lo referido a los quehaceres mecánicos, como cambiar cámaras, usar un cortacadenas o arreglar frenos se van adquiriendo con el tiempo. “Ahora nos sentimos felices de ayudar con el servicio técnico a los principiantes. Realmente te sentís útil”, explica.

Biciclub-5

Me arrastra el grupo 
Roberto es otro de los integrantes de Se nos Salió que está desde los comienzos de la agrupación, cuando, a los 47 años, el colesterol alto le indicó que debía hacer algún deporte para cuidar su salud.
“Mi idea era formar un grupo para que las salidas no se suspendieran, porque al ser dos o tres personas solas a veces alguno no podía por un motivo u otro y no salíamos”, resume Roberto, al tiempo que explica que hay varios motivos por los cuales le gusta pedalear con otra gente, como las charlas compartidas, la posibilidad de entablar nuevas amistades y el impulso que el grupo le da para despertarse a las siete de la mañana un domingo y partir en bici a las ocho: “No es para nada fácil, es pura voluntad –dice-, pero yo les explico a los demás que así como ellos van al psicólogo los martes de 17 a 18 yo voy los domingos de 8 a 13.”
Las propuestas de recorridos del grupo para cada domingo se arman colectivamente. Se suele buscar alguna variante nueva por Google o bien reciclar otra concretada anteriormente. Los pedaleos son por caminos rurales de tierra para evitar el tránsito, vías de trenes abandonadas, arena en la costanera del río y, en algunos casos, a campo traviesa para esquivar el barro.
Además de organizar el recorrido, en Se Nos Salió se intenta siempre investigar algo sobre la historia de los destinos, para aprovechar al máximo los lugares que se visitan. De esta forma, los ciclistas ya han conocido Buchanan, Esquina Negra, Gómez, Correa, Bavio, Payró, Magdalena, la iglesia Saint John y el Museo Hudson en Florencio Varela, el Muelle del Pejerrey en Quilmes, Río Santiago, la isla Paulino, Palo Blanco y el fuerte Barragán en Ensenada. También han degustado asados en Brandsen, San Vicente y Lezama, han llenado sus alforjas con salames y quesos caseros de Domselaar y han explorado los bosques del Parque Pereyra Iraola.
“Hay que ver los milagros de la naturaleza que tenemos a menos de media hora de pedaleo desde donde vivimos”, dice María Laura, quien agrega que además este año han concretado dos salidas combinadas a Tigre y Villa La Ñata. A primera hora, la caravana se tomó el tren a Constitución, para luego pedalear por la costanera de la city porteña y encarar hacia el destino planeado. Esa fue una de las salidas especiales, en las que se suele invitar a otros grupos de cicloturismo de otras zonas.
Las fotos y testimonios de cada cicloturismo, más las propuestas venideras, pueden verse en la página web del grupo ( HYPERLINK “http://www.senossaliolacadena.com.ar/”www.senossaliolacadena.com.ar), donde todo indica que la salida de cadena de la bici no es impedimento para concretar unas cuantas pedaleadas exitosas.

Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Personajes, Recreativo, Rocío Cortina

4 Responses to “Se nos salió la cadena”

  1. laura dice:

    como puedo contactarlos para saber si me puedo unir al grupo.m gracias

  2. Clara dice:

    Como puedo contactarme con el grupo? Gracias

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 278 - Febrero 2018

NOTA DE TAPA
Mecánica para cicloturistas: cómo evitar roturas en una travesía
CICLISMO URBANO: Marcha contra la violencia vial en Buenos Aires
ENTREVISTAS: “Chueco” Gili y Germán Dorhmann
CICLOTURISMO: Pablo García en Indonesia [+]

    vac

    canaglia

    fullrace

    orbea

    optitech

    newton

    bici Up

    silva

    half concordia

    adsgoogle

    mov responsable