Ocultar Barra

Mecánica: el cuidado de la bici en un viaje

Fecha: 13.07.2018

(Foto: lavidadeviaje.com)

Cómo evitar inconvenientes mecánicos en una travesía. La importancia de prevenir roturas y los recaudos necesarios para que los componentes no se arruinen antes de tiempo.

Texto y fotos: Javier Rasetti | Nación Salvaje*

Si decidís emprender un viaje en bicicleta será fundamental cuidar y mimar la máquina para no tener inconvenientes en el camino ni grandes gastos por cambios de componentes que podrían tener prolongada vida útil. De nada sirve viajar con la mejor cadena del mercado si no sabés cómo mantenerla y cuidarla durante el viaje. Lo mismo sucede con las cubiertas, las mazas y hasta con la carpa. Hay partes críticas de la bici que en viaje requieren atención. La transmisión y las ruedas suelen llevarse la peor parte en viajes largos.


Rayos: emprendimos nuestro viaje de Ushuaia a La Quiaca con ruedas nuevas pero sabíamos que por el peso y la mala calidad de los caminos tarde o temprano los rayos se aflojarían. En Tierra del Fuego, a tan solo 400 kilómetros de comenzar, tuvimos que ajustarlos. En Santa Cruz, cuando llegamos a los 1.500 kilómetros recorridos, volvimos a hacerlo. Solo demoramos unos minutos con cada bici y esto ayudó a que no cortásemos ningún rayo en todo el viaje.


Cubiertas: es fundamental rotarlas para que no se gaste una más que la otra. Con carga especialmente, la cubierta de la rueda trasera es la que se más se perjudica. La tarea te demorará un rato pero a la larga ahorrarás dinero. También es importante que revises esporádicamente las cubiertas en busca de pequeños pedacitos de espinas, vidrios y piedras que puedan adherirse, para evitar que poco a poco se vayan insertando más hasta provocar una pinchadura en la cámara.


Mazas: en uno de nuestros viajes, cuando llevábamos algo así como 6.000 kilómetros, conocimos a Marcel, un cicloviajero holandés que llevaba más de 60.000 kilómetros recorridos por todo el mundo y viajaba con unas mazas iguales a las nuestras. Él nos contó que su secreto estaba en cambiar la grasa y revisar las bolillas cada 5.000 kilómetros. Y que si alguna de éstas estuviera picada u ovalada habría que reemplazarla; de lo contrario se arruinaría la pista y no quedaría más opción que cambiar la maza entera. Implementar este mantenimiento también puede ahorrar un problema a futuro, y sobre todo bastante dinero.


Transmisión: su vida útil dependerá de cuán cargado viajes, el tipo de terrenos por los cuales lo hagas, cuántos kilómetros recorras y cómo cuides la cadena. Por ejemplo, pedalear muy cargado en subida y por caminos de tierra desgastará y estirará la cadena más rápidamente. Pese a esto, el cuidado que le des traerá beneficios notables.
Si pedaleás en combinaciones incorrectas de plato/piñón, la cadena trabaja cruzada y no solo se generará un desgaste prematuro sobre ella sino también sobre los dientes de los platos y coronas de piñón. Lo mismo ocurre si pedaleás mucho tiempo con la cadena sin limpiar y lubricar, sobre todo luego de haber transitado por caminos con tierra y/o pequeñas piedras. Dichas partículas se adhieren al lubricante de la transmisión, desgastándola rápidamente. En este sentido, es fundamental limpiar con desengrasante y un pincelito de cerdas duras la cadena, el piñón y los platos luego de las etapas de ripio. Acto seguido será necesario lubricar.
En nuestro viaje de Ushuaia a La Quiaca, las cadenas nos duraron exactamente 5.000 kilómetros. Llegando a Villa Unión, La Rioja, las mismas patinaban de manera considerable. Existe una herramienta para comprobar el desgaste/estiramiento de la cadena, aunque tampoco es cuestión de andar cargando con cosas que usarás muy poco.


Tornillería: es muy importante que revises periódicamente todos los tornillos que se puedan ir aflojando. En nuestra experiencia, en varias oportunidades reajustamos los de los portaequipajes y portacaramañolas. Nunca está de más revisar de vez en cuando los tornillos de las palancas, stem, manubrio, etcétera.

En definitiva, se trata de aprender a cuidar el equipo de viaje. Esto hará la diferencia entre el buen resultado de un componente o que se rompa antes de tiempo.

*Junto a Marisol López integra el proyecto cicloviajero Nación Salvaje: www.nacionsalvaje.com

EXPERIENCIAS EN EL CAMINO

“Creo que llevo un kit de reparación más grande que otros viajeros”
Por Federico Cabrera*

Mi bici vino de afuera preparada para viajes y los únicos cambios que le hice fueron los puños y el asiento por unos más confortables para largas distancias (Ergon). Después del primer viaje también le cambié los frenos hidráulicos Shimano XT por unos mecánicos Avid (BB7).
Viajo con llantas y cubiertas tubeless. Después de mi viaje por Península Mitre (Tierra del Fuego) llegue a Tolhuin casi sin líquido y cuando lo repuse conté 62 pinchaduras entre ambas cubiertas (gracias a los arbustos de calafate que abundan en la zona…).
En mi último viaje por el NOA tuve un problema más serio cuando la maza trasera dejó de traccionar a 16 kilómetros de Molinos (Salta). Llegué de noche y a la mañana siguiente fui a ver al único bicicletero del pueblo, quien no se animó a meterle mano a mi bici. Terminé desarmando la bici con mis herramientas y descubrí que el resorte/alambre que sostiene los dientes de la criquera se había quebrado hacía ya algún tiempo, y los dientes, al estar sueltos, se habían gastado y ya no hacían más tope. Con la ayuda del mecánico de motos del pueblo limamos los dientes gastados y reemplazamos el resorte/alambre cortando a la medida requerida un resorte que tenía entre sus cosas. Al día siguiente no me animé a salir a la Ruta 40 y me quedé recorriendo las cercanías del pueblo (Bodega Colomé) para probar la reparación, porque todavía estaba a 120 kilómetros de una bicicletería que pudiese tener los repuestos (Cafayate) y sabía que el estado de la Ruta 40 en algunos tramos dejaba bastante que desear. La reparación parecía funcionar perfectamente. Al otro día salí a la ruta, donde solo pude hacer menos de 20 kilómetros hasta que la maza se volvió a romper en la entrada de La Angostura. Tuve la suerte de que me auxiliara un encargado de la estancia, quien no solo me hizo un delicioso almuerzo sino que en menos de una hora me mandó a un peón con repuestos similares a los que necesitaba, solo que un poco más chicos. Cuando terminé de armar mi bici para seguir viaje el encargado ya se había ido pero me enteré que había hecho desarmar una bicicleta que tenían en la Estancia para darme sus partes.
Nunca viajo con una cubierta de repuesto, pero llevo hilo dental y una aguja curva por si llego a cortar el lateral de una cubierta, y 2 cámaras…, pero creo que suelo llevar un kit de reparación más grande que otros viajeros, y que contiene:
– 2 botellas de líquido antipinchaduras,
– 2 cámaras,
– 2 kits de parches y pegamento (por si necesito usar las cámaras),
– 2 tire levers,
– 2 infladores (1 high volumen y 1 ultra compacto),
– 1 cortacadena,
– 3 chain links,
– 1 lubricante,
– 1 trapo,
– 2 juegos de guantes de látex.
– 1 rollo de Gorila Tape (enroscado entre ambos infladores).
– 1 ajusta rayos,
– 5 rayos,
– 1 cable de freno,
– 1 cable de cambios,
– 1 cepillo de alambre,
– 1 cepillo de dientes viejo,
– 2 adaptadores de válvula Presta a Schrader,
– 1 llave inglesa mediana/chica,
– 1 extractor de cassette,
– 1 extractor de caja pedalera,
– 1 rollito de alambre de cobre,
– 1 multi-tool con llaves allen,
– 1 FiberFix,
– 2 juegos de pastillas de freno,
– 2 rulemanes para las mazas,
– 1 válvula Presta tubeless,
– algunos tornillos y tuercas y
– a partir del último viaje, un alambre de repuesto y varios dientes de criquera.

*Fotógrafo, ciclista viajero y creador del proyecto Su único retrato. Actualmente se prepara para una expedición de bikepacking a través de lugares remotos y salvajes de la Patagonia Sur.

“Los problemas típicos no suelen ser complejos”
Por La vida de viaje*

“Quiero viajar en bici, pero no sé absolutamente nada de mecánica”. Esta es la frase típica que suelen decirnos quienes planean un primer viaje en bici. A partir de ese momento todo es caos (y está bien que lo sea). Pero tranquilos, porque es más simple de lo que parece y no importa cuánto falte para esa primera vuelta de pedal: el viaje ya empezó y eso implica pasar de las ideas a los hechos.
Lo primero que tenés que saber es que el cicloturismo implica tomar decisiones todo el tiempo, así que cuanto más preparado estés para eso más satisfactoria va a ser la experiencia. ¡Pero ojo! No hace falta saber todo ni transformarse en el “Juan Shimano” de la mecánica, porque los problemas típicos que podés tener no suelen ser muy complejos de resolver. Es importante tener un conocimiento básico sobre cuatros puntos claves: resolver pinchazos, regular cambios, ajustar frenos y mantener la bici limpia y lubricada.
Si esperabas que te expliquemos cómo hacer cada cosa andá pasando de página: no será el caso. Cuando uno incorpora la filosofía del viajar en bicicleta busca en todos los aspectos de la vida ser simple, por eso no sería muy práctico detallar cada punto de una manera teórica. Creemos que los oficios siempre se aprendieron más mirando y escuchando. En internet hay muchísima información y videos como para aprender a resolver cualquier tipo de inconveniente mecánico.
Otra opción posible es acercarte hasta el bicicletero amigo del barrio, que, a cambio de unos buenos mates, te enseñará tips y secretos del oficio. En ese momento te vas a dar cuenta que no necesitás llevar más que:
-1 multiherramienta para bicicletas,
– parches,
– 1 ó 2 cámaras,
– 1 par de palancas saca cubiertas,
– 1 cortacadena,
– 1 eslabón powerlink,
– algún que otro rayo,
– cables de frenos y cambios,
– pastillas o patines de freno y
– 1 cubierta de kevlar enrollada en la alforja.
Lo mejor que podría pasarte es que no necesites nada de todo lo que mencionamos arriba, pero eso sería casi una utopía. Lo que sí podés hacer es disminuir las probabilidades de que los problemas aparezcan. Como dice el dicho: “más vale prevenir que curar”. Y acá vamos a entrar en lo que consideramos uno de los puntos clave: la mecánica preventiva.
Como toda máquina, una bicicleta está compuesta por cientos de piezas que con el correr del tiempo y el uso se desgastan hasta llegar a la rotura o al mal funcionamiento. Para evitar que esto pase en medio de un viaje es importante revisar o cambiar los componentes gastados antes de salir, poniendo el foco en la transmisión, los frenos y el estado de las cubiertas. Pero tampoco se trata de poner todo nuevo y salir al día siguiente, porque desde su colocación cada pieza o repuesto tiende a asentarse y eso conlleva que a medida que van pasando los días haya que estar realizando pequeños ajustes para lograr el punto ideal y este punto siempre es mejor alcanzarlo cerca de casa o de la bicicletería de confianza.
Si antes de salir cumplís con este paso, la estadística va a estar de tu lado, y si la vida útil de una cadena o cubierta es de cierta cantidad de miles de kilómetros, las probabilidades de que se te rompa un eslabón o se corte el caucho van a ser mínimas.
Viajar en bicicleta es amigarse con la incertidumbre. Desde el momento en que pisás la ruta, cualquier cosa puede pasar. Nuestra experiencia en estos cinco años de cicloturismo es que al fin de cuentas todo termina siendo más simple de lo que imaginamos y la mecánica no está exenta de esta lógica. Hasta el día de hoy, el 99% de los inconvenientes que se nos presentaron los pudimos resolver en el momento con nuestras propias manos, herramientas y poquísimos repuestos. Y cuando en la Carretera Austral nos quedamos sin un pedal, no pasó más de un día para que en las manos de otro cicloviajero pudiésemos resolver ese 1% que siempre puede ser parte de la estadística.

*Jimena Sánchez y Andrés Calla integran el proyecto de cicloturismo La Vida de Viaje. Se pueden leer sus aventuras en www.lavidadeviaje.com.


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Mecánica, Viajes en bici

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 295 - Julio 2019


> Los nuevos XT y SLX: mucho más por mucho menos
> ¿Monoplato o biplato?
> El porqué del boom de las e-bikes.
> Entrenar en invierno.
[+]

    canaglia

    philco

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable