Conectá con nosotros

Cicloturismo

Viajeros: La vuelta al gran Cañón del Atuel

Un nuevo año y un nuevo viaje terminó, esta vez nos llevó al Cañón del Atuel, en la provincia de Mendoza.

Como todos los años para los días que comprenden entre navidad y año nuevo, con un grupo de amigos hacemos un viaje en bici por algún lugar de interés para todos. El año pasado fue la trepada al Champaquí y para esta fecha planificamos el recorrido al gran cañón.

La realización de la travesía tiene dos tramos. El primero une San Rafael con el Nihuil, atravesando el Cañón del Atuel, y el segundo que comprende el regreso desde el Nihuil hacia San Rafael.

El primer tramo arrancó despertándonos a las 5:00 de la mañana del 27 de diciembre, para desayunar y partir a las 6:00. El camino no presenta bifurcaciones, por lo que es bastante sencillo de seguir. Hay que tener en cuenta que si bien a lo largo del cañón se cuenta con arroyos y diques que te proveen de agua, es elemental ir bien provistos de esta. El sol y el horario es un tema relevante a tener en cuenta, pero particularmente, dado que lo que hacemos es cicloturismo, seguramente nos detendremos a tomar fotos y apreciar el paisaje, haciendo que el viaje nos lleve entre 6 y 8 horas, siendo las ultimas al rayo del inclemente sol de la región.

Durante todo el recorrido se aprecian paisajes inimaginables, vistas que solo son apreciables sobre la bicicleta. Los diques, detenerse a escuchar el sonido del arroyo, contemplar lagos inmensos, atravesar túneles en total oscuridad, son solo algunas de las cosas que se pueden apreciar, además de las cuatro centrales hidroeléctricas que se ven a lo largo del recorrido.

Los últimos 6 kilómetros de este primer tramo es lo más difícil, es una trepada considerable con un zigzagueo constante, que en nuestro caso, por el horario (13:00 hs), se hicieron agotadores, más considerando la carencia de un lugar con sombra para descansar siquiera unos minutos. El recorrido por el Cañón del Atuel es en principio, saliendo de San Rafael, de asfalto, para luego ser ripio hasta llegar a El Nihuil.

Pasadas varias horas de pedaleo, una 8 aproximadamente, llegamos a El Nihuil, donde nos esperaba una cabaña para pasar la noche y al otro día regresar a San Rafael.

Las vías para el segundo tramo eran dos: una por las rutas 180, 144 y 143 y la otra volver por donde habíamos venido. En este punto, tres elegimos volver por la ruta, por el simple hecho de apreciar otro aspecto del viaje, y uno de nosotros optó por volver por el cañón para enamorarse nuevamente del recorrido.

La agenda fue la misma: madrugar para salir a las 6:00 desde El Nihuil hacia San Rafael. Los que volvimos por ruta tardamos 4 horas, el que lo hizo por el cañón tardó un poco más. La parte de la ruta tiene un encanto único: te encontrás en medio de la nada, transitando una ruta desolada, hermoso para sentirse parte de esta.

Se debe tener en cuenta que cuando se va hacia El Nihuil desde San Rafael, se va en ascenso, por lo que el regreso es mucho más sencillo. Siempre se debe tener a mano buena  protección solar, hidratación y estar entrenado, pero a falta de entrenamiento es la  determinación lo que nos hará seguir adelante.

En total fueron 160 kilómetros en bicicleta, entre los tramos realizados y lo recorrido por El Nihuil, con un desnivel aproximado de 625 metros. Hubo asado, algo de pastas, recorrimos viñedos y todo en medio de muchas sonrisas, que al fin y al cabo es lo que siempre vamos a buscar.

Por Daniel Bernardo

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cicloturismo

Viajes a San Martín de los Andes organizados por Bici Up

El 1° de diciembre comienza la temporada de verano y en este año tan especial Bici Up tiene una propuesta diferente para que disfrutes los mejores paisajes de la San Martín de los Andes en bici.
Se trata de un programa de 7 días/6 noches para compartir en grupos cerrados con amigos y familia, pedalenado en un lugar soñado.
La salidas han sido diseñadas y serán guiadas por ciclistas expertos, con el acompañamiento de un equipo de apoyo.
San Martín de los Andes cuenta con una gran variedad de terrenos montañosos, lagos y ríos cristalinos. Vamos a pedalear por bosques patagónicos autóctonos y muy cerca del majestuoso Volcán Lanín. Es el lugar ideal para descubrir nuevas aventuras.

Servicios incluidos:
– Traslado grupal in-out de Aeropuerto Chapelco o Terminal de buses de San Martín de los Andes.
– 6 noches de alojamiento con desayuno de campo en el Lodge Adventure Bed and Bike.
– Cenas, almuerzos o picnic (descriptos en el programa).
– Guías bilingües.
– Vehículos de apoyo pickups 4×4 o vans.
– Soporte técnico y mecánico para las bicicletas, tráileres para bicis y transporte del equipaje.
– Asistencia, logística y atención ilimitada durante toda la estadía.

El programa tienen apoyo durante todo el itinerario y puede ser realizado por ciclistas iniciantes, intermedios y avanzados. El kilometraje puede ser libre o adaptado a la exigencia del grupo. Hay disponibilidad de guía local turístico 24 horas durante la estadía y bicicletas tradicionales o eléctricas de alquiler.

Más información por whatsapp al 11-4039-5619

Continua leyendo

Ciclismo urbano

Paseos culturales en bicicleta por Buenos Aires

Viajero incansable y colaborador de Biciclub con sus atractivos relatos de viajes, Esteban Mazzoncini ha vuelto hace unos meses a Buenos Aires luego de un largo viaje en bicicleta y está organizando paseos culturales en bicicleta junto a Mariela Cavallo, una guía de turismo experta en contar historias de esta hermosa ciudad. Los paseos son de dificultad baja, de unos 6 kilómetros y con paradas donde además se ofrecen tips de fotografía y mecánica de la bici. El recorrido finaliza en el lago Regatas de Palermo, donde los participantes son invitados a un pícnic saludable, un juego sorpresa y una charla acerca de cómo organizar un viaje en bici por el mundo.

Instagram: @estebanmazzoncini | @baconcierge

Continua leyendo

Cicloturismo

Irán en bici: hospitalidad y belleza

Irán, ese país tan lejano y desconocido para mí, con tan diferente cultura, religión e historia, fue uno de los destinos más esperados en mi viaje. Es uno de esos países que no se visitan todos los días, así que intenté aprovecharlo al máximo.

Pasé allí exactamente dos meses, desde mayo a julio de 2019, pedaleando casi 2300 kilómetros. Las rutas fueron siempre bastante seguras para pedalear, con banquinas. Abundaban también los parques públicos, donde estaba permitido acampar, y la comida en restaurantes en general era extremadamente barata. Así que gastaba poco; comía bien y rico; conocía mucho la vida de los locales; y disfrutaba de un clima de calor en la mejor época del año, justo antes del calor agobiante del verano (julio/agosto). Se daban así todas las condiciones para un viaje ideal.

Algunas cosas llamaron mi atención, y es que por aquel entonces, ingresé al país durante ramadán (el mes de ayuno de los musulmanes), por lo que debía cuidarme de no comer ni tomar agua en espacios públicos durante el día. Era interesante ver cómo su religión estaba así tan presente en su día a día, aunque también descubrí a muchos no-musulmanes que (como yo) se escondían a comer y romper el ayuno. Claro que en la ruta la regla no era tan estricta: podía hidratarme y comer sin problemas. Otra regla (de vestimenta) era vestir siempre de pantalón largo. Intenté cumplirla, pero luego supe que al hacer deporte podía ir de cortos, por lo que así lo hacía cuando pedaleaba. Eso sí, estando sin la bici debía usar los largos aunque hicieran 35°C de temperatura…

Mis expectativas en cuanto a la famosa hospitalidad iraní eran altas, fruto de tantos comentarios positivos recibidos por otros viajeros que la habían experimentado previamente. Y aún así, dicha hospitalidad superó largamente tales expectativas.

Era una incógnita constante saber con quien almorzaría, o donde pasaría la noche, pues eran tantísimas las invitaciones de la gente, día tras día, lo que hacía al viaje aun más interesante e intenso a la vez. Y siempre esas ayudas llegaban de forma desinteresada, contentos de colaborar con el viajero.

Por otra parte, llegar en bicicleta a ciudades con tanta historia como Isfahan, Hamedan, o Shiraz, eran satisfacciones enormes. Visitar sus enormes mezquitas, de una arquitectura y belleza difícil de describir, o pasear entre grandes bazares repletos de comidas, artesanías o alfombras persas, son hoy recuerdos preciosos. O bien acampar a escasos 200 metros de Persépolis, los restos de la antigua ciudad capital del imperio persa, construida hace más de 2500 años, o pedalear en botes acuáticos en las cuevas de Ali Sadr, al noroeste del país, las cuevas acuáticas más grandes del mundo.

Creo sin dudar que Irán fue uno de los puntos altos en mi viaje. Un país al que siempre querría volver, con mucho más para explorar y conocer. Y que, en mi opinión, reúne todas las características para quien planea hacer un viaje en un destino exótico pero a la vez seguro, barato, y con una riqueza humana y una histórica difíciles de superar.


Por Maximiliano Buss: en nuestra edición 305, del pasado mes de abril, publicamos en página 62 una síntesis del viaje de Maximiliano Buss entre Barcelona y Bangkok. Este relato corresponde a su paso por Irán.

Continua leyendo

Cicloturismo

En vivo, el jueves 19/11 a las 20 hs de Argentina, hablamos de cómo armar tu viaje soñado

Sabemos que te gusta andar en bicicleta y que te apasionan los viajes y las aventuras. También sabemos que estás extrañando todo eso, y mucho.
Por eso desde Biciclub y Trans Sierras te ofrecemos de manera gratuita una serie de charlas online de 30 a 45 minutos sobre viajes en bicicleta (o, por qué no, también sumando trekking o remo). Hablaremos de viajes muy cerquita y otros de muy, muy lejos, porque en definitiva sólo se trata de buscar una excusa para conocer y pedalear.
En la primera charla, a realizarse el jueves 19 de noviembre a las 20 hs, compartiremos todo lo referido a un viaje por Cuba, realizado hace cuatro años. Te contaremos detalles y tips para que descubras este destino, tengas herramientas para armar tu viaje, sugerencias sobre qué hacer y que no. Todo esto en base a experiencias vividas y compartiendo mapas, diseños de recorridos, distancias, aciertos y errores, entre otras cosas.
Al finalizar la exposición tendrás un espacio abierto a preguntas.
La idea es compartir esta pasión que tenemos en común porque, sin dudas, pronto volveremos a armar alforjas y salir a descubrir nuevos destinos.

Toda la info e inscripciones haciendo click acá

Continua leyendo

Edición Digital

Nº 311

Más Leídas