Conectá con nosotros

Cicloturismo

Viajeros: Caminos y encuentros puntanos

Enero me encontró recorriendo con la bici la geografía de San Luis. Para este viaje me había propuesto prestar especial atención a mi alimentación, tanto durante las jornadas de pedaleo como las de descanso. Después de una obligada consulta con mi nutricionista, diseñé una planilla en la que registraría cada día qué comía: frutas, verduras, legumbres, hidratos, proteínas, lácteos, aceites, grasas.

Los alimentos que consumo cuando viajo en bici son mi combustible y por eso son tan importantes. Pero no son lo único que me nutre. Pedalear entre los cerros, encontrar un arroyo refrescante, sorprenderme con un cielo lleno de pájaros, una mañana fresquita, son nutrición para el alma. La hospitalidad y generosidad con que fui recibida en cada ciudad y pueblito de San Luis son vitaminas para el espíritu.

Mis viajes en bici con alforjas y carpa están signados por los encuentros. Algunos llegan de forma inesperada, por azar. Bajo un sol abrasador llegué a Talita a las 2 de la tarde de un 13 de enero, cuando todo el pueblo, conocido por la fiesta del higo, dormía la siesta. Fui al camping municipal y lo encontré desierto, ni encargado a la vista ni gente acampando. Como mujer y viajando sola, buscar un lugar seguro para pasar la noche es prioridad. Dormí una siesta bajo la sombra de un árbol, confiada en la tranquilidad de los cerros. Al rato llegó Mario, otro cicloviajero que venía de cruzar la sierra de los Comechingones. Más tarde fueron llegando algunas familias con niños y mate. Sorprendidos, miraban las bicis cargadas con curiosidad. Nos guiaron hasta una hoya natural de agua fresca, un tesoro para el ciclista cansado. Buscaron a los empleados municipales para que nos abrieran los baños del camping, que nuevamente quedó desierto. Con Mario compartimos un guiso de arroz, una entretenida charla y acampamos ahí mismo, bajo un hermoso cielo estrellado.

Al día siguiente partimos en diferentes direcciones. Él seguía para San Juan y yo para Santa Rosa del Conlara. Decidí ir por la ruta provincial 5, un camino de tierra y ripio que atraviesa los cerros. Es de esos caminos que Google Maps no recomienda, porque hay una opción rápida y asfaltada; un camino invisible para los automovilistas pero que revela sus tesoros a quienes se animan a pedalear a 8 km/h, a cargar suficiente agua para el camino, a vadear arroyos. Los pocos pobladores con los que me crucé salieron a mi encuentro alegres, sorprendidos, pava en mano, tratando de frenar a los perros que se me abalanzaron. El camino se va descubriendo a medida que avanzo.

Antes de llegar a Tilisarao me caí. Nada grave, sólo unos moretones; pero decidí hacer el último tramo hasta Villa Mercedes a dedo. Allí me estaba esperando Noemí. La contacté por Warmshowers, una red de hospedaje para cicloviajeros. Me recibió con los brazos abiertos y paradójicamente una ducha fría. Es que el calor era agobiante.

Después de dos semanas de pedalear me quedo con la certeza que no hay paisaje que supere la belleza de la gente del lugar, que los caminos secundarios se convierten en principales cada vez que me subo a la bici. Y es una alegría saber que siempre hay un mate, un encuentro esperándome. Una sonrisa. Un abrazo. Una amistad.

Recorrido

San Jerónimo- La Punta: 32 km. La Punta-La Florida: 54 km. La Florida-La Carolina: 49 km. La Carolina- San Francisco del Monte de Oro: 47 km. San Francisco del Monte de Oro-Talita: 82 km. Talita-Sta. Rosa del Conlara: 51 km. Sta. Rosa del Conlara-Carpintería: 27 km. Carpintería-Los Molles: 8 km. Los Molles-Concarán: 67 km. Concarán-Tilisarao: 31 km.

Por Yamila Barrera: tiene 28 años y es Licenciada en Ciencias Matemáticas. En los veranos combina su pasión por los números con la bici. En 2018 recorrió la provincia de Buenos Aires, en 2019 Salta y Catamarca y en 2020 San Luis.

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cicloturismo

Viajes a San Martín de los Andes organizados por Bici Up

El 1° de diciembre comienza la temporada de verano y en este año tan especial Bici Up tiene una propuesta diferente para que disfrutes los mejores paisajes de la San Martín de los Andes en bici.
Se trata de un programa de 7 días/6 noches para compartir en grupos cerrados con amigos y familia, pedalenado en un lugar soñado.
La salidas han sido diseñadas y serán guiadas por ciclistas expertos, con el acompañamiento de un equipo de apoyo.
San Martín de los Andes cuenta con una gran variedad de terrenos montañosos, lagos y ríos cristalinos. Vamos a pedalear por bosques patagónicos autóctonos y muy cerca del majestuoso Volcán Lanín. Es el lugar ideal para descubrir nuevas aventuras.

Servicios incluidos:
– Traslado grupal in-out de Aeropuerto Chapelco o Terminal de buses de San Martín de los Andes.
– 6 noches de alojamiento con desayuno de campo en el Lodge Adventure Bed and Bike.
– Cenas, almuerzos o picnic (descriptos en el programa).
– Guías bilingües.
– Vehículos de apoyo pickups 4×4 o vans.
– Soporte técnico y mecánico para las bicicletas, tráileres para bicis y transporte del equipaje.
– Asistencia, logística y atención ilimitada durante toda la estadía.

El programa tienen apoyo durante todo el itinerario y puede ser realizado por ciclistas iniciantes, intermedios y avanzados. El kilometraje puede ser libre o adaptado a la exigencia del grupo. Hay disponibilidad de guía local turístico 24 horas durante la estadía y bicicletas tradicionales o eléctricas de alquiler.

Más información por whatsapp al 11-4039-5619

Continua leyendo

Ciclismo urbano

Paseos culturales en bicicleta por Buenos Aires

Viajero incansable y colaborador de Biciclub con sus atractivos relatos de viajes, Esteban Mazzoncini ha vuelto hace unos meses a Buenos Aires luego de un largo viaje en bicicleta y está organizando paseos culturales en bicicleta junto a Mariela Cavallo, una guía de turismo experta en contar historias de esta hermosa ciudad. Los paseos son de dificultad baja, de unos 6 kilómetros y con paradas donde además se ofrecen tips de fotografía y mecánica de la bici. El recorrido finaliza en el lago Regatas de Palermo, donde los participantes son invitados a un pícnic saludable, un juego sorpresa y una charla acerca de cómo organizar un viaje en bici por el mundo.

Instagram: @estebanmazzoncini | @baconcierge

Continua leyendo

Cicloturismo

Irán en bici: hospitalidad y belleza

Irán, ese país tan lejano y desconocido para mí, con tan diferente cultura, religión e historia, fue uno de los destinos más esperados en mi viaje. Es uno de esos países que no se visitan todos los días, así que intenté aprovecharlo al máximo.

Pasé allí exactamente dos meses, desde mayo a julio de 2019, pedaleando casi 2300 kilómetros. Las rutas fueron siempre bastante seguras para pedalear, con banquinas. Abundaban también los parques públicos, donde estaba permitido acampar, y la comida en restaurantes en general era extremadamente barata. Así que gastaba poco; comía bien y rico; conocía mucho la vida de los locales; y disfrutaba de un clima de calor en la mejor época del año, justo antes del calor agobiante del verano (julio/agosto). Se daban así todas las condiciones para un viaje ideal.

Algunas cosas llamaron mi atención, y es que por aquel entonces, ingresé al país durante ramadán (el mes de ayuno de los musulmanes), por lo que debía cuidarme de no comer ni tomar agua en espacios públicos durante el día. Era interesante ver cómo su religión estaba así tan presente en su día a día, aunque también descubrí a muchos no-musulmanes que (como yo) se escondían a comer y romper el ayuno. Claro que en la ruta la regla no era tan estricta: podía hidratarme y comer sin problemas. Otra regla (de vestimenta) era vestir siempre de pantalón largo. Intenté cumplirla, pero luego supe que al hacer deporte podía ir de cortos, por lo que así lo hacía cuando pedaleaba. Eso sí, estando sin la bici debía usar los largos aunque hicieran 35°C de temperatura…

Mis expectativas en cuanto a la famosa hospitalidad iraní eran altas, fruto de tantos comentarios positivos recibidos por otros viajeros que la habían experimentado previamente. Y aún así, dicha hospitalidad superó largamente tales expectativas.

Era una incógnita constante saber con quien almorzaría, o donde pasaría la noche, pues eran tantísimas las invitaciones de la gente, día tras día, lo que hacía al viaje aun más interesante e intenso a la vez. Y siempre esas ayudas llegaban de forma desinteresada, contentos de colaborar con el viajero.

Por otra parte, llegar en bicicleta a ciudades con tanta historia como Isfahan, Hamedan, o Shiraz, eran satisfacciones enormes. Visitar sus enormes mezquitas, de una arquitectura y belleza difícil de describir, o pasear entre grandes bazares repletos de comidas, artesanías o alfombras persas, son hoy recuerdos preciosos. O bien acampar a escasos 200 metros de Persépolis, los restos de la antigua ciudad capital del imperio persa, construida hace más de 2500 años, o pedalear en botes acuáticos en las cuevas de Ali Sadr, al noroeste del país, las cuevas acuáticas más grandes del mundo.

Creo sin dudar que Irán fue uno de los puntos altos en mi viaje. Un país al que siempre querría volver, con mucho más para explorar y conocer. Y que, en mi opinión, reúne todas las características para quien planea hacer un viaje en un destino exótico pero a la vez seguro, barato, y con una riqueza humana y una histórica difíciles de superar.


Por Maximiliano Buss: en nuestra edición 305, del pasado mes de abril, publicamos en página 62 una síntesis del viaje de Maximiliano Buss entre Barcelona y Bangkok. Este relato corresponde a su paso por Irán.

Continua leyendo

Cicloturismo

En vivo, el jueves 19/11 a las 20 hs de Argentina, hablamos de cómo armar tu viaje soñado

Sabemos que te gusta andar en bicicleta y que te apasionan los viajes y las aventuras. También sabemos que estás extrañando todo eso, y mucho.
Por eso desde Biciclub y Trans Sierras te ofrecemos de manera gratuita una serie de charlas online de 30 a 45 minutos sobre viajes en bicicleta (o, por qué no, también sumando trekking o remo). Hablaremos de viajes muy cerquita y otros de muy, muy lejos, porque en definitiva sólo se trata de buscar una excusa para conocer y pedalear.
En la primera charla, a realizarse el jueves 19 de noviembre a las 20 hs, compartiremos todo lo referido a un viaje por Cuba, realizado hace cuatro años. Te contaremos detalles y tips para que descubras este destino, tengas herramientas para armar tu viaje, sugerencias sobre qué hacer y que no. Todo esto en base a experiencias vividas y compartiendo mapas, diseños de recorridos, distancias, aciertos y errores, entre otras cosas.
Al finalizar la exposición tendrás un espacio abierto a preguntas.
La idea es compartir esta pasión que tenemos en común porque, sin dudas, pronto volveremos a armar alforjas y salir a descubrir nuevos destinos.

Toda la info e inscripciones haciendo click acá

Continua leyendo

Más Leídas