Ocultar Barra

Tips para iniciarse en el ciclismo indoor

Fecha: 19.06.2019

Algunos tips para iniciarse en esta modalidad especialmente útil cuando el clima no permite sumar kilómetros al aire libre. Los momentos de una clase, la guía de un buen profesional y cómo ubicarse en las bicis.

Por Patricia Santiago*

Cada otoño, cuando comienza el frío, la rutina de entrenamientos cambia por el clima y la menor cantidad de luz solar. El ciclismo indoor se convierte entonces en una buena alternativa cuando no se puede salir a pedalear, aunque es conveniente tener en cuenta esta modalidad durante todo el año. Otro factor que muchas veces pesa a la hora de decidir sumar kilómetros bajo techo es la inseguridad en las calles, que en algunos lugares cobra más importancia y pone en peligro a los ciclistas.
El ciclismo indoor funciona como actividad en sí misma y como complemento ideal para aplicar al triatlón, duatlón, mountain bike y ciclismo de ruta. Si todavía no te animaste o tenés prejuicios sobre el ciclismo indoor, en esta nota daremos herramientas y conocimientos adecuados para comenzar:
– Una clase de indoor consta de diferentes trabajos, pasando por velocidad, montaña, saltos, corrida, parada en pedales y algo más.
– Es muy importante encontrar un buen lugar donde practicarlo, con un buen profesional. Siendo profesora de Spinning, pienso que es fundamental que el profesional pedalee toda la clase con los alumnos. Los alumnos toman como referencia al profesor y tratan de imitarlo o seguirle el ritmo. Lo mismo sucede con la postura. Es muy motivador para el alumno ver a su profesor sumado al esfuerzo de la clase, al mismo tiempo que no deja de alentarlo con palabras cortas y enérgicas.
– Para cada ejercicio es importante que te expliquen la postura a adoptar en la bicicleta. Al comienzo de la clase, mientras entrás en calor, el profesor dará una serie de indicaciones respecto de la forma de pedaleo, ubicación de las rodillas, manos, codos, cabeza, espalda y te preparará mentalmente para el esfuerzo. Si en cambio la clase la dicta parado al costado de sus alumnos, el efecto no es el mismo aunque el profesor recorra el salón corrigiendo a quien necesite. La energía en el ambiente de la clase es total. Y sentir el cansancio propio con el de la clase, aunque parezca tonto, es más beneficioso en el resultado final. Entonces, si asistís por primera vez a una clase prestá atención si el profe se involucra con la clase, si sólo mira su reloj para irse o muestra desgano. Porque así no te funcionará.
– Cuando llega un alumno nuevo el profesor debe calibrar la bicicleta de acuerdo a su talla, la distancia del asiento al manubrio y sugerirle la sujeción de las correas de los pedales si no tienen traba.
– En las primeras clases no debés desanimarte si te cansás. Te irás acoplando a medida de tus posibilidades. No te fuerces más de lo necesario porque eso hará que no quieras volver. Todo poco a poco. Es cuestión de entrenamiento y de que el cuerpo se vaya adaptando a la nueva actividad.
– Una vez que sepas lo básico para subirte a la bici, prestá atención si el profe sigue dando pautas. Debe decirte que los brazos van semiflexionados, los abdominales bien apretados, las rodillas hacia el centro de la bici, no hay que apretar el manubrio, la cabeza debe ir relajada. Y cuando pedalees parada en las palancas, debe decirte que no pongas el peso en los brazos porque esto anula el trabajo de las piernas.
– Es recomendable que lleves toalla y algo para hidratarte. Y si te cuesta adaptarte al asiento tené en cuenta que existen unas fundas de gel muy buenas para sentirte más cómodo.
– La música también es importante para motivar. Debe ser variada y acorde a la actividad que se desarrolla en la clase. Para montaña, funcionan temas con bajos beats pero siempre buena percusión. Para agilidad, música ligera y alegre. Para comenzar la clase, algo motivador mientras se dan las directivas y se va entrando en calor. Y para el final, cuando se elonga, sirve una música relajada para bajar el pulso y conectarse con el excelente trabajo realizado.
– Si te duelen las manos podés usar los típicos guantes de ciclismo.
– Respecto del calzado, hay bicis que tienen trabas para ser utilizadas con los zapatos de ciclismo. Esto es ideal. Pero si las bicis no tienen trabas o si vos no tenés zapatos de ciclismo, lo mejor es usar zapatillas con suela bien dura para evitar que el pie se doble sobre todo cuando pedaleás parado sobre las palancas. Esto evitará que te duela la planta del pie y puedas hacer la clase correctamente.
– Todo lo que te resulte incómodo hará que deformes la técnica y viceversa. La sensación que debés tener al terminar la clase es la de querer volver aunque hayas terminado exhausto.
– Si bien la clase es grupal, no vayas más allá de tus posibilidades sólo porque quien se sentó a pedalear a tu lado te lleva clases de ventaja. Con calma. Todo llega. Como suele decirse… es cuestión de entrenamiento. 

*Masajista (masajes descontracturantes, deportivos, neurosedantes y estiramientos asistidos), entrenadora de duatlón, mountain bike y Personal Trainer: patosantiago1964@gmail.com


Si te gustó, compartilo con:

Hablamos sobre: Entrenamiento

Tags: , ,

Dejá tu comentario

    iCONSEGUILA EN LOS KIOSCOS!

    Nº 299 - Noviembre 2019


    > El ABC para empezar a entrenar… bien
    > Las herramientas del taller II.
    > Ocho claves para entender la movilidad urbana.
    > De Colombia a Panamá cargando la bici por el mar.
    [+]

    canaglia

    philco

    bici Up

    silva

    ubice

    adsgoogle

    mov responsable