Ocultar Barra

Enfermedad y deporte: “Mi debilidad se transformó en mi fortaleza“

Fecha: 26.06.2020

Una enfermedad discapacitante ayudó al protagonista de esta nota a convertirse en un deportista full time de las dos ruedas, a las que llegó luego de tener que abandonar el béisbol, su deporte de origen, como consecuencia de su enfermedad.

Nació en Zapala, Neuquén y actualmente vive en La Silleta, Salta. A partir de los 45 años, un fuerte dolor en la zona de la pelvis llevó a Carlos Lezcano (53) a una consulta médica. Luego de un largo año de estudios llegó el diagnóstico: espondilitis anquilosante, una forma de artritis muy severa (ver información al final de la nota). En ese entonces jugaba béisbol, deporte en el que además era entrenador de infantiles.

Al no poder continuar jugando por los dolores que le producían los impactos al correr, comenzó a descubrir que “con la bicicleta no aparecían esos dolores y sobre todo – recalca- a disfrutar de la naturaleza, lo que me desenchufaba. Empecé con la bici en el 2016, después que me diagnosticaron la enfermedad. Seguí jugando al béisbol unos años más, pero no pude seguir por los dolores, más que nada en el  tobillo.”

Finalmente abandonó el béisbol y se fue volcando más y más a la bicicleta. Arrancó con una  rodado 26 del 98 que tenía en su casa y al tiempo se pasó a una rodado 29 con cuadro de aluminio modelo 2017. Pero algo le faltaba, “y era precisamente sentir la competencia de los domingos que me daba el béisbol. Así que me decidí a correr y en el 2018 me hice de una bicicleta con cuadro de carbono, me entusiasmó más el tema y en el 2019 vino la rutera, para entrenar de otra forma y bajar costos en la MTB. Pero bueno, hoy ya estoy metido hasta el cuello (ríe), tratando de mejorar y entrenar más para para enfrentar mayores desafíos.”

Hoy Lezcano, que forma parte del team Palito Macías Bike, entrena seis días a la semana de 2 a 5 horas diarias, según lo que toque hacer con la bici de ruta o la de mountain, compite en MTB, le gusta particularmente el cross country y eventualmente algunas carreras de travesía.

“La bicicleta es fundamental para mí tratamiento -asegura-, ya que me permite mover todos mis músculos, huesos y mente al cien por ciento y no solo no me produce dolor sino que, al contrario, me ayuda a fortalecerme, acompañándola con entrenamiento físico y psicológico personalizado en el club Kine. Además consumo buena alimentación, descanso y trabajo mi parte espiritual con la práctica del tai chi chuan y el zhineng qigong, que me aportan bienestar y me ayudan a sobrellevar mis dolores cuando aparecen. Trato de no tomar ningún remedio y siempre estoy acompañado de un reumatólogo, que me alienta al deporte y me controla, ya que el secreto está en moverse. Me apasiona el deporte y siempre me ha gustado aprender lo más posible sobre ellos. En definitiva, siento que tengo que agradecer a mi enfermedad porque con ella llegué a hacer cosas que no me imaginaba que podía lograr. Mi debilidad se transformó en mi fortaleza.”

 

DATA

La espondilitis anquilosante

Esta dolencia es una forma de artritis que afecta las articulaciones de la columna. Su nombre viene de las palabras griegas ankylos, que significa rigidez de una articulación, y spondylo, que significa vértebra. La espondilitis causa inflamación (enrojecimiento, calor, hinchazón y dolor) en la columna vertebral o en las vértebras. A menudo implica la inflamación de las articulaciones sacroilíacas, donde la columna se une a la pelvis.

En algunas personas, esta enfermedad puede afectar a otras articulaciones, hombros, costillas, caderas, rodillas y pies., así como a los lugares donde los tendones y los ligamentos se unen a los huesos. A veces puede afectar a otros órganos como los ojos, los intestinos y, muy rara vez, al corazón y a los pulmones.

Muchas personas que tienen espondilitis anquilosante tienen dolor de espalda leve que va y viene. Otras tienen dolor severo y constante y algunas pierden la flexibilidad en la columna. En los casos más graves la inflamación puede hacer que se unan dos o más huesos de la columna, lo que puede hacer que la caja torácica se endurezca y que se reduzca la capacidad pulmonar.

Suele aparecer en adolescentes o en adultos jóvenes.


*Carlos Lezcano nos dejó un hashtag: #voyporvosea y su cuenta @eldubislezcano para los que quieran conectarse con él.


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Entrenamiento y salud, Reflexiones en dos ruedas

Tags: , , , ,

Dejá tu comentario

    No Banner to display

    LEELA GRATIS ACÁ

    Nº 307 - Julio 2020


    > Cómo elegir nuestra próxima bicicleta urbana.
    > Algunas medidas críticas de la bicicleta.
    > Mariano Lorefice: un viaje indoor de 10.000 km.
    [+]

    canaglia

    philco

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable