Conectá con nosotros

Deporte y Entrenamiento

Daniela Donadío: 20 años de Río Pinto

Publicado

el

Más de 4000 corredores se acercaron a La Cumbre para festejar los 20 años del Desafío al Valle de Río Pinto.
Las lluvias de este año hicieron estragos en los caminos. Además, las crecientes de febrero obligaron a realizar algunos cambios en el recorrido, puntualmente en el tramo que va de Capilla del Monte a San Esteban.
Tras un polémico final, el barilochense Cristian Ranquehue (Olmo) resultó el vencedor en la general masculina de la carrera, seguido por el cordobés Juan Pablo Pereyra y Eduardo Vera. Por tiempos, Pereyra había resultado ganador, pero los comisarios deportivos no lo consagraron, relegándolo al segundo puesto, ya que Pereyra le cortó la línea de paso en la recta final de la competencia al de Bariloche, algo que no está permitido.
Entre las Damas, la ganadora de la general fue la jujeña Agustina Apaza (Merida), sumando de esta manera seis triunfos en su historia de Río Pinto. El segundo lugar fue para Carolina Maldonado, mientras que el tercero fue para Lorena Fernández.
A continuación, el relato desde dentro de la carrera de la reconocida ciclista Daniela Donadío, hoy directora de Expo Bici y organizadora de eventos asociados a la bici en general.

Para los que amamos sufrir

Por Daniela Donadío
11203566_10153263617464710_3655033685805712874_o

Me decidí a ir a Río Pinto porque el equipo Imperial Cord, del cual soy manager, participaría de la competencia, con muchas aspiraciones de estar en los podios.
Por otro lado, este año organicé por primera vez el Gran Fondo de Buenos Aires, una carrera de ruta de 100 kilómetros de extensión sobre las calles de la ciudad. Para estar mejor preparada para organizar este evento en su segunda edición del 2016, programamos con Marcos, mi marido, un viaje a Nueva York para ver el Gran Fondo que se realizará en esa ciudad. Pero luego pensé que ver esa carrera no me aportaría nada y que si la corría tendría la verdadera experiencia enriquecedora para organizar luego un nuevo y mejor Gran Fondo en Buenos Aires. Así que en marzo de este año me dispuse a entrenar, luego de seis años sin hacerlo, para correr en Nueva York 160 kilómetros ¡en nada menos que tres meses! Dos semanas antes de esta carrera se avecinaba el Desafío del Río Pinto. Por mi cabeza pasó el pensamiento: “¿Y si me anoto? Qué mejor entrenamiento para los 160 kilómetros del Gran Fondo de NY que correr Río Pinto?” Y me fui a la aventura.
Claro, lo pensé muy a la ligera, sobre todo porque mi bici de MTB estaba en una bicicletería para venderse hacía ya 10 meses. Imaginen lo que era, que no la pudieron vender. La fui a buscar, le saqué las telarañas y salimos hacia La Cumbre.
Hacía mas de seis años que no me subía a una mountain bike. A la de ruta siempre hice intentos de volver luego de tener a mis dos hijos, pero las circunstancias hicieron que fracasara.

La previa
El jueves anterior al Desafío salimos con el equipo Imperial Cord a hacer la mitad del recorrido. Ahí caí en la cuenta de que mi bici era una hermosa catramina y que me dolía la espalda y no podía seguir el ritmo del grupo. Llegué a San Marcos Sierra pensando: ¡Me falta la mitad! El domingo no largo, esto es imposible.”
Pero recordé las palabras de mi amiga Paula: “Te presto mi bici, todo XTR, carbono full…” Los ciclistas tenemos un lema: la familia no se toca y la bici no se presta. Pensé: Paula todavía no es tan fanática, no le agarró aun esa locura del ciclismo, así que se la voy a aceptar, ahora que todavía no se dio cuenta. La bici: ¡una nave!
11216521_10153263618664710_1310286342920139196_o
El día de la carrera

Me levanté con menos entusiasmo que un caracol intentando cruzar la calle. Imagínense la fe que me tenía que entre geles y comida puse plata para tomarme un remís en caso de no completar el recorrido.
Pensé diez mil veces en no largar. Sentía, por un lado, la presión de llevar un nombre y un buen historial ciclístico y, por el otro, me decía: lo estoy haciendo para entrenar, me tengo que divertir y listo.
Entrando en calor me pongo a hablar con una de las mejores corredoras y le cuento las pocas ganas de largar que tenía, a lo que ella me dice: a mi me pasa lo mismo. Pensé, si a ella le pasa esto, el sentimiento debe ser un un mal generalizado, parte de esa sensación de nervios previos a largar con mezcla de incertidumbre que te hace pensar: me quiero ir con mi mamá.
Pero le puse garra y me dije: que sea lo que dios quiera.
Me fui junto a Marina Beccaglia a la largada. Llegamos tarde. Ella, prioritaria, pasó a los gritos hasta la punta y yo me quedé por el medio, silbando bajito y esperando la largada. Mientras, el locutor nos pedía tranquilidad, ya que nos aguardaba una salida de dos kilómetros en bajada por asfalto, a casi 300 mujeres, todas juntas. ¡Un peligro!
Empieza la cuenta regresiva y el locutor que dice: “Está llegando el primero” (los varones de Elite habían largado a las 8). La moral por el piso: ellos estaban terminando y nosotros ahí, todavía sin salir. El sol a las 10.30 ya estaba calentando, pero los chicos que salieron a las 8 AM lo habían hecho con tres grados de sensación térmica. Un verdadero desafío encontrar la ropa adecuada para no morirte de frío en la largada y no cocinarte en plena subida, más adelante.
Cuando vi a mi amiga Paula le di las manguitas, lo único que me había quedado de abrigo. Primer acierto.
5, 4 , 3, 2, 1, largamos…
Empiezo a pasar. Iban muy rápido y estaba peligroso, pero el oficio no se pierde por más que haya estado tantos años sin subirme a una bici. No sé cómo, pero a los 100 metros ya estaba en el pelotoncito puntero. En eso empieza una avalancha de mujeres tiradas por el piso. Paso rozando, no me caigo de suerte. Mi pierna apreta la jeringa con aceite que estratégicamente estaba colocada para que después de los vados vaya lubricando de a poco la cadena. Chau aceite. ¡Ups! ¿Y ahora?
Anita Wullf me había dicho: “Andá hasta el guardaganado con el pelotón, que después viene la bajada, ahí no vas a perder nada.”
La voz de ella me resonaba, pero al mismo tiempo otra voz me decía: “¡No te hagas la pro que recién salís y el otro día no pudiste ni hacer la mitad del recorrido!”
Subimos y sigo viendo la punta, ilusionada porque las piernas me respondían. Me entusiasmaba ver tantas mujeres a mi alrededor poniéndole tanta garra.
Llegamos a la bajada y me siento como pez en el agua. A pesar de los años sin subirme a una mountain bike no me daba miedo bajar, iba pasando gente en las curvas, me encantaba, lo estaba disfrutando muchísimo.
Los vados tenían mucha agua, por demás. El año pasado había la mitad de agua. Las lluvias se notaron.
Conocía el recorrido hasta San Marco Sierra, luego era todo nuevo para mí. Unos 15 kilómetros antes de llegar a dicha zona, pasa la punta de los Máster C ¡¡¡Que lindo ritmo!!! ¡Hicieron que esos 15 kilómetros se pasaran volando!
Los puntos de hidratación estuvieron en los lugares perfectos. Antes de la subida había uno, por lo que me tomé lo último de mi caramañola y sin bajarme de la bici la llené y seguí. Amé esas botellas nuevas de agua que tienen el plástico tan frágil que al apretarlas un poco te mojan hasta el apellido. Hasta ayer las odiaba, ahora descubrí que para las carreras son geniales.

Subida al Mirador
Nos esperaban 8 kilómetros de constante subida. Yo sabía que eran 8, pero la computadora se me había roto y no me tomaba la distancia. Me llamó la atención la cantidad de hombres caminando en la subida. Pensaba: no hay chance, es más dura caminando que en bici. También ahí te encontrabas los que salieron con 5 grados y estaban emponchados al punto de morir sofocados. Ese era el momento donde uno bendecía el haberse puesto solo camiseta y pantaloncito corto.
Al rato pregunto a unos: “¿Falta mucho para que termine? (la subida del Mirador)” Me dicen que tres kilómetros. Sigo y sigo, escucho mi respiración y la voz de aliento de la gente. Ese es el espíritu de Río Pinto, la cordialidad y el aliento mutuo. Y ahí nomás, en una curva, vengo sufriendo y veo adelante mío, pedaleando a un muy buen ritmo, a un chico con una sola pierna. Lo felicito, le doy ánimo y me siento una idiota por sentirme cansada.
Sigo y pregunto a otros: ¿Cuánto falta? ¿Saben? Me dicen que tres kilómetros. Atrás mío escucho a una chica que me dice: “No preguntes más, cada vez faltan más kilómetros, ¡es imposible!”
Llegamos arriba, la cintura me duele, como unas frutas secas -recomendación de Anita Wulff. Lo salado, entre medio de tanto dulce (geles, Gatorade, barritas), me hace bien.
Empieza el eterno regreso, subidas largas, bajadas largas, por momentos prefería las subidas porque el dolor de espalda se sentía muy fuerte.
Yo sabía que donde encontrara a Carlitos (el aguatero del team) iban a faltar 15 kilómetros. El tema era que al no haberlos hecho nunca no sabía cómo eran. Subida empinada de piedras, muy técnica, caminos de pasto, simplemente se me hicieron de chicle.
Vengo andando y divago en mis pensamientos: me recuerdo ciclista y a la vez madre de dos hijos y me digo: tu vida ya no es un podio. Me emociono hasta las lágrimas pensando en ellos y le meto más fuerza que nunca.
Mi meta era, por lo menos, no hacer un papelón. La última vez que había corrido un Pinto había sido en el 2007, año en que obtuve un tercer puesto. Había sido mi debut y despedida.
Llegué muerta pero feliz. Fue una locura hacer como primera carrera un Pinto, después de seis años sin competir, pero así somos los ciclistas, nunca dejamos la bici por más que nos alejemos. El oficio no se pierde, la cabeza se sigue teniendo; falta el estado físico, que es el que hay que entrenar para poder disfrutar cada día más.
Logré el objetivo, terminé muerta pero disfruté mucho, me sentía feliz arriba de la bici otra vez, llena de amigos y gente conocida alentando el paso. Una carrera que por lo menos una vez en la vida recomiendo hacerla. Eso sí, entrenen, no es fácil y no es para cualquiera. Es para esas personas que de alguna forma aman sufrir y saben poner todo en lo que hacen.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Eventos

En el corazón de la Bahía de Nordelta abrió un nuevo y espectacular Scott Store

Publicado

el

Por

Con una selecta presencia de gente que forma parte del mundo de la bici, amigos y familia, el pasado jueves 30 de diciembre abrió en Avenida del Puerto 240 de Nordelta un nuevo Scott Store, en el marco de un evento tan sofisticado como los productos de la marca suiza.
Se trata del tercer Scott Store que inaugura el Grupo Tolosa —el primero fue el de Pilar y el segundo el de San Isidro.

La tienda es exclusiva de bicicletas Scott y entre su line-up cuenta con todo el abanico de mountain bikes y bicis de ruta y gravel que está produciendo Scott en Argentina, más los modelos de alta gama que llegan directamente ensamblados de origen.

Además de todas las joyas de la marca suiza, la tienda dispone de un sin fin de accesorios y componentes de las marcas más importantes del rubro de la bici: Syncros, Shimano, Sram, Maxxis, Vittoria, Schwalbe, Oakley, Santini, Muc-off, Look, Milkit, Fox, Rock Shox, Profile Design, Camelbak, Pirelli, Elite y DT-Swiss, entre otras.
 

Esta sucursal, como todas las desarrolladas por Matías Carsillo, ofrece muchísimos productos y servicios de vanguardia, pensados para darle al ciclista todo lo que necesita y más también, así como un servicio técnico de primera línea.
Como nos tienen acostumbrados las tiendas Scott del Grupo Tolosa, al entrar en cada una de ellas se respira ciclismo y camaradería. Al instante se percibe que cada miembro del staff que nos recibe, aparte de ser grandes amantes del ciclismo poseen un amplio conocimiento técnico y gran capacidad de asesoramiento.


Avenida Del Puerto 240, Nordelta (BA)
11-3301-3204
www.scottstorepilar.com.ar | Instagram: @scottstorenordelta

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Zion hace grandes bicicletas, participa en carreras… y gana

Publicado

el

Por


Nacida en 2019 a partir de la inquietud de un grupo de empresarios unidos por su amor a la bici, la marca Zion participó por primera vez en el afamado Rally Tandil como mainsponsor.
La marca y su equipo de corredores estuvieron presentes además durante los días previos a la carrera con un stand donde expusieron sus bicicletas y en el cual se realizó un desafío impulsado por la marca para participar del sorteo de una bicicleta Zion Strix. E instalaron el arco de largada y llegada y repartieron variedad de regalos durante la entrega de premios.



En cuanto a lo deportivo, el equipo Zion Factory Racing Team participó de la carrera del día domingo con dos de sus deportistas, Agustín Córdoba y Nehuén Olguín, quienes obtuvieron el primer lugar en sus categorías: el primero en categoría Elite y el segundo en categoría Juveniles. Ambos compitieron con mountain bikes Zion Diablo de fibra de carbono, tope de gama de la marca.


Un catamarqueño de apellido Córdoba que vive en Mendoza

Agustín Córdoba tiene 27 años y nació en la localidad catamarqueña de Tinogasta, donde era estudiante de Artes Visuales, aunque actualmente reside en la provincia de Mendoza, donde es parte del equipo de ventas de la tienda de ciclismo Matt Bikes.
Pero no menos importante en su vida es lo que hace sobre la bici, cuyas capacidades demostró luego de cruzar la meta de Tandil en el primer lugar de la categoría Elite.
Festejo y la mirada puesta en el futuro: “Ya me encuentro preparando mis próximos objetivos para esta nueva temporada —afirmó—, entre ellos grandes clásicas como los campeonatos argentinos de XCO y la Vuelta de Mendoza de ruta. Sueño con poder representar a mi país, a mi provincia y a la marca en una Copa del Mundo. Creo que la bici hoy forma parte de mi vida, disfruto de ella todos los días.”

En la post carrera Agustín nos aseguraba que la de Tandil había sido una gran experiencia en la que todo había salido según lo planeado: “Pude quedarme con el primer puesto y disfruté del trazado de principio a fin. Es una carrera para volver, pasamos unos maravillosos días con el Zion Racing Team y su gente y con mis compañeros de equipo.”

Durante esta temporada compitió con la mencionada Zion Diablo, sobre la que ganó campeonatos y obtuvo podios en grandes clásicas: “La Diablo es actualmente el modelo tope de gama de la marca y es un excelente producto. Lo que más admiro del modelo es su geometría; el cuadro se adhiere a todo tipo de terreno, dejándote fluir y disfrutar de la forma más segura.”

“Me gusta el deporte, me apasiona el ciclismo”

El otro ganador Zion de la tarde tandileña se llama Nehuén Olguín, solo tiene 17 años y vive en Luján de Cuyo, Mendoza, donde actualmente cursa el quinto año de la secundaria en una escuela técnica. Confiesa que le gusta el deporte en general pero que particularmente le apasiona el ciclismo, aunque en sus tiempos libres también hace trekking en la montaña, no le escapa al running y le da placer ir al gimnasio.

En Tandil se lució en su categoría, Juveniles, en la que se coronó campeón. Festejó junto a su equipo y muy poco después ya estaba, tal como su compañero Córdoba, con la mirada puesta en el futuro inmediato: “Mis metas para la temporada 2024 son las carreras más importantes del país: Altas Cumbres, Río Pinto, Trasmontaña, los campeonatos fecha única que se realicen y la idea es ir a la primera fecha de la Copa Mundial UCI de XCO que se va a correr en Brasil.”


Nehuén ya ganó en su categoría en Río Pinto y en el Transmontaña, fue en dos ocasiones campeón binacional en ciclismo de ruta y campeón argentino en la modalidad XCS por etapas en la provincia de Mendoza en 2022. Ganar en Tandil ya al fin de la temporada fue una especie de broche de oro: “Nos sentimos muy conformes en el Rally de Tandil y también muy bien recibidos. El circuito fue muy duro y muy bueno y pudimos dar un poco de batalla. En la primera vuelta nos escapamos con Agus, mi compañero de equipo, y en la segunda vuelta el equipo se disolvió un poco pero nos quedamos con el primer lugar, yo en la categoría Juveniles y mi compañero en la categoría Elite. Nos vinimos con una experiencia muy positiva y muy contentos de haber participado. Ambos corrimos con la Zion Diablo, la tope de gama de la línea de fibra de carbono de la marca. Es un misil, va muy bien, es muy estable, la geometría es espectacular. Muy linda bici y super recomendable.”

Se vienen nuevos modelos de Zion

En Tandil tuvimos la oportunidad además de hablar con uno de los directivos de Zion: “Como marca estamos muy contentos del crecimiento y de poder seguir desarrollando nuevos equipos de ingeniería y de calidad de las bicicletas. Invertimos mucho en equipamiento para la linea de trabajo, adquiriendo nuevas herramientas y maquinaria. Además, en este Rally pudimos exhibir nuestro nuevo color del modelo de carbono que se sumará al nuevo lineal que amplía nuestra familia y gama de bicicletas.”

www.instagram.com/zion_bikes | zion-bikes.com

Continua leyendo

Eventos

Ladies Power Cycling Team en la Primera Doble Bragado Femenina – El Documental

Publicado

el

Por

El pasado viernes por la noche en @cimacafeclub, se presentó el documental sobre el @ladiespowercycling en la Primera @la_doble_bragado_arg_femenina.


Un excelente registro producido por #TEAMMZ en el que se muestra desde adentro como se vive una carrera.

Charlamos con Ivan Vañek y Sofía Enecoiz, sus realizadores.

El documental podés verlo en Youtube en esta dirección

Continua leyendo

Eventos

Nueva experiencia de Specialized y Bikepoint en Nordelta

Publicado

el

Por

En el Centro Cívico de Nordelta, frente a la iglesia del barrio, Bikepoint inauguró un nuevo local con bicicletas Specialized y accesorios de primera calidad, con un concepto integrador de deporte, nutrición, salud, cuidado personal, atelier de bicis y vida social. Esta tienda busca convertirse en generadora de experiencias y punto de encuentro para apasionados del ciclismo, aficionados y público en general.
En un entorno inigualable, con la caída del sol como guiño de la naturaleza, amantes de la marca Specialized, el ciclismo, el deporte y el bienestar, se congregaron para la inauguración de este local de Bikepoint con una apuesta que buscará convertirse en un punto de encuentro para rodadas, charlas sobre ciclismo, reparación y atelier de bicicletas,
Esta nueva tienda de Bikepoint se suma a la de Pilar en una apuesta de sus dueños y de la marca Specialized por acercar los atributos y productos a un público ávido por las novedades en investigación y desarrollo a los que la marca californiana nos tiene acostumbrados.
En el evento estuvieron presentes ciclistas aficionados, competidores amateurs, profesionales, representantes de la marca y de diferentes compañías de componentes y accesorios que proveen al local, como así también público en general.
Más info https://www.bikepoint.com.ar
Continua leyendo

Más Leídas