Conectá con nosotros

Ciclismo urbano

Seguros: ¿Qué incluyen y qué no incluyen las coberturas?

Los niveles de delito en las ciudades llevan a algunos de nosotros a recurrir a coberturas de seguros. De eso hablamos con Roxana Reynoso, gerente de Planificación y Desarrollo Comercial de Seguros Rivadavia.

¿Qué variedades de coberturas hay?
Seguros Rivadavia ofrece actualmente tres líneas de productos de seguros de bicicletas, con opciones cerradas y abiertas con relación a sus coberturas y sumas aseguradas, a fin de contemplar las necesidades de protección y tranquilidad de cada persona.

¿Qué cubren?
Fundamentalmente, se brinda una completa protección tanto al ciclista como a su bicicleta. Se cubre el robo de la bicicleta y el daño total y parcial de la misma, tanto en la Argentina como en el exterior, si se contrata la extensión de la cobertura a tal efecto. En cuanto al ciclista, para su protección se le ofrece un seguro de accidentes personales que comprende las coberturas de muerte, incapacidad total y permanente y gastos por asistencia médica. Además, se cubre la responsabilidad civil del ciclista ante cualquier accidente que sufra circulando y que pueda provocar daños a terceros.
Adicionalmente se puede contratar un seguro de robo de efectos personales o de los equipos portátiles electrónicos que se transporten en circunstancias de uso de la bicicleta. Todos los productos cuentan con servicios adicionales sin cargo para el ciclista, en caso de urgencias.
¿Cuál es el costo aproximado de estas coberturas?
Los costos varían según la cobertura, capital asegurable y plan contratado. Por ejemplo, amparar una bicicleta de 20.000 pesos por robo, responsabilidad civil y accidentes personales cuesta aproximadamente 280 pesos por mes. Para una de 30.000, con las mismas coberturas, pero con mayores sumas aseguradas por responsabilidad civil y accidentes personales, el seguro sale 420 mensuales. Si es una bici de 50.000 y además de amparar las coberturas indicadas se suma el daño total y parcial, el robo de efectos personales y de equipos electrónicos portátiles cuando se usa, el costo es de aproximadamente 1.000 por mes.

¿Cómo se gestionan estos seguros en su compañía?
Si desean consultar el costo de un seguro de este tipo, lo más práctico es acceder a nuestro sitio web www.segurosrivadavia.com y realizar un presupuesto para una de nuestras líneas de negocios o bien consultar por esa vía otras opciones. También se pueden contactar al 0810-999-3200, enviando un email a info@segurosrivadavia.com o a través de nuestros Productores Asesores de Seguros de todo el país.
¿Qué hay que tener para asegurar una bici? ¿Debo tener factura de la compra, por ejemplo?
Los requisitos para asegurar una bicicleta son los siguientes: que se trate de modelos superiores al año 2000, disponer de un comprobante de adquisición de ésta y acompañar algunas fotografías para acreditar su existencia. A su vez, si la bicicleta dispone de número de cuadro, deberá indicarse.

¿Qué restricciones hay en la cobertura? ¿Cubren robo y hurto?
La cobertura de hurto se encuentra excluida en estos seguros. En las coberturas de robo de equipos portátiles electrónicos y de efectos personales, el siniestro debe configurarse en circunstancias del robo de la bicicleta para estar amparado.
Si desean tener una protección las 24 horas dentro y fuera del domicilio para el robo de estos bienes, pueden contratar nuestro Seguro Hogar Más, que les ampara equipos electrónicos y efectos personales en cualquier hora del día, dentro y fuera de la vivienda.
No se cubren las bicicletas eléctricas o con motor, ni tampoco las afectadas a la actividad de delivery.

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciclismo urbano

Bahía Blanca festeja mañana 5 de diciembre el Día del Ciclista con una gran pedaleada

La gente de la Plataforma de Sustentabilidad Integral (PSI), invita a la comunidad Bahía Blanca a festejar el Día del Ciclista, fecha instituida en homenaje al ciclista Remigio Saavedra. El evento se desarrollará este sábado 5 de diciembre.
“Esta propuesta -nos cuenta Guillermo Liverotti, uno de los organizadores- surge debido a nuestro trabajo de concientización sobre la importancia de la bicicleta como medio de transporte saludable y sustentable, fomentando la responsabilidad y compromiso de los ciudadanos para una mejor convivencia vial.”
En este contexto de pandemia, la organización ha dispuesto un formato muy original: que se salga a pedalear el sábado 5 de diciembre, en alguna parada o lugar de disfrute de la ciudad, realizar una foto y etiquetar a la institución organizadora, ya sea por Instagram (@psibahiablanca) o por Facebook (@plataformadesustentabilidadintegral), de manera de convocar con ello a los ciclistas bahienses que disfrutan de la bicicleta de manera recreativa, de transporte o deportiva. “Invitamos -afirma Liverotto- a que la pedaleada sea realizada respetando las distancias y siguiendo los protocolos para las actividades físicas al aire libre.”

Más información sobre el día del ciclista se puede encontrar en:
biciclub.com/remigio-saavedra-el-dia-del-ciclista/

Info sobre el evento: Guillermo Liverotti +549291-4425614.

Continua leyendo

Ciclismo urbano

Paseos culturales en bicicleta por Buenos Aires

Viajero incansable y colaborador de Biciclub con sus atractivos relatos de viajes, Esteban Mazzoncini ha vuelto hace unos meses a Buenos Aires luego de un largo viaje en bicicleta y está organizando paseos culturales en bicicleta junto a Mariela Cavallo, una guía de turismo experta en contar historias de esta hermosa ciudad. Los paseos son de dificultad baja, de unos 6 kilómetros y con paradas donde además se ofrecen tips de fotografía y mecánica de la bici. El recorrido finaliza en el lago Regatas de Palermo, donde los participantes son invitados a un pícnic saludable, un juego sorpresa y una charla acerca de cómo organizar un viaje en bici por el mundo.

Instagram: @estebanmazzoncini | @baconcierge

Continua leyendo

Ciclismo urbano

Según Google Maps la bicicleta fue el medio de transporte más usado este año en Argentina

Desde que empezó la pandemia en el mes de marzo pasado, la bicicleta ha sido a simple vista el medio de transporte de mayor crecimiento en nuestro país. Y no se trata solamente de una percepción caprichosa sino que es una afirmación estadística que surge de un informe generado por Google Maps al respecto: “Durante la cuarentena, la bicicleta fue el medio de transporte que más creció en términos de popularidad en Argentina. Las solicitudes de recorridos en bicicleta en Maps aumentaron en un 83 por ciento de 2019 a 2020 (y Buenos Aires presentó un aumento del 98 por ciento en las consultas de opciones de ruta), mientras que las vinculadas a transporte público disminuyeron en un 53 por ciento», sostiene el informe.


El informe destaca que en ese mismo período la circulación en automóviles creció en un 0.07% y en el transporte público disminuyó en un 50%, mientras que los traslados a pie disminuyeron un 21%.
Desde este mes, además, los usuarios de la plataforma en Argentina tienen acceso a dos nuevas funcionalidades: la posibilidad de acceder a datos históricos sobre la detección de casos de Covid-19 en un área determinada y enlaces a fuentes locales autorizadas, y obtener información en tiempo real sobre la ocupación de colectivos, subtes y trenes para que, quienes tengan que utilizarlo, puedan moverse de forma más segura y cómoda.

Continua leyendo

Ciclismo urbano

Movilidad post covid: “Es necesario que los gobiernos sean valientes”

Con mucha actividad tanto en España como en América Latina, el Instituto de Movilidad juega un rol importante en los temas movilidad y transporte. Para difundir su actividad entrevistamos a una de sus integrantes, Cinta Romero, quien además se explaya sobre el futuro de la movilidad en nuestros países.

Capacitan y entrenan en temas de movilidad, además de prestar servicios de consultoría a empresas e instituciones. Con sede formal en la ciudad de Sevilla, los tres integrantes de este Instituto de Movilidad: Julián Sastre (58), David Álvarez (47) y Cinta Romero (32), “compañeros en la profesión pero sobre todo buenos amigos”, en eras digitales trabajan juntos pero separados, Sastre desde la sede oficial, Álvarez desde Aracena (Huelva) y Romero desde Fuengirola (Málaga)
“Crear el Instituto de Movilidad —nos cuenta Cinta— nace de un interés común: contribuir a crear ciudades más sostenibles y mejor conectadas, amigables, adaptadas a los ciudadanos, tanto residentes como visitantes. Y para que ello sea posible, creemos que hay que trabajar duro en dos aspectos: una formación de calidad y una investigación innovadora. Aunque los tres somos el corazón/alma del IM, este no sería nada sin un cuerpo que le de vida. Y ahí es donde contamos con una amplia red de colaboradores que nos ayudan a sacar adelante los proyectos.”


¿Qué objetivos tiene el Instituto, cuál es su misión y cuál su visión?

El Instituto de Movilidad es un centro online de formación especializado en la movilidad, el transporte y las ciudades, además de un lugar de encuentro y de intercambio de experiencias para todas aquellas personas que estudien, trabajen o tengan especial interés por la movilidad y las ciudades.
Nuestra misión es ser referentes en la formación y prestación de servicios profesionales relacionados con el transporte y la movilidad, tanto a personas como a empresas, para contribuir a la sensibilización y la responsabilidad social en la práctica de esta profesión.
Y nuestra visión es convertirnos en un centro de formación referente en materia de transporte y movilidad, con un modelo formativo flexible, internacional, basado en el intercambio de experiencias y en la docencia práctica, en el que se promuevan soluciones innovadoras a los problemas y retos de hoy.

¿Cómo ven en este momento la situación del tema movilidad en América Latina?
La movilidad en América Latina ha tomado un cariz importante en estos últimos años. Las ciudades crecen, las personas necesitan desplazarse y es clave asegurar que estos desplazamientos se hagan de la manera más sostenible y segura posible. Nosotros, en América Latina hemos trabajado mucho, tanto a nivel de consultoría como en temas de capacitación.
Hace tres años tuvimos el honor de colaborar en el Foro Académico “Retos y estrategias de movilidad sostenible para las ciudades”, que tuvo lugar en Rionegro, Colombia, en la Universidad Católica de Oriente.
Grabamos algunos episodios de la serie web Reporteros de Movilidad en ciudades latinoamericanas como Medellín Y, Bogotá Y, Lima Y y La Habana Y.
En particular en Argentina hemos participado en proyectos de cooperación en Rosario y hemos realizado algunos Planes de Movilidad Urbana Sostenible para la ciudad de Salta. Y en estos momentos estamos haciendo, conjuntamente con la Universidad de Rosario, una encuesta sobre la movilidad tras el COVID19.
Toda esta experiencia nos ha enriquecido mucho y hemos aprendido y tenemos la percepción de que en América Latina hay una conscientización cada vez mayor de la necesidad de fomentar una movilidad más sostenible, aunque es un gran reto por la cuestión cultural que supone el hecho de que tener coche es indicativo de un estatus social superior.
Además, aunque hay progresos en seguridad vial, todavía es un tema pendiente, dado que por ejemplo, los propios pasos de peatones siguen siendo peligrosos.
No obstante, hay muy buenas referencias en materia de movilidad sostenible en la región, como el caso de Rosario y Buenos Aires en Argentina, Curitiba en Brasil y, por supuesto, Medellín en Colombia.
En Curitiba destaca el modelo de ciudad que combina perfectamente urbanismo y movilidad. Medellín ha logrado una integración de todos los modos de transporte. Rosario por la capacitación institucional tan fuerte que está realizado. Y Buenos Aires por sus últimas iniciativas en bicicleta y transporte en vías exclusivas.
Sorprende que ciudades con las dimensiones de Lima y Bogotá apenas tengan una red de metro, o no la tengan, e incluso no tengan una mayor red de BRT (Bus Rapid Transit).
De nuestra visita a Rionegro en Colombia nos sorprendió muy gratamente, pues es un ejemplo de cómo hacer acciones de urbanismo táctico y formar equipos municipales de gran nivel. No solo debemos pensar en las grandes ciudades.
Por su parte, Santiago de Chile ha avanzado mucho en la última década, Ciudad de México tiene ya 12 líneas de metro y La Habana es una oportunidad. Ahora que va abordar su PMUS (Plan de Movilidad Urbana Sostenible) es la ciudad perfecta para implantar buenas prácticas.

¿Qué papel creen que puede tener la bicicleta en países como los latinoamericanos, en los que el automóvil sigue siendo un objeto ligado al ascenso social y donde las ciudades están diseñadas para el automóvil? ¿Cómo enfrentar al poderoso lobby automotriz en nuestros países?
El papel de la bicicleta en los países latinoamericanos es fundamental para hacer de las ciudades espacios más habitables, más humanos, teniendo en cuenta que las ciudades están cada vez más pobladas y es necesario un adecuado reparto del espacio.
Romper con la supremacía del coche es todo un reto, como lo ha sido en todas las ciudades europeas que ahora vemos llenas de bicicletas. La arquitectura y el urbanismo de las últimas décadas se han centrado en construir ciudades en torno al coche, y a ello se suma efectivamente el papel del coche como símbolo de poder, de riqueza, que se ha implantado en la sociedad.
Cambiar esta dinámica no es fácil, pero tiene una importante ventaja y es que utilizar la bicicleta como vehículo es ya una demanda social. Por una parte porque vemos cómo han cambiado otras ciudades y queremos eso para nosotros. Y por otra porque cada vez más personas son conscientes de la necesidad del cambio, por cuestiones de salud pública, de protección del medio ambiente, de accidentalidad, también por cuestiones de rapidez a la hora de desplazarse (recordad que para trayectos de hasta 5 kilómetros la bicicleta es el modo de transporte más rápido) y también por economía.
Para avanzar en este cambio es necesario que los gobiernos sean valientes, que crean y apuesten por la bicicleta como una herramienta muy poderosa para reducir las cifras de contaminación, de congestión, de accidentalidad.
No es cuestión de demonizar el uso del coche sino de garantizar un uso racional del mismo dentro de la pirámide de la movilidad, fomentando y facilitando el acceso y la segura circulación de otros modos de transporte como la caminata, la bicicleta y el transporte público.


¿Cómo imaginan que se desarrollará el tema movilidad en la post pandemia en nuestros países, teniendo en cuenta que se está centrando el riesgo de contagio en el transporte público y por ende esto puede traer el peligro de que el automóvil particular gane aún más terreno, en detrimento de los medios de movilidad alternativos?

A corto plazo, es todo un problema. Sobre todo, porque no está demostrado que en el transporte público se produzcan más contagios que los que se van a producir en los colegios, en los restaurantes, en las fábricas. Se ha demonizado el transporte público, lo que le ha hecho perder un alto número de usuarios. El problema es si toda esta movilidad pasa a realizarse en vehículo privado. Estaremos retrocediendo en el largo camino que se había avanzado. Es por ello que es clave que las administraciones sepan lanzar los mensajes oportunos: apostemos por el caminar, por la bicicleta, dos modos de transporte limpios pero además individuales, que hacen que exista una nula posibilidad de contagio en estos desplazamientos. Ahí están siendo muy importantes las medidas de fomento de estos modos de transporte, basado en técnicas de urbanismo táctico, aumentando y/o creando nuevas vías peatonales y ciclistas. Y apostar por un transporte público libre de COVID, que los operadores lleven a cabo todas las medidas de seguridad posibles para demostrar que se trata de un sistema de transporte seguro, aplicando nuevas medidas de limpieza y desinfección, uso obligatorio de mascarillas, toma de temperatura a la entrada o acceso del transporte público, uso de geles hidro-alcohólicos, elevar la distancia entre viajeros. Para ello es clave, de nuevo, un aumento de la frecuencia y de los servicios que permitan adecuar toda esa demanda a una oferta que haga posible dicho distanciamiento.
A medio plazo, lo tenemos claro, la movilidad tenderá a igualarse con la situación pre-COVID. Tristemente, el ser humano no tiene memoria, y menos los políticos, y una vez que pase el tiempo, los repartos modales, por ejemplo, tenderán a la situación de hace un año. El coche volverá a ocupar todo su espacio, el transporte público, etcétera. Eso ocurrirá en un escenario tendencial, es decir, si no se actúa decididamente. Insisto en que es clave el papel de las administraciones, sin olvidarnos del papel de las asociaciones, que suelen ser detonantes e impulsoras de ideas y proyectos que luego se institucionalizan por las políticas públicas. Lo que esperamos es que sepamos sacar buenas lecciones de lo que esta pandemia nos ha hecho aprender: la reducción de la movilidad, principalmente debido a los diferentes confinamientos que se han establecido en los países, ha llevado a una reducción muy significativa de la contaminación, tanto medioambiental como acústica. El planeta ha tenido un respiro, e incluso hemos visto como la fauna tomaba, de forma puntual, las ciudades. Ese es el camino, demostrar que el papel de la movilidad sostenible es clave para el futuro de nuestras ciudades y generaciones posteriores. Una apuesta decidida por los modos más limpios: el caminar, la bicicleta, los vehículos de movilidad personal y el transporte público deben ser modos de transporte lo suficientemente competitivos y atractivos para que los repartos modales cambien hacia un equilibrio sostenible.

Instituto de Movilidad: institutodemovilidad.com


 

EL INSTITUTO
Quiénes y qué 

Julián Sastre González, es presidente del IM y reside en Sevilla, España. Es Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos (Ingeniero Civil), por la Universidad Politécnica de Madrid (España), con 33 años de experiencia en el sector del transporte y la consultoría internacional. Ha trabajado en proyectos a lo largo y ancho del globo. Es experto en planificación, operación y economía del transporte, con amplia y relevante actividad en planes de movilidad sostenible (PMUS), proyectos ferroviarios, valoraciones económicas y financieras y evaluación de políticas de transporte. Además es un gran aficionado al cine y al deporte.
David Álvarez Castillo, vicepresidente del IM, reside en Fuengirola, Málaga, España. Es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos (Ingeniero Civil), por la Universidad Politécnica de Madrid (España) en la especialidad de Transporte y cuenta con 20 de años de experiencia profesional en el ámbito de la movilidad, el tráfico y el transporte. Es experto en la realización de análisis coste-beneficio, así como en concesiones de transporte público. David es un amante del fútbol y de la buena cocina.
Cinta Romero Adame, nuestra entrevistada, es Secretaria General del IM y reside en Aracena, Huelva, España. Es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Derecho por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), con 8 años de experiencia profesional en el sector de la movilidad y el transporte, siempre muy orientada a la movilidad sostenible. Destaca su papel en la movilidad no motorizada (principalmente bicicleta), la participación ciudadana y marketing, así como las licitaciones multilaterales. Cinta es una apasionada de la música y la naturaleza.
Las principales líneas de trabajo y/o actividades del IM son:
– Formación especializada: institutodemovilidad.com/formacion/
– Proyectos de Investigación: institutodemovilidad.com/investigacion-innovacion-movilidad/
– Mentoring: institutodemovilidad.com/programa-mentoring-movilidad/
– Reporteros de Movilidad: institutodemovilidad.com/videos-instituto-de-movilidad/
– Wikimovilidad: institutodemovilidad.com/wikimovilidad/
– Eventos de promoción y divulgación de la movilidad sostenible: institutodemovilidad.com/eventos-movilidad/

Continua leyendo

Más Leídas