Conectá con nosotros

ABC

Enseñar a los chicos a andar en bici

Publicado

el

El procedimiento más eficiente y sencillo para enseñar a los chicos el manejo de la bici. Algunos consejos para tener en cuenta.

Habitualmente suele enseñarse a los más chicos a montar en bicicleta con dos métodos: las tradicionales «rueditas» y corriendo tras ellos con la mano en el asiento. Ambos métodos pecan de lo mismo. En el caso de las rueditas estabilizadoras el pequeño realmente no aprende a andar en bicicleta sino a andar en un triciclo rudimentario, y del equilibrio, que es lo único que tiene que aprender… nada. Finalmente llega la hora de sacar las rueditas y todo vuelve a fojas cero. En el segundo caso para otro tanto: nuestra mano estabilizadora le impide al niño descubrir el «secreto» del equilibrio.
Veamos entonces el único método que permite que el niño haga el «click» del equilibrio sin fracasar en el intento.

enseniar-chicos_MG_1956

Foto: Ariel Sabatella / Shimano

Aprender a temprana edad
La mejor edad para enseñar a un niño a andar en bici es entre los cuatro y los cinco años, aunque casi todos ellos habrán hecho previamente una rudimentaria experiencia de la bici.
El primer vehículo de un niño suele ser el triciclo. Éste le aportará el primer «secreto» de la bicicleta, el avanzar a partir del pedaleo. Un paso más allá está la bicicleta con rueditas estabilizadoras que, como dijimos, no es mucho más que un triciclo rudimentario, ya que por más que separemos las rueditas del piso hasta su posición más elevada, el chico siempre tendrá la alternativa, al detenerse la bici o al doblar, de apoyarse en ellas.

A la bici por placer
Usar la bici para un niño es la forma perfecta de hacer ejercicio, ya que desarrolla su sistema cardiovascular sin sobrecargar los huesos en crecimiento, como lo hacen el fútbol y otros deportes. Si bien a esa temprana edad la bicicleta ya ejerce sobre los chicos un influjo importante, en algunos casos puede resultar difícil atraer su interés, máxime si está acostumbrado a ver demasiada televisión o a jugar con video juegos. En estos casos, una forma de animarlos puede ser a través de carreras ciclistas para niños.
Andar en bici es una actividad que capta más la atención de los chicos que los deportes tradicionales. De esta forma ellos disfrutan entrenando el equilibrio, controlando el movimiento y alcanzando cierta velocidad a través del esfuerzo físico, en un entorno exterior sano y saludable. Y la bici será el primer instrumento que los llevará, con mínimo esfuerzo, lejos de su casa…, camino a descubrir otros mundos.

Alcanzar el equilibrio
1 Las primeras clases podemos dárselas en un parque. Elegiremos un camino llano y tranquilo. Quitaremos los pedales de la bicicleta. El niño debe poder tocar el suelo con la punta de los pies. Antes de que empiece a moverse le enseñaremos como funcionan los frenos.

2 Primero enseñaremos al niño a impulsar la bici con sus pies. Una vez que comience a moverse dejaremos que tome algo de práctica antes de pasar a la siguiente lección. Al principio este tipo de movimiento debe realizarse en una superficie llana.

3 Una vez que el niño tome confianza pasaremos a un tramo en ligera bajada. La pendiente ayudará al niño a espaciar cada vez más los apoyos. Una vez que consiga deslizarse sin poner los pies en el suelo, habrá aprendido a controlar el equilibrio.

4 Colocar nuevamente los pedales. Si el niño ya ha aprendido a pedalear (con el triciclo o la bici de rueditas), ahora le toca aprender a mantener el equilibrio y pedalear al mismo tiempo.

5 Recordar al niño cómo se usan los frenos. Pronto empezará a tomar velocidad, y andar en bici se convertirá en algo instintivo. Pero también llegará el momento en que será necesario frenar.

Consejos de seguridad
– Los niños siempre deben llevar casco para iniciarse.
– Si usted es un padre temeroso, puede aportarle a su hijo rodilleras y coderas.
– Asegurémonos que el niño sabe arrancar y detenerse sin problemas, que no se tambalea y que comprende las señales de tránsito, si es que va andar en la calle.
– Andar en bici debe ser algo divertido, de modo que es mejor hacer sesiones cortas y descansos frecuentes.

 Nota publicada en Biciclub Nº116, agosto de 2004.

Continua leyendo
Publicidad
13 Comentarios

13 Comments

  1. Julián

    7 marzo, 2012 a las 1:18 pm

    Hola, muy buena la nota. Gracias. Te cuento que uno de mis hijos adora andar en bici y estoy muy contento con ello. En su momento para estimularlo quise llevarlo a algún encuentro o carreras ciclistas para niños como bien dice la nota pero no encontré nada cerca de capital. ¿Podrían pasarme algún dato?. Saludos y gracias.

    • Biciclub

      7 marzo, 2012 a las 8:49 pm

      Hola Julián, ¿fuiste al circuito KDT? Allí hay muchos niños que van a andar en bici y es un buen lugar para que conozca otros chicos. Además, tal vez allí mismo te puedas enterar si hay otras actividades.
      Saludos.

  2. julian del castillo

    8 marzo, 2012 a las 2:22 am

    Hola soy profesor de educacion fisica ciclista de niño y esta pasion por la bicicleta me ha llevado a enterder la pasión que tuvieron mis viejos cuando me enseñaron la primera vez andar en triciclo,luego la aurotira,la bmx y por ultimo la mountain.. Todo un proceso de enseñanza y hoy en dia lo llevo adelante desde la organizacion de encuentros, salidas y de competencias en bicicleta. Todo un logro. Y es verdad que haces amigos y conocés lugares y paisajes. En fin, lo lindo de la bicicleta es que te lleva adonde tu cuerpo y corazon siente.. Es x esto que felicito a todos lo que incentivan a los niños a usar la bici como asi tambien hacer que crezcan sanos y de que mejor forma.. Felicitaciones por la revista y a seguir adelante..

  3. Pablo Muggeri

    4 septiembre, 2013 a las 11:04 am

    hola. me gustaria si alguien puede ayudarme a enseñar a mi nena a andar en bici y si me puede indicar si la bici que tiene es adecuada o muy grande y pesada. gracias

    • Biciclub

      4 septiembre, 2013 a las 12:30 pm

      Pablo, el Gobierno de la Ciudad estaba organizando actividades para enseñar a andar en bici junto a Shimano. No tenemos detalles de qué están haciendo estos días pero si sabemos que el 19 y 20 de octubre, a realizarse el Shimano Fest en los Lasgos de Palermo, habrá enseñanza para niños y adultos. Respecto de la bici de tu hijo, fijate esta nota a ver si te aclara las dudas: https://biciclub.com/las-bicicletas-para-chicos/

  4. vanesa

    21 junio, 2015 a las 4:54 am

    Hola
    Me ha parecido muy interesante vuestro artículo.
    Ayer la quitamos los ruedines y no veas que dolor de espalda a parte que es cierto …otra vez a empezar no tiene equilibrio.
    Ella sabe andar perfectamente con ruedines y también frenar.
    Como puedo quitar los pedales? Se caería la cadena y el.plato. ….
    Gracias

    • Biciclub

      21 junio, 2015 a las 8:44 pm

      Vanesa, al sacar los pedales no se sale ni el plato ni la cadena ya que los pedales no tienen nada que ver con que la cadena y el plato queden en su lugar. Te recomiendo que en tal caso lleves la bici a una bicicletería para que te los quiten, en cinco minutos te lo pueden hacer. Y, como bien decís, andar sin rueditas es volver a empezar. Una bici con rueditas sería algo más parecido a un triciclo, en el que los niños no precisan desarrollar la habilidad del equilibrio.
      Saludos.

  5. virginia

    8 septiembre, 2015 a las 11:02 am

    Hola…!!…me gustaria saber si saben de un lugar que de clases para aprender a andar en bicicleta…para niños…gracias!!

    • Biciclub

      8 septiembre, 2015 a las 2:14 pm

      Virginia, los del Gobierno de la Ciudad organizan eventos constantemente con enseñanza para chicos. Y ahora se viene el festival de la bici que organizan y en el que habrá dicha actividad, es alrededor del 20 de septiembre. En este de EcoBici hay fechas de cuando hacen enseñanza en escuelas, los eventos son abiertos a todo el público y gratuitos: http://bit.ly/EnseBici

  6. Ana

    25 enero, 2016 a las 1:04 am

    Hola! Mi hijo ya va a cumplir 8 años de edad en dos meses y aun no sabe andar en bicicleta sin las rueditas! Cada año intentamos enseñarle pero simplemente no quiere! Le da mucho miedo caerse, lo intenta y cuando se cae ya no quiere seguir? Que podemos hacer? Leí que la mejor edad para que aprendan es entre los 4 y 6 anos de edad? Será que ya es muy tarde para enseñarle?? Por favor me podrían dar consejos!! Muchas gracias.

    • Biciclub

      1 febrero, 2016 a las 11:14 am

      Ana, fijate en la parte que explica cómo enseñar a los chicos sin rueditas. Básicamente consiste en sacarle los pedales a la bici y que el niño se impulse con los pies, despegándolos del piso cuando toma envión. Esto hará que aprenda el arte del equilibrio. Una vez afianzado con esta técnica pueden probar poner los pedales otra vez para que pedalee. Ya sabrá mantener el equilibrio en ese entonces.
      Saludos

  7. Ele

    19 noviembre, 2018 a las 9:52 am

    Hola: el GCBA no anuncia bien las fechas y sitios de enseñanza a andar en bici sin ruedas y lo hace sin sistematicidad: muchos anuncios y nunca llegás a saber cuándo y dónde. Las fechas siempre fueron el mes pasado y nunca vienen a la zona de San Telmo, Barracas o Puerto Madero. ¿Uds no enseñan? ¿Nadie más enseña?

    • Biciclub

      19 noviembre, 2018 a las 7:58 pm

      Ele, no tenemos información para enseñar a los niños, la gente de Ciclofamilia enseña a adultos, googlealos, capaz ellos también puedan enseñar a niños. Saludos

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ABC

Clases para aprender a andar en bici en Buenos Aires

Publicado

el

Por

Laureano Núñez es ciclista, organiza salidas en bici para principiantes y da clases para todos aquellos –adultos y niños a partir de los 12 años– que aun no saben pedalear y quieren aprender. Las clases son 100% personalizadas.
Debido a la situación actual, disponen de comunicación electrónica para un distanciamiento social efectivo.
Las clases se realizan en Puerto Madero, una vez por semana, acordando los horarios según los requerimientos de los alumnos, y duran una hora.
La idea es tener nociones básicas de cómo pedalear en la ciudad, aprender la técnica, perder el miedo y practicar. También se enseñan nociones básicas de mecánica (como arreglar una pinchadura y cambiar una cámara) y teoría básica sobre seguridad vial para movernos de forma segura.
Las clases finalizan cuando el alumno siente que alcanzó su meta y siente que puede seguir por si solo.
Más info sobre las clases: 112823-1343

Continua leyendo

ABC

¡Son las veredas estúpido!

Publicado

el

Durante decenios los ingenieros de tránsito exprimieron sus “habilidades” (dulcemente engordadas por el lobby automotriz) ampliando la superficie de las calles y reduciendo más y más la de las veredas, para facilitar el flujo del tránsito automotor y limitar el de los peatones. Esta última parte de su obra no la expresaron tan claramente como lo hacemos aquí nosotros, pero lo pensaron y, lo que es peor aun, lo lograron.
Antes de que los ingenieros automotrices (no merecen llamarse de tránsito, ¿no?) destruyeran el espacio urbano, la calle era toda de la gente y los vehículos debían “pedir permiso” para circular por ella. Las veredas eran amplias y la vida social en ellas era intensa. Luego, con las veredas reducidas a la nada y la prohibición de que los peatones utilizaran la calle, se produjo una inevitable decadencia de la vida social y económica de la comunidad.
Pero pese a que todos sabemos esto, a muchos sigue desconcertándonos por qué se presta tan poca atención a las personas a pie, que, en realidad, somos todos.
Para cambiar esto hay que darle la vuelta al proceso de planificación, enfocándonos primero en las veredas como el mejor camino hacia la vitalidad, la sostenibilidad y la equidad. Esto a menudo significa ampliarlas y/o mejorarlas, para que puedan acomodar adecuadamente a los caminantes, así como a muchas otras actividades que contribuyen a la floreciente vida social de una comunidad: mesas en las veredas, cafés, tiendas al aire libre, músicos callejeros, bancos y suficiente espacio para que la gente se detenga a charlar o simplemente a observar a los demás o a dejar pasar el tiempo.
El siguiente paso es pacificar la calle, reduciendo las velocidades y estrechando los carriles, haciendo calles compartidas, calles cerradas a los automotores e intersecciones más seguras para todos los usuarios. Y mantener firme un objetivo: crear entornos en los que resulte necesario y posible el contacto visual entre los peatones y los vehículos, para que se pueda negociar en igualdad de condiciones quién tiene el derecho de paso.
El poder de la vida en la calle puede conectarnos a todos: todas las edades, todas las culturas, todos los ingresos, todas las religiones. Las ciudades que hacen de la vida social (y, en consecuencia, la vida económica local) una prioridad absoluta, han creado algunas de las mejores calles amigables con las personas que conocemos. Han transformado calles en plazas de maneras que la gente nunca soñó que fuera posible. A menudo, estos usos son solo temporales y comienzan como prototipos emergentes experimentales. Las grandes aceras no están grabadas en piedra, sino que evolucionan y cambian con el tiempo, convirtiéndose en lugares dinámicos a los que se desea volver a menudo.
En suma:
– La vida en la calle nos conecta a todos.
– Empecemos por la vereda para crear grandes lugares llenos de gente.
– Desdibujemos la distinción entre vereda y calle cuando sea posible, lo que envía a todos el mensaje de que toda la calzada es un espacio compartido.
– La vida social en las calles es una estrategia clave de desarrollo económico local.
– Experimentar con formas flexibles de compartir las calles entre todo tipo de usuarios: personas a pie, en bicicleta y otros medios sustentables y en automóviles.
Hans Moderman, un famoso ingeniero de tránsito neerlandés resumió con genialidad el papel de los diseñadores urbanos: “Si quieres que la gente se comporte como si viviera en una aldea…, construye una aldea.”

Por Mario García / Foto: michael-blomberg-eYBiU-uAJ3M-unsplash

 

Continua leyendo

ABC

Cómo aprender a andar en bici a cualquier edad

Publicado

el

Ante infinidad de consultas que recibimos en biciclub.com de gente de todas las edades que quiere aprender a andar en bicicleta, esta nota colectiva de nuestros colaboradores proporciona un sistema paso a paso con el cual se puede aprender tanto en solitario como con la ayuda de cualquier voluntario amigo. Con este método un niño aprende en el día y, en el otro extremo, personas mayores con dificultades motoras podrán demorar mucho más pero lo lograrán.

La habilidad que hay que aprender para poder a andar en bicicleta es el equilibrio, no el pedaleo, que es una técnica que se comienza a aprender una vez que se incorpora el equilibrio y que es completamente secundaria con respecto al dominio de la bicicleta.

Las cuatro bases
1. Disponer de una bicicleta de la talla adecuada para el aprendiz, de manera que pueda estar en una posición completamente erguida cuando está sentado, y bajar la altura del asiento hasta que la persona pueda, cuando está sentado, apoyar completamente los pies en el piso. Esta bici no debe tener freno contrapedal, porque su uso exige saber pedalear.

2. Sacar los pedales de la bici de aprendizaje con una llave de 15 mm. Para aflojar el pedal izquierdo hay que girar la llave en sentido horario y para aflojar el pedal derecho en sentido antihorario. De no animarse a hacerlo uno mismo, cualquier bicicletero hará esto de forma gratuita si le decimos cuál es nuestro propósito. Otra alternativa -que es por la que optamos nosotros en las fotos- es aprender en una bici plegable, que tiene muchas configuraciones posibles para comodidad del usuario y además, como los pedales se pueden plegar, no es necesario quitarlos.

3. Elegir un lugar plano, con piso de baldosas o asfalto y con poca gente. No conviene que sea de pasto, pero si que el piso sea firme. La única ventaja del pasto es que, ante una caída, esta será más suave, pero la bicicleta rodará con más dificultad. Conclusión: piso muy firme es mejor.

4. En todas las etapas del procedimiento que describiremos se le debe recalcar al aprendiz la necesidad de que dirija su mirada al frente y no a sus pies y que mantenga los dos dedos de cada mano suavemente apoyados en los mandos de freno.

El procedimiento
1. El aprendiz está sentado en la bici, con sus pies apoyados completamente en el piso, las manos en el manubrio con los brazos levemente flexionados, los dedos índice y mayor sobre los mandos de freno y, como dijimos, con la mirada hacia adelante (foto 1). En esa posición, sin salirse del asiento, comienza a caminar con pasos cortos, y cuando se siente cómodo haciendo esto dará pasos más largos (foto 2). Debemos repetir varias veces este ejercicio, todas las veces que sea necesario para que el aprendiz se sienta cien por ciento seguro y confiado. Es importante en este paso y en todos los siguientes que el aprendiz mantenga los brazos levemente flexionados. La rigidez de los brazos atenta contra el equilibrio. En el final de este ejercicio el futuro ciclista deberá poder separar brevemente los pies del piso -siempre sentado- y experimentar el equilibrio. Una suave bajada en el terreno puede ayudar mucho en la etapa final de este ejercicio. De existir ese desnivel, por una cuestión de seguridad debería terminar en llano.


2. Una vez que el aprendiz se siente seguro, el paso siguiente es impulsar la bici, siempre sentado, pero con los dos pies juntos (foto 3). Si lo hacemos con la suficiente fuerza, el rodado tomará impulso como para romper la inercia y experimentar el equilibrio. Esto se logra luego de impulsarnos con todas las ganas y despegando luego los pies del piso, y volver a tomar contacto con él recién en el siguiente impulso (foto 4). Aquí también sirve una suave pendiente a favor.


3. Como el equilibrio en la bicicleta se logra con el balanceo del peso del cuerpo, en esta etapa el aprendiz debe impulsar nuevamente la bici sentado y caminando pero ahora avanzando en zigzag (foto 5). La idea es que repita esto hasta que puede separar los pies del piso cuando cambia de dirección. Nuevamente, los brazos flojos. Luego, tal como en el paso anterior, hacer este mismo zigzagueo pero impulsándose con los dos pies juntos.


4. Superado ampliamente el ejercicio anterior, o sea con la persona ya capaz de mantener el equilibrio y controlar la dirección de la bici, aunque aun impulsándose con los pies en el piso, ahora debe aprender a frenar. Una forma de hacerlo es hacer una marca en el piso o poner piedritas y que el principiante frene cuando llega a esta señal, aplicando ambos frenos.

5. Ahora reinstalaremos los pedales, dejando el asiento en la misma posición que estaba. El primer paso es aprender a poner la bici en movimiento desde cero y mediante los pedales. Para ello la persona partirá de posición detenida, con el pedal con el que se sienta más seguro en posición de las 2 en el caso del pedal derecho y de las 10 en el caso del izquierdo (foto 6). Ahora el aprendiz ejercerá presión sobre el pedal elegido, poniendo la bicicleta en movimiento y equilibrándose hasta que la bici esté por detenerse. Repetir esto varias veces, en lo posible con los dos pedales, hasta que se domine el ejercicio.

6. El paso siguiente es subir el asiento hasta una posición de pedaleo cómoda pero no deportiva (ya llegará el momento de aprender la técnica más refinada de pedaleo), en la que aun pueda apoyar cómodamente ambos pies en el piso. El aprendiz debe seguir bien erguido. Con esta nueva altura de asiento repetiremos varias veces el procedimiento de arranque, de control en zigzag y de frenado. En esta etapa es ideal poder acompañar al aprendiz caminando tras él durante sus primeras experiencias para transmitirle confianza, evitando darle indicaciones verbales cuando está en el intento.

Con este procedimiento cualquier persona puede aprender a pedalear, algunos en pocos minutos, otros en dos o tres jornadas. Los más chicos son los que más rápidamente aprenden.

Les recomendamos también consultar esta nota de Biciclub:
https://biciclub.com/aprender-a-pedalear-de-grand/

Continua leyendo

ABC

Prohibido conducir automóviles

Publicado

el

En las página 24 a 27 de la revista Biciclub de febrero, la suiza Eva Pfarrwaller y el portugués Miguel Anjo, que hicieron un viaje de 13.000 kilómetros por Europa y Sudamérica, incluyendo Argentina, en bicicletas reclinadas (recumbents), nos hablan de las características de estas bicicletas, de sus muchas virtudes y pocos defectos. El tema es que para armar la nota, recorrimos el blog de esta pareja (http://www.nextstopwhere.com/) y particularmente la sección donde relatan su travesía sudamericana, donde cuentan su paso por Argentina y el asombro que les provocó nuestro país y nuestra gente. Pero el relato del último día nos llamó particularmente la atención, ya que pinta de cuerpo entero como nos comportamos los argentinos como automovilistas. Un poco de ironía para tomársela con humor… y para pensar. Aquí va.

“10 de enero de 2017
Hoy es nuestro último día en Argentina. Dejamos nuestro campo de deportes-convertido-en-un-campamento-caro en el pueblo de Dina Huapi y pedaleamos hacia Bariloche. Este es uno de los puntos turísticos más importantes de Argentina y estamos en temporada alta.
No sacamos mucho de la ciudad de Bariloche. Calles comerciales llenas de turistas, tiendas de souvenirs, comercios al aire libre, supermercados abarrotados, hoteles caros. Pasamos unas horas aquí, a las que le dedicamos un buen uso comprando boletos de ferry para el Cruce Andino a Chile, obteniendo comida para los próximos días, almorzando en un restaurante e intercambiando nuestros últimos pesos argentinos por pesos chilenos en la sombra de una tienda de bicicletas. Para trasladarnos empujamos nuestras pesadas bicicletas entre grupos de turistas y obras en construcción.
Por la tarde, nos subimos a nuestras bicis y pedaleamos fuera de la ciudad, hacia Llao Llao, donde tomaremos nuestro ferry mañana por la mañana. En nuestro último día de ciclismo en Argentina, recibimos una última dosis de pesado tránsito, autos veloces y adelantamientos finitos en una carretera prácticamente sin banquina.
Suficiente es suficiente.
Adiós Argentina. Fue un placer conocer a su gente increíblemente acogedora, pero por favor dejen de permitirles conducir automóviles.”

Por Mario García

Continua leyendo

Más Leídas