Ocultar Barra

Segundo Alleycat Baires

Fecha: 07.08.2012

El sábado 4 de agosto de 2012 se realizó la segunda edición del Alleycat en Buenos Aires, una carrera que consiste en pasar por varios puntos de la ciudad -dados a conocer instantes antes de la largada- y traer al punto de llegada un testimonio de haberlo logrado. No hay cortes de calles, no hay reglas y todos los caminos son posibles.

por Isabel García

A diferencia de la primera edición, la segunda estuvo bastante más elaborada, ingeniosa y larga, lo que la hizo más divertida. Para empezar, en esta ocasión se eligió un día en que las calles porteñas están bastante más atestadas de coches. La cita fue en Facultad de Derecho a las 17, pero hasta las 18:30 no largamos, y digo largamos por que en esta ocasión no sólo tuve el agrado de sacar fotos sino que participé de la competencia junto a otras dos chicas más (esta fue la primera edición con mujeres corriendo).


El día era gris y el cielo parecía desplomarse de un momento a otro. Y así fue. Hicieron entrega de la hojas de ruta, anunciaron la largada y desde arriba de las escalinatas de la Facultad corrimos como locos, bici en mano, rumbo al primer checkpoint. Ya era casi de noche, no habían pasado ni cinco minutos y ya caían gotas de agua que nos acompañaron en varios tramos de la carrera.
Fundamental era tener piernas fuertes, pero más aún lo era tener conocimiento de la urbe, y como no es mi caso no me quedó más remedio que pedalear como una loca, perderme -mucho- y preguntar a la gente en la calle otra tantas veces.

Fotógrafo Luis Ignacio Perasso

La aventura
El primer checkpoint, Taller Karp Garage, ubicado en Juan B. Justo al 3600, esquina Nicolás Repetto. Mi primer error, desde Av. Figueroa Alcorta llegué hasta Av. Dorrego y de ahí salí a Luis María Campos hasta llegar a Juan B. Justo. La distancia hasta el primer checkpoint fue larga y dura pero sentí que una vez allí no faltaba tanto (que ilusa). En este punto, me hicieron entrega de una cajita misteriosamente cerrada que rápidamente guardé para seguir pedaleando al grito de «¡¿donde m%$# es el segundo checkpoint?!». Pero éste fue el mejor tramo, bastante recto y cercano, hacia el Cid Campeador (Av. Angel Gallardo y Av. Honorio Pueyrredón). Se rumoreaba que en este punto repartían cerveza para persuadir a los corredores más débiles de desestar, pero yo no vi nada de eso. En cambio me entregaron una spoke card, un lindo recuerdo del Alleycat para llevar entre los rayos de la rueda.
Casi sin frenar, seguí disparada por Honorio Pueyrredón rumbo al tercer checkpoint. Segundo grave error, siendo que éste era en Av. Rivadavia y Río de Janeiro una mejor opción para acortar camino hubiese sido ir por Av. Díaz Vélez. Pero no fue así, y no sólo eso, obviamente otra vez titubeé varias veces, hice cuadras y cuadras de más y fui por una paralela a Rivadavia (Rosario) que no sólo era imposible de transitar a las siete de la tarde sino que se iba abriendo respecto de Rivadavia. Otros corredores, como Chispa Roich, decidieron ir en contramano por Av. Rivadavia, algo que seguro era más rápido, siempre que llegaras con vida a la meta.
En Av. Rivadavia y Río de Janeiro dos personajes que tomaban un café en una esquina me hicieron entrega de un sticker y rápidamente seguí camino rumbo a los próximos checkpoints, todos ubicados en las calles más céntricas porteñas. A partir de acá no hacía falta respetar el orden para llegar a ellos sino sólo llegar y conseguir la muestra de ello. Estos fueron:

– Checkpoint A: Av. Corrientes 1400 esquina Uruguay. En este punto, el fotógrafo Seba de la Cruz te sacaba una foto con Olmedo y Portales. Algo no tan sencillo de hacer un sábado a esas horas, en donde la gente decide salir a pasear por Corrientes y sacarse fotos precisamente con esa escultura. De hecho, cuando llegué dos niñas se preparaban para ello. Una pasó primero, pero la segunda quedó estupefacta al verme correr enloquecida hacia el lugar que tenía que ocupar para poder continuar la carrera.

Fotógrafo Seba de la Cruz

– Checkpoint B:  Av. Rivadia 770 esquina Esmeralda, Centro Biciclub El Colo. Aquí o después había que entregar la cajita misteriosa que nos daban en el primer checkpoint, por lo que el misterio de lo que contenía la misma quedó sin resolver…
– Checkpoint C: Av. de Mayo 1454 esquina Paraná, bicicletería Ferreri.
Checkpoint D: jugar un peso a tu número de corredor en cualquier quiniela. Hubo varios que llegaron con la ilusión de haber llegado a la meta pensando que habían concluido la hazaña, incluso el segundo puesto de la general llegó primero pero sin haber jugado a la quiniela, por lo que tuvo que seguir pedaleando para encontrar una y llegar, por ende, en segundo lugar de la carrera. Otro tanto le pasó a Lucía Correa, una chica que llegó dos segundos antes que yo pero sin el boleto de la quiniela, cediéndome así el sabor del primer puesto femenino. Afortunadamente la suerte estuvo de mi lado y mientras pedaleaba por Avenida Corrientes tuve el impulso de leer detalladamente la hoja de ruta, descubrir que tenía que jugar a la quiniela y toparme a una cuadra un local. Sorpresa fue entrar y que dos muy emocionados me dijeran: «¿que número sos?, ¡¿que número sos?!». Una sonrisa se encendió en mi rostro y mientras salía mi boleto con el número 20 les pregunté qué demonios sabían ellos de todo esto, a lo que me contestaron: Ya pasaron varios por acá, dale, seguí, ¡rápido!, ¡¡rápido!!
– Checkpoint llegada: Plaza Congreso.
Otra anécdota que cabe destacar fue que en casi todos los checkpoints me topaba antes o después con la chica que acabo de mencionar, Lucía Correa. ¡Qué brava la chica! Una vez me quiso distraer diciéndome: «no, creo que el próximo checkpoint no es ahí», lo que me hizo perder tiempo mirando la hoja de ruta arriba de la bici en medio de la oscuridad, mientras ella pedaleaba a toda velocidad. Tonta de mí. En un cruce a la Av. 9 de Julio nos topamos con semáforo rojo y no nos quedó muchas más opciones que esperar. Otro ciclista venía de frente, preguntándonos desesperado cómo llegar al checkpoint de la bicicletería El Colo, a lo que Lucía me miró para empezar a rugir como una leona: «No, ¡no le digas nada!». Pero no pude con mi genio y no tuve más remedio que ayudar al compañero.
En primer lugar llegó Juan Esteban «Bonchan» Pifarré, seguido por Chispa Roich (ganador de la primera edición) y Marcelo Moiola. En posición 43 llegué yo, primera de las damas y doce puestos antes que el último corredor. Hubo entrega de premios y con el dinero de la inscripción los organizadores invitaron a todos a tomar cervezas, lo que vino después, todo muy anecdótico pero fuera de carrera.

Info: www.facebook.com/AlleycatBuenosAires.

[nggallery id=9]

 

2º ALLEYCAT BUENOS AIRES
Buenos Aires, 4 de agosto del 2012

Clasificaciones

1º. Juan Esteban Pifarré

2º. Chispa Roich

3º. Marcelo Moiola

4º. Juan Pablo Tagliaferro

5º. Pablo Dalmastro

6º. Lucas Trejo

7º. Ariel Sabatella

8º. Nicolas Montemurro

9º. Juan Pablo Zupan

10º. Bern Oconnor

11º. Tomás Chernov

12º. Damián Raggetti

13º. Gustavo Marinkovich

14º. Lautaro Digestani

15º. Pablo Andaloro

16º. Guido Zorrilla

17º. Francisco Eizayaga

18º. Darío Cimino

19º. Santiago Morello

20º. Juan Maglione

21º. Emiliano Guevara

22º. Sebastián Crespo

23º. Patricio Kehoe

24º. Hugo Serra

25º. Milton Muller

26º. Andrés Inostroza

27º. Ariel Ramirez

28º. Mario Camponovo

29º. Renato Silva

30º. Juan Casanova

31º. Diego Maciel

32º. Ariel Perucca

33º. Gabriel Fernandez

34º. Fernando Torres

35º. Rodrigo Oshiro

36º. Jose Francisco Jimenez

37º. Jairo Royano

38º. Santiago Gentile

39º. Pablo Vrana

40º. Ignacio Lodetti

41º. Juan Miri

42º. Nicolas Maddison

43º. Isabel Garcia (1º. Mujeres)

44º. Lucía Correa

45º. Mauro Scariati

46º. Darío Graciani

47º. Alejandro Montenegro

48º. Pablo Zappia

49º. Matías Reynoso

50º. Arturo Larramendia

51º. Lucía Beneitez

52º. Juan Manuel Otero

53º. Diego Rodriguez

54º. Esteban Jelicich

55º. Esteban Lazo


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ciclismo urbano, Fotos

Dejá tu comentario

    No Banner to display

    LEELA GRATIS ACÁ

    Nº 307 - Julio 2020


    > Cómo elegir nuestra próxima bicicleta urbana.
    > Algunas medidas críticas de la bicicleta.
    > Mariano Lorefice: un viaje indoor de 10.000 km.
    [+]

    canaglia

    philco

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable