Conectá con nosotros

Deporte y Entrenamiento

Tres embajadoras Shimano buscan pasaje a Tokio

Publicado

el

Después de un año sin competencias internacionales a causa de la pandemia, la Selección Argentina de Ciclismo Adaptado vuelve a competir en Bélgica, en la Copa del Mundo de Ostende, con el sueño de sumar los puntos necesarios para clasificar a los Juegos Paralímpicos de Tokio, que se desarrollarán entre agosto y septiembre de este año.
La delegación albiceleste está compuesta por Mariela Delgado, Micaela Barroso y María José Quiroga, tres integrantes del Ladies Power Cycling, el equipo ciclista femenino que patrocina Shimano, además de Sebastián Tolosa. El viernes 7 de mayo competirán en la prueba contrarreloj y el domingo 9 en la carrera de ruta. «Las sensaciones son muy lindas. No sabíamos, cómo, dónde ni cuándo, pero estábamos seguros de que íbamos a volver. Hoy es un momento muy dulce para nosotros, estamos soñando despiertos para lograr buenos resultados. Gracias a dios tenemos medios como Shimano, que aportan a este proyecto del ciclismo adaptado en la Argentina», expresó Martín Ferrari, el técnico de la Selección, desde Bélgica.

Con la mira en los Paralímpicos, Delgado competirá en la categoría C5 y es la abanderada argentina. «Mariela tiene grandes chances de lograr un buen resultado acá y subirse al podio. Eso le va a dar confianza para Tokio, donde tenemos expectativa de medalla», se ilusiona Ferrari.
Con respecto al tándem Quiroga-Barroso, el entrenador agregó: «Veo muy bien a Mica y a Majo, con muchas ganas y tenacidad. Con ellas apuntamos a una medalla dentro de cuatro años, en París 2024, pero por qué no soñar con conseguir una invitación especial y tener la posibilidad de estar en Tokio».

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deporte y Entrenamiento

Psicología y deporte: Entrenar es construir autoestima

Publicado

el

Medidor de cadencia de pedaleo, potenciómetro que disocia la lectura en watts de la pierna derecha y la pierna izquierda, GPS con todos los datos que un entrenador pueda necesitar, zapatillas para pisada prona, neutra o supina, cinturones de hidratación ergonómicos y reproductores de música sumergibles, ¡y sin cable! Podría completar cinco páginas enumerando todos los avances tecnológicos aplicados al deporte en los últimos años. Nos empecinamos casi de manera irracional en tener todo esto y más, pero nos olvidamos de lo más importante: nuestra fortaleza mental al momento de entrenar y competir. De nada nos sirven las ruedas tapadas y el último cuadro de fibra de carbono si al momento de ponernos el número en una carrera temblamos como una hoja.
Somos, en esencia, una unidad bio-psico-intelectual. Nuestro rendimiento no depende exclusivamente de la preparación física, sino también de nuestro perfil psicoevolutivo. Si bien la psicología del deporte es una ciencia relativamente nueva, su relevancia es cada vez mayor en el rendimiento. La mente es la herramienta más poderosa tanto en entrenamientos como en competición. Por lo tanto es importante empezar a cuidar los detalles que hagan que su rendimiento —al igual que el físico— sea óptimo y nos impulse a dar lo mejor de nosotros mismos.
Existen diversas variables psicológicas, como las emociones, la ansiedad, la motivación, los recuerdos asociados y la percepción del esfuerzo, entre otras. El manejo de ellas constituye lo que hoy se conoce como personalidad resistente y que nos hace capaces de gestionar adecuadamente las percepciones personales influyentes en el rendimiento: el control, el compromiso y el desafío (en el ámbito del entrenamiento esto se conoce como CCD). Si aprendemos a manejar bien estas variables potenciaremos la posibilidad de éxito al luchar por nuestros objetivos.

Fortaleza mental
Para los psicólogos del deporte es un reto estudiar las razones y causas involucradas en el rendimiento de los deportistas de excelencia. Uno de los conceptos centrales que el área de la psicología del deporte ha aportado es el de fortaleza mental.
Algunos autores se refieren a este término como una habilidad y otros como un conjunto de habilidades. Jim Loehr la ha definido como la habilidad para desempeñarse de manera consistente en el rango superior de sus talentos y habilidades, sin importar cuáles sean las circunstancias competitivas (Loehr, 1994). Para Ureña (2005) la fortaleza mental se manifiesta en la capacidad del deportista para controlarse emocionalmente cuando pierde o juega mal, para aceptar la crítica sin sentirse lastimado y para permanecer al pie de la batalla sea cual sea el resultado. En cambio, para Greswell (2007), la fortaleza mental se refiere a las habilidades psicológicas de un deportista que suponen una ventaja para su rendimiento.
Otra definición de fortaleza mental es la que propuso Luis Humberto Serrato en el III Congreso Iberoamericano de Psicología del Deporte de Bogotá, en 2010. Para él, se trata de “el conjunto de habilidades psicológicas y estrategias efectivas de afrontamiento que posee un deportista para controlarse perceptiva, cognoscitiva y emocionalmente ante todas las situaciones estresantes propias de la competencia como los momentos críticos, su propio rendimiento, el resultado y los factores externos adversos (familia, entrenador, público, jueces y rivales), para sobreponerse y responder con sensación de reto deportivo.”
Esta concepción se atribuye a deportistas que ante situaciones estresantes muestran un completo control de sus emociones y responden con alta eficacia al desafío deportivo.
Si bien es un concepto amplio y que incluye numerosas variables psico-emocionales, podemos resumir que la fortaleza mental es ni más ni menos que el afrontamiento adaptativo al estrés en competencias y en situaciones de entrenamiento. Cuando mis deportistas me dicen que no tienen ganas de entrenar o no se sienten bien, suelo recomendarles que igual salgan a la ruta, ya que cuando no se entrena el metabolismo se entrena la voluntad. La personalidad resistente de un deportista se talla semana a semana, mes a mes, año a año de manera simultánea con las adaptaciones fisiológicas.

Personalidad resistente y resiliencia
Hace poco más de 40 años apareció el término de personalidad resistente (aportado por Maddi y Kobassa y sus alumnos de la Universidad de Chicago hacia fines de 1970), que hace referencia a una mezcla interrelacionada de actitudes indispensables y no excluyentes de compromiso, control y desafío (CCD). Estas tres logran que la persona convierta una circunstancia estresante en un escenario de desarrollo y crecimiento, en lugar de ser una situación debilitante. En este sentido la personalidad resistente percibe las situaciones estresantes como menos estresantes y modera los efectos del estímulo estresante, facilitando estrategias adaptativas. Según Peñacoba y Moreno (1998), la personalidad resistente se puede aprender a cualquier edad.
Debemos aclarar, sin embargo, que no debiéramos confundir estrés con trauma. El trauma es algo mucho más profundo y se denomina resiliente a aquella persona capaz de afrontar situaciones traumáticas con comportamientos -a priori- paradójicos e inesperados (en el buen sentido). Son aquellas personas que no se desaniman ni se dejan abatir ante situaciones traumáticas de vida, que dan respuestas altamente positivas al enfrentar la adversidad y siguen desenvolviéndose y viviendo a menudo a un nivel superior, como si el trauma hubiese desarrollado en ellos recursos latentes insospechados (Menciaux, Vanistendale, Lecomte y Cyrulink, 2001).
Como podemos apreciar, los conceptos de personalidad resistente y resiliencia están íntimamente ligados entre sí. Y ambos son conceptos de formación dinámica que resultan de un proceso fruto de la interacción propia del individuo y su entorno. Llevado al plano deportivo, poder contar con estos dos valores (personalidad resistente y resiliencia) es de una importancia fundamental en el rendimiento, ya que de por si aquel deportista capaz de adaptarse de manera más rápida y mejor a las adversidades de la competencia podrá echar mano a las estrategias más adecuadas para salir airoso de dichas situaciones.
Una competencia es percibida como un factor altamente estresante para el deportista. Si a ello le sumamos la aparición de algún imprevisto de último momento (desde un desperfecto mecánico en nuestra bici momentos antes de largar, hasta haberse olvidado la caramañola o el inflador), sólo quienes estén “preparados” desde el plano psíquico y mental podrán sobreponerse, adaptarse y actuar. Y todo esto en solo cuestión de minutos. De nada sirve perder el tiempo pensando en si la situación nos favorece o nos perjudica. La situación “simplemente es” y ante ella debemos actuar, ¡resolver!, potenciando al máximo nuestras capacidades, tanto físicas como psíquicas y volitivas.

Sobrevive el que se adapta
Me es imposible terminar este articulo sin hacer una referencia directa a la situación actual que estamos atravesando a nivel mundial. Durante la primera etapa del aislamiento estricto quedó puesto en relieve quién tenía personalidad resistente y resiliencia. Solo quienes se adaptaron rápidamente a la nueva situación de encierro, quienes no perdieron demasiado tiempo sumergiéndose en el miedo y la incertidumbre (o si lo hicieron fue arriba del rodillo, pedaleando), solo este tipo de deportista fue el que salió airoso del encierro y estuvo más y mejor preparado para volver a las rutas. En el caso de mis alumnos solo un 10 por ciento bajó los brazos y se entregó, mientras que el 90 por ciento restante la siguió peleando (¡se adapto!).
Aun con muchísimos más miedos que certezas, con estados de ánimo que tambaleaban, haciendo pie de modo intermitente, con fortalezas y debilidades. A esto le llamo yo tener personalidad resistente. Y esta capacidad permanente de adaptación a circunstancias cambiantes tiene su anclaje sin dudas en la fortaleza mental, parte constitutiva del rendimiento deportivo. Y al igual que las capacidades físicas, las capacidades psicológicas se trabajan, se entrenan, se construyen.
Y como todo proceso, lleva tiempo ¡Mucho tiempo! Y estos tiempos son innegociables.

Ejemplos de carne y hueso
Así como para producir adaptaciones aeróbicas estables y duraderas se necesita determinado tiempo de proceso, construir un deportista íntegro también requiere de tiempos, experiencias, situaciones, kilómetros y horas. Me permito citar un claro ejemplo de todo lo expuesto y es una alumna que llegó a mí en mayo del 2007. Natalia Margara en ese entonces sólo competía de forma amateur en carreras locales de mountain bike. Cuando comenzó le pregunté cuáles eran sus objetivos, hasta dónde se atrevía a soñar. Y me respondió: “Quiero mejorar mi rendimiento y algún día correr un triatlón, pero no sé nadar.” A partir de ahí, año tras año fuimos mejorando. Tres años después fue segunda en la general femenina del Desafío al Valle de Río Pinto. Corrió numerosas carreras de aventura a nivel nacional, posicionándose siempre entre los primeros. Paralelamente a ello tomaba clases de natación y comenzó a sumar horas de nado. Durante todo ese tiempo, Natalia se separó de su esposo, tuvo problemas con sus hijos y hasta afrontó una operación de corazón (de la cual salió bien, gracias a Dios). Todo lo hizo sin desánimo, etapa por etapa. Hasta que en mayo de 2015 logró un segundo puesto de categoría en el Ironman de Florianópolis que le valió la clasificación al mundial de Hawaii. Creo que no queda mucho por agregar. Natalia es sin dudas un claro ejemplo de fortaleza mental, personalidad resistente y resiliencia, todo en uno. Pero esto lo logramos en nada más ni nada menos que ocho años.
En el 2016 clasificó nuevamente a Hawaii, pero esta vez en la modalidad X-Terra, y en 2018 logró en Pucón la clasificación al mundial de Medio Ironman en Chatanooga, convirtiéndose así en la primera y única triatleta argentina amateur en participar en los tres mundiales de larga distancia.
La personalidad del deportista se forja y talla a la par que mejora su condición física. Ambas cosas van de la mano. Cuando le digo a un triatleta que tiene que hacer 200 kilómetros en una sesión, sé que el primer objetivo de esa consigna es sobreponerse a la infinidad de fantasmas que aparecen en la mente durante esas siete, ocho o nueve horas de pedaleo. O cuando un triatleta debe hacer 10 series de mil metros nadando con 2 minutos de pausa y llevarse comida (fruta o yogur) para comer entre los 6 mil y 8 mil metros. Cuando un mountain biker encara un período negro de cinco semanas y pasamos de un promedio semanal de 340 kilómetros a 550 kilómetros durante un mes y medio. Cuando un maratonista tiene que hacer tres sesiones de 12 kilómetros con 4 horas de pausa en un mismo día. En todos los casos sé muy bien que lo menos importante en este tipo de entrenamientos son las adaptaciones fisiológicas. Ese tipo de sesiones marcan un antes y un después en esa persona. Claramente, debemos tener bien en claro a quién darle semejantes cargas y a quién no. ¡Todo esto lleva años! (no meses, sino años de entrenamiento sistemático).
Tener un pleno dominio de uno mismo a todo nivel, lleva años. Quien mejor se conozca, quien más herramientas tenga y más horas de entrenamiento acumule, podrá resolver de mejor manera cualquier imprevisto que se presente tanto en una competencia como en un entrenamiento o incluso en la vida misma.
Después de todo, y aunque nos empecinemos en tener los últimos avances tecnológicos o en estudiar las más modernas metodologías de entrenamiento, el resultado depende pura y exclusivamente del vínculo y de la relación tanto entre el deportista y su entrenador, como así también del deportista consigo mismo. Lograr un objetivo depende lisa y llanamente de que el deportista se sienta capaz y convencido de hacerlo. Y me atrevo a afirmar sin miedo a equivocarme que entrenar es sinónimo de construir autoestima.

 

Elisa Lapenta es entrenadora de afamados deportistas de alto rendimiento | (0351)15-6225243 | elisalapentah3o@hotmail.com | h3o Sports | @elisanoemilapenta

 

Fuentes
– Conferencia de Luis Humberto Serrato, III Congreso de la Sociedad Iberoamericana de Psicología del Deporte, Bogotá, Colombia, 2010.
– Bonanno, G.A, Loss, trauma and human resilience: Have we underestimated the human capacity to thrive after extremely aversive events? American Psychologist, 2004.
– Godoy Izquierdo, D. y Godoy, J.F. La personalidad resistente: una revisión de la conceptualización e investigación sobre la dureza. Clínica y Salud, 2002.
– Maddi, S.R., Khoshaba, D., Persico, M., Lu, J., Harvey, R. y Bleecker, F, The personality construct of hardiness, II. Relationships with comprehensive tests of personality and psychopathology. Journal of Research in Personality, 2002. 

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Los embajadores Shimano argentinos se preparan para Tokio 2021

Publicado

el


Se vienen los Juegos Olímpicos de Tokio y en los últimos días dos embajadores Shimano consiguieron la preciada plaza para la cita deportiva más importante del año. Se trata de Eduardo Sepúlveda, quien competirá en la prueba de ruta de ciclismo, y Romina Biagioli, ganadora de una clasificación histórica en triatlón.
Sepúlveda, ciclista chubutense que ya representó al país en los JJOO de Río 2016, fue designado por la Federación Argentina de Ciclismo de Pista y Ruta. Llegará a Tokio en un gran momento personal, luego de finalizar en el top 50 del Giro de Italia, su mejor posición dentro de las tres competencias más importantes de su deporte.
Por su parte Biagioli obtuvo su heroica clasificación en la última fecha de la Copa del Mundo de Triatlón. La cordobesa lo logró a pesar de competir con una costilla fisurada y se ganó el pasaje a sus primeros JJOO.
Ambos se suman a Exequiel Torres, el ciclista designado por la Unión Ciclista de la República Argentina para representar al país en la prueba de BMX, y Mariela Delgado, la gran abanderada del ciclismo adaptado, que estará participando en los Juegos Paralímpicos.
“Nuestra misión principal es el desarrollo de la cultura de la bicicleta y para eso es muy importante que haya héroes locales, cercanos, con los que el mercado sienta pertenencia. En el caso del ciclismo son los atletas olímpicos. Es una apuesta que puede salir bien o mal, pero es fundamental apoyarlos para el desarrollo del deporte. Ellos son la punta de la pirámide de toda la cultura ciclística del país”, expresó Nicolás Muszkat, Director de Ventas de Shimano Latinoamérica.
Shimano, marca japonesa que este año será más local que nunca en Tokio, se enorgullece de sumar otros dos embajadores argentinos a los Juegos Olímpicos, que tendrán lugar entre el 23 de julio y el 8 de agosto.

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Hans Rey Tips & Tricks videos: cómo bajar escaleras

Publicado

el

Un video imperdible donde aprender del mejor de todos las técnicas más refinadas para bajar escaleras con elegancia y precisión.



Para ver los subtítulos del video en español hacé click en la ruedita de abajo a la derecha del video, luego en Subtítulos y a continuación en Traducción automática, para finalmente seleccionar Español.

Continua leyendo

Entrenamiento

Coaching y ciclismo: los cuatro pilares del rendimiento deportivo

Publicado

el


Foto: Miguel Bruna for Unsplash

Desde el coaching consideramos sustancialmente importante que todos los deportes comparten cuatro áreas en común: el entrenamiento físico, el técnico, el táctico y el psicológico; espacios que trabajan en conjunto entrenador y coach deportivo para lograr el mejor desempeño físico y mental del deportista. Esto aplica al entrenamiento que debe llevar a cabo para garantizar los resultados deseados tanto un ciclista profesional como uno que se inicia en el deporte.
Como coach deportiva profesional recomiendo comenzar una planificación evaluando el nivel real actual del ciclista mediante la aplicación de una batería de test que describen el nivel de entrenamiento esperado en cada uno de los siguientes ámbitos.

Plano físico
En este plano comenzaremos tomando en cuenta el estado de forma actual del ciclista, con testeos para medir fuerza máxima, resistencia, velocidad, coordinación, flexibilidad, tolerancia a la fatiga, incremento de lesiones, etcétera.
También estableceremos la cantidad de horas que va a dedicarse a entrenar, qué tipo de alimentación va a llevar y el tiempo de descanso, entre otras variables (lo que comúnmente damos a llamar entrenamiento invisible).
En este punto se deberá diferenciar entre si se trata una simple participación deportiva, si estamos en la introducción a la competición, si nos encontramos en el aprendizaje de la competición o si el ciclista está en plena competición deportiva. En función de este momento y de las edades y nivel es que se entrenará la parte física con menor o mayor exigencia.

Plano técnico
Entrenar este pilar nos dará información sobre si existe dificultad para la adquisición de nuevos patrones de movimiento o para modificar los ya existentes. Ejemplo: los gestos propios del deporte en cuestión (cadencia de pedaleo, posición en la bici, etcétera).
Trabajando la técnica intentaremos mejorar la ejecución de los gestos deportivos propios del ciclismo, tanto de ruta como de montaña, para ser más eficientes y conseguir así el objetivo de una mejor manera.

Plano táctico/estratégico
Lo táctico es la esencia del deporte. Entre entrenador y coach deportivo evaluaremos la dificultad que tiene el ciclista para llevar a cabo el diseño de entrenamiento planteado y su capacidad de tomar decisiones propias acertadas para tener distintas opciones a la hora de una competencia y para que el mismo deportista pueda tener varias alternativas ante las situaciones presentadas de improviso, por ejemplo en una carrera.


Foto: Dmitrii Vaccinium for Unplash 

Plano psicológico/mental

Entrenar este pilar puede llegar a ser lo que definitivamente marque la diferencia entre uno y otro ciclista. Tal como lo definía quien fuera pionero en estos temas, Tymothy Gallwey, en su libro The inner game: “El rival que opera en nuestra mente es más formidable que el que está fuera en la cancha.” El sostenía la importancia de entrenar la capacidad de concentración, el manejo del estrés, el autocontrol, la motivación, la emoción de ansiedad, la autoconfianza y hacia dónde dirige y pone su foco de atención un deportista.
Este es el campo donde el coach deportivo ejercita una acción más específica, asistiendo a los ciclistas en el reconocimiento y gestión de las emociones y de las creencias que puedan influir y limitar su rendimiento deportivo, ofreciéndoles un espacio de aprendizaje y de reflexión.
Como coach me resulta muy importante primero indagar en la entrevista con el ciclista para conocer cuánto conocimiento tiene de estos cuatro pilares del rendimiento deportivo y luego saber cuánta dedicación le está otorgando a cada área, ya que cuando no hay un equilibrio entre las cuatro está fehacientemente demostrado que los resultados obtenidos no son los deseados.
Por último cabe aclarar que estas cuatro áreas se retroalimentan entre sí, permiten establecer un orden, estipular objetivos claros, trabajar con claridad pero sobre todo con estabilidad sin olvidar que el principal objetivo es el disfrute.

 

Por Andrea Romano. Coach y trainer, con la siguiente formación: Profesora de Educación Física (IPEF), Entrenadora Personal (UNC), Diplomada en Gestión Gerencial (Blas Pascal), Coach Deportiva (Unisport/Barcelona), Coach Ontológico Profesional certificada internacionalmente (ICF) y Coach Organizacional y Ejecutiva certificada (Unisport/Barcelona): andreamromano@live.com

Continua leyendo

Más Leídas