Conectá con nosotros

Ciclismo urbano

Movilidad post covid: “Es necesario que los gobiernos sean valientes”

Publicado

el

Con mucha actividad tanto en España como en América Latina, el Instituto de Movilidad juega un rol importante en los temas movilidad y transporte. Para difundir su actividad entrevistamos a una de sus integrantes, Cinta Romero, quien además se explaya sobre el futuro de la movilidad en nuestros países.

Capacitan y entrenan en temas de movilidad, además de prestar servicios de consultoría a empresas e instituciones. Con sede formal en la ciudad de Sevilla, los tres integrantes de este Instituto de Movilidad: Julián Sastre (58), David Álvarez (47) y Cinta Romero (32), “compañeros en la profesión pero sobre todo buenos amigos”, en eras digitales trabajan juntos pero separados, Sastre desde la sede oficial, Álvarez desde Aracena (Huelva) y Romero desde Fuengirola (Málaga)
“Crear el Instituto de Movilidad —nos cuenta Cinta— nace de un interés común: contribuir a crear ciudades más sostenibles y mejor conectadas, amigables, adaptadas a los ciudadanos, tanto residentes como visitantes. Y para que ello sea posible, creemos que hay que trabajar duro en dos aspectos: una formación de calidad y una investigación innovadora. Aunque los tres somos el corazón/alma del IM, este no sería nada sin un cuerpo que le de vida. Y ahí es donde contamos con una amplia red de colaboradores que nos ayudan a sacar adelante los proyectos.”


¿Qué objetivos tiene el Instituto, cuál es su misión y cuál su visión?

El Instituto de Movilidad es un centro online de formación especializado en la movilidad, el transporte y las ciudades, además de un lugar de encuentro y de intercambio de experiencias para todas aquellas personas que estudien, trabajen o tengan especial interés por la movilidad y las ciudades.
Nuestra misión es ser referentes en la formación y prestación de servicios profesionales relacionados con el transporte y la movilidad, tanto a personas como a empresas, para contribuir a la sensibilización y la responsabilidad social en la práctica de esta profesión.
Y nuestra visión es convertirnos en un centro de formación referente en materia de transporte y movilidad, con un modelo formativo flexible, internacional, basado en el intercambio de experiencias y en la docencia práctica, en el que se promuevan soluciones innovadoras a los problemas y retos de hoy.

¿Cómo ven en este momento la situación del tema movilidad en América Latina?
La movilidad en América Latina ha tomado un cariz importante en estos últimos años. Las ciudades crecen, las personas necesitan desplazarse y es clave asegurar que estos desplazamientos se hagan de la manera más sostenible y segura posible. Nosotros, en América Latina hemos trabajado mucho, tanto a nivel de consultoría como en temas de capacitación.
Hace tres años tuvimos el honor de colaborar en el Foro Académico “Retos y estrategias de movilidad sostenible para las ciudades”, que tuvo lugar en Rionegro, Colombia, en la Universidad Católica de Oriente.
Grabamos algunos episodios de la serie web Reporteros de Movilidad en ciudades latinoamericanas como Medellín Y, Bogotá Y, Lima Y y La Habana Y.
En particular en Argentina hemos participado en proyectos de cooperación en Rosario y hemos realizado algunos Planes de Movilidad Urbana Sostenible para la ciudad de Salta. Y en estos momentos estamos haciendo, conjuntamente con la Universidad de Rosario, una encuesta sobre la movilidad tras el COVID19.
Toda esta experiencia nos ha enriquecido mucho y hemos aprendido y tenemos la percepción de que en América Latina hay una conscientización cada vez mayor de la necesidad de fomentar una movilidad más sostenible, aunque es un gran reto por la cuestión cultural que supone el hecho de que tener coche es indicativo de un estatus social superior.
Además, aunque hay progresos en seguridad vial, todavía es un tema pendiente, dado que por ejemplo, los propios pasos de peatones siguen siendo peligrosos.
No obstante, hay muy buenas referencias en materia de movilidad sostenible en la región, como el caso de Rosario y Buenos Aires en Argentina, Curitiba en Brasil y, por supuesto, Medellín en Colombia.
En Curitiba destaca el modelo de ciudad que combina perfectamente urbanismo y movilidad. Medellín ha logrado una integración de todos los modos de transporte. Rosario por la capacitación institucional tan fuerte que está realizado. Y Buenos Aires por sus últimas iniciativas en bicicleta y transporte en vías exclusivas.
Sorprende que ciudades con las dimensiones de Lima y Bogotá apenas tengan una red de metro, o no la tengan, e incluso no tengan una mayor red de BRT (Bus Rapid Transit).
De nuestra visita a Rionegro en Colombia nos sorprendió muy gratamente, pues es un ejemplo de cómo hacer acciones de urbanismo táctico y formar equipos municipales de gran nivel. No solo debemos pensar en las grandes ciudades.
Por su parte, Santiago de Chile ha avanzado mucho en la última década, Ciudad de México tiene ya 12 líneas de metro y La Habana es una oportunidad. Ahora que va abordar su PMUS (Plan de Movilidad Urbana Sostenible) es la ciudad perfecta para implantar buenas prácticas.

¿Qué papel creen que puede tener la bicicleta en países como los latinoamericanos, en los que el automóvil sigue siendo un objeto ligado al ascenso social y donde las ciudades están diseñadas para el automóvil? ¿Cómo enfrentar al poderoso lobby automotriz en nuestros países?
El papel de la bicicleta en los países latinoamericanos es fundamental para hacer de las ciudades espacios más habitables, más humanos, teniendo en cuenta que las ciudades están cada vez más pobladas y es necesario un adecuado reparto del espacio.
Romper con la supremacía del coche es todo un reto, como lo ha sido en todas las ciudades europeas que ahora vemos llenas de bicicletas. La arquitectura y el urbanismo de las últimas décadas se han centrado en construir ciudades en torno al coche, y a ello se suma efectivamente el papel del coche como símbolo de poder, de riqueza, que se ha implantado en la sociedad.
Cambiar esta dinámica no es fácil, pero tiene una importante ventaja y es que utilizar la bicicleta como vehículo es ya una demanda social. Por una parte porque vemos cómo han cambiado otras ciudades y queremos eso para nosotros. Y por otra porque cada vez más personas son conscientes de la necesidad del cambio, por cuestiones de salud pública, de protección del medio ambiente, de accidentalidad, también por cuestiones de rapidez a la hora de desplazarse (recordad que para trayectos de hasta 5 kilómetros la bicicleta es el modo de transporte más rápido) y también por economía.
Para avanzar en este cambio es necesario que los gobiernos sean valientes, que crean y apuesten por la bicicleta como una herramienta muy poderosa para reducir las cifras de contaminación, de congestión, de accidentalidad.
No es cuestión de demonizar el uso del coche sino de garantizar un uso racional del mismo dentro de la pirámide de la movilidad, fomentando y facilitando el acceso y la segura circulación de otros modos de transporte como la caminata, la bicicleta y el transporte público.


¿Cómo imaginan que se desarrollará el tema movilidad en la post pandemia en nuestros países, teniendo en cuenta que se está centrando el riesgo de contagio en el transporte público y por ende esto puede traer el peligro de que el automóvil particular gane aún más terreno, en detrimento de los medios de movilidad alternativos?

A corto plazo, es todo un problema. Sobre todo, porque no está demostrado que en el transporte público se produzcan más contagios que los que se van a producir en los colegios, en los restaurantes, en las fábricas. Se ha demonizado el transporte público, lo que le ha hecho perder un alto número de usuarios. El problema es si toda esta movilidad pasa a realizarse en vehículo privado. Estaremos retrocediendo en el largo camino que se había avanzado. Es por ello que es clave que las administraciones sepan lanzar los mensajes oportunos: apostemos por el caminar, por la bicicleta, dos modos de transporte limpios pero además individuales, que hacen que exista una nula posibilidad de contagio en estos desplazamientos. Ahí están siendo muy importantes las medidas de fomento de estos modos de transporte, basado en técnicas de urbanismo táctico, aumentando y/o creando nuevas vías peatonales y ciclistas. Y apostar por un transporte público libre de COVID, que los operadores lleven a cabo todas las medidas de seguridad posibles para demostrar que se trata de un sistema de transporte seguro, aplicando nuevas medidas de limpieza y desinfección, uso obligatorio de mascarillas, toma de temperatura a la entrada o acceso del transporte público, uso de geles hidro-alcohólicos, elevar la distancia entre viajeros. Para ello es clave, de nuevo, un aumento de la frecuencia y de los servicios que permitan adecuar toda esa demanda a una oferta que haga posible dicho distanciamiento.
A medio plazo, lo tenemos claro, la movilidad tenderá a igualarse con la situación pre-COVID. Tristemente, el ser humano no tiene memoria, y menos los políticos, y una vez que pase el tiempo, los repartos modales, por ejemplo, tenderán a la situación de hace un año. El coche volverá a ocupar todo su espacio, el transporte público, etcétera. Eso ocurrirá en un escenario tendencial, es decir, si no se actúa decididamente. Insisto en que es clave el papel de las administraciones, sin olvidarnos del papel de las asociaciones, que suelen ser detonantes e impulsoras de ideas y proyectos que luego se institucionalizan por las políticas públicas. Lo que esperamos es que sepamos sacar buenas lecciones de lo que esta pandemia nos ha hecho aprender: la reducción de la movilidad, principalmente debido a los diferentes confinamientos que se han establecido en los países, ha llevado a una reducción muy significativa de la contaminación, tanto medioambiental como acústica. El planeta ha tenido un respiro, e incluso hemos visto como la fauna tomaba, de forma puntual, las ciudades. Ese es el camino, demostrar que el papel de la movilidad sostenible es clave para el futuro de nuestras ciudades y generaciones posteriores. Una apuesta decidida por los modos más limpios: el caminar, la bicicleta, los vehículos de movilidad personal y el transporte público deben ser modos de transporte lo suficientemente competitivos y atractivos para que los repartos modales cambien hacia un equilibrio sostenible.

Instituto de Movilidad: institutodemovilidad.com


 

EL INSTITUTO
Quiénes y qué 

Julián Sastre González, es presidente del IM y reside en Sevilla, España. Es Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos (Ingeniero Civil), por la Universidad Politécnica de Madrid (España), con 33 años de experiencia en el sector del transporte y la consultoría internacional. Ha trabajado en proyectos a lo largo y ancho del globo. Es experto en planificación, operación y economía del transporte, con amplia y relevante actividad en planes de movilidad sostenible (PMUS), proyectos ferroviarios, valoraciones económicas y financieras y evaluación de políticas de transporte. Además es un gran aficionado al cine y al deporte.
David Álvarez Castillo, vicepresidente del IM, reside en Fuengirola, Málaga, España. Es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos (Ingeniero Civil), por la Universidad Politécnica de Madrid (España) en la especialidad de Transporte y cuenta con 20 de años de experiencia profesional en el ámbito de la movilidad, el tráfico y el transporte. Es experto en la realización de análisis coste-beneficio, así como en concesiones de transporte público. David es un amante del fútbol y de la buena cocina.
Cinta Romero Adame, nuestra entrevistada, es Secretaria General del IM y reside en Aracena, Huelva, España. Es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Derecho por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), con 8 años de experiencia profesional en el sector de la movilidad y el transporte, siempre muy orientada a la movilidad sostenible. Destaca su papel en la movilidad no motorizada (principalmente bicicleta), la participación ciudadana y marketing, así como las licitaciones multilaterales. Cinta es una apasionada de la música y la naturaleza.
Las principales líneas de trabajo y/o actividades del IM son:
– Formación especializada: institutodemovilidad.com/formacion/
– Proyectos de Investigación: institutodemovilidad.com/investigacion-innovacion-movilidad/
– Mentoring: institutodemovilidad.com/programa-mentoring-movilidad/
– Reporteros de Movilidad: institutodemovilidad.com/videos-instituto-de-movilidad/
– Wikimovilidad: institutodemovilidad.com/wikimovilidad/
– Eventos de promoción y divulgación de la movilidad sostenible: institutodemovilidad.com/eventos-movilidad/

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciclismo urbano

“No queremos convencer a la gente de que use la bicicleta, simplemente pretendemos que la prueben: la bici después convence sola”

Publicado

el



La frase del título resume magníficamente cómo se define Rosario en bici (ReB), un proyecto de la Asociación Civil STS Rosario* que cuenta con más de 10 años de trabajo voluntario dentro de la ciudad santafesina. Se trata de un grupo consolidado de personas que tienen como objetivo el fomento del ciclismo urbano y la movilidad sustentable.

La red de ciclovías

Uno de los primeros proyectos de ReB fue el impulso de la realización de la ciclovía de la calle Salta. A partir de ahí encararon variados proyectos y actividades, entre ellos, en el año 2013, un mapa interactivo (https://rosarioenbici.com/2013/09/plano-ciclista/) y una aplicación móvil (https://play.google.com/store/apps/details?id=com.sts.rosarioenbici&hl=es / https://apps.apple.com/ae/app/rosario-en-bici/id1325049243) en donde es posible consultar las ciclovías existentes, los lugares de estacionamiento, los negocios que son amigos de la bici y otros potenciales temas de interés para el usuario de la bicicleta. ReB trabaja además en el eje de la seguridad en la bici, realizando relevamientos de datos sobre situaciones que van desde un robo a un acoso callejero, datos que que la organización utiliza para llevar adelante demandas a la gestión política. “En este sentido —nos cuenta Gabriela Casile, integrante de ReB—, tenemos una interlocución constante con los actores políticos, que en muchas ocasiones nos solicitan asesoramiento en la materia al momento de la realización de algún proyecto de ordenanza y en otras oportunidades somos nosotros los que les solicitamos audiencia para tener alguna respuesta en particular.” Actualmente Rosario cuenta con una red de 196 kilómetros de ciclovías, incluyendo las ciclovías temporarias que se incorporaron durante la pandemia (57 kilómetros). “Entendemos que Rosario —afirma Casile— es una ciudad con un potencial capitalizable para hacer de la misma una referente en movilidad sustentable, por sus dimensiones y por sus complejidades. Pero muchas veces, cuando nos detenemos en la calidad de esa infraestructura, no es la más óptima. Tenemos mucha versatilidad de ciclovías y bicisendas en Rosario, algunas con un ancho espectacular, otras con un ancho casi inútil.”

Otra de las obras claves que concretó el municipio de Rosario es la instalación de 1.700 bicicleteros en forma de U invertida, con capacidad para 3.400 bicicletas, y 20 bicicleteros que simulan la silueta de un auto y que permiten asegurar a cada uno de ellos entre 8 y 12 rodados. A esto se suman los Puntos Ciclistas, de uso gratuito para realizar reparaciones menores, con cajas de herramientas (inflador de pie con manómetro, llaves allen, destornillador, llave tubo, sacacubiertas, cortacadenas, adaptadores para válvulas, cutter, lija, llave ajustable de 8 mm) e insumos (parches y solución).

mi bici tu bici


La ciudad de Rosario tiene también un sistema de bicicletas públicas, “uno de los hitos de la movilidad sustentable en la ciudad, que tiene un potencial mucho más grande del que podemos dimensionar —dice Casile—. No solamente es una forma de moverse dentro de la ciudad, sino que también es la primera bicicleta de muchas personas que luego se vuelcan a su propio birrodado. Es muy importante contar con un sistema así, más aún en realidades como la de los barrios en donde la inseguridad es una constante y el sistema público permite optar por un modo sustentable de movilidad.” El plan de bicicletas públicas comenzó en el año 2015 y tiene proyección de expansión por toda la ciudad, de acuerdo a datos que le ha brindado la Secretaría de Movilidad a ReB. Actualmente cuenta con 63 estaciones distribuidas por varias zonas de la ciudad.
A diferencia de otros servicios similares del país, el servicio es pago, ya que se lo considera como un medio de transporte público, con abonos diarios, mensuales y anuales para el local y un precio diario para el turista.

El Foro Mundial
Uno de los proyectos más fuertes que está impulsando Rosario en Bici es el Foro Mundial de la Bicicleta, cuya décima edición se va a concretar este año del 15 al 19 de septiembre. La organización se está haciendo desde Argentina en Bici, una red de agrupaciones ciclistas de todo el país de la cual ReB forma parte.
 El FMB es un evento ciudadano, que se organiza de forma voluntaria y tiene lugar una vez por año, en el que participan mayoritariamente organizaciones y activistas de la bici. Surge a raíz del atropellamiento por parte de un automovilista a una masa crítica en Porto Alegre en el año 2011, un hecho a partir del cual activistas brasileños decidieron organizar un evento en el cual se pudiera debatir e intercambiar experiencias en torno al ciclismo urbano. “Con el correr de los años cada Foro tuvo su impronta —cuenta Casile— y el nuestro, el primero que viene a Argentina y que se hará en Rosario, lo estamos pensando con una perspectiva de género, accesibilidad universal y equidad. Estamos trabajando en un reglamento del Foro que se debatirá acá en asamblea y queremos que sea nuestro legado a los próximos foros mundiales. Asimismo —concluye— vemos esta oportunidad como única para dejar una huella en la ciudad, una chispa encendida, que sirva para poder replicarse en todo el país.”

rosarioenbici.com

*STS Rosario es una Organización No Gubernamental creada en la ciudad de Rosario, Santa Fe, en el año 2009. Con distintas formaciones y conocimientos, sus integrantes comparten el interés y la preocupación acerca de los problemas socioambientales a los cuales el mundo se enfrenta actualmente.

“Nuestra misión -afirman- es divulgar las problemáticas socioambientales actuales y generar herramientas, a través de proyectos concretos, para provocar un cambio cultural hacia una sociedad sustentable, resiliente y equitativa.”
En el marco institucional que ha desarrollado STS han florecido diversas iniciativas:
-Carpoolear, la primera plataforma argentina para compartir viajes en automóvil,
-De la Huerta a la Olla, un canal solidario que conecta a productores agroecológicos con comedores de Rosario,
-Re Sapiens, talleres ambientales teórico-prácticos en instituciones educativas,
-La Pedaléctrica, una iniciativa que promueve el uso racional de la energía,
-Ecoalimentate, una plataforma que facilita la vinculación entre consumidores y productores agroecológicos. y
-Rosario en Bici, que promueve a la bicicleta como modo de transporte.

www.stsrosario.org.ar

Continua leyendo

Ciclismo urbano

Bicibondi, el colectivo para llevar la bicicleta o el monopatín

Publicado

el

“Bicibondi nace de una idea y un concepto totalmente integral, disruptivo y sustentable —afirma Agustín Albuin, Lider de Desarrollo Comercial de la empresa Metropol, propietaria de varias líneas de transporte colectivo que recorren el Gran Buenos Aires—. Nos focalizamos en la movilidad, nos dedicamos a ello hace 25 años. Hemos realizado el desarrollo y la construcción (de este modelo) en nuestros talleres, con nuestra gente. Hemos registrado nuestro sistema y estamos seguros de que podremos mejorar la calidad y la forma de moverse de muchas personas.”
Hoy la empresa está presentando el primer prototipo de una unidad a la que han bautizado como bicibondi para el traslado de pasajeros con sus bicicletas y monopatines, “entendiendo y atendiendo las nuevas necesidades de una movilidad más sustentable y fomentando la intermodalidad. Este servicio está completamente pensado para personas con bicicletas o monopatines, y no sin estos”, —aclara Albuin.

¿Cómo son las unidades de Bicibondi?
Las unidades son urbanas convencionales que fueron modificadas y adaptadas en su interior para poder llevar bicis y monopatines de forma segura y confiable.

¿Qué capacidad de personas y de bicicletas tienen?
El prototipo que estamos presentando actualmente tiene una capacidad de 14 soportes para las bicicletas, 11 asientos, con posibilidad de que 3 pasajeros tengan lugar para viajar parados. También cuenta con soportes para monopatines. Contamos con 3 tipos de configuraciones, para que pueda ser adaptado en base a la demanda particular de cada territorio.

¿Cómo van las bicis dentro de las unidades?
Hay dos modalidades o tipos de soporte: soportes verticales con 3 puntos de anclaje y soportes horizontales con 2 puntos de anclaje, lo que permite lograr mayor ajuste y seguridad al momento del viaje.

¿Habrá que pagar extra por la bicicleta o el pasaje lo incluirá?
El pasaje incluirá a la persona y a su bicicleta o monopatín. Se reservará mediante una aplicación que está en desarrollo, en la cual la persona elegirá la posición de soporte según la necesidad y su asiento. Mediante la reserva se indicará en qué parada estará ascendiendo y en cuál estará descendiendo. Dentro de la unidad estamos analizando la posibilidad de tener disponible un kit de mecánica ligera (herramientas básicas para ajustes de la bici), puertos cargadores USB y la posibilidad de contar con aire para los neumáticos.
El conductor conocerá el pasaje que subirá en cada parada y podrá validar el ascenso de cada pasajero, y nuestro roadmap tiene ya alineado una siguiente etapa donde se automatizará el ascenso del pasajero, entre otras ideas que estamos analizando.

¿Qué líneas de colectivos ofrecerán este servicio?
Hoy estamos en una etapa de prototipo. El servicio será una modalidad especializada/oferta libre/charter, sobre rutas específicas con paradas pautadas. Estamos diagramando tres perfiles/servicios:
-Traslados: servicios diarios, rutas fijas, paradas establecidas. Para ir a trabajar, estudiar, turnos, trámites, etcétera.
-Paseos: servicios de fines de semana y feriados, rutas fijas, paradas establecidas. Para ir a pasear, para recreación y deporte.
-Contratado: grupos de ciclistas/familias/amigos que deseen trasladarse con sus bicis/monopatines hacia destinos alejados para pasear/recrearse/entrenar.

¿Con qué frecuencia?
Hoy estamos en una etapa de prototipo y en cada caso las frecuencias se analizarán oportunamente en función de la demanda de los recorridos que estamos planteado.

¿Cuántas unidades hay de Bicibondi?
Hoy tenemos 2 unidades de prototipo listas. ¡La tercera ya está en marcha!

 

www.metropol.com.ar

Continua leyendo

Ciclismo urbano

La ciudad de Buenos Aires sumará una importante ciclovía sobre la Avenida Forest

Publicado

el

Por

El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires ha anunciado que sumará 4.3 kilómetros de ciclovías, entre ellas el tramo de la Avenida Forest que va de Avenida de los Incas, en Belgrano, hasta la Avenida Corrientes, donde se unirá con la ciclovía ya existente de esta última avenida.
El tramo sobre Forest anunciado, permite acortar muchísimo los traslados en bici que hoy se hacen por la ciclovía paralela que transcurre por las calles Superí y Martínez, angostas, de doble mano y habitualmente congestionadas.
La ciudad ha confirmado que esta decisión se toma por los buenos resultados que han tenido las ciclovías de las avenidas Corrientes y Córdoba.
Desde el gobierno porteño también informaron que se volvieron a poner en funcionamiento 20 estaciones Ecobici en 12 barrios, lo que hara que el sistema llegue a 270 estaciones y 2500 bicicletas.
Según datos oficiales, los viajes en bicicleta en la ciudad crecieron de de 320 mil (4% del toral de viajes) a 405 mil diarios (10.2% del total de viajes) desde 2019 a la fecha. La meta es llegar al millón de viajes diarios en 2023.


Las nuevas ciclovías a inaugurarse próximamente son las siguientes:
• Avenida Forest entre Avenida De los Incas y Avenida Jorge Newbery, 2 km.
• Palpa entre Fraga y Avenida Forest, 0.1 km.
• Vera Peñaloza/Padre Migone/T. Achaval entre Julieta Lanteri y Rodrigo Bueno: 0.6 km.
• Caboto entre Aráoz de Lamadrid y Pinzón: 0.7 km.
• Cucha Cucha/Alvarez Jonte entre Nicasio Oroño y Añasco, 0.9 km.

Continua leyendo

ABC

Clases para aprender a andar en bici en Buenos Aires

Publicado

el

Por

Laureano Núñez es ciclista, organiza salidas en bici para principiantes y da clases para todos aquellos –adultos y niños a partir de los 12 años– que aun no saben pedalear y quieren aprender. Las clases son 100% personalizadas.
Debido a la situación actual, disponen de comunicación electrónica para un distanciamiento social efectivo.
Las clases se realizan en Puerto Madero, una vez por semana, acordando los horarios según los requerimientos de los alumnos, y duran una hora.
La idea es tener nociones básicas de cómo pedalear en la ciudad, aprender la técnica, perder el miedo y practicar. También se enseñan nociones básicas de mecánica (como arreglar una pinchadura y cambiar una cámara) y teoría básica sobre seguridad vial para movernos de forma segura.
Las clases finalizan cuando el alumno siente que alcanzó su meta y siente que puede seguir por si solo.

Más info sobre las clases: 112823-1343

Continua leyendo

Más Leídas