Conectá con nosotros

Entrenamiento

Pumping: técnicas para fluir como los mejores bikers

Publicado

el

Algunos tips para dar los primeros pasos en un pumptrack. Técnicas para que el proceso de aprendizaje sea progresivo, fluido y con mínimos riesgos.

Por Alejandro Palma*

El BMX se metió en los circuitos de MTB? En parte sí. Los circuitos de mountain bike de nueva generación son, además de desafiantes y exigentes en lo técnico, más atractivos como espectáculo. Esto ha dado lugar a la televisación y a que cada vez se afiance más la tendencia de incluir saltos, drops, rock gardens y pequeñas secciones de pumptracks.
Así sucede en el ciclocross (CX) también. Además de secciones tradicionales como el cajón de arena, las escaleras y las empinadas bajadas, se suelen incluir secciones de pumptracks, como una recta y una curva.
Si bien las bicicletas que resultan ser más apropiadas para andar en un pumptrack son de rodado más pequeño que el actual 29, tan impuesto en el MTB, y la geometría del cuadro poco se asemeja a las actuales bicicletas de CX, la realidad es que podemos hace pumping con cualquier bicicleta, siempre y cuando sepamos lo básico de la técnica.
Hace un tiempo tuvimos una clínica de técnicas de pumptrack que se llevó a cabo en nuestro Blue Mountain Bike Park de Tucumán. El instructor invitado para esta ocasión fue Jerónimo Páez, un rider de punta que realiza la mayor parte de sus entrenamientos en pumptracks y no en senderos, como la gente cree. Cuando él reveló este dato, lo anecdótico no fue la cara de sorpresa de la gente porque Páez rompía con ese mito, sino que lo dijo como si fuese tan simple como tener un pumptrack en el fondo de la casa…
Otra cosa que sorprendió fue el heterogéneo grupo de los participantes. Asistieron a la clínica tanto corredores de cross country como de enduro y downhill. Y si bien la mayoría tenían incorporadas muy buenas destrezas técnicas, pocos eran quienes habían trabajado alguna vez en un pumptrack.
Si corrés en MTB y pensás en participar, por ejemplo, en el campeonato de XCO de Córdoba, será mejor que empieces a trabajar esta técnica.
Los pumptracks son pistas muy variadas en tamaño y en forma y también en los materiales de su superficie. Van desde muy pequeños, pueden tener menos de 10 metros de largo y hasta 150 metros. Las superficies pueden ser de greda, capa asfáltica, tierra o ripio. Actualmente hay una tendencia a hacerlos con un acabado de un ripio muy particular, al que luego de dar forma y terminación al track en todos sus detalles, se aplica un producto químico aglutinante y solidificante para dejarlo con el grip del ripio y la dureza del asfalto.
Dependiendo de las formas particulares del track podés sentirte más cómodo en un tipo de bicicleta u otro. Podés notar que sus mesetas te impulsan a saltar casi de forma natural o que te resulta más cómodo hacer manual entre los bumps (baches o zonas bajas) y knols (lomas o montículos).
Pero más allá de las características particulares de la pista, la disciplina que practiques o la bike que tengas, aportaré aquí unos consejos para que des los primeros pasos en un pumptrack. Al igual que en cualquier técnica, hay algunos pasos a seguir para que el proceso de aprendizaje sea progresivo, más fluido y se minimicen los riesgos.
Por otro lado es importante que pienses en realizar ciertas adaptaciones a la hora de llevarlos a la práctica. Por ejemplo, los corredores de MTB no bajan el asiento al momento de un descenso, a diferencia de un rider de enduro. Tampoco se le puede pedir a un corredor de CX que haga un manual como si tuviese una bicicleta de BMX.

Comenzar por las rectas
Si nunca te subiste a un pumptrack podés intentar algo muy simple para ver qué se siente echándote a correr unos metros por él. Es decir: correr, pero sin la bike. Verás cómo se asemeja la sensación cuando te subas y ruedes en él. ¡Comenzando por las rectas! Este es el lugar más fácil de transitar, ya que podrás poner el foco en:
A La posición del cuerpo y la distribución de su peso sobre las ruedas.
B El movimiento de tus brazos y piernas.
C El rango de movimiento apropiado de tu cuerpo.
Cuando transitás en las rectas, el objetivo básicamente consiste en ganar la mayor velocidad posible en los bumps y oponer la menor resistencia en los knols. Entonces:
A La postura de tu cuerpo es básicamente la postura de ready position, como en cualquier deporte. Aquí el objetivo es mantener el centro de gravedad estable, centrar y distribuir el peso del cuerpo en ambas ruedas. La posición de los pedales debe ser paralela al suelo, con la mirada puesta al frente.
B Tus brazos y piernas hacen gran parte del trabajo. A través de la flexión de codos y rodillas deberás buscar la sensación de no oponer resistencia al momento de comenzar a rodar el knol. La sensación es “hacerse liviano”, intentando quitar de la bicicleta la mayor parte del peso del cuerpo. Al comenzar a rodar el bump (es decir, en el momento justo de descender), debés extender tus brazos tratando de generar presión sobre el manubrio, perpendicular al suelo. Pero por sobre todo debés entender que la mayor aceleración la vas a ganar si podés depositar la mayor parte del peso sobre la rueda trasera.
C El rango de movimiento de tu cuerpo depende en gran medida del tipo de bicicleta. Es más fácil generar presión sobre la rueda trasera en una bicicleta de dirt que en una MTB con el caño de asiento alto, como lo utilizás para pedalear. En la bicicleta de dirt podés flexionar las rodillas, dejando caer rápidamente el peso del cuerpo casi hasta tocar la rueda.
Una vez dominado lo básico de las rectas, podrías comenzar a saltar o a hacer manual. Pero eso será en el próximo capítulo, para abordar algunas técnicas avanzadas en pumptracks.

Tomar las curvas
Las curvas son de las sensaciones más lindas del pumptrack. La clave del éxito es girar sin frenar. Ya sean grandes o pequeñas, largas o cortas, amplias o cerradas, las curvas tienen una característica particular, y es que simplemente tienen el peralte, que nos dará la contención necesaria para girar sin frenar. Para alcanzar este punto, seguí estos tips:
A La posición del cuerpo y la distribución de su peso sobre las ruedas debe ser similar a la del resto del track. Debés mantener centrado el peso del cuerpo entre ambas ruedas. A diferencia de las curvas que podés tomar en un sendero o en la ruta, tus rodillas no se van a abrir. Es decir que el eje de tu cuerpo debe estar centrado, sin siquiera desplazar las caderas por fuera de la línea de la bicicleta. Los pedales van paralelos al suelo.
B Tu mirada y cabeza recorre toda la curva hasta la salida de la misma. Esto se hace durante la aproximación, porque si lo hacés durante la curva ya será tarde. Podés pensar en acompañar con una leve inclinación de tu cabeza hacia la parte interna de la curva y eso ayudará a doblar mucho más relajado.
C Saber ajustar la velocidad antes de entrar a la curva te dará mucha seguridad y ganarás confianza. Ni muy rápido ni muy lento: tu objetivo es girar sin frenar.
D ¿Hacés pumping durante la curva? Si bien es una técnica un poco más avanzada, se puede incorporar el concepto aunque no logremos concretarlo. La idea es acelerar la bicicleta durante la curva sin pedalear. Esto es posible encogiéndote durante la primera parte de la curva, flexionando codos y rodillas, para luego extenderlos de la mitad de la curva y hasta el final. Al ejercer presión extra sobre la bicicleta durante la curva generás fuerza centrífuga y como consecuencia mayor aceleración.
El objetivo en las curvas es no perder velocidad y, si se puede, ganarla. También debés prepararte para lo que viene después de la salida de la curva.

Los pumptracks no abundan en Argentina, pero siempre podés encontrar lugares donde aparezcan bumps o simplemente knols, aunque no estén uno detrás de otro. Podés practicar esta técnica y sentir que fluís a través de ellos. Esta búsqueda también te dará una visión más objetiva y podrás identificar pequeños sectores dentro de los circuitos para aplicar la técnica de pumping y ganar velocidad sin pedalear. Trabajar en bump–knol aislado es excelente para poner en práctica el timming, te ayuda a ganar confianza para luego trasladar la técnica a un circuito durante una carrera.
No lo olvides: explotá tus potencialidades al máximo y entrená la técnica sobre tu bicicleta. 

En la foto: Adrien Loron, varias veces ganador de la serie mundial de Pumptracks de Crankworks.

 

*Alejandro Palma es Coach UCI de Mountain Bike, dicta los cursos de capacitación para entrenadores en el marco de la UCI y participa en los Training Camps del World Cycling Center en Suiza: (011)6362-2940, consulta@alejandropalmateam.com, www.alejandropalmateam.com

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deporte y Entrenamiento

Qué hacer para quemar grasas: el método y un ejemplo de sesión

Publicado

el

Una vez al año, más precisamente cuando el calor aprieta, nos acordamos de que tenemos un cuerpo y nos ponemos en campaña para deshacernos de esos kilitos de más que en invierno podíamos ocultar bajo los gruesos abrigos. Es también en esta época cuando observamos que las piletas, clubes, gimnasios y parques desbordan de gente que empieza a moverse para quemar grasa.

Como entrenadora, mi función es ofrecer las mejores metodologías de trabajo  para lograr el tan anhelado objetivo de verse bien y sentirse mejor, una tarea que, desde ya anticipo, no es nada fácil. 

Tres caminos

Lo primero que debemos aclararle a la persona interesada es la importancia de cumplir con el principio de repetición y continuidad de las cargas, pues sin constancia es imposible producir adaptaciones morfológicas y funcionales que puedan mantenerse en el tiempo.

Ahora bien, ¿Qué se debe hacer para quemar grasa? Hay tres tendencias:

1 Estímulos de baja intensidad y larga duración (aeróbicos).

2 Estímulos solamente anaeróbicos (pesas).

3 Propuesta alternativa concurrente, es decir, trabajos mixtos pero no aleatorios, sino pensados para quemar grasa.

Para sorpresa de muchos, debo decir que el menos eficaz de los tres es el primero. Varias investigaciones científicas de los últimos años han revelado una nueva concepción en el tema de reducción del tejido adiposo a través de la actividad física, tirando por la borda antiguos preceptos como el de que salir a caminar tres veces por semana durante 30 minutos es lo mejor para quemar grasa. (Con esto no quiero decir que salir a caminar este mal, ¡en absoluto!, sólo deseo aclarar que actualmente existen metodologías de trabajo más eficaces cuando lo que se busca es movilizar, transportar y oxidar grasa). 

Analicemos brevemente las tres tendencias. Si bien los trabajos aeróbicos de baja intensidad y larga duración tienen como principal combustible los ácidos grasos libres (AGL), tienen la desventaja de producir una disminución global del peso corporal sin poder seleccionar la zona del cuerpo en la que se desea reducir la grasa. Dicho en otras palabras: se baja de todos lados, e inclusive se genera también una pérdida de masa magra (músculo) y por ende una disminución del gasto de energía en reposo. El trabajo de pesas (del tipo de hipertrofia sarcoplasmática zona tres y sarcomérica zona cuatro), en cambio, no sólo disminuye la cantidad de grasa sino que a la vez aumenta la fuerza y la masa muscular. Por consiguiente el sujeto en reposo tendrá un gasto energético mayor (ya que la masa muscular en reposo consume más energía que el tejido adiposo). 

Finalmente el tercer modelo, el de trabajo mixto aeróbico–/fuerza, es el más recomendado a la hora de bajar de peso, modelar el cuerpo y mejorar la calidad de vida. Las herramientas de las que se valen este tipo de sesiones son principalmente tres:

1 Trabajos aeróbicos continuos estables de alta intensidad (70-80% del Vo2 max)

2 Trabajos de fuerza en zona tres (hipertrofia sarcoplasmática) y eventualmente zona cuatro (hipertrofia sarcomérica). 

3 Todos los modelos de intermitencias, tanto las largas (del tipo 30’’ al 80% x 30’’ al 60%) que favorecen el transporte de los AGL, como las cortas (del tipo 6’’ x 24’’ ó 10’’ x 20’’ ó 15’’ x 15’’) que benefician la fase de oxidación de las grasas. 

Los fundamentos 

Analicemos ahora el fundamento de cada uno de estos recursos.

1 El estímulo aeróbico continuo estable de alta intensidad (de una duración aproximada de entre 18’ a 25’minutos) tiene como objetivo principal pre-deplectar glucógeno, es decir, vaciar el tanque de glucógeno para que el cuerpo eche mano al segundo tanque, que es el de las grasas. Así, en el resto de la sesión se consumirá más AGL, ya que este tipo de estímulo elimina la competitividad de los hidratos de carbono para que predomine el consumo de grasa. 

2 El trabajo de fuerza (de hipertrofia) permite, en primer lugar, seleccionar aquellos grupos musculares que se desea tonificar o desarrollar. En segundo lugar, las hormonas que se segregan con el entrenamiento de fuerza  (particularmente testosterona y STH) favorecen la combustión de AGL. Este incremento de testosterona y STH se mantiene durante la sesión y también varias horas después, lo cual favorece el consumo de grasa post ejercicio.

3 Las intermitencias (que se llevan más del 40% de la duración total de la sesión) combinadas con pequeños bloques aeróbicos continuos estables de baja intensidad son claves para el transporte y oxidación de AGL que se movilizaron previamente con ejercicios locales de fuerza (como abdominales, glúteos, tríceps). Es decir: cuando tengo gran cantidad de AG en plasma favorezco su transporte mediante intermitencias largas (30’’ al 80% x 30’’ al 60%) y luego su oxidación mediante intermitencias cortas, por ejemplo, 15’’ x 15’’ (este tipo de intermitencia inhibe la glucólisis rápida y hace que la grasa pase a ser el principal combustible).

En definitiva, bajar de peso y verse mejor no es tarea sencilla. Producir cambios morfológicos y funcionales duraderos requiere de cuatro premisas básicas:

• Provocar estímulos adecuados que produzcan la adaptación deseada.

• Tiempo.

• Continuidad.

• Muchísimo esfuerzo.

Lo más importante, a mí entender, es que este tipo de trabajos mixtos nos permiten no sólo mejorar nuestro aspecto físico, sino también, y por sobre todas las cosas, optimizar nuestra calidad de vida. Dicho de otra manera, nos permite lucir mejor potenciando la salud.

Algunos beneficios del trabajo mixto

• Aumenta la penetrabilidad de los hidratos de carbono a la célula.

• Aumenta la captación de glucosa.

• Aumenta la síntesis de glucógeno.

• Disminuye el requerimiento de insulina.

• Mantiene estables los niveles de ácidos grasos. 

• Mejora la actividad cardiovascular y respiratoria.

• Disminuye los triglicéridos y el colesterol malo. 

• Aumenta el colesterol bueno. 

• Aumenta la masa muscular (principal consumidor de grasas).

• Al aumentar la masa muscular, se incrementa también la tasa metabólica basal.

• Los trabajos de fuerza refuerzan el tejido conectivo y estabilizan las articulaciones. 

• El EPOC (consumo de oxígeno post esfuerzo) permanece elevado aun después de haber finalizado la sesión, lo cual permite seguir quemando grasas algunas horas después.

Diagramar la sesión

La forma de diagramar la sesión que mejor se adecue a la individualidad biológica del sujeto a entrenar dependerá de la creatividad y del conocimiento del entrenador. Personalmente, no soy partidaria de dar planes (tipo recetas) por este medio, ya que no conozco a cada uno de los lectores, pero en esta oportunidad simplemente quiero dar un ejemplo de modelo de sesión que creo que clarificará de modo ilustrativo todo lo explicado en esta nota.

Modelo de sesión de 100’ minutos de duración

1 Aeróbico inicial (continuo estable de alta intensidad). Por ejemplo, 25’’ de trote en cinta arriba de 150 pulsos. 

2 Entrenamiento de la fuerza. Por Ejemplo, 15’’ de cinco grupos musculares: trapecio, pectoral, deltoides, glúteo y pantorrila, en series de 3 x 12 repeticiones. 

3 Circuito mixto. Durante 20′ hacer 20 abdominales más 3′ de bici fija con cambios de ritmos (30” fuerte x 30” suave, o sea, intermitencias largas) varias veces hasta completar los 20′. 

4 Aeróbico final. Durante 40′ en bici fija hacer 6′ continuo más 3′ de intermitencias cortas tipo 15” fuerte x 15” suaves más nuevamente 6′ continuo, etcétera, hasta completar los 40′ (esto puede hacerse también en cinta). 

Fuente: Curso de AFA  (Actividad Física Adaptada 2008), a cargo del licenciado Mario Di Santo. 

Texto: Elisa Lapenta*

Foto: Svetlana Sokolova en Freepik

*La autora es Profesora de Educación Física, especializada en Alto Rendimiento en Alemania y ofrece un servicio de entrenamiento orientado a deportistas de todos los niveles: tiempo libre, amateur, semiprofesional, pofesional): (0351)6225243 |

@elisanoemilapenta

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Ya que solemos hablar de salud…

Publicado

el

Nada me produce tanto asombro, frescura y placer como escribir sobre la bici y todas sus características y particularidades. 

Yo mismo me pregunto en ocasiones cuántas cosas nuevas más se pueden decir acerca de este maravilloso invento o acaso… descubrimiento, hecho por el hombre hace tantos años, en tiempos muy anteriores a la era tecnológica, espacial, electrónica, informática.

Yo mismo trato en ocasiones no caer en redundancias, pero es imposible, la genialidad y el milagro se expresan una y otra vez. 

Frente a la página en blanco, pensaba hoy en abordar otros temas, pero de pronto surge el asombro y la maravilla de nuestra tan simple y elemental bici y me resulta imposible hacerme el distraído. Es que pocas cosas de las que utiliza el hombre en su vida cotidiana, en todas las geografías, razas y desempeños es tan versátil, útil, divertida, económica, saludable, de poco y barato mantenimiento y adquisición, tanto que hacerlas más sofisticadas y suntuosas no las hace ni más útiles ni más necesarias. 

La bici es la bici y punto. 

Para traslado, para recreación, para trabajo, para deporte, para el espectáculo, así como para la salud y la rehabilitación, y cuántas más cualidades… Pero antes del punto final no quiero dejar de mencionar a la bici fija, que a pesar de estar impedida de trasladarnos, cumple casi con las mismas particularidades.

En fin, ya volveremos a la medicina, aunque la bici siempre es mi mejor “consejo”.

¡Por ahora, buenas rutas!

Por Doc Pedales*

Foto: Dovile Ramoskaite en Unsplash    

*El autor de esta nota es el doctor en medicina Eduardo Saint Bonnet (MN 48943 y MP 23765), deportólogo y deportista.

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

En el entrenamiento, la recuperación y el descanso son tan importantes como la estimulación

Publicado

el

Foto: Alexander Grey/Unsplash

El problema de la fatiga es tema de estudio de numerosas investigaciones científicas actuales, a punto tal que me atrevo a afirmar que hoy la tendencia general a recurrir al doping se orienta más a acelerar los procesos de regeneración que a potenciar las capacidades motoras en sí mismas. En otras palabras, hoy se busca por medios artificiales que el deportista esté listo cuanto antes para volver a entrenar fuerte.

La fatiga y la recuperación
Existen tres tipos de fatiga: la intelectual, la sensorial y la física. Esta última es la que se produce por una actividad muscular intensa, y sobre ella nos centraremos en este artículo. Se subdivide en:
Local: la cantidad de músculos activos representan 1/3 de la masa muscular total.
Regional: la cantidad de los músculos activos representan 1/3 a 2/3 de la masa muscular total.
General: la cantidad de músculos activos representan más de 2/3 de la masa muscular total.
Ahora bien, hablando de manera muy puntual, cuando sometemos al organismo a un estrés físico (carga de entrenamiento), este pierde la homeostasis o estado de equilibrio. Sin embargo, luego de esta carga física no se produce un retorno de las funciones a sus estados iniciales, sino un pasaje a un estado distinto al anterior. Este proceso se conoce con el nombre de supercompensación y se trata del modo por el cual el organismo, después de ser sometido a una carga de entrenamiento, vuelve a sus niveles iniciales y aún superiores.
Este período de recuperación tiene tres particularidades:
1.En el órgano que trabaja paralelamente a los procesos de destrucción y agotamiento de recursos se produce un proceso de recuperación.
2.La relación entre el agotamiento de los recursos y la recuperación está determinada por la intensidad del estímulo.
3.La recuperación de los recursos agotados supera el nivel inicial (síndrome de H. Seyle o de supercompensación). Dicho de otro modo: por las dudas, el cuerpo recupera un determinado porcentaje más, ante la posibilidad de la aparición de un nuevo estímulo o carga de entrenamiento.

Conseguir los objetivos
Llevando estos conceptos a la práctica, es necesario saber no sólo qué tipo de estímulo o de carga aplicaremos para lograr los resultados buscados, sino también cuánto tiempo nos llevará el proceso de recuperación.
La respuesta adaptativa del organismo no es uniforme ni homogénea para toda carga de entrenamiento. Por el contrario, la recuperación tiene un carácter heterogéneo e incluso existen diferentes tiempos para cada órgano y sistema.
Por ejemplo, hay un desfasaje temporal entre la recuperación de las funciones vegetativas (frecuencia cardíaca, tensión arterial, temperatura corporal) por un lado, y de la capacidad de trabajo muscular por el otro. Es decir, el deportista puede estar muscularmente listo para soportar una nueva carga de entrenamiento, pero puede que —dependiendo de la carga que se haya aplicado— su espejo hormonal y enzimático aún no se haya recuperado al 100%.
Como entrenadores debemos tener pleno conocimiento de estos procesos, pues de otra manera podemos incurrir en errores de periodización y distribución de las cargas que nos llevarán por caminos errados para conseguir los objetivos.

Decir basta
Existen procesos de recuperación intraesfuerzo y postesfuerzo, y estos a su vez pueden ser de corto y de largo plazo. De no respetar los tiempos de recuperación, las consecuencias pueden ser graves.
Esto sucede mucho en deportistas que se autoentrenan. Es común escuchar que entrenan todos los días entre dos y tres horas, y siempre fuerte. En primer lugar, la dinámica de las cargas debe tener estímulos de alta intensidad y también de mediana y de baja intensidad. Yo no puedo entrenar todos los días al 100% y ni siquiera los deportistas de elite logran hacerlo. Tampoco puedo someter a mi organismo a estrés físico todos los días de la semana. Por lo menos un día debo descansar para favorecer los procesos de recuperación.
De no respetar estos criterios básicos, el organismo en algún momento va a decir basta. Y la forma de nuestro cuerpo de hacerlo es mediante una lesión, una enfermedad o, lo que es más grave aun, cayendo en el sobreentrenamiento.
El sobreentrenamiento es un síntoma propio del entrenamiento con cargas mal distribuidas, que no respeta los procesos de recuperación. Un síntoma que se manifiesta cuando sintiéndonos exhaustos nos decimos: ¡yo puedo! Y salimos a entrenar.
Yendo un poco más lejos, como es lo micro (una semana), es lo macro (un año o un período olímpico). Sería impensado para nosotros entrenar 52 semanas al año ininterrumpidamente, superando un período general, especial, precompetitivo y competitivo, para de ahí pasar nuevamente a un período general de altos volúmenes de entrenamiento.
Cuando finaliza una temporada competitiva, sea cual fuere el resultado obtenido, el deportista debe descansar. Dicho de otro modo: debe perder su forma física para, al año siguiente, ganar una forma física mejor.

En armonía
Siempre les digo a mis deportistas, en tono de broma, que una vez finalizado el calendario de competencia se tomen dos a tres semanas de engorde, invernada y cría. Que se olviden de entrenar, que coman de más, que tomen las cervecitas que no tomaron durante las 48 semanas que duro su macrociclo anual de entrenamiento. Qué se relajen, descompriman y disfruten.
Y es común que suceda que en la primera semana me llamen para preguntarme si pueden salir a dar una vueltita en bici, a lo cual les respondo con un no rotundo. La segunda semana no me llaman, pero la tercera sí, aunque esta vez pidiendo dos semanas más de vacaciones, a lo cual les vuelvo a responder con un rotundo no.
Lo mismo sucede en deportistas de elite, que después de un juego olímpico o de un campeonato mundial deben descomprimir y descansar. A principios de diciembre del año 2009, en una entrevista al nadador estadounidense Michael Phelps, ganador de ocho medallas olímpicas en Beijing 2008, este comentaba que desde que habían finalizado los Juegos, en agosto, no se había metido en una pileta. Esto debe ser así. Su organismo fue sometido durante cuatro años a exigencias físicas altísimas. Después de esos cuatro años (48 meses) de preparación, descansó cuatro meses (desde agosto hasta diciembre) antes de volver a entrenar.
Podemos concluir entonces que los procesos de recuperación son tan importantes como el proceso mismo de entrenamiento. Así, la fatiga no es la enemiga del rendimiento deportivo, sino por el contrario una aliada: es el sensor que nos permite dosificar adecuadamente las cargas de entrenamiento, alternar armónicamente las fases de estimulación y recuperación para no incurrir en el sobreentrenamiento y poder conducir al deportista al logro de sus objetivos sin lesionarlo ni saturarlo física ni mentalmente. Después de todo, esa es, ni más ni menos, nuestra función como entrenadores.

 

Fuente: Los procesos de recuperación en el deporte, Volkov.
Texto: Elisa Lapenta (0351-6225243)

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

El próximo fin de semana se corre la 3ª y 4ª edición de la Copa Volta en Ecoextreme Pilar

Publicado

el

El 22 y 23 de octubre se llevará a cabo la tercera y cuarta edición de la Copa Volta en el circuito Ecoxtreme de Pilar, Buenos Aires. El evento promete ser una fiesta para todos los bikers, ya que además de las competencias habrá feria de expositores y food trucks, todo de de 9 a 18 hs.

El sábado 22 se corre el Campeonato Argentino de Short Track (XCC)/FACIMO sobre un circuito técnico de 1.5 km con una duración máxima de 40 minutos de carrera. 

Y el domingo 23 se corre el Rally, un recorrido sin dificultades técnicas, más allá de senderos, pendientes leves y raíces, apto para todo biker. Se realizará la misma vuelta que se hace habitualmente, pero en sentido inverso. La vuelta tendrá aproximadamente 17 km de distancia y participarán todas las categorías. 

Quienes corren con una Volta tienen un 30% de descuento en la inscripción. 

Las inscripciones se encuentran abiertas en: https://voltabikes.com.ar/copa-volta/

Continua leyendo

Más Leídas