Ocultar Barra

Seguridad vial: qué modelo seguir

Fecha: 14.04.2018


En Latinoamérica y en países del norte europeo, como Dinamarca u Holanda, existen diferentes modos de entender la cuestión vial. Veamos los puntos claves y cómo se inserta el ciclismo urbano en ellos, así como también la prevención de siniestros.
Una de las polémicas más grandes en torno a la bicicleta es el uso del casco. Hay quienes están a favor y quienes están en contra, ambos con sus motivos y fundamentos. Pero es importante darnos cuenta que la discusión de fondo en realidad no es esta. Lo que se debate es el concepto que cada grupo tiene sobre la seguridad vial.
Podemos dividir la teoría de la seguridad para los ciclistas urbanos en dos modelos: el que busca adaptar la bicicleta a las normas actuales y el que quiere adaptar las normas actuales a la bicicleta. No es la intención de esta nota promover uno de estos modelos y desalentar el otro. El objetivo es poner en evidencia que existe una marcada diferencia entre ellos, aunque ambos persiguen una misma meta: cuidar la vida de los ciclistas urbanos.
En general en Latinoamérica prevalece la idea de que la bicicleta se tiene que adaptar a las condiciones que propone el tránsito automotor. De esta forma, la bici tiene que hacerse lugar entre normas e infraestructura de tránsito que por décadas fueron desarrolladas para el automóvil. De ahí que al que anda en bicicleta se le impone respetar los semáforos, no circular a contramano, usar indumentaria visible y casco. Se acepta la idea de que quien anda en bici lo hace dentro de un entorno de alto riesgo.
En el otro extremo nos encontramos con la forma de encarar la seguridad vial en países del norte europeo como Dinamarca u Holanda, donde el uso del casco en las ciudades es una rareza, actualmente hay una quita progresiva de semáforos y además se penaliza fuertemente la imprudencia al volante del automovilista. A diferencia del primero, este modelo hace énfasis en crear un entorno de bajo riesgo, poniendo a la bici como la segunda manera más natural de moverse luego de caminar.
Elegir un modelo u otro definirá cuánto y de qué manera avanzaremos hacia una ciudad llena de bicicletas. En nuestra región las autoridades muestran un favoritismo notorio por la primera forma de entender la seguridad vial. Tal vez porque aún la industria automotriz tiene un gran peso en las decisiones políticas, son muy pocos los que se proponen replantearla. Y con esto no me refiero a ir contra los autos, sino a reformular el rol y el espacio que se les da en las ciudades.
Es interesante ver que los problemas para ambas concepciones son los mismos. Por eso vamos a enumerar los más comunes y a ver cómo resuelve cada modelo las mismas situaciones.
Texto: Martín Lehmann
Lee la nota completa en Biciclub de abril N° 280, disponible en kioscos y bicicleterías de todo el país.


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ciclismo urbano

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 283 - Julio 2018

NOTA DE TAPA
¿Doble suspensión o rígida?
NUEVOS PRODUCTOS: Las sorprendentes Cannondale F-Si y Lefty Ocho
MECÁNICA: Chequeos previos a la carrera o travesía
NUEVA SECCIÓN: Bike Kids vuelve, por Daniela Donadío [+]

    canaglia

    optitech

    philco

    newton

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable