Conectá con nosotros

ABC

Cómo lavar la bicicleta

Publicado

el

Los secretos de algo que pareciera no tener secretos: un buen lavado, secado y lubricado de nuestra bicicleta. Productos y procedimientos que no hay que usar. Una lubricación bien hecha. Un acabado “a nuevo”.

Texto: Diego Maldonado | Foto: Ariel Sabatella

Durante los inviernos crudos muchas bicicletas salen de circulación. Otras no, ya que sus dueños son lo suficientemente tenaces como para no abandonar el ejercicio ni con frío, ni con lluvia, ni con un sol que raje la tierra. Pero en cualquier caso, el comienzo de la primavera asegura que de ahora en más la usaremos mucho más. Por lo tanto, es el momento ideal para, sin importar la nacionalidad, la raza o la religión de nuestra bici, hacerle una buena caricia, y esta caricia empieza por un buen lavado y desengrasado, una consiguiente lubricación y un embellecimiento final.
Hecho esto, recién habría que considerar hacerle una puesta a punto y los ajustes finos que fueran necesarios. Es que un primer consejo para detectar cualquier problema en el funcionamiento es una buena limpieza, lo que nos va a aportar un excelente panorama de cualquier desperfecto.
Llegó entonces la hora de una buena limpieza, para lo cual recomiendo seguir los pasos que describo a continuación.

No a la hidrolavadora

Nunca, por ningún motivo, lavar la bicicleta con hidrolavadora. El agua a presión es el peor enemigo de los mecanismos sellados; imagínense entonces el grado de esa enemistad con los que no lo son. Las mazas, cajas pedaleras, movimientos de dirección o rueditas del cambio trasero tienen en su interior o-rings, que justamente están para que no entre tierra, agua o barro dentro de los mismos, así como también para evitar que la lubricación original se salga. Y es fundamental para el buen funcionamiento de una bicicleta que todas sus partes se mantengan lubricadas y sin el más mínimo juego.
El agua a presión provoca desastres. Entra agua donde no debe entrar, sale lubricación de donde no debería salir, y luego de unos meses de funcionar sin lubricantes el mecanismo se destruye.
Sin embargo si al lavado se lo hace a mano, pese a que se tarda un poco más y quizás si tiene mucho barro haya que repetirlo, nos da la garantía de que no perjudicamos nada.

No a la nafta

Si la transmisión está muy sucia, el agua y el detergente no son suficientes para dejarla perfectamente limpia. Hará falta algún producto que ablande la mugre que hay en cadena, piñón, descarrilador, plato y palancas.
Aquí también hay que tener mucho cuidado, porque en este caso el peor enemigo de las transmisiones de bicicletas es la nafta, un producto muy tentador pero muy dañino, tan fuerte que le saca las ganas de “vivir” a la bici. La nafta deja tan reseca a la cadena y al resto de los componentes que hace prácticamente imposible que estos vuelvan a tener su lubricación natural mínima. Además, la nafta es tan corrosiva que derrite en parte todos los o-rings con los que entra en contacto.

Un set de limpieza ideal

Dicho ya que lo peor que podemos hacerle a nuestra máquina es utilizar una hidrolavadora y/o nafta, pasemos a ver de qué va a constar un buen set de limpieza:
– Balde,
– recipiente plástico,
– cepillo de cerdas blandas (el que se utiliza para lavar autos),
– detergente concentrado,
– querosene,
– cepillo de cerdas duras (tipo mecánico) o cepillo de dientes,
– rayo (en lo posible con la punta afilada),
– lustra muebles (Blem o similar),
– trapo,
– franela y
– lubricante.

¡Fuera la mugre!

Dependiendo de la suciedad que tenga nuestra bici podremos optar por hacer una limpieza a fondo o simplemente una repasada, pero a los fines de esta nota haremos de cuenta que nos encontramos en el peor de los escenarios: tierra seca, barro y mucho aceite viejo y sucio en la cadena, piñón, plato y palancas, etcétera.
Antes de comenzar el trabajo, si la bicicleta tiene frenos a disco, deberemos retirar las pastillas o proteger todo el cáliper con una bolsa impermeable a algo semejante. Es que si las pastillas se contaminan no nos servirán más.
A continuación colocamos la bicicleta en un lugar donde quede bien apoyada y sobre un piso que esté preparado para recibir toda la suciedad (para evitar mancharlo podemos colocar un cartón grueso debajo.)
Tomamos el recipiente plástico, que puede ser una botella o un bidón cortado al medio y lo llenamos con unos 200 cc de querosene. Con el pincel de cerdas duras o el cepillo de dientes comenzamos a empapar toda la transmisión, cadena, piñón, platos, descarrilador, entre el plato y palancas y la caja pedalera, las rueditas del cambio trasero y por todos los recovecos que hay en un sistema de cambios.
El querosene tiene la gran particularidad de ser un limpiador con el punto de lubricación justo para una limpieza de este tipo, mientras que el gasoil es demasiado aceitoso y la nafta todo lo contrario. También existen limpiadores cítricos que son excelentes, pero los costos son muy diferentes al de este producto que siempre termina siendo “mágico” con un buen trabajo.
Una vez empapada la transmisión completa, comenzamos a limpiar con más fuerza, como para que ablande el aceite viejo que llega a formar un verdadero “engrudo”. Es importante ayudarse con la punta de un rayo afilado, pasándolo por las hendijas, en las coronas del piñón y en los espacios entre los platos, quitando las costras que se forman en las rueditas del cambio trasero y que a veces hasta las tapan por completo. Es importante también colocar la cadena en combinación plato chico y corona grande del piñón para poder pedalear en sentido contrario a las agujas del reloj, apoyando primero el cepillo en la cadena y luego la punta del rayo en los laterales de las rueditas, para que salga toda la roña.
Una vez hecho este trabajo prolijamente, si la bici estaba realmente sucia a simple vista no parecerá que hayamos limpiado mucho. Ahora lo ideal seria quitarle los residuos de querosene con aire a presión, pero como no todos disponemos de un compresor en casa lo que recomiendo es pasar a la segunda fase de la limpieza.

A la ducha

Llenan el balde de agua por completo y le tiramos un buen chorro de detergente. Tomamos ahora el cepillo de cerdas blandas y lo introducimos dentro del balde varias veces, formando mucha espuma. En una primera etapa, sólo tomando la espuma con el cepillo la esparcemos por el manubrio, la parte superior del cuadro, el asiento y la horquilla y frotamos ligeramente en la zona de los shifters, ya que no les hace bien empaparlos por completo.
Hecho esto, tomamos el cepillo bien cargado de agua con detergente y pasamos a lavar todo. Cuando digo todo es TODO: el cuadro, la horquilla, detrás del caño de asiento, debajo del asiento, debajo del caño diagonal, debajo de la caja pedalera, las llantas, los rayos; todo formando mucha espuma y repitiendo varias veces la operación.
Luego de haber lavado toda la bicicleta, pasamos a la trasmisión, donde hay que lograr también mucha espuma en la zona donde antes empapamos y limpiamos con querosene. Ahora el agua y el detergente terminarán de quitar todos los residuos que ablandó el limpiador y el enjuague hará que finalmente todo este sector quede reluciente.
Para terminar con el lavado hay que llenar nuevamente el balde con agua limpia y volcarla poco a poco sobre la bicicleta completa, de arriba hacia abajo. Este enjuague terminará de quitar los restos de detergente y mugre. Terminado esto habrá que pegarle una buena sacudida a la bici y dejarla escurrir un rato para luego secarla con un trapo limpio y seco.
En el secado es importante repasar todos los puntos, comprobando que no haya quedado nada sucio. También se debe secar la transmisión, los huecos que quedan entre el descarrilador y la caja pedalera, la cadena, el cambio trasero y el descarrilador.
Una técnica que recomiendo para esta etapa es la del “lustrabotas”: tomamos el trapo por un extremo y lo introducimos por cada hueco, de forma tal que se pueda tomar con la mano del otro extremo. A continuación hacemos que el trapo recorra varias veces el punto a secar y limpiar.
Para ser bien prolijos conviene emplear esta técnica en las caras internas de las vainas traseras superiores e inferiores y dentro del descarrilador, ya que el cepillo no llega a esos lugares escondidos.

El toque final

La culminación de esta tarea merece un remate excepcional: una buena lustrada. Si la bicicleta tiene pintura laqueada (es decir con brillo) hay que ponerle bastante lustramuebles Blem, pero si el acabado es mate no usaremos este producto, porque le quita la textura mate y queda como satinada. En el caso de acabados mate conviene usar aguarrás, que deja la superficie mas mate todavía.
Aquí también vale una observación sobre los frenos a disco: debemos evitar que tanto el Blem como el aguarrás entren en contacto con las pastillas, ya que estos productos las perjudican tanto como el querosene.

Un secretito para que actúe bien el lustramuebles es dejarlo secar como mínimo 20 minutos o media hora. Si hacemos esto lograremos un brillo mejor que el que viene de fábrica.
Ahora tomamos una franela y repasamos todo (el cuadro, dentro de las ruedas, entre los rayos, las mazas, las piezas de aluminio, etcétera) como si lustráramos una manzana deliciosa, terminado lo cual descubriremos la terrible bicicleta que teníamos debajo de toda la mugre. Ésta de la franela puede ser la tarea más placentera y redituable, ya que cuanto más dedicación le pongamos mejor va a quedar el fierro.

Lubricación y final

Con respecto a la lubricación, es importante tener en cuenta que sólo será necesario un poco de aceite bien liviano en la cadena y en los bujes de las rueditas de la pata de cambios. Es más, recomiendo quitar el excedente de aceite de la cadena con un trapo, para que quede sólo lubricada interiormente y no se le pegue enseguida la tierra.
Para mantener todo lubricado, bastará con que cada tanto hagamos una mínima lubricación, repitiendo lo del trapo para quitar el excedente. En condiciones de clima normales esta lubricación puede durar hasta seis meses.
Por su parte, el Blem que le vaporizamos al cuadro habrá creado una capa de cera que lo protege de la tierra y que permite que sólo con un trapo húmedo recuperemos el brillo.
Sólo nos queda ahora sentarnos y admirar un poco nuestra bici, y hasta sacarle una foto, porque no va a tardar mucho tiempo en volver a ponerse como estaba…
Trabajos como éste vale la pena hacerlos como mínimo una vez al año y esta época es especial para ello, ya que hace que renazcan con mayor firmeza las ganas de pedalear y hasta de usar la bicicleta todos los días como medio de transporte.
Si luego de este trabajo encuentran algún desperfecto técnico y lo pueden solucionar, bárbaro, pero si se les complica no duden en llevar la bicicleta limpia a un buen taller, ya que luego de semejante trabajo la última caricia es dejarla en óptimas condiciones mecánicas.

Nota publicada en Biciclub Nº 177 (Septiembre 2009)

Continua leyendo
Publicidad
12 Comentarios

12 Comments

  1. eldiariero-ss

    27 junio, 2011 a las 12:09 am

    Como siempre nos tiene acostumbrado Diego , todo muy claro , sencillo y resumido . Gracias !!

  2. Pablo Gomez

    4 julio, 2011 a las 11:03 pm

    Excelente esta nota sobre todo para los que nos gusta «la franela» en nuestras nenas…
    Abrazo grande desde Pilar (provincia de Cordoba)

  3. Hernán

    5 noviembre, 2012 a las 1:44 pm

    En la revista había leído yo que no se recomendaba la limpieza de la cadena con ningún solvente derivado del petroleo, porque perjudicaba la lubricación original que traen los eslabones. En cuanto al Blem, soy taxista y mi chapista me ha pegado más de un reto cuando hay que repintar alguna pieza, porque la capa que deja ese producto sobre la pintura, perjudica el agarre del retoque.
    Gracias por dejarme opinar…

  4. claudio

    6 noviembre, 2012 a las 7:32 am

    gracias

  5. Nora Barretto

    6 noviembre, 2012 a las 12:01 pm

    Gracias por compartir esta tarea! siempre usé querosene pero me quedaban algunas dudas. Todas aclaradas con esta nota!

  6. ale

    20 diciembre, 2012 a las 8:41 pm

    gracias , por redaccion es exacta, precisa, cultural, traten de ampliar conocimientos y sobre reparcion y otros cuidados

    ale_diazalcaraz@hotmail.com

  7. Eduardo

    29 enero, 2013 a las 1:42 pm

    ¿Existe alguna recomendación acerca de la utilización de limpiadores en aerosol como el WD40 o el Penetrit para limpiar piñones, cadena y sistemas de cambio? Desde ya les agradezco la respuesta. Saludos.

    • Biciclub

      30 enero, 2013 a las 4:37 pm

      Hola Eduardo, bienvenido ante todo. Está totalmente prohibido y fuera de toda recomendación el uso de cualquier tipo de aceite que no sea específico para cadenas de bicicletas por los daños que ocasionan, la suciedad y el desgaste prematuro de los mismos. Len la mountain bike actual Únicamente se lubrica la cadena del sistema de transmisión ya que viene todo sellado. El resto de los componentes como mazas, dirección, caja y demás, llevan grasa especial por dentro pero nunca se lubrica nada por fuera, ni las rueditas, porque solo juntan suciedad y ocasionan desgaste prematuro. Existen en el mercado varias marcas de lubricantes para diversos usos, vale la pena la inversión ya que a largo plazo es un ahorro.
      Saludos
      Diego | Bicicletería Sin Límite

    • Gustavo C.

      11 julio, 2016 a las 11:43 pm

      Hola Eduardo: Hay una gran variedad de W; conviene utilizar en W80 que tiene silicona, el W40 no está recomendado para la cadena de la bici. Por otra parte lso lubricantes específicos con silicona no son caros en Argentina y duran mucho, pues hay que lubricarla eslabón por eslabón por dentro, limpiando el exterior. Saludos.

  8. Mercedes

    15 mayo, 2013 a las 7:24 pm

    què buena explicaciòn, muchas gracias

  9. Alejandra

    18 abril, 2014 a las 3:00 pm

    Genial, muchisimas gracias !!!!

  10. Pablo

    4 noviembre, 2014 a las 10:38 am

    Felicitaciones por el artículo.
    Tuve la desgracia de quedarme en medio de una inundación por crecida del río y se me sumergieron mazas y caja pedalera de mi rutera. Qué recomendación me pueden dar en este caso?
    Muchas gracias

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ABC

Cómo adaptar la bici a nuestro cuerpo y no nuestro cuerpo a la bici

Publicado

el

La bioposición o bike fitting es el ajuste de las diferentes variables que se realizan a la bicicleta para que se adapte al ciclista con el fin de mejorar su rendimiento y comodidad. He aquí el paso a paso para hacer cada uno de estos ajustes en casa y con ello dejar de hacer sufrir a nuestro cuerpo y aumentar radicalmente nuestro rendimiento.

Siempre que pienso en bioposición doy por sentado que es un concepto común que todos los ciclistas manejan. Pero cuando me enfrento a la realidad y comento acerca de este tema, me encuentro con que la mayoría que practica este deporte, ya sea de manera recreacional o por buscar mejorar su salud e incluso algunos ciclistas que están en relación a lo competitivo, no saben de qué estoy hablando.
Les resumo algunos de los comentarios que al respecto me llegan a diario: ¿Qué es eso? Nunca había escuchado hablar de Bike Fitting ¿Para qué sirve? ¿Para qué lo voy a hacer si voy cómodo en mi bicicleta?
Por todo esto es que he tratado de formularme mi propia definición de bioposición o bike fitting:
La bioposición o bike fitting es el ajuste de las diferentes variables que se realizan a la bicicleta para que se adapte al ciclista con el fin de mejorar su rendimiento y comodidad.
Ahora bien, a partir de esta definición surge el interrogante sobre cuáles son dichas variables.
En primer lugar, debemos saber que un ciclista posee tres puntos de apoyo, los cuales determinaran las diferentes variables: asiento, manubrio y pedales.
Las variables son, para definirlo de manera sencilla, la altura del asiento y el retroceso o adelantamiento, la diferencia de la altura entre manubrio y asiento y la distancia entre ambos, y la posición de nuestros pies.
Aunque mi trabajo como profesional es estudiar y determinar que todas estas variables sean correctas para un ciclista y su bicicleta, hay un método sencillo y casero para que un ciclista urbano pueda ajustar la bicicleta a su cuerpo para pedalear cómodo y evitar dolores en el cuerpo.

ASIENTO

Cuanto más aerodinámica sea la postura que adoptemos en nuestra bicicleta, más optaremos por un asiento menos ancho, ya que un asiento ancho probablemente nos impida pedalear correctamente. En el caso de una bicicleta playera o de posición muy erguida, es probable que sintamos más cómodo el típico asiento bien ancho, ya que iremos en una posición en la que el peso de nuestro cuerpo recae casi por completo sobre el asiento y por ende precisamos tener mayor apoyo en dicha zona.
En el caso de una mountain bike para uso urbano o una bicicleta híbrida, una buena opción de asiento es uno de MTB pero de un ancho medio (ni los super finos ni los anchos de playera) con un poco de acolchado. Este tipo de asiento suele tener rieles bastante largos, que nos permiten ubicarlos mejor que el típico asiento ancho de playera, que casi no permite desplazamiento hacia adelante o atrás por tener rieles cortos.

Altura       

La correcta altura y posición del asiento nos dará un ángulo óptimo de la rodilla y la extensión adecuada de la pierna, evitando dolores o molestias tanto en las rodillas como en la espalda. Para determinar la altura correcta nos sentaremos sobre la bicicleta, colocaremos las palancas perpendiculares al piso y apoyaremos el metatarso del pie sobre el pedal. En esta posición la rodilla debe quedar semiflexionada. Si mientras se pedalea se siente que las caderas se balancean es que el asiento está demasiado alto. En el caso contrario, un asiento demasiado bajo es probable que a la larga nos cause dolores y problemas en las rodillas.

Con una correcta altura del asiento nuestra rodilla debe quedar semiflexionada cuando los pies alcanzan la posición más cercana al piso.

Retroceso o adelantamiento     

Es la distancia que existe entre la punta del asiento y la vertical que pasa por el centro de la caja pedalera. Aunque no lo consideremos importante en el caso de la bicicleta para uso urbano o recreativo, es fundamental tener una buena angulación de las rodillas para evitar problemas en ellas y en las lumbares.
Para determinar esta variable vamos a usar el famoso método de la plomada: colocando las palancas paralelas al piso, tomando como referencia la pierna que está adelantada, al colocar una plomada desde la rótula ésta debe coincidir con el eje del pedal. En el caso de que la rodilla sobrepase esta línea puede generarse excesiva presión en la articulación y traer dolores en la parte frontal de la rodilla. En el caso contrario, en el que la rodilla quede por detrás del eje del pedal, pueden generarse dolores en la zona lumbar de la espalda, sobre todo en el uso de bicicletas urbanas en las que prácticamente nadie usa pedales automáticos.

El método de la plomada: con las palancas paralelas al piso la posición de la rótula debe coincidir con el eje del pedal.

El correcto apoyo sobre el asiento      

Una forma sencilla de darnos cuenta de que estamos correctamente sentados es verificar con nuestra mano que el borde de nuestra cola llegue justo al borde del asiento. De esta manera nos aseguramos que los isquiones sean los que se apoyen mayormente sobre el asiento y no haya excesiva presión en la zona perineal (tanto en hombres como en mujeres).

La distancia entre el asiento y manubrio

Una vez determinada la altura del asiento y el retroceso, medidas que ya no modificaremos, es el momento de determinar la distancia entre el manubrio y el asiento. Esta medida determinará nuestra posición sobre la bicicleta, la cual nos permitirá ir más erguidos o con nuestro tronco más inclinado (posición más aerodinámica).
Una posición más erguida suele ser más cómoda en la ciudad, ya que nos permite una mejor visión del entorno, aunque hay ciclistas que prefieren una postura más agresiva, que les permita ir más rápido.
Pero esta posición no solo debe determinarse por el gusto de conducción sino por la flexibilidad que posee el ciclista. En el caso de tener los músculos isquiotibiales acortados, una postura muy aerodinámica nos puede llegar a lesionar dichos músculos.
Para saber cuánta flexibilidad tenemos en este grupo muscular posterior de las piernas recomiendo ver las fotos que figuran a continuación. Con poca elongación podemos adoptar una posición casi erguida (no es recomendable una postura erguida por completo ya que probablemente derive en dolores lumbares, debido a que todo el peso del cuerpo se deposita sobre los isquiones y normalmente se tiende a curvar la espalda). Con una elongación buena podremos optar una posición un poco más inclinada hacia adelante (de unos 45º aproximadamente). Y en el caso de una muy buena elongación, podremos optar por una posición por arriba de los 45º, aunque en el caso de usar la bicicleta para trasladarnos por la ciudad no es lo más cómodo y común.

Cómo determinar la elongación de los isquiotibiales
Adoptando la postura de la foto, con la espalda bien recta y las rodillas estiradas, bajar el tronco lo máximo que podamos sin llegar a sentir dolor en los isquiotibiales.

Si nuestras manos llegan a la mitad de la pantorilla tenemos poca elongación

Si nuestras manos sobrepasan la mitad de las pantorrillas tenemos buena elongación.

Si nuestras manos llegan a los pies tenemos muy buena elongación.

El stem y el manubrio 

Estos componentes son los que nos permitirán jugar con la distancia recién descripta. En el caso de querer una posición más aerodinámica podemos optar por un stem más largo e incluso con ángulo negativo, mientras que en el caso de querer lograr una posición más erguida optaremos por un stem más corto y con ángulo positivo. Hoy por hoy existen stems de muchísimas medidas y angulaciones.
También podemos optar por modificar el manubrio. Si tenemos uno recto, reemplazarlo por uno de doble altura nos permitirá estar más elevados.
Respecto del ancho del manubrio, debemos tener en cuenta el ancho de nuestros hombros. Lo ideal es sumar 2 o 3 centímetros a esta medida. Si el manubrio es mucho más ancho será incómodo para trasladarnos entre autos y en ciclovías, además de que puede traernos dolor en el lado interno de las muñecas.

La posición de las manos 

Una mala posición de las manos es también algo muy común de ver en las calles. Los mandos de freno deben estar colocados de modo tal que al hacer el gesto de frenar, desde la punta de los dedos hasta los hombros, los brazos queden en línea recta, sin quebrar las muñecas.
Además de la posición de los mandos de freno respecto del manubrio, debemos tener en cuenta la distancia. Si están demasiado lejos nos va a costar llegar con los dedos para frenar, mientras que si están demasiado cerca al frenar podemos apretarnos los dedos que están posicionados en el puño.

Desde la punta de los dedos hasta los hombros, los brazos deben quedar en línea recta, sin quebrar las muñecas.

La posición de los pies 

Es normal ver ciclistas en las calles pedaleando con los arcos de los pies, lo cual puede traer dolores en dicha zona. La parte del pie que debe apoyar sobre los pedales es la del metatarso, que justamente resulta ser la más ancha y con mayor base de apoyo para hacer palanca.
Si en algún momento nos interesa reemplazar nuestros pedales, la mejor opción son los de plataforma, en los cuales tendremos mayor apoyo, optimizando nuestras pedaleadas y agregando confort a nuestros pies.

El metatarso es la zona del pie que debe apoyarse sobre los pedales.

 

Por Camilo Candia: fitter, creador de BCC Bike Fitting y Entrenador de ciclismo: 11-5727-0774 | @bccbikefitting | bccbikefitting@gmail.com   

Continua leyendo

ABC

Clases para aprender a andar en bici en Buenos Aires

Publicado

el

Por

Laureano Núñez es ciclista, organiza salidas en bici para principiantes y da clases para todos aquellos –adultos y niños a partir de los 12 años– que aun no saben pedalear y quieren aprender. Las clases son 100% personalizadas.
Debido a la situación actual, disponen de comunicación electrónica para un distanciamiento social efectivo.
Las clases se realizan en Puerto Madero, una vez por semana, acordando los horarios según los requerimientos de los alumnos, y duran una hora.
La idea es tener nociones básicas de cómo pedalear en la ciudad, aprender la técnica, perder el miedo y practicar. También se enseñan nociones básicas de mecánica (como arreglar una pinchadura y cambiar una cámara) y teoría básica sobre seguridad vial para movernos de forma segura.
Las clases finalizan cuando el alumno siente que alcanzó su meta y siente que puede seguir por si solo.
Más info sobre las clases: 112823-1343

Continua leyendo

ABC

¡Son las veredas estúpido!

Publicado

el

Durante decenios los ingenieros de tránsito exprimieron sus “habilidades” (dulcemente engordadas por el lobby automotriz) ampliando la superficie de las calles y reduciendo más y más la de las veredas, para facilitar el flujo del tránsito automotor y limitar el de los peatones. Esta última parte de su obra no la expresaron tan claramente como lo hacemos aquí nosotros, pero lo pensaron y, lo que es peor aun, lo lograron.
Antes de que los ingenieros automotrices (no merecen llamarse de tránsito, ¿no?) destruyeran el espacio urbano, la calle era toda de la gente y los vehículos debían “pedir permiso” para circular por ella. Las veredas eran amplias y la vida social en ellas era intensa. Luego, con las veredas reducidas a la nada y la prohibición de que los peatones utilizaran la calle, se produjo una inevitable decadencia de la vida social y económica de la comunidad.
Pero pese a que todos sabemos esto, a muchos sigue desconcertándonos por qué se presta tan poca atención a las personas a pie, que, en realidad, somos todos.
Para cambiar esto hay que darle la vuelta al proceso de planificación, enfocándonos primero en las veredas como el mejor camino hacia la vitalidad, la sostenibilidad y la equidad. Esto a menudo significa ampliarlas y/o mejorarlas, para que puedan acomodar adecuadamente a los caminantes, así como a muchas otras actividades que contribuyen a la floreciente vida social de una comunidad: mesas en las veredas, cafés, tiendas al aire libre, músicos callejeros, bancos y suficiente espacio para que la gente se detenga a charlar o simplemente a observar a los demás o a dejar pasar el tiempo.
El siguiente paso es pacificar la calle, reduciendo las velocidades y estrechando los carriles, haciendo calles compartidas, calles cerradas a los automotores e intersecciones más seguras para todos los usuarios. Y mantener firme un objetivo: crear entornos en los que resulte necesario y posible el contacto visual entre los peatones y los vehículos, para que se pueda negociar en igualdad de condiciones quién tiene el derecho de paso.
El poder de la vida en la calle puede conectarnos a todos: todas las edades, todas las culturas, todos los ingresos, todas las religiones. Las ciudades que hacen de la vida social (y, en consecuencia, la vida económica local) una prioridad absoluta, han creado algunas de las mejores calles amigables con las personas que conocemos. Han transformado calles en plazas de maneras que la gente nunca soñó que fuera posible. A menudo, estos usos son solo temporales y comienzan como prototipos emergentes experimentales. Las grandes aceras no están grabadas en piedra, sino que evolucionan y cambian con el tiempo, convirtiéndose en lugares dinámicos a los que se desea volver a menudo.
En suma:
– La vida en la calle nos conecta a todos.
– Empecemos por la vereda para crear grandes lugares llenos de gente.
– Desdibujemos la distinción entre vereda y calle cuando sea posible, lo que envía a todos el mensaje de que toda la calzada es un espacio compartido.
– La vida social en las calles es una estrategia clave de desarrollo económico local.
– Experimentar con formas flexibles de compartir las calles entre todo tipo de usuarios: personas a pie, en bicicleta y otros medios sustentables y en automóviles.
Hans Moderman, un famoso ingeniero de tránsito neerlandés resumió con genialidad el papel de los diseñadores urbanos: “Si quieres que la gente se comporte como si viviera en una aldea…, construye una aldea.”

Por Mario García / Foto: michael-blomberg-eYBiU-uAJ3M-unsplash

 

Continua leyendo

ABC

Cómo aprender a andar en bici a cualquier edad

Publicado

el

Ante infinidad de consultas que recibimos en biciclub.com de gente de todas las edades que quiere aprender a andar en bicicleta, esta nota colectiva de nuestros colaboradores proporciona un sistema paso a paso con el cual se puede aprender tanto en solitario como con la ayuda de cualquier voluntario amigo. Con este método un niño aprende en el día y, en el otro extremo, personas mayores con dificultades motoras podrán demorar mucho más pero lo lograrán.

La habilidad que hay que aprender para poder a andar en bicicleta es el equilibrio, no el pedaleo, que es una técnica que se comienza a aprender una vez que se incorpora el equilibrio y que es completamente secundaria con respecto al dominio de la bicicleta.

Las cuatro bases
1. Disponer de una bicicleta de la talla adecuada para el aprendiz, de manera que pueda estar en una posición completamente erguida cuando está sentado, y bajar la altura del asiento hasta que la persona pueda, cuando está sentado, apoyar completamente los pies en el piso. Esta bici no debe tener freno contrapedal, porque su uso exige saber pedalear.

2. Sacar los pedales de la bici de aprendizaje con una llave de 15 mm. Para aflojar el pedal izquierdo hay que girar la llave en sentido horario y para aflojar el pedal derecho en sentido antihorario. De no animarse a hacerlo uno mismo, cualquier bicicletero hará esto de forma gratuita si le decimos cuál es nuestro propósito. Otra alternativa -que es por la que optamos nosotros en las fotos- es aprender en una bici plegable, que tiene muchas configuraciones posibles para comodidad del usuario y además, como los pedales se pueden plegar, no es necesario quitarlos.

3. Elegir un lugar plano, con piso de baldosas o asfalto y con poca gente. No conviene que sea de pasto, pero si que el piso sea firme. La única ventaja del pasto es que, ante una caída, esta será más suave, pero la bicicleta rodará con más dificultad. Conclusión: piso muy firme es mejor.

4. En todas las etapas del procedimiento que describiremos se le debe recalcar al aprendiz la necesidad de que dirija su mirada al frente y no a sus pies y que mantenga los dos dedos de cada mano suavemente apoyados en los mandos de freno.

El procedimiento
1. El aprendiz está sentado en la bici, con sus pies apoyados completamente en el piso, las manos en el manubrio con los brazos levemente flexionados, los dedos índice y mayor sobre los mandos de freno y, como dijimos, con la mirada hacia adelante (foto 1). En esa posición, sin salirse del asiento, comienza a caminar con pasos cortos, y cuando se siente cómodo haciendo esto dará pasos más largos (foto 2). Debemos repetir varias veces este ejercicio, todas las veces que sea necesario para que el aprendiz se sienta cien por ciento seguro y confiado. Es importante en este paso y en todos los siguientes que el aprendiz mantenga los brazos levemente flexionados. La rigidez de los brazos atenta contra el equilibrio. En el final de este ejercicio el futuro ciclista deberá poder separar brevemente los pies del piso -siempre sentado- y experimentar el equilibrio. Una suave bajada en el terreno puede ayudar mucho en la etapa final de este ejercicio. De existir ese desnivel, por una cuestión de seguridad debería terminar en llano.


2. Una vez que el aprendiz se siente seguro, el paso siguiente es impulsar la bici, siempre sentado, pero con los dos pies juntos (foto 3). Si lo hacemos con la suficiente fuerza, el rodado tomará impulso como para romper la inercia y experimentar el equilibrio. Esto se logra luego de impulsarnos con todas las ganas y despegando luego los pies del piso, y volver a tomar contacto con él recién en el siguiente impulso (foto 4). Aquí también sirve una suave pendiente a favor.


3. Como el equilibrio en la bicicleta se logra con el balanceo del peso del cuerpo, en esta etapa el aprendiz debe impulsar nuevamente la bici sentado y caminando pero ahora avanzando en zigzag (foto 5). La idea es que repita esto hasta que puede separar los pies del piso cuando cambia de dirección. Nuevamente, los brazos flojos. Luego, tal como en el paso anterior, hacer este mismo zigzagueo pero impulsándose con los dos pies juntos.


4. Superado ampliamente el ejercicio anterior, o sea con la persona ya capaz de mantener el equilibrio y controlar la dirección de la bici, aunque aun impulsándose con los pies en el piso, ahora debe aprender a frenar. Una forma de hacerlo es hacer una marca en el piso o poner piedritas y que el principiante frene cuando llega a esta señal, aplicando ambos frenos.

5. Ahora reinstalaremos los pedales, dejando el asiento en la misma posición que estaba. El primer paso es aprender a poner la bici en movimiento desde cero y mediante los pedales. Para ello la persona partirá de posición detenida, con el pedal con el que se sienta más seguro en posición de las 2 en el caso del pedal derecho y de las 10 en el caso del izquierdo (foto 6). Ahora el aprendiz ejercerá presión sobre el pedal elegido, poniendo la bicicleta en movimiento y equilibrándose hasta que la bici esté por detenerse. Repetir esto varias veces, en lo posible con los dos pedales, hasta que se domine el ejercicio.

6. El paso siguiente es subir el asiento hasta una posición de pedaleo cómoda pero no deportiva (ya llegará el momento de aprender la técnica más refinada de pedaleo), en la que aun pueda apoyar cómodamente ambos pies en el piso. El aprendiz debe seguir bien erguido. Con esta nueva altura de asiento repetiremos varias veces el procedimiento de arranque, de control en zigzag y de frenado. En esta etapa es ideal poder acompañar al aprendiz caminando tras él durante sus primeras experiencias para transmitirle confianza, evitando darle indicaciones verbales cuando está en el intento.

Con este procedimiento cualquier persona puede aprender a pedalear, algunos en pocos minutos, otros en dos o tres jornadas. Los más chicos son los que más rápidamente aprenden.

Les recomendamos también consultar esta nota de Biciclub:
https://biciclub.com/aprender-a-pedalear-de-grand/

Continua leyendo

Más Leídas