Ocultar Barra

De París a Londres en bici: la ruta Vía Verde en familia

Fecha: 22.01.2019

  

Desde París a Londres, la ruta llamada Vía Verde permite hacer cicloturismo y conocer sitios de gran valor cultural. Una alternativa para ciclistas de todos los niveles físicos y técnicos.

Por Fernando Giannini*

Había que saldar una deuda, una promesa hecha a la familia: algún viaje cambiaría el desafío físico y técnico por una experiencia más tranquila, de tinte histórico. Así fue que buscando alternativas de cicloturismo en el Viejo Mundo encontré una interesante publicidad que describía la Vía Verde, ruta cicloturista relativamente nueva que une dos de las capitales más emblemáticas y sorprendentes de Europa: París y Londres.

LO DIFERENTE
A diferencia de nuestras travesías y/o expediciones, allá está ya todo muy armado. Si bien el recorrido se puede hacer auto guiado (como fue nuestro caso) la oferta de opciones es inimaginable. Hay recorridos alternativos (bici-tren), guías, traslados de equipajes e incluso está la opción de la bicicleta eléctrica. De esta forma el recorrido quizás deja de ser un desafío para pasar a ser una alternativa cicloturística al alcance de todos los niveles físicos y técnicos existentes.
Allí todo funciona y todo se cumple, no existen sorpresas desagradables de los prestadores que incomoden a los cicloturistas y, lo más importante, el marco de seguridad es inimaginable para quienes venimos de países sudamericanos. Hay ciclovías específicas para transitar en bicicleta y cuando estas son compartidas por peatones y/o autos se siente que la convivencia es posible sin exponer a los más débiles del tránsito. En cuanto al tema de la delincuencia, es otro chip que podemos sacar de nuestra cabeza.

EL RECORRIDO
El recorrido total es de unos 400 kilómetros, divididos en seis días ininterrumpidos de pedaleo para unir París con Londres. Transitamos durante cuatro días la parte centro oeste de Francia (Normandía) y por dos días la parte sureste de Inglaterra, incluido el cruce del Canal de La Mancha en ferry. Pedaleamos unos 65 kilómetros por día, que se cumplen, debido a lo interesante del recorrido, entre 4 a 6 horas, siendo un promedio lógico los 10 a 12 kilómetros por hora. Las etapas en Francia son planas y en Inglaterra ya hay más desnivel. En total se acumulan unos 2.500 metros con desnivel positivo, pero 1.100 están concentrados en una sola etapa.
La señalización varía en cada país. En Francia existen carteles propios de la Vía Verde que indican los desvíos más importantes, ayudados por pequeñas flechas naranjas. En Inglaterra hay distintas alternativas de la National Cycle Network (NCN), una red de ciclovías de más de 23.000 kilómetros de todo el Reino Unido, señalizada por carteles azules y flechas naranjas y/o verdes.
Mi temor era andar mucho por rutas, pero fuimos gratamente sorprendidos por kilómetros y kilómetros de ciclovías en perfecto estado, muy bien señalizadas, que conjugan sectores asfaltados, algunos de tierra e incluso tramos de sendas al mejor estilo bosque patagónico. Hay muy pocos tramos compartidos con los vehículos, la mayoría de ellos en las entradas y salidas de las ciudades, aunque incluso en estos casos el diagrama del recorrido incluye parques y zonas de poco tránsito, una combinación casi perfecta para el ciclista.
Otro aspecto en el que debemos hacer necesariamente un cambio de chip la bici. Si somos ciclistas acostumbrados a buscar lo mejor, lo último, lo más liviano, los europeos nos demuestran que tienen lo que hay que tener y nada que no sea necesario. El mejor ejemplo de esto es el tipo de bicis que nos alquilan, que están más que bien para esta travesía: rodado 28, cuadros de acero o aluminio pero pesados, cubiertas finas, 30 velocidades, frenos v-brake, parrilla con alforjas y bolso delantero y estado de mantenimiento impecable. Con esto sobra y nos ahorramos el engorroso viaje con la bicicleta propia. Sin embargo, nosotros pudimos comparar, ya que por cuestiones deportivas (mi participación en el Mundial de MTB de Orientación), había llevado mi propia bici, la cual fue usada por mi esposa. Pero mi hija y yo utilizamos las de alquiler.

EL VIAJE
La mejor forma de documentar este viaje es dividirlo en tres partes. La primera es la parte histórica, donde los protagonistas son el inicio de la etapa uno o salida de París y el final de la etapa seis o llegada a Londres. La segunda parte está conformada por la Normandía francesa (etapas dos, tres y cuatro) y la última es la etapa inglesa (etapa cinco).

Recorrido histórico
Imagínense salir pedaleando de París. Un recorrido difícil de olvidar. Pasamos por sus más icónicos monumentos, como Notre Dame, la Torre Eiffel, los Jardines del Trocadero, el Arco de Triunfo y los Campos Eliseos. Es imposible transitar este sector sin detenerse a grabar mil veces en nuestras retinas lo que antes vimos en múltiples postales y, aunque nos emocionamos con impactantes paisajes, les garantizo que pueden pasar del asombro a la emoción en instantes. Así vi a mi hija, que si bien es joven (27 años), ya tiene muchos kilómetros recorridos en bici.
Aun shockeados por lo visto y pedaleando ya por Longchamps, pasamos a la frutilla del postre: el recorrido a orillas de un río Sena ya no urbano, por más de 25 kilómetros a través de zonas de bosques y praderas, para así llegar al final de esta primera etapa, el poblado de Cergy.
Algo similar sucede al llegar a Londres. Partimos de East Grinstead y a los dos kilómetros ya transitábamos por ciclovía y las praderas inglesas. Pasamos por los impresionantes campos de lavanda (Mayfield Lavander Fields) florecidos. Pedaleamos por las márgenes del río Wandle y después por el mítico Támesis arribamos a la Abadía de Westminster, frente a la Plaza Trafalgar, para finalizar el viaje en el puente de Westminster sobre el Támesis, con una vista privilegiada del parlamento inglés con su símbolo, el Big Ben (ahora y hasta el 2020 en plena restauración). Estas etapas ameritan tomárselas con toda la calma posible, olvidarse de que uno está pedaleando y concientizarse de qué se está conociendo, para no hacerlo apresuradamente. En mi caso, gracias a mi esposa e hija, pude lograrlo.

La Normandía
Este tramo comprende las etapas dos, tres y cuatro. Se transita por esta región característica de Francia saliendo desde Cergy y terminando etapas en Gisors y Forges-les-Aux. Las etapas son llanas a ligeramente onduladas y dan la oportunidad de pasar por muchos pequeños poblados con castillos medievales, fortalezas e iglesias antiguas.
El recorrido sorprende minuto a minuto, permite interactuar con los lugareños, principalmente en las ferias de los pueblos, donde se puede adquirir quesos típicos de esta región a precios muy razonables para luego degustarlos en algún stop del recorrido.
Si somos seguidores del ciclismo deportivo, pedalear por algunos sectores como los campos sembrados nos trae recuerdos de las etapas llanas del mítico Tour de Francia.
El final del recorrido francés es en Dieppe, zona balnearia con puerto. Arribamos al mediodía y buscamos la playa en un sector de sus acantilados característicos, pudimos bañarnos en el Canal de la Mancha y tener nuestro picnic con quesos lombardos y vino rosado francés. A las 6 de la tarde comenzamos el cruce en ferry hacia Newhaven para despedirnos de Francia y arribar a Inglaterra.

El sudeste de Inglaterra
En este país el sentido de tránsito es por la mano izquierda. Hay que cambiar la idea que tenemos grabada. En nuestro caso tuvimos que ayudarnos prácticamente todo el primer día, recordándonos los tres una y otra vez, ya que al mínimo descuido buscábamos intuitivamente la derecha, lo que implicaba un riesgo.
Esta es la etapa cinco, que se puede considerar la “etapa reina”. Si bien tiene diferentes alternativas (partes tren, partes bici), también permite ser pedaleada completamente, cumpliendo con unos 85 kilómetros y sumando más de 1.000 metros positivos pero transitando por una zona interesantísima y variada.
Partimos temprano de Newhaven porque el objetivo era pedalear todo el recorrido. En los primeros siete kilómetros fuimos por la costa del Canal de la Mancha para luego dirigirnos a Polegate, donde tomamos la conocida Cuckoo Trail, una antigua vía de tren transformada en ciclovía (NCN 21), en su mayoría de tierra, que transita dentro de bosques antiguos. Si sos un biker de aquellos, los sentirás como propios. El desnivel, si bien es importante, máxime teniendo en cuenta las bicicletas utilizadas, no es una limitante. La mayor parte de él está en un sector de unos 25 kilómetros de ruta vehicular asfaltada y con muy poco tránsito. Con paciencia y estado se sortea el tramo y se puede hacer la etapa en su totalidad. En nuestro caso necesitamos ocho horas y media, pero valió la pena con creces haberlo hecho.

Si tuviese que hacer un balance, diría que logramos disfrutar mucho este viaje. Una de las claves es intentar no contaminarnos de preconceptos en cuanto al tipo de viaje y recorrido. Es un acierto mayúsculo hacerlo, nos amplió los horizontes en cuanto a destinos posibles. Si bien el tiempo ya comienza a avisarnos que nos queda menos, un viaje de estas características y con el plus de hacerlo en familia nos permite fortalecer nuestra teoría familiar de que realmente lo único que tenemos es tiempo y ésta es una excelente forma de invertirlo. No les quepa ninguna duda.

Para obtener información adicional del viaje como tracks, alojamientos, época del año recomendada, pueden escribirme a fagian3@gmail.com.


*Corredor de aventura, cicloturista, Doctor en Bioquímica, Magíster en Diseño de Fármacos, profesor de la Universidad Nacional de San Luis. Coordina TransSierras Expediciones y Aventuras: www.transsierras.com.ar


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Viajes en bici

2 Responses to “De París a Londres en bici: la ruta Vía Verde en familia”

  1. Victoria dice:

    Hola. Maravillosa propuesta. Dónde puedo averiguar precios ? Gracias. Victoria. La Plata.

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 292 - Abril 2019


> Cómo alcanzar la mejor posición sobre la bici.
> Bikefitting: Reglas para posicionar correctamente el asiento.
> Los 15 mandamientos de la alimentación deportiva.
[+]

    canaglia

    philco

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable