Ocultar Barra

Cómo lograr la armonía funcional entre el cuerpo y la bici

Fecha: 08.06.2020

Una de las recomendaciones que hago permanentemente en mi actividad como Coordinadora de Tu Momento By Specialized** se refiere a la importancia que tiene que nuestro cuerpo y nuestra bicicleta armonicen funcionalmente. Cuando decidimos comenzar a andar en bicicleta lo principal es realizar un fitting en nuestra bici, aunque sea de manera casera. Hacer un bike fitting significa que vamos a adaptar nuestra bicicleta a las particulares medidas de nuestro cuerpo, como nuestra estatura, nuestras proporciones corporales, nuestro largo de tronco, piernas, brazos, etcétera.

Para ello recomiendo seguir los siguientes pasos.

1. El primero es equilibrar el asiento, que esté plano, ni la punta para arriba ni para abajo, ya que las inclinaciones pueden lastimar el tejido sensible. Esto lo controlamos usando un nivel de albañilería.
2. Lo siguiente es nuestro largo de piernas, dado que un asiento más bajo o más alto que lo necesario nos puede generar fatiga muscular y lesiones. Una manera sencilla de encontrar la altura justa del asiento es sentarnos en la bici mientras alguien nos sostiene en equilibrio y apoyar nuestro talón en el medio del pedal cuando este se encuentra en la parte inferior del giro. En esa posición nuestra pierna debe quedar estirada con comodidad. Si mi rodilla queda flexionada el asiento está bajo y si mi pierna queda tan estirada que tengo que tocar el pedal con la punta del pie es que el asiento está alto.
3. Deberemos ahora acomodar nuestros mandos de freno. Para ajustar el ángulo de los mandos de freno debo colocar las palmas de las manos sobre los puños con las manos estiradas, apoyadas en las palancas de freno, e imaginar una línea recta desde mi hombro hasta el final de los dedos, sin quiebres en las muñecas. También debemos chequear la distancia entre los mandos y el puño, de manera que nos resulte fácil alcanzar las palancas de freno sin estirar demasiado el dedo, ya que si está muy alejada lo más probable es que tengamos que frenar sí o sí con más de un dedo, lo cual es incorrecto y peligroso, y si están muy cerca no nos permitirá hacer buena palanca. La forma de regularlas es haciendo girar un pequeño tornillo interno del mando.
4. Mandos de cambio (shifters): esto es muy importante, porque necesitamos meter cambios de manera eficiente y rápida, sin descuidar el agarre de los puños, ya que si no podríamos caernos al soltar el manubrio para meter un cambio. El indicador de una correcta posición del shifter es que podamos meter cambios con nuestro dedo pulgar sin tener que soltar los otros dedos del puño.
5. Es hora del seteo de la horquilla de suspensión, lo que va a hacer más placentero y cómodo nuestro andar. En general hay dos tipos de horquillas. Unas son con sistema mecánico, que no pueden ser infladas y que no pueden ser reguladas. Otras son las horquillas con sistema de aire, que vamos a inflar de acuerdo a nuestro peso y gusto, dado que están hechas para setearse de acuerdo al peso y gusto de cada ciclista. Algunas bicicletas tienen dos suspensiones, una adelante y otra atrás, aunque lo más común son las hardtail o rígidas, que solo tienen suspensión adelante. En cualquiera de los casos mencionados (doble suspensión o hardtail) es necesario que las suspensiones esten infladas con el aire que sea necesario acorde a nuestro peso. No es lo mismo inflar la suspensión para un usuario de 50 kilos que para uno de 90 kilos. Por lo general las horquillas cuentan con una pegatina gráfica indicadora de las escalas de aire correspondiente a cada peso. Para la regulación de nuestra horquilla de aire necesitamos un inflador de horquilla (no confundir con el inflador de cubiertas), que se consigue en tiendas especializadas. El siguiente paso es la regulación del rebote de la suspensión, o sea la rapidez con la que la horquilla va a subir y bajar. Lo aconsejable es comenzar con un rebote en el punto medio y de ahí en más ir probando en cada salida el rebote hasta llegar a nuestro punto ideal de comodidad y control de la bici.
6. Presión de los neumáticos. Es fundamental tener en cuenta esto si vamos a andar en la montaña o en caminos de tierra. Erróneamente se cree que una cubierta inflada al máximo nos va a dar mayor velocidad. Esto es absolutamente incorrecto. Las cubiertas están diseñadas para adherirse al terreno y copiarlo, por lo que si las inflamos al máximo les estamos quitando funcionalidad. La presión aconsejable en un neumático de MTB es entre 20 y 25 psi, dependiendo lógicamente del terreno y del peso del usuario. En el caso de utilizarlas en la montaña nos debemos manejar con una presión de entre los 18 y los 22 psi como máximo. Debemos tener en cuenta que hay dos tipos de válvulas: la de auto o Schrader, la más ancha y corta, y la Presta, más delgada y larga, que debemos desenroscar para poder inflar.


*Pilar Adoue es de Mendoza, embajadora de Specialized Argentina y coordinadora de Tu Momento by Specialized. Contacto: @pili_adoue
**Tu Momento by Specialized son salidas en bici organizadas por la marca desde distintas tiendas autorizadas Specialized de todo el país: www.specialized.com/ar/es/tu-momento

Foto 1: Juani Cocuelle | Foto 2: ubice.com.ar


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: ABC

Tags: , , , , , , ,

Dejá tu comentario

    No Banner to display

    LEELA GRATIS ACÁ

    Nº 309 - Septiembre 2020


    > El atrás de escena del documental sobre la hazaña de Jean Maggi
    > Ciclovías en América Latina: ¿Temporales o permanentes?
    > Mecánica: desnudamos las mazas de cambios internos.
    [+]

    philco

    ubice

    adsgoogle