Ocultar Barra

Elogio del ciclismo lento

Fecha: 11.04.2018

Una de las cosas más beneficiosas que puede aportarle la bicicleta a la vida urbana es una suerte de pacificación del tránsito, naturalmente alocado por una superpoblación de máquinas a motor en las que el único esfuerzo que hay que hacer para andar más y más rápido es apretar levemente el acelerador. Pero los que andamos en bicicleta solemos contagiarnos del insano ambiente de velocidad y apuro que genera la manada automotriz y terminamos intentando ir a su ritmo, o incluso a mayor ritmo a medida que vamos descubriendo que para trayectos urbanos somos realmente más rápidos que cualquier súper automóvil. Y con ello desnaturalizamos a la bici, la convertimos en un apéndice de aquella masa metálica y dejamos de aportarle a la ciudad nuestra más preciada virtud, la baja velocidad.
Además, una de las claves para disfrutar plenamente de la bici en la ciudad es bajar la velocidad y andar más seguros, más placenteramente, llegar a destino más calmados y relajados, disfrutando del momento y de lo que nos rodea. Para nada es necesario imitar a los automóviles, porque para hacerlo nada mejor que bajarse de la bici y subirse a un auto o a una moto…
Por esta demanda de lentitud es importante que para la ciudad optemos por bicicletas que nos permitan una posición erguida y confortable, con buena visión de nuestros alrededores, con mínimos cambios de marcha, con algún portapaquetes para trasladar cosas. Una máquina simple y cómoda. Lo contrario de una súper equipada mountain bike o de esas inútiles símil pisteras que nos obligan a posiciones incómodas, que nos dificultan la visibilidad de nuestro entorno y nos tientan permanentemente a subir la velocidad. El deporte hay que practicarlo en el ambiente adecuado, en la pista o en la montaña, no en la ciudad y mucho menos para trasladarnos.
Andar a baja velocidad nos permitirá vestirnos “de ciudad”, tal como queremos que nos vean al llegar a nuestro destino. Y respetar semáforos y otras reglas de tránsito escritas y no escritas que nos aportarán mucho más seguridad que un casco.
Por último, como regla general, la propensión de los no-ciclistas a subirse a la bicicleta es inversamente proporcional a la velocidad que observan en el tránsito ciclista. Cuanto más lento sea ese tránsito y por tanto más seguro y menos deportivo, más gente se animará a sumarse a la corriente y generar esa masa crítica que el día que la logremos será una importante herramienta de pacificación del tránsito urbano.
La próxima vez que te subas a la bici date 5 o 10 minutos extras para cubrir tu trayecto urbano. Con eso quizás sea suficiente. Te sentirás feliz y hasta un poco extasiado. Y esa felicidad suele ser contagiosa.

Texto: Mario García | Foto: Ariel Sabatella

Intro de revista Biciclub Nº279, marzo 2018.


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Ciclismo urbano, Mario García, Reflexiones en dos ruedas

Dejá tu comentario

Eres humano o robot? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

Nº 285 - Septiembre 2018

NOTA DE TAPA
Trasmontaña Tucumano: la gran fiesta de los 25 años
NUEVOS PRODUCTOS: BBB llegó a Argentina
VIAJES: Cien mil sueños una bici por la Ruta 40
BIKE KIDS: ¿Cuándo empezar a competir? [+]

    canaglia

    philco

    newton

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable