Conectá con nosotros

Ciclismo urbano

Calles salvajes: “Hoy quisieron matarme”

Tengo 21 años, desde hace más de 10 que me manejo con bastante autonomía por la ciudad. A los 9 o 10 años empecé a ir a la escuela en bicicleta, vivía en Baigorria. Cuando empecé la secundaria me empecé a mover en colectivo por un tema de distancia y tuve a la bici bastante abandonada, hasta que me mudé a Rosario.
Al poco tiempo de mudarme la bici se hizo una parte fundamental de mí, no sólo para trasladarme sino para trabajar. Recorrí diversas “plataformas” de envíos a domicilio y después empecé a hacer bicimensajería por mi cuenta. El último gran cambio que hice fue meterme en la mecánica de bicicletas, que es mi trabajo actual.
Moverse en bicicleta en la ciudad es algo que puede ser fantástico, y este año, entre la pandemia y los meses donde no hubo transporte urbano, esto se evidenció fuertemente. Rápidamente la municipalidad de Rosario dispuso nuevas bicisendas en las principales avenidas de la ciudad (un reclamo que se venía haciendo desde hace mucho).
Pero pese a todos los avances que hubo (principal y casi únicamente más bicisendas), andar en bici por la ciudad sigue siendo un desafío. Podría nombrar de memoria diversos lugares específicos donde por un diseño mediocre y hasta diría negligente, la nueva infraestructura ciclística genera más problemas que soluciones. Desde la esquina de Entre Ríos y Córdoba, donde por culpa de taxis, patrulleros y autos particulares mal estacionados, los colectivos siempre se terminan subiendo a la bicisenda, o la bicisenda de Avenida Pellegrini, por donde constantemente las motos circulan a alta velocidad.
Hoy me tocó vivir un par de situaciones de riesgo. Venía por la bicisenda de Avenida Ovidio Lagos al 4000, una camioneta dobló a la izquierda sin el guiño y sin mirar y estuve a centímetros de terminar abajo. Un par de cuadras más al norte, otra camioneta, esperando para doblar a la izquierda, nuevamente sin el guiño y completamente cruzada sobre la bicisenda. La pude esquivar por la derecha y al pasar golpeé en la parte trasera de la chata para hacerle saber que estaba haciendo todo mal. Avancé unos metros, miré para atrás, la camioneta puso reversa en el medio de la avenida y encaró para mi lado. Seguí avanzando y para poder tomar más distancia pasé un semáforo en rojo. La camioneta hizo lo mismo, pasó el semáforo en rojo, adelantando a los demás autos por la derecha. Me alcanzó. La tenía a centímetros atrás mío. Sentía como aceleraba y clavaba los frenos justo antes de tocarme. No sabía si la contaba. El escenario de ser atropellado cada vez era más real y cercano. Doblé en contramano a la derecha. La camioneta también dobló en contramano. Ya estaba, no le importaba nada. Vi un garaje abierto, un taller mecánico, me metí. No había nadie, pegue unos gritos, no salía nadie. Por suerte aparecieron unos vecinos que habían visto toda la secuencia y se quedaron un rato conmigo. Nunca me temblaron tanto las piernas.
No sé cuál es la solución pero tengo en claro cual es el principal problema. Ningún ciclista puede estar seguro en la calle mientras haya gente arriba de un auto con este tipo de actitudes negligentes y en algunos casos criminales. Y al estado parece no importarle. ¿Cuándo fue la última vez que escucharon de una multa por no usar el guiño? ¿Alguna vez vieron cómo multaban a una moto por ir por la bicisenda?
Es incontable la cantidad de veces que sufrí en carne propia la negligencia, impunidad y violencia por parte de automovilistas. Ya me cansé. Me cansé de pedir las cosas bien, me cansé de decir amablemente (o no tanto) “poné el guiño”, me cansé de que me manden a la mierda después de eso, que me amenacen de muerte o que me digan que en la esquina se bajan y me cagan a piñas. Si vas a poner en riesgo mi vida por no usar el guiño o no mirar los espejos y encima ni siquiera vas a pedir disculpas o aceptar tu error, si creés que no merezco circular en la misma calle por la que lo haces vos, no esperes que reaccione amablemente, se acabó, podes despedirte del guiño o del espejito que no usás. No te preocupes, eso se puede volver a comprar, y si existiera una multa debería ser bastante más cara.
¿Los ciclistas a veces hacemos cosas incorrectas? Solo puedo hablar desde mi lugar, y sí, paso semáforos en rojo a diario entre otras cosas, pero con la certeza de que jamás puse en riesgo la vida de nadie, ni siquiera la mía, y muchísimo menos a propósito.
Si un día me muero en un “accidente” probablemente sea abajo de una Hilux último modelo con todos los papeles al día.

Julian Casiello: juliancasiello@gmail.com

Foto: @bicipaladin

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bicis

El Banco Ciudad dará créditos a pagar en 36 cuotas sin interés para comprar bicicletas

Con motivo de facilitar el acceso a la bicicleta de la población y de cara a la vuelta de los niños y jóvenes al colegio, la ciudad de Buenos Aires le encargó al Banco Ciudad el lanzamiento de un plan de créditos en 36 cuotas sin interés para la compra de bicicletas. Este tipo de planes, que ya son tradicionales por parte del Banco Ciudad, en la actualidad otorgaban 24 cuotas para la devolución e incluso durante el gobierno de Macri en la ciudad llegaron a otorgar 50 cuotas sin interés, lo que permitió a miles de personas hacerse de una bici nueva.
El Banco estima que estos créditos estarán disponibles en los primeros días del mes de febrero y tendrán tres condiciones: ser cliente del Banco Ciudad, utilizar una tarjeta Visa o Mastercard del Banco y aplicar el financiamiento sólo en bicicleterías porteñas que adhieran al programa. Habrá varias decenas de comercios adheridos y sus datos podrán encontrarse en la sección Beneficios/Bicicleterías de la web del Banco Ciudad.
Estos créditos permitirán comprar bicicletas y también algunos accesorios, particularmente de seguridad. Si bien no está aun definido el monto máximo a otorgar, se estima que rondará los 35.000 pesos.

Continua leyendo

Ciclismo urbano

Foro Latinoamericano de la bici: «El desafío más grande de la industria es el desarrollo de la cultura de la bici»

Debido a la pandemia, este año no se realizó el Shimano Fest, el tradicional encuentro regional de la industria de la bicicleta. Sin embargo, mirando siempre hacia el futuro del rubro y aprovechando los beneficios de las plataformas virtuales, Shimano fue anfitrión de un encuentro virtual regional sin precedentes, en el que se discutieron distintos aspectos del concepto de la bicicleta que se viene.


El encuentro contó con importantes expositores de distintos países de Latinoamérica y se trataron dos aspectos fundamentales que impactarán de manera directa en el mercado: la infraestructura que acompaña el desarrollo del ciclismo urbano y el impacto social de la cultura de la bicicleta.
“La brecha cambiaria y las trabas a las importaciones pueden ser contratiempos, pero el problema de fondo para el surgimiento de la bici es el desarrollo de su cultura y la infraestructura que la acompaña, ese es el desafío más grande de nuestra industria”, sostuvo Nicolás Muszkat, Director de Ventas de Shimano Latinoamérica, quien agregó: “En Argentina todavía estamos lejos, en relación a los que se hizo en otros países. No basta con poner una ciclovía, es preciso llevar adelante una educación vial que debe venir impulsada desde los gobiernos”.
El encuentro tuvo un éxito rotundo, con más de 160 participantes que representan al rubro entre comerciantes, empresarios, fábricas, periodistas y ONG’s. A lo largo del mismo, sobrevoló una idea general: mientras a nivel general se trató de un año para el olvido por la pandemia, el 2020 fue altamente beneficioso para que la bicicleta se instale como un medio de transporte privilegiado para el futuro.
“En el sector bicicleta no nos podemos quejar, en este año le ha ido mejor que nunca. Jamás había estado tan bien posicionada en la mente de tan diversos factores. Los países han reaccionado con infraestructura en América Latina, pero está claro que necesitamos más kilómetros de ciclovías y el límite es esencialmente político”, expuso desde Colombia Ricardo Montezuma, arquitecto especialista en urbanismo.
Renata Falzoni, coordinadora del Canal Bike é Legal y documentalista, postuló la necesidad de crear una red de ciclovías integrada para los trabajadores en grandes ciudades de Brasil y pidió poner el foco en desincentivar el uso de autos. En la misma línea estuvo la exposición del caso chileno por Hernán Silva, quien habló de la nueva ley de vialidad, que contempla la reducción de la velocidad permitida e instaurar zonas de tránsito calmado.
“En Colombia, a partir de la figura de Nairo Quintana y los éxitos en las principales competencias del mundo, el ciclismo se ha convertido en el deporte nacional, por encima del fútbol. Eso impulsó la cultura de la bicicleta mucho más que el gobierno o la infraestructura”, añadió Jorge Aristizábal, Gerente General de HA Bicicletas.
Como corolario del encuentro, queda claro que todavía queda mucho camino por recorrer en América Latina, pero como nunca antes están sentadas las bases para que la bicicleta se transforme en protagonista de forma definitiva en la región.
“Solamente con empujar las ventas no alcanza, hay que trabajar desde la base de la pirámide, para algún día tener muchos ciclistas profesionales y recreativos. Cuenten con Shimano para seguir colaborando, estamos orgullosos del equipo que organizó el encuentro y de ustedes por haber participado”, concluyó Nicolás Muszkat, de Shimano Argentina.

Continua leyendo

Ciclismo urbano

«La movilidad urbana es el futuro»

La pandemia irrumpió en la vida de los argentinos y potenció el uso de distintas alternativas de movilidad para transportarse a lo largo y ancho del país. Felipe Luongo, Responsable de Movilidad Urbana de Newsan —empresa que desarrolla y comercializa marcas como Philco y Battle—, realiza un análisis de esta nueva tendencia y adelanta las proyecciones de la empresa para el próximo año.

¿Qué opinión te merece la explosión de la movilidad urbana en este año?
En Argentina, al igual que en muchos países, la movilidad urbana se presentó como una alternativa frente a la limitación que existe para acceder al transporte público como subtes y colectivos, con lo cual se convirtió no solo en una preferencia del usuario sino en una necesidad palpable.
El mercado supo reaccionar a esta necesidad que se potenció en la pandemia, donde el consumidor buscaba con cierta urgencia una nueva propuesta de movilidad, con lo cual la demanda ha sido prácticamente inmensurable, generando hasta un faltante de mercadería y llegando a niveles de stock piso en toda la industria.

Dentro de los productos del segmento que ofrece Newsan, ¿cuáles fueron los que mayor demanda tuvieron?
Sin dudas la movilidad urbana eléctrica, como los monopatines y las bicicletas, han tenido mucha demanda en este período. Es una tendencia que se ha instalado en el país. Se ha dejado de concebir a estos productos como un juguete o un medio de entretenimiento y han pasado a ser considerados como un medio de transporte más, sobre todo para las personas que viven en grandes ciudades. De todas formas, la venta de bicicletas como las de paseo o las MTB también han evidenciado un crecimiento, ya que muchas personas siguen eligiendo estos modelos más tradicionales.
¿El fenómeno producido por la pandemia hizo que tuvieran que hacer cambios de planes respecto de lo que venían proyectando producir y cómo hacerlo?
Nuestra compañía entendió hace rato que la movilidad urbana era el futuro y durante varios años previos a la irrupción de la pandemia habíamos comenzado a invertir en esta categoría. De todas formas, este fenómeno excepcional nos ha impulsado a reconfigurar la categoría desde el punto de vista del producto, como también en volúmenes presupuestados, para poder acompañar el crecimiento del mercado y apostar más fuerte a esta industria.

¿Cómo se preparan para el 2021?
La pandemia aceleró las proyecciones de crecimiento que teníamos para este mercado. Sabíamos que era un segmento fuerte, por posibilitar el ahorro económico de los usuarios y potenciar el cuidado del medio ambiente, pero en este contexto entendemos que en los próximos meses habrá un mayor uso de la bicicleta tradicional, la bicicleta eléctrica y el monopatín en comparación a lo que esperábamos.
En Newsan estamos trabajando en el desarrollo de nuevos ejemplares para abastecer esta demanda latente, con una fuerte expansión del lineal y una importante inversión en el desarrollo de productos.

newsan.com.ar

Continua leyendo

Ciclismo urbano

Bahía Blanca festeja mañana 5 de diciembre el Día del Ciclista con una gran pedaleada

La gente de la Plataforma de Sustentabilidad Integral (PSI), invita a la comunidad Bahía Blanca a festejar el Día del Ciclista, fecha instituida en homenaje al ciclista Remigio Saavedra. El evento se desarrollará este sábado 5 de diciembre.
“Esta propuesta -nos cuenta Guillermo Liverotti, uno de los organizadores- surge debido a nuestro trabajo de concientización sobre la importancia de la bicicleta como medio de transporte saludable y sustentable, fomentando la responsabilidad y compromiso de los ciudadanos para una mejor convivencia vial.”
En este contexto de pandemia, la organización ha dispuesto un formato muy original: que se salga a pedalear el sábado 5 de diciembre, en alguna parada o lugar de disfrute de la ciudad, realizar una foto y etiquetar a la institución organizadora, ya sea por Instagram (@psibahiablanca) o por Facebook (@plataformadesustentabilidadintegral), de manera de convocar con ello a los ciclistas bahienses que disfrutan de la bicicleta de manera recreativa, de transporte o deportiva. “Invitamos -afirma Liverotto- a que la pedaleada sea realizada respetando las distancias y siguiendo los protocolos para las actividades físicas al aire libre.”

Más información sobre el día del ciclista se puede encontrar en:
biciclub.com/remigio-saavedra-el-dia-del-ciclista/

Info sobre el evento: Guillermo Liverotti +549291-4425614.

Continua leyendo

Más Leídas